COMUNICADO DE PRENSA Mayo 27, 2019

Banco Mundial: Chile puede volverse rico antes que viejo

Image

Presentación del estudio Retos y Oportunidades del Envejecimiento en Chile en el Palacio de La Moneda.

Banco Mundial


SANTIAGO, 27 de mayo de 2019 –Chile enfrenta el desafío de un rápido envejecimiento de su población en un momento en el que la proporción de personas activas es mayor que la proporción de niños dependientes y adultos mayores y, en consecuencia, existen mayores oportunidades para aumentar la tasa de ahorro e inversión productiva. Aprovechar esta oportunidad será vital para que el país logre una mayor productividad económica en el largo plazo, una vez que la estructura demográfica mencionada cambie.

Esta es una de las conclusiones del estudio Retos y Oportunidades del Envejecimiento en Chile, realizado por el Banco Mundial en el marco del Programa de Estudios compartidos con el Ministerio de Hacienda del Gobierno de Chile, el cual se presenta hoy en el Palacio de La Moneda y en un evento académico en alianza con el Centro Latinoamericano de Políticas Económicas y Sociales de la Pontificia Universidad Católica de Chile (Clapes UC), a realizarse mañana 28 de mayo.

“Este periodo demográfico que Chile acaba de comenzar durará más de 30 años, lo cual, con la implementación de políticas adecuadas en los campos laboral, de pensiones y de salud, podría favorecer ampliamente a un mayor crecimiento del país y la generación de mayores oportunidades económicas y sociales para su población. Precisamente, el estudio apunta a promover esta reflexión”, apuntó Alberto Rodríguez, director para Bolivia, Chile, Ecuador y Perú del Banco Mundial. “Es importante destacar que la transición demográfica en Chile es el resultado de la implementación sostenida de acertadas políticas sociales que llevaron a la disminución de la mortalidad a todas las edades y la reducción de la fecundidad, que refleja la capacidad de los hogares de decidir sobre el tamaño de sus familias”, adicionó.

Para tomar ventaja de este panorama es crucial que los adultos mayores se beneficien de todas las oportunidades para que continúen económicamente activos”, afirmó Truman Packard, uno de los autores del estudio. Esta expansión de la fuerza laboral puede lograrse postergando la edad de retiro mediante incentivos, flexibilidad y capacitación ampliada, e incrementando la participación económica de las mujeres, facilitándoles un mayor equilibrio entre la vida laboral y las responsabilidades familiares.

Otro de los temas relevantes es el fomento a un mayor nivel de ahorro doméstico y de inversión. A diferencia de lo que ocurre en el resto de los países de la región, Chile cuenta con probabilidades de volverse rico antes de viejo. El país mantiene una alta tasa de ahorro nacional, igual que la del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y superior al promedio para América Latina y el Caribe. “Esta situación permitirá aprovechar el bono demográfico, acumular capital durante el mismo y, de ese modo, lograr un incremento de la productividad en la etapa de envejecimiento”, explicó Ignacio Apella, coautor de la investigación.

El envejecimiento poblacional genera un incremento potencial de las demandas fiscales de algunos sectores sociales, tales como los sistemas de pensiones y salud. Con respecto a la seguridad de ingresos durante la vejez, el aumento de la esperanza de vida amenaza con reducir el valor de las pensiones de los nuevos jubilados y aumentar el gasto público dirigido a este tema. Por lo tanto, es muy importante alentar a más hombres y mujeres chilenos a permanecer económicamente activos durante un período de tiempo más largo.

En el sector de la salud, la incidencia de algunas enfermedades tales como la diabetes, las afecciones cardíacas y la hipertensión que se incrementan a medida que la población en­vejece, junto con el aumento de los costos de los medicamentos y los servicios hospitalarios, son puntos de atención. El Gobierno deberá mejorar la eficiencia en la contratación de servicios médicos, aumentar la inversión en atención primaria y preventiva, y mejorar la gestión de la atención para adultos mayores con enfer­medades crónicas.

El estudio calcula que el gasto social total en los ámbitos mencionados podría pasar de 20 por ciento del PIB en 2019 al 24 por ciento en 2050 y al 32 por ciento en 2100. Por ello, además de pensar opciones de política que contengan la mayor demanda de servicios sociales, el desafío de Chile es mantener el ritmo de crecimiento del ingreso per cápita.

La participación poblacional del grupo de adultos mayores (más de 65 años) en Chile era del 4 por ciento en 1950, llegó al 10 por ciento en 2015, alcanzaría el 24 por ciento en 2050 y el 33 por ciento en 2100. Es particularmente relevante que, ante los desafíos que esta situación plantea, las instituciones en el país están preparadas y, con algunas mejoras, puedan hacerse aún más efectivas.


COMUNICADO DE PRENSA N.º 27.05.2019

Contacto

La Paz, Bolivia.
Ericka Nogales
+591 77519944
enogales@worldbank.org
Banco Mundial en Bolivia
Api
Api