Discursos y transcripciones

Declaración de Jim Yong Kim, presidente del Grupo del Banco Mundial, con motivo de su reunión con François Hollande, presidente de la República Francesa

Jim Yong Kim

Paris, Francia

Noviembre 08, 2013

Alocución inicial

Contactos para medios de comunicación

PARÍS, 8 de noviembre de 2013. El presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, emitió hoy la siguiente declaración con motivo de su reunión con el presidente de Francia, François Hollande:

(Hablando en francés)

Señor presidente de la República, ministros, señoras y señores:

Es un gran honor para mí y para el Grupo del Banco Mundial dar la bienvenida al presidente de la República a nuestras oficinas en París esta mañana.

En primer lugar, deseo expresar mi más sincero pésame a las familias de Ghislaine Dupont y de Claude Verlon, los dos periodistas de RFI (Radio Francia Internacional) asesinados en Malí la semana pasada.

Deseo también manifestar mi solidaridad y mi respeto a todos los periodistas que diariamente arriesgan sus vidas para dar voz a quienes de otro modo no serían escuchados.

Sentí particular emoción en mi encuentro con los militares franceses porque ellos, poniendo en riesgo sus propias vidas, habían participado en la liberación de la zona del norte de Malí que yo estaba visitando.

La relación entre Francia y el Banco Mundial se remonta a más de 60 años atrás. Ustedes fueron uno de los miembros fundadores de nuestra institución, y en 1947 Francia fue uno de los primeros países en recibir un préstamo del Banco Mundial; era la época de la posguerra, y ustedes estaban reconstruyendo su país. Y hoy es la primera vez que tenemos el privilegio de dar la bienvenida al jefe del Estado francés.

Señor presidente, el apoyo de larga data brindado por su país a esta subregión ha sido una fuente de inspiración y motivación. Asimismo, las importantes intervenciones de sus representantes en nuestra organización nos han permitido entender mejor los estrechos vínculos entre seguridad y desarrollo.

Este viaje me permitió comprender mejor los desafíos que encaran los habitantes y los líderes de la región del Sahel, y reafirmar mi convencimiento de que trabajando unidos podemos encontrar soluciones duraderas a los problemas que experimentan estas poblaciones.

Regreso a la ciudad de Washington con un fuerte sentimiento de esperanza y optimismo.

Si me permite, ahora quisiera hablar en inglés.

==

(Translated from English)

Consciente del importante papel que ha cumplido Francia para sensibilizar a la comunidad internacional sobre los desafíos que enfrenta la región del Sahel, me siento particularmente honrado de haber tenido la oportunidad de reunirme hoy con el presidente Hollande.  Le he informado sobre la visita que realicé a la región del Sahel con el secretario general de las Naciones Unidas, la presidenta de la Comisión de la Unión Africana, el comisario de Desarrollo de la Unión Europea  y el presidente del Banco Africano de Desarrollo. Este viaje, que constituyó una misión conjunta sin precedente encabezada por el secretario general, nos permitió discutir temas importantes e interrelacionados en materia de paz, seguridad y desarrollo con los líderes de Malí, Níger, Burkina Faso y Chad.  Una de las conclusiones de nuestra visita es la necesidad de adoptar un enfoque regional coordinado para abordar los grandes desafíos que plantea el desarrollo en la región.

Durante la gira, el Grupo del Banco Mundial comprometió US$1500 millones en nuevas inversiones regionales en los próximos dos años.  Esto se suma a los importantes programas a nivel nacional que se encuentran en curso. El financiamiento adicional irá en apoyo de las principales prioridades regionales de desarrollo, como redes de protección social para ayudar a las familias a soportar los peores efectos de la adversidad económica y los desastres naturales. También nos permitirá invertir en la infraestructura necesaria para impulsar el crecimiento y promover la estabilidad. Hemos prometido intensificar nuestras actividades en el área del pastoralismo y el riego para impulsar la productividad agrícola y crear oportunidades en las zonas rurales. El empoderamiento social y económico de las mujeres formará parte integral de nuestra labor; tenemos que aprovechar las energías de todos los ciudadanos, especialmente de las mujeres, para construir un futuro próspero y seguro para la región.

El financiamiento del Grupo del Banco Mundial permitirá generar más energía hidroeléctrica y crear otras fuentes de energía limpia para expandir considerablemente el riego y transformar la agricultura; proteger y expandir el pastoralismo en beneficio de más de 80 millones de habitantes del Sahel que dependen de esta práctica como una importante fuente de alimentos y medio de subsistencia; ampliar los servicios de salud para las mujeres y las niñas, y mejorar las comunicaciones regionales y la conectividad entre los países.

Nuestro paquete de financiamiento también incluye US$300 millones de la Corporación Financiera Internacional (IFC), la institución del Grupo del Banco dedicada al sector privado, para financiar el desarrollo de este sector que hace falta para crear buenos empleos y promover la estabilidad en la región. La finalidad de dicho financiamiento es movilizar miles de millones de dólares en inversiones adicionales. El Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), la institución del Grupo del Banco que otorga seguros contra riesgos políticos, también emitirá garantías por un monto de US$585 millones durante el próximo año para un proyecto de gas en Mauritania que exporta energía eléctrica a Senegal y a Malí.

El aumento de nuestros compromisos en el Sahel es posible gracias al apoyo de todos nuestros donantes, que se unen para respaldar a los países más pobres en el marco de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), nuestro fondo para los más pobres. La AIF es una coalición internacional fuera de lo común que agrupa a países desarrollados, mercados emergentes y países en desarrollo para ayudar a financiar las prioridades y planes de desarrollo de los países de ingreso bajo. Valoramos profundamente el compromiso de solidaridad internacional de Francia y su apoyo, siempre firme, a la AIF.

Los habitantes de la región del Sahel han sufrido durante demasiado tiempo debido al escaso crecimiento económico de sus países. Han soportado un clima riguroso y períodos de hambruna; han padecido dos maldiciones intrincadamente relacionadas, a saber, elevadas tasas de fecundidad y las cifras de mortalidad maternoinfantil más altas del mundo. Pero esto no es a lo que están predestinados. Por demasiado tiempo, le hemos fallado al Sahel y mantenido aspiraciones para esta región que reflejan nuestra incapacidad de ver más allá de los verdaderos desafíos que encara. Las aspiraciones que los habitantes del Sahel tienen para sí mismos no son menores. En mi paso por Tombuctú hace unos días, un grupo diverso de personas transmitió el mismo mensaje. Quieren lo que todos queremos: un buen trabajo, una buena educación, acceso a atención de salud de calidad y la esperanza de una vida mejor para sus hijos. Nosotros, los miembros de la comunidad internacional, debemos elevar nuestras aspiraciones para la región y redoblar nuestros esfuerzos para demostrar nuestra solidaridad a través de un apoyo eficaz y pragmático.

Señor Presidente, su compromiso personal hacia esta región ha infundido una gran esperanza, y ahora nosotros debemos seguir adelante y cumplir las promesas que hemos hecho a los habitantes del Sahel. 

Con su liderazgo, Francia ha desempeñado un papel fundamental para llevar estabilidad a gran parte de Malí, lo que ha ayudado a toda la región. El Grupo del Banco Mundial y Francia tienen un propósito común en el Sahel. Nuestros respectivos programas de trabajo se complementan. Francia ha demostrado gran liderazgo al enfocarse en los vínculos entre desarrollo y seguridad, en una mejor gobernabilidad y en la creación de instituciones para el futuro. Un aspecto importante es que Francia está fomentando una mayor cooperación entre los países del Sahel y el Magreb, relación a la que nosotros también concedemos gran significación. Igualmente, la cooperación será importante para que los países de ambas regiones puedan enfrentar el crimen organizado, que ha menoscabado la seguridad y los medios de vida de sus poblaciones.

Tal como le he asegurado al presidente Hollande esta mañana, el Grupo del Banco Mundial espera con interés poder trabajar en colaboración y cooperación con Francia, y aprovechar su enorme experiencia y conocimientos técnicos, y su larga trayectoria de compromiso e inversión en la región. 

(Speaking in French)

Merci Monsieur le President, Merci pour tout ce que vous avez fait pour les populations du Sahel.