COMUNICADO DE PRENSA Octubre 11, 2018

La Agenda de Bali sobre Tecnofinanzas: Una guía para sacar provecho de las oportunidades que ofrecen las tecnofinanzas

El Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Grupo Banco Mundial dieron a conocer hoy la Agenda de Bali sobre Tecnofinanzas, un conjunto de 12 elementos normativos dirigidos a ayudar a los países miembros a aprovechar las oportunidades y los beneficios derivados de los rápidos avances en el área de las tecnologías financieras (que están transformando la prestación de servicios bancarios), y a la vez gestionar los riesgos que conllevan.

En esta agenda se propone un marco de cuestiones generales que los países deberían tener en cuenta al momento de debatir sus políticas nacionales. El objetivo es guiar al personal de las dos instituciones en su labor y en los diálogos que mantiene con las autoridades nacionales. Los 12 elementos (véase el cuadro) fueron formulados a partir de las experiencias de los propios países miembros y abarcan temas vinculados de manera general con la creación de un entorno propicio para las tecnofinanzas (tecnologías financieras o fintech), la búsqueda de la resiliencia en el sector financiero, la gestión de los riesgos y la promoción de la cooperación internacional.

“En el mundo hay alrededor de 1700 millones de adultos que no tienen acceso a los servicios financieros”, señaló Christine Lagarde, directora gerente del FMI. “Las tecnofinanzas pueden lograr un impacto económico y social muy significativo para ellos y para los países miembros en general. Todos los países están tratando de recoger estos beneficios y a la vez mitigar los riesgos. Para lograr esto y para garantizar que la revolución de las tecnofinanzas beneficie a muchos y no solo a unos pocos, necesitamos una mayor cooperación internacional. Esta agenda brinda un marco útil para que los países evalúen las opciones de políticas de las que disponen y las adapten luego a sus propias circunstancias y prioridades específicas”.

“La Agenda de Bali sobre Tecnofinanzas ofrece un marco para respaldar los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular en los países de ingreso bajo, donde el acceso a los servicios financieros es limitado”, afirmó el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim. “Los países están demandando un mayor acceso a los mercados financieros, y el Grupo Banco Mundial trabajará para brindar soluciones de tecnofinanzas que permitan mejorar los servicios financieros, mitigar los riesgos y lograr un crecimiento económico estable e inclusivo”.

La Sra. Lagarde y el Dr. Kim presentaron la agenda en un panel organizado hoy en el marco de las Reuniones Anuales, en Bali. En el evento participaron también Sri Mulyani Indrawati, ministra de Finanzas de Indonesia; Lesetja Kganyago, gobernador del Banco de la Reserva de Sudáfrica, y Mark Carney, gobernador del Banco de Inglaterra y presidente del Consejo de Estabilidad Financiera.

Dado que el FMI y el Banco Mundial cuentan entre sus miembros a casi la totalidad de los países del mundo, pueden reunir información de todos los países y reflexionar sobre sus respectivos objetivos y necesidades según los diversos niveles de desarrollo económico y tecnológico. Ambas entidades constituyen también un foro para difundir las experiencias de países que no integran los órganos normativos internacionales sobre temas tales como la lucha contra el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo, la integridad de los mercados y la protección del consumidor. El Consejo de Estabilidad Financiera y otros entes normativos internacionales han estado examinando las consecuencias de los avances en las tecnofinanzas y han señalado las prioridades para la regulación y supervisión.

El FMI y el Banco Mundial comenzarán a elaborar programas de trabajo específicos sobre tecnofinanzas a medida que se determinen con mayor claridad la índole y el alcance de las necesidades de sus miembros en respuesta a la Agenda de Bali sobre Tecnofinanzas. El FMI se centrará inicialmente en las consecuencias para la estabilidad monetaria y financiera nacional y mundial, y en la evolución del sistema monetario internacional y la red mundial de seguridad financiera.

En respuesta a la agenda, el Banco Mundial buscará utilizar las tecnofinanzas para profundizar los mercados financieros, ampliar el acceso responsable a los servicios financieros y mejorar los sistemas de pagos transfronterizos y de transferencia de remesas. Para esto, se valdrá de la creciente experiencia de la Corporación Financiera Internacional en este ámbito. La agenda contribuye a consolidar las bases de la economía digital, pilar clave de la labor más amplia del Grupo Banco Mundial referida a las tecnologías disruptivas.

Agenda de Bali sobre Tecnofinanzas

I.    Sumarse a la promesa de las tecnofinanzas.

II.    Promover las nuevas tecnologías para mejorar los servicios financieros.

III.   Fortalecer la competencia y el compromiso con la conformación de mercados abiertos, libres y de acceso irrestricto.

IV.   Promover las tecnofinanzas para propiciar la inclusión financiera y desarrollar mercados financieros.

V.    Examinar de cerca los avances para comprender mejor el funcionamiento de los sistemas financieros en constante evolución.

VI.   Adaptar el marco regulatorio y las prácticas de supervisión para lograr el desarrollo ordenado del sistema financiero y su estabilidad.

VII.  Salvaguardar la integridad de los sistemas financieros.

VIII. Modernizar los marcos legales para generar un entorno jurídico propicio.

IX.   Garantizar la estabilidad de los sistemas monetarios y financieros nacionales.

X.    Desarrollar una sólida infraestructura financiera y de datos que sirva de sostén para los beneficios de las tecnofinanzas.

XI.   Alentar la cooperación internacional y la difusión de información.

XII.  Mejorar la supervisión colectiva del sistema monetario y financiero internacional.

 

ANEXO

Agenda de Bali sobre Tecnofinanzas

I. Sumarse a la promesa de las tecnofinanzas, con su amplio impacto social y económico, en particular en los países de ingreso bajo y los pequeños Estados y entre las poblaciones desatendidas, y prepararse para recoger sus amplios beneficios posibles, como la expansión del acceso a los servicios financieros, el aumento de la inclusión financiera, la profundización de los mercados financieros y la mejora de los sistemas de pagos transfronterizos y transferencia de remesas. Para sacar provecho de estos beneficios es necesario estar preparados, fortalecer la capacidad institucional, acercarse a las partes interesadas y adoptar un enfoque interinstitucional que involucre a todos los ministerios y organismos pertinentes.

II. Promover las nuevas tecnologías para mejorar los servicios financieros facilitando la instalación de infraestructuras básicas, fomentando el acceso abierto y asequible y garantizando la creación de un entorno normativo propicio. Las infraestructuras básicas incluyen las telecomunicaciones, la infraestructura digital y la financiera (Internet de banda ancha, servicios de datos móviles, repositorios de datos y servicios de pago y liquidación), las cuales deben posibilitar la recopilación, el procesamiento y la transmisión eficientes de los datos, aspectos centrales de los avances en tecnofinanzas.

III. Fortalecer la competencia y el compromiso con la conformación de mercados abiertos, libres y de acceso irrestricto con el fin de garantizar condiciones equitativas y promover la innovación, las opciones para los clientes y el acceso a servicios financieros de calidad. La adopción exitosa y en gran escala de la tecnología se verá facilitada con la presencia de un marco normativo propicio, independientemente de cuáles sean los participantes en el mercado, las tecnologías empleadas o los métodos utilizados para brindar los servicios. Los funcionarios responsables de formular políticas deben abordar los riesgos de concentración del mercado e incentivar la estandarización, la interoperabilidad y el acceso equitativo y transparente a las infraestructuras clave.

IV. Promover las tecnofinanzas para propiciar la inclusión financiera y desarrollar mercados, para lo cual será necesario superar las dificultades vinculadas con el alcance, la información sobre el cliente y la viabilidad comercial, y mejorar la infraestructura. La economía digital, en permanente evolución, y la supervisión eficaz son elementos esenciales para superar los obstáculos de larga data que impiden la inclusión financiera en una amplia gama de servicios y para permitir a los países en desarrollo sacar provecho de las nuevas modalidades que resulten prometedoras, a fin de que el desarrollo económico y financiero respalde el crecimiento y reduzca la pobreza. Como ejemplos, cabe mencionar la ampliación del acceso al financiamiento y la reducción de costos, la creación de nuevas formas de recaudar financiamiento, el diseño de nuevos servicios de información que permitan evaluar los riesgos y el impulso a las nuevas empresas. Para lograr estos objetivos, se deben incorporar las cuestiones vinculadas con la tecnología financiera en las estrategias nacionales de inclusión y conocimientos digitales y financieros, a la vez que se promueve el intercambio de conocimientos entre actores del sector público y el privado, la sociedad civil y otras partes interesadas.

V. Examinar de cerca los nuevos avances para comprender mejor el funcionamiento de los sistemas financieros en constante evolución y respaldar la formulación de políticas que propicien los beneficios de las tecnofinanzas y mitiguen los posibles riesgos. La velocidad del desarrollo de las tecnofinanzas requerirá mejorar y probablemente ampliar el alcance de los marcos de seguimiento para respaldar los objetivos de las políticas públicas y evitar disrupciones en el sistema financiero. El intercambio y la divulgación de información permitirán un seguimiento más adecuado. Estos objetivos ponen de relieve la importancia del seguimiento continuo (lo que incluye mantener el diálogo constante con los participantes del sector, tanto los innovadores como los ya establecidos) para detectar las oportunidades y los riesgos que surjan y facilitar la elaboración oportuna de respuestas normativas.

VI. Adaptar el marco regulatorio y las prácticas de supervisión para lograr el desarrollo ordenado del sistema financiero y su estabilidad y facilitar el ingreso seguro de nuevos productos, actividades e intermediarios, preservar la confianza y responder ante los riesgos. Muchos de los riesgos asociados con las tecnologías financieras pueden abordarse con los marcos regulatorios ya existentes. No obstante, es posible que a partir de la introducción de nuevas empresas, productos y actividades se presenten nuevos problemas que no puedan encuadrarse en el marco regulatorio vigente. En este caso quizá se requiera modificar y adaptar dicho marco para contener los riesgos de arbitraje, reconociendo a la vez que la regulación debe ser proporcional a los peligros. Es posible que sea necesario implementar respuestas holísticas en el nivel nacional, diseñadas a partir de las orientaciones proporcionadas por los órganos normativos.

VII. Salvaguardar la integridad de los sistemas financieros, para lo cual se deben identificar, comprender, evaluar y mitigar los riesgos de uso ilícito de las tecnofinanzas, y utilizar tecnologías que permitan mejorar la aplicación de las medidas de lucha contra el lavado de activos y el financiamiento del terrorismo (LLA/FT). Si bien las innovaciones en el área de la tecnología financiera suelen respaldar objetivos legítimos, algunas de ellas pueden permitir a los usuarios evadir los controles vigentes con fines delictivos, lo que representa una amenaza a la integridad financiera. Las respuestas de los países frente a esta situación han variado considerablemente, pero en todos los casos es importante fortalecer los mecanismos de cumplimiento y seguimiento de las medidas de LLA/FT, incluso a través del uso de tecnologías (soluciones de tecnología regulatoria [regtech] y de supervisión [suptech]), para respaldar la observancia de las normas y la supervisión correspondiente.

VIII. Modernizar los marcos legales para generar un entorno jurídico propicio que presente mayor claridad y certidumbre legal acerca de los aspectos clave de las actividades de tecnofinanzas. Los marcos legales sólidos promueven la confianza en los productos y servicios financieros, pero esa confianza se ve socavada cuando dichos marcos no acompañan el ritmo de las innovaciones en tecnofinanzas ni la evolución de los mercados financieros mundiales. Se puede generar un marco legal propicio estableciendo normas claras y previsibles que den cabida a los cambios tecnológicos y estén adaptadas a las circunstancias específicas de cada país, en particular en áreas como las de contratos, propiedad de los datos, insolvencia, resolución y pagos.

IX. Garantizar la estabilidad de los sistemas monetarios y financieros nacionales, para lo cual se deben analizar las consecuencias de las innovaciones tecnofinancieras en los servicios de los bancos centrales y la estructura del mercado, a la vez que se resguarda la estabilidad financiera, se amplían, de ser necesario, las redes de seguridad y se garantiza una transmisión eficaz de la política monetaria. Las tecnofinanzas podrían transformar los mercados a través de los cuales se transmiten las medidas de política monetaria y podrían poner en riesgo el rumbo de dicha política y redefinir la función de los bancos centrales como prestamistas de última instancia. Por otro lado, podrían ayudar a los bancos centrales a mejorar los servicios que brindan, incluida la emisión de monedas digitales, y ampliar el acceso a los servicios de pago y aumentar su resiliencia.

X. Desarrollar una sólida infraestructura financiera y de datos que sirva de sostén para los beneficios de las tecnofinanzas, muestre resiliencia frente a las disrupciones (incluidos los ataques informáticos) y fomente la confianza en el sistema financiero protegiendo la integridad de los datos y de los servicios. El desarrollo de una infraestructura de este tipo genera una amplia gama de problemas que resultan relevantes no solo para el sector financiero, sino también para la economía digital en su conjunto, entre los que figuran la propiedad, protección y privacidad de los datos, la seguridad informática, los riesgos operacionales y de concentración, y la protección del consumidor.

XI. Alentar la cooperación internacional y la difusión de información en la comunidad de los entes reguladores con el fin de intercambiar conocimientos, experiencias y mejores prácticas en respaldo de un marco regulatorio eficaz. Dado que es cada vez más frecuente que las nuevas tecnologías funcionen traspasando fronteras, la cooperación internacional es esencial para garantizar la eficacia de las respuestas normativas dirigidas a promover las oportunidades y limitar los riesgos que podrían generarse por las divergencias entre los marcos regulatorios. El intercambio de experiencias y mejores prácticas con el sector privado y con el público en general ayudará a incentivar la discusión sobre las respuestas normativas más eficaces, teniendo en cuenta las circunstancias de cada país, y a generar un consenso internacional. El FMI y el Banco Mundial pueden facilitar este diálogo internacional y el intercambio de información.

XII. Mejorar la supervisión colectiva del sistema monetario y financiero internacional y la adaptación y el desarrollo de políticas que respalden el crecimiento mundial inclusivo, la reducción de la pobreza y la estabilidad financiera internacional en un entorno que cambia con rapidez. Las tecnofinanzas han comenzado a borrar los límites del sector (tanto en el plano institucional como geográfico), lo que podría intensificar la interconexión, los efectos indirectos y la volatilidad de los flujos de capitales. Estos cambios podrían dar lugar a una mayor multipolaridad e interconexión en el sistema financiero mundial, afectando a su vez el equilibrio de los riesgos a la estabilidad financiera. El FMI y el Banco Mundial pueden contribuir a mejorar la supervisión colectiva y ayudar a los países miembros a través del fortalecimiento de su capacidad, en colaboración con otros organismos internacionales.


Contacto

Banco Mundial
En la ciudad de Washington
Dina Elnaggar
+1-202-473-3245
delnaggar@worldbank.org
En Bali
Rebecca Post
+1 202-876-4832
rpost@worldbank.org
Fondo Monetario Internacional
Fondo Monetario Internacional
+1 202 623-7100
MEDIA@IMF.ORG
Api
Api