El Proyecto de Capital: Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes

  1. ¿Qué es el capital humano y por qué es importante?
  2. ¿En qué estado se encuentra actualmente el capital humano en el mundo?
  3. ¿De qué manera prioriza el Grupo Banco Mundial el desarrollo del capital humano?
  4. ¿Qué se espera lograr con el Proyecto de Capital Humano?
  5. ¿Qué abarca el ICH y por qué? ¿Cómo se calcula?
  6. ¿Por qué el ICH no abarca todos los países?
  7. ¿Qué muestra el ICH en el caso de las niñas y los niños?
  8. ¿Cómo se ha analizado la metodología para el ICH?
  9. ¿En qué difiere el ICH del Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)?
  10. ¿Cómo se relaciona el ICH con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)?
  11. ¿El ICH refleja todos los aspectos del capital humano?
  12. ¿Cómo puede un país participar en el Proyecto de Capital Humano?

1. ¿Qué es el capital humano y por qué es importante?

El capital humano son los conocimientos, las capacidades y la salud que las personas acumulan a lo largo de su vida y que les permiten desplegar su potencial como miembros productivos de la sociedad. Invertir en las personas a través de la nutrición, la atención médica, la educación de calidad, el empleo y las capacidades ayuda a desarrollar el capital humano, lo que resulta clave para poner fin a la pobreza extrema y crear sociedades más inclusivas.

El crecimiento y el desarrollo económicos dependen tanto del capital humano como del capital físico, así como de los factores que afectan la productividad. Las inversiones en estas áreas se complementan y refuerzan mutuamente. Para ser productiva, la fuerza de trabajo necesita capital físico, como infraestructura, equipamiento y una economía estable y bien administrada. A su vez, una fuerza de trabajo sana y educada puede ganar más e invertir más en el capital físico de una economía.

Como se señala en el Informe sobre el desarrollo mundial 2019: La naturaleza cambiante del trabajo, la frontera para las competencias avanza con rapidez, lo que genera oportunidades y riesgos. Hay cada vez más evidencias de que, a menos que fortalezcan su capital humano, los países no podrán mantener el crecimiento económico, no contarán con una fuerza laboral preparada para los empleos más calificados del futuro ni podrán competir eficazmente en la economía mundial. El costo de la inacción en lo que respecta al desarrollo del capital humano es cada vez mayor.

[Arriba]

2. ¿En qué estado se encuentra actualmente el capital humano en el mundo?

A pesar de los avances sin precedentes que se han registrado en los últimos 25 años en el ámbito del desarrollo humano, persisten serios problemas, sobre todo para los países en desarrollo.

  • Casi la cuarta parte de los niños pequeños sufre retraso del crecimiento (tienen estatura baja para la edad, una señal de alerta sobre el riesgo de deficiencias físicas y cognitivas).
  • Muchos países no pueden avanzar debido a las crisis del aprendizaje. Los datos muestran que, en algunos países, los niños adquieren cinco años menos de aprendizaje que en otros, a pesar de que pasan el mismo tiempo en la escuela.
  • La mitad de la población mundial no puede acceder a los servicios esenciales de salud, y cada año muchas personas se ven empujadas a la pobreza debido a los gastos médicos que deben solventar de su propio bolsillo.
  • En los países más pobres, cuatro de cada cinco personas pobres no están cubiertas por una red de seguridad social, lo que las hace extremadamente vulnerables.
  • Más de 300 000 niños mueren cada año por diarrea vinculada con la falta de acceso a agua potable y saneamiento.

El nuevo Índice de Capital Humano, publicado por el Grupo Banco Mundial en octubre de 2018, muestra que casi el 60 % de los niños que nacen hoy serán, en el mejor de los casos, solo la mitad de productivos de lo que podrían ser si recibieran educación completa y gozaran de plena salud (tal como se las define en el índice, véase la pregunta 5). Esto refleja una grave crisis de capital humano, con importantes consecuencias para el crecimiento económico y la capacidad del mundo en su conjunto de poner fin a la pobreza extrema para 2030.

En un contexto de rápidos cambios a nivel mundial vinculados con la tecnología, la demografía, la fragilidad y el clima, existe el riesgo de que los déficits de capital humano se incrementen. Aun así, a menudo se descuida la inversión en las personas, a pesar de los muchos ejemplos de países que han logrado una transformación rápida en su capital humano —entre otros, Singapur, la República de Corea e Irlanda— y de los logros específicos que se registran en algunos de los países más pobres del mundo.

El desarrollo del capital humano es clave para los países de todos los niveles de ingreso. Si bien los países más pobres o más frágiles enfrentan grandes obstáculos que les impiden mejorar los resultados de salud y educación, incluso aquellos que cuentan con el capital humano más sólido del mundo están obligados a invertir en su población para seguir siendo exitosos y competitivos en la economía mundial.

[Arriba]

3. ¿De qué manera prioriza el Grupo Banco Mundial el desarrollo del capital humano?

El capital humano constituye el eje de nuestra estrategia mundial de desarrollo. Invertir en las personas es una de las tres maneras principales en las que trabajamos a fin de alcanzar los objetivos de poner fin a la pobreza extrema para 2030 e impulsar la prosperidad compartida en todos los países, y guarda estrecha relación con nuestros esfuerzos por promover el crecimiento sostenible e inclusivo y generar resiliencia en los países en desarrollo.

El Proyecto de Capital Humano es una iniciativa mundial dirigida a acelerar el aumento y la mejora de las inversiones en las personas, con el propósito de lograr más equidad y un mayor crecimiento económico. El proyecto ya está en marcha, y más de 55 países (a marzo de 2019) de todos los niveles de ingreso ya están trabajando con el Grupo Banco Mundial en enfoques estratégicos para transformar sus resultados en materia de capital humano. También estamos ampliando las inversiones en capital humano en África al sur del Sahara (i), donde las necesidades son más acuciantes, y hemos puesto en marcha una red de países para vincular a los Gobiernos que priorizan el capital humano y acercar conocimientos especializados a donde más se necesiten.

Nos enorgullecemos de respaldar una amplia gama de iniciativas exitosas de desarrollo de capital humano e inversiones fundamentales. Como ejemplos cabe citar la fuerte reducción del retraso del crecimiento en Perú, Malawi y otros países; la creación de un sistema de protección social que funciona adecuadamente en Etiopía (i); las reformas educativas que están mejorando el aprendizaje de los alumnos en Vietnam (i), y los incentivos con los que se logra que las niñas asistan a la escuela secundaria en Bangladesh (i). Hay muchos otros.

[Arriba]

4. ¿Qué se espera lograr con el Proyecto de Capital Humano?

El Proyecto de Capital Humano ayuda a crear el espacio político para que los líderes prioricen las inversiones transformadoras en salud, educación y protección social. El objetivo es avanzar rápidamente para lograr un mundo en el que todos los niños estén bien alimentados y en condiciones de aprender, puedan lograr un aprendizaje real en el aula, y puedan ingresar al mercado de trabajo como adultos sanos, calificados y productivos.

El proyecto tiene tres pilares:

  • El Índice de Capital Humano (ICH) cuantifica la contribución de la salud y la educación a la productividad de la próxima generación de trabajadores. Los países lo usan para determinar el monto de ingresos que no perciben debido a los déficits de capital humano, y con cuánta mayor rapidez pueden convertir esas pérdidas en ganancias si actúan ahora. Sepa más a través de este video.

El índice se actualizará el año próximo a fin de sacar provecho de los nuevos resultados de las pruebas del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA), incluir más países y mejorar algunos componentes clave. En las futuras versiones del índice se evaluarán las consecuencias de los datos en términos de distribución y en los niveles subnacionales y se analizarán mediciones adicionales. El Grupo Banco Mundial respaldará los esfuerzos de los países por incorporarse a las evaluaciones internacionales (como las pruebas PISA) o a establecer correlaciones entre las evaluaciones nacionales y las internacionales.

  • Para complementar el ICH y ayudar a los países a tomar medidas eficaces, se ha puesto en marcha un sólido programa de medición e investigación. Dentro de los países, la medición creíble de los resultados en el ámbito de la educación y la salud echa luz sobre las iniciativas que dan buenos resultados y las áreas a las que deben destinarse recursos. También permite que los funcionarios responsables de diseñar políticas tomen mayor conciencia de la importancia de invertir en capital humano, lo que genera impulso para la acción gubernamental. En el mundo, las mediciones abarcadoras ponen de relieve las diferencias entre los países y alientan la demanda de inversiones en las personas. El Proyecto de Capital Humano ayudará a mejorar los análisis y las investigaciones sobre qué medidas promueven el desarrollo del capital humano, por ejemplo, ampliando las encuestas de la Iniciativa de Medición de la Calidad y los Resultados del Aprendizaje Temprano (i) y el programa Indicadores sobre Prestación de Servicios (i).
  • La participación de los países, basada en un enfoque que involucra a “todos los organismos gubernamentales”, los ayuda a abordar los mayores obstáculos al desarrollo de su capital humano. Este enfoque alienta el liderazgo de alto nivel a lo largo del tiempo, vincula los programas sectoriales y permite mejorar la base empírica. En nuestra labor con los países ponemos el énfasis en la eficiencia y la calidad, las reformas normativas y la movilización de recursos internos, de modo que no solo se gaste más, sino mejor. A marzo de 2019 estamos ayudando a más de 55 países a elaborar enfoques estratégicos para mejorar sus resultados en términos de capital humano. Con el tiempo, este esfuerzo se extenderá a más países.

[Arriba]

5. ¿Qué abarca el ICH y por qué? ¿Cómo se calcula?

El índice es una medida que resume la cantidad de capital humano que un niño que nace hoy en día puede llegar a adquirir hasta los 18 años, teniendo en cuenta los riesgos de que, en el país en el que vive, los niveles de salud y la educación sean deficientes. En el Repositorio Abierto de Conocimiento del Banco Mundial puede encontrarse una descripción exhaustiva de la metodología del ICH.

Una innovación significativa es que este índice permite medir, a partir de rigurosos estudios microeconométricos, la contribución de la salud y la educación a la productividad de los individuos y los países.

Se utiliza una escala de 0 a 1, donde solo se aplica 1 si el niño que nace en la actualidad puede llegar a gozar de plena salud (definida como el estado en el que la persona no sufre retraso del crecimiento y vive, como mínimo, hasta los 60 años) y realizar su potencial de educación (definido como la posibilidad de asistir durante 14 años a un establecimiento educativo de alta calidad).

El puntaje de un país representa la distancia que lo separa de la “frontera” de educación completa y plena salud. Si obtiene 0,70, significa que el potencial que tienen los niños que nacen hoy en día de generar ingresos en el futuro será un 30 % inferior al que podrían haber alcanzado en un contexto de educación completa y plena salud.

El índice puede vincularse directamente con escenarios para determinar los ingresos futuros tanto de países como de personas. Si un país obtiene un puntaje de 0,50, significa que en el futuro el producto interno bruto por trabajador podría ser dos veces más elevado si el país alcanzara el parámetro de educación completa y plena salud.

El índice se presenta como un valor promedio del país e incluye un desglose por género cuando se dispone de datos.

[Arriba]

6.ּ ¿Por qué el ICH no abarca todos los países?

El ICH de 2018 abarca 157 países miembros del Grupo Banco Mundial y sus territorios, más la Ribera Occidental y Gaza. No se consignan los datos de algunos países miembros en los que el Banco no tiene operaciones activas. Tampoco pueden calcularse los puntajes del ICH para 33 países miembros que, hasta agosto de 2018, no participaban en ninguno de los programas internacionales de evaluación (i) en los que se basan los resultados armonizados del aprendizaje.

Se está trabajando para ampliar la cobertura de países cuando sea posible.

[Arriba]

7. ¿Qué muestra el ICH en el caso de las niñas y los niños?

Para 126 de los 157 países incluidos en el ICH, este puede calcularse haciendo un desglose entre niños y niñas. Para el resto de los países, dicho cálculo no resulta posible, debido a que no se cuenta con datos desagregados por sexo sobre la matrícula escolar. Un gran porcentaje de estos países son de ingreso bajo, lo que subraya la necesidad de seguir invirtiendo en sistemas de datos de mejor calidad.

Muchos países han logrado reducir las diferencias entre los resultados en materia de capital humano de niñas y niños. En la mayoría de los países, la distancia hasta la frontera de capital humano para los niños en general es mucho mayor que las demás brechas que existen entre niños y niñas. En el ámbito de la educación, las niñas de los países de ingreso mediano y alto han igualado o incluso superado holgadamente a los niños en lo que respecta a la matrícula y el aprendizaje. Y en algunas dimensiones del índice relacionadas con la salud, la mayoría de los países muestra una leve ventaja de las niñas sobre los niños.

Esta primera edición del ICH tiene un alcance limitado y no refleja ciertas diferencias importantes que existen entre los resultados de las niñas y los niños. Por ejemplo, no mide la prevalencia del aborto selectivo en función del sexo ni de niñas perdidas. Asimismo, se vale de indicadores indirectos para el entorno de enfermedades, que, en sí mismos, aportan escasa información sobre la manera en que las funciones de los géneros y las relaciones entre hombres y mujeres determinan dicho entorno. Si bien la matrícula de las niñas se ha incrementado, las tasas de asistencia y de finalización siguen siendo un desafío —sobre todo en el nivel secundario— tanto para las niñas como para los niños. Cuando las niñas crecen e ingresan al mercado laboral, enfrentan otras dificultades para obtener los beneficios de su capital humano, como la discriminación laboral por razones de sexo, la falta de servicios de cuidado infantil y de políticas de licencias adecuadas; el acoso sexual y el transporte inseguro, las limitaciones específicas en el acceso a las finanzas y los mercados, y los obstáculos legales y normativos que menoscaban la capacidad de las mujeres para constituir empresas y hacerlas crecer. Estas limitaciones deben abordarse de manera tal que todas las personas puedan sacar provecho de las inversiones en capital humano.

[Arriba]

8. ¿Cómo se ha analizado la metodología para el ICH?

La metodología del ICH se analiza en el cuadernillo sobre el Proyecto de Capital Humano que puede descargarse aquí (i). Dicha metodología se presentó por primera vez en el Informe sobre el desarrollo mundial 2019: La naturaleza cambiante del trabajo, que también se centra en las capacidades que necesitan quienes ingresan en el mercado laboral, un aspecto crucial del capital humano.

Algunos de los fundamentos analíticos del índice también se presentan en el Informe sobre el desarrollo mundial 2018: Aprender para hacer realidad la promesa de la educación, donde se puso de relieve la crisis del aprendizaje. Ambos informes son producto de un exhaustivo análisis de alcance mundial realizado por una amplia gama de partes interesadas.

Asimismo, las investigaciones han conllevado una estrecha colaboración con David Weil, profesor y destacado experto en contabilidad del desarrollo de la Universidad de Brown.

[Arriba]

9. ¿En qué difiere el ICH del Índice de Desarrollo Humano del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)?

El Índice de Desarrollo Humano (i) del PNUD, un instrumento pionero, es una medida que resume los logros promedio en dimensiones clave del desarrollo humano, a saber, tener una vida larga y saludable, adquirir conocimientos y disfrutar de un nivel de vida digno.

Si bien ambos índices ponen de relieve la importancia central de las capacidades humanas para el desarrollo nacional, el ICH también refuerza los argumentos económicos que justifican la inversión en las personas. Los dos son altamente complementarios, pero difieren en la manera en que están formulados.

El ICH vincula determinados resultados en el ámbito del capital humano con niveles de productividad y de ingresos. Se trata de una medición prospectiva de cómo los resultados actuales en materia de salud y educación (que incluyen una nueva medición de los años de escuela ajustados en función del aprendizaje) determinarán la productividad para la próxima generación de trabajadores.

[Arriba]

10. ¿Cómo se relaciona el ICH con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)?

Los componentes del índice (supervivencia, escolaridad y salud) se relacionan directamente con al menos tres de los objetivos mundiales (i) que muchos países se han propuesto alcanzar a más tardar en 2030.

Supervivencia hasta los 5 años: Al incluir la mortalidad de los menores de 5 años, el índice se relaciona con la meta 3.2 de los ODS de reducir la mortalidad neonatal a 12 de cada 1000 nacidos vivos o menos y la mortalidad de niños menores de 5 años a 25 por cada 1000 nacidos vivos o menos.

Años de escolarización ajustados en función del aprendizaje: El índice incluye esta innovadora medición del aprendizaje, que respalda la meta 4.1 de los ODS de asegurar, entre otras cosas, que todas las niñas y todos los niños terminen la enseñanza primaria y secundaria, que ha de ser equitativa y de calidad. Al seguir de cerca los cambios en los años de educación ajustados en función de la calidad, los países podrán monitorear sus logros en relación con esta meta de educación.

Salud: El índice incluye la tasa de supervivencia de los adultos y la prevalencia del retraso del crecimiento infantil. La tasa de supervivencia de los adultos representa la probabilidad de que un niño de 15 años sobreviva hasta los 60. Para mejorar este indicador, los países tendrán que esforzarse por reducir las causas de la mortalidad prematura, lo que también ayudará a cumplir la meta 3.4 de los ODS. La prevalencia del retraso del crecimiento de los niños menores de 5 años es uno de los indicadores principales para medir el logro de la meta 2.2 de los ODS, cuyo objetivo es poner fin a todas las formas de malnutrición para 2030.

Con el índice se busca dirigir la atención hacia una amplia gama de medidas en numerosos sectores que puedan generar capital humano y acelerar los avances hacia el logro de los ODS.

[Arriba]

11. ¿El ICH refleja todos los aspectos del capital humano?

En su primera versión, el índice se centra en la productividad de la próxima generación. Como todas las herramientas de este tipo, presenta limitaciones, y hay margen para introducir mejoras y ampliar su alcance. A partir de ahora, el equipo explorará cómo otros aspectos del capital humano podrían incorporarse en futuras versiones.

En el caso del capital humano, así como en todas las áreas de datos sobre el desarrollo, el Grupo Banco Mundial colabora estrechamente con los países miembros para ayudarlos a fortalecer la capacidad y mejorar la calidad de los datos.

[Arriba]

12. ¿Cómo puede un país participar en el Proyecto de Capital Humano?

Todos los países clientes del Grupo Banco Mundial pueden participar en el Proyecto de Capital Humano en el marco de un importante esfuerzo internacional por transformar los resultados en esta área. Esto complementa nuestra interacción de larga data con los países en los sectores que contribuyen al desarrollo humano.

A marzo de 2019, más de 55 países participan en el Proyecto de Capital Humano. Todos ellos han expresado su compromiso de mejorar los resultados en este ámbito y deberán elaborar un plan de acción integrado.

[Arriba]

Para realizar consultas, póngase en contacto con: humancapital@worldbank.org