COMUNICADO DE PRENSA Noviembre 02, 2018

Atender los retos a corto plazo, clave para gestionar la migración desde Venezuela

La migración desde Venezuela ha conllevado una demanda adicional de servicios básicos en Colombia, como salud y educación, que pone presiones financieras en el corto plazo y afecta a las poblaciones más vulnerables, como los indígenas y los niños, tanto entre los migrantes como en las comunidades locales. Sin embargo, si está bien gestionada, puede crear crecimiento económico para Colombia en el mediano y largo plazo, según un informe del Banco Mundial presentado hoy.

De acuerdo con el reporte “Migración desde Venezuela a Colombia: impactos y estrategia de respuesta en el corto y mediano plazo”, los efectos de la prestación adicional de los servicios de educación, salud, agua, primera infancia, atención humanitaria, servicios de empleo y fortalecimiento institucional serían de entre 0,23% y 0,41% del PIB del país, dependiendo de la capacidad de absorción de cada sector.

Ejemplo de ello es el aumento en la demanda de servicios de salud, que pasó de 125 casos en 2014 a casi 25,000 en 2017. Por otro lado, se estima que al menos 70,000 niños migrantes irregulares se encuentran fuera del sistema educativo actualmente.

El Gobierno colombiano ha respondido proactivamente y con total fraternidad desde el inicio de esta crisis migratoria. Hemos adaptado el marco legal e institucional y hemos destinado importantes recursos para atender tanto a los migrantes como a la población que vive en las áreas receptoras”, señaló el presidente de Colombia, Iván Duque. “Sin embargo, la dimensión de esta migración requiere esfuerzos adicionales y un mayor compromiso de la comunidad internacional”.

Según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), hasta el pasado mes de agosto unos 2,3 millones de personas habían abandonado Venezuela. De éstas, cerca de 1,2 millones residen en Colombia, el país que acoge el mayor número de migrantes. Un 76% son venezolanos mientras que el otro 24% son colombianos que retornaron al país. La mayoría de ellos se concentran en 8 de los 32 departamentos de Colombia, entre los que se encuentran La Guajira, Norte de Santander, Arauca, Vichada y Bogotá. Después de Colombia, los países que recibieron un mayor número de migrantes desde Venezuela son Perú, Ecuador y Chile.

“El informe analiza las diferentes consecuencias de este flujo migratorio, tanto desde el punto de vista social como económico”, señaló el Vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, quien agregó que “este es un reto que afecta a otros países, por lo cual se requerirán esfuerzos regionales y coordinados con otros actores”.

Según el reporte, si la migración está bien gestionada a corto plazo puede contribuir al crecimiento económico en el largo plazo. De acuerdo con simulaciones sobre los impactos de la migración en las variables macroeconómicas del país, en el caso de que migraran medio millón de personas en la edad de trabajar a Colombia, el crecimiento económico se aceleraría 0,2 puntos porcentuales. Esto se explicaría por un incremento en el consumo de 0,3 puntos porcentuales y en la inversión de 1,2 puntos.

Para contribuir a la gestión de la migración en Colombia, el informe recoge varias recomendaciones de políticas y programas. A nivel institucional, resalta la importancia de fortalecer los mecanismos de coordinación y generar información que permita una respuesta efectiva. Otro punto clave es facilitar la integración social y económica de los migrantes, así como mitigar las vulnerabilidades específicas de los migrantes y los retornados, brindando atención diferenciada a grupos vulnerables, como la población indígena.

El reporte también recomienda fortalecer los sistemas de resiliencia en las áreas receptoras y mitigar los impactos en la población local, fortaleciendo las capacidades de los municipios para responder a la creciente demanda de servicios, incrementando la oferta de servicios relevantes y movilizando recursos para ayudar a gestionar la situación en el corto plazo. Por último, resulta fundamental propiciar un diálogo de política local, nacional y regional.

El informe, que fue realizado conjuntamente con el gobierno colombiano y contó con el apoyo de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), forma parte del apoyo que brinda el Banco Mundial a los países latinoamericanos receptores de la migración desde Venezuela. Como parte de este trabajo, se está brindando apoyo técnico a Perú y se iniciará próximamente en Ecuador la preparación de informes similares, en base a la experiencia adquirida por el Banco Mundial en otras regiones.

Sitio web

Facebook

Twitter

YouTube

 


COMUNICADO DE PRENSA N.º 2019/077/LAC

Contacto

Washington D.C.
Anahí Rama
(202) 473-6348
aramamartinez@worldbank.org
Colombia
Maria Clara Ucrós
(57) 316.468.3976
mucros@worldbank.org
Api
Api