Políticas ambientales y sociales para proyectos

Cuando proporcionamos financiamiento a los gobiernos para invertir en proyectos, tales como la construcción de caminos, la conexión de personas a la electricidad o el tratamiento de aguas residuales, buscamos asegurarnos de que las personas y el medio ambiente estén protegidos contra posibles impactos adversos. Lo hacemos a través de políticas que identifican, evitan y minimizan los daños a las personas y al medio ambiente. Estas políticas requieren que los gobiernos que toman préstamos aborden ciertos riesgos ambientales y sociales a fin de recibir apoyo del Banco para proyectos de inversión.

Las políticas ambientales y sociales actuales del Banco se conocen como las Políticas de Salvaguarda, el mecanismo para abordar los problemas ambientales y sociales en nuestro diseño, implementación y operación del proyecto, y proporcionan un marco para la consulta con las comunidades y para la divulgación pública.

En agosto de 2016, el Banco Mundial adoptó un nuevo conjunto de políticas ambientales y sociales denominado Marco Ambiental y Social (MAS, ESF por sus siglas en inglés). Las preparaciones para implementar el MAS están en camino, con planes de ejecución para 2018. El MAS reemplazará gradualmente las Políticas de Salvaguarda; los dos funcionarán en paralelo por unos siete años para regular los proyectos aprobados antes y después del inicio de la aplicación del MAS.

 

   

Las políticas de salvaguarda ambiental y social

Las  políticas ambientales y sociales actuales del Banco Mundial, constan de nuestras 11 políticas operativas.

El Marco Ambiental y Social (a partir de 2018)

El nuevo conjunto de políticas, consta de:
 - Política ambiental y social del Banco Mundial para el financiamiento de proyectos de inversión, que define las responsabilidades del Banco Mundial.

 - Las diez Normas Ambientales y Sociales, que describen las responsabilidades del gobierno prestatario.