Desmovilización de emergencia y reintegración de transición en Burundi

Enero 31, 2013


El Proyecto de Desmovilización de Emergencia y Reintegración de Transición de Burundi (EDTRP, por sus siglas en inglés) tiene como objetivo ayudar a consolidar la paz luego de la violencia que afectó a la región de los Grandes Lagos durante los últimos 20 años. Se brindó apoyo a la desmovilización, reinserción y reintegración socioeconómica de los excombatientes, con un enfoque particular en los niños relacionados con las fuerzas armadas, las mujeres y los discapacitados. Al 31 de diciembre de 2012, 6.884 combatientes habían sido desmovilizados, entre ellos 243 mujeres, 170 personas discapacitadas y 626 menores.

Desafío

El conflicto estalló en Burundi luego del asesinato en 1993 del presidente Ndadaye, quien había sido elegido democráticamente. Un acuerdo de paz en el año 2000 sentó las bases para la desmovilización y reintegración, aunque dos partidos y movimientos políticos armados principales -el Consejo Nacional para la Defensa de la Democracia/Fuerzas para la Defensa de la Democracia (CNDD-FDD, por sus siglas en inglés) y las Fuerzas Nacionales para la Liberación (FNL-PALIPEHUTU)- continuaron su lucha armada contra el Gobierno. En 2003, se firmó un pacto de alto el fuego entre el Gobierno de Burundi y el CNDD-FDD, y el liderazgo del grupo se integró al Gobierno. Posteriormente, en conjunto ganaron las elecciones democráticas realizadas en 2005.

En respuesta a una solicitud hecha por el Gobierno a la Asociación Internacional de Fomento (AIF), en 2004 se aprobó el Programa de Desmovilización, Reinserción y Reintegración de Emergencia de Burundi (EDRRP). El proyecto de US$77,8 millones -que incluyó una donación de US$36 millones de la AIF y una de US$41,8 millones del Programa Multinacional de Desmovilización y Reintegración (MDRP)- desmovilizó a más de 23.000 excombatientes adultos y liberó a más de 3.000 niños relacionados con las fuerzas en combate a la fecha de su término en 2008. Sin embargo, la desmovilización no pudo completarse y se implementó el EDTRP en 2009, a fin de apoyar el trabajo del Gobierno en materia de consolidación de la paz y la estabilidad a través de la desmovilización y reinserción  de los últimos dos grupos armados restantes, los disidentes del FNL y el FNL.
                                                                                                                                                                                   
Solución

El EDTRP busca desmovilizar a los combatientes y apoyar la reintegración socioeconómica de transición, con un especial enfoque en los grupos vulnerables. La asistencia incluye:

  • Desmovilización: campamentos militares, sensibilización, validación del estado de los combatientes, registro, evaluación por perfil socioeconómico, muestras de expectativas sobre la reintegración, asesoramiento y análisis voluntarios de VIH/sida, y transporte a las comunidades de retorno.
  • Reinserción: kits de reubicación, subsidio de subsistencia de transición en efectivo y servicios de asesoramiento y orientación.
  • Reintegración socioeconómica de transición: becas estudiantiles, oportunidades para la generación de empleos, capacitación vocacional y de destrezas, promoción de los microemprendimientos, eventos de información y sensibilización con excombatientes y comunidades, fomento de la reconciliación, asesoramiento psicosocial, y orientación y derivación de pacientes con VIH/sida.
  • Apoyo a grupos vulnerables: ayuda especializada y protección adicional otorgadas a los niños vinculados con las fuerzas armadas, mujeres y excombatientes discapacitados.

Resultados

  • Al 31 de diciembre de 2012, 6.884 combatientes habían sido desmovilizados, entre ellos 243 mujeres, 170 personas discapacitadas y 626 menores.
  • El 64% de los beneficiarios informó haber sentido una mayor aceptación por parte de sus comunidades luego de los primeros tres meses de la desmovilización.
  • El 99% de los beneficiarios elegibles del proyecto (8.686 excombatientes) recibió apoyo para la reinserción y reintegración.
  • Casi el 84% de los 8.686 beneficiarios  del proyecto informó haber utilizado la mayoría de la asistencia para sus propias necesidades básicas o de sus dependientes.
  • Al 31 de octubre de 2012, el 32% de los excombatientes discapacitados había logrado el progreso médico esperado mediante una rehabilitación individual o un  tratamiento grupal.
  • Aproximadamente, 620 niños recibieron apoyo adecuado para su reinserción y reintegración.

Contribución del Grupo del Banco Mundial

La AIF aportó US$10 millones para la financiación del proyecto actual. 
 
Asociados

El proyecto es cofinanciado por un Fondo Fiduciario de Múltiples Donantes (MDTF, por sus siglas en inglés) que cuenta con aportes de la Comisión Europea, y los Gobiernos de Bélgica, los Países Bajos y Noruega. El proyecto se desarrolló en consulta con los donantes antes mencionados, al igual que con representantes de la Unión Africana, Francia, Sudáfrica, el Reino Unido y la misión de las Naciones Unidas en Burundi (BINUB).

Próximos pasos

El proyecto ha sido extendido hasta el 31 de diciembre de 2013, con un foco especial en la aceleración de la entrega de servicios médicos a los excombatientes discapacitados. Las asociaciones de apoyo a la reintegración socioeconómica de transición están compuestas por excombatientes y miembros de la comunidad. Se continuará la asistencia psicosocial con la identificación y el tratamiento de los casos psiquiátricos, al igual que la ayuda a nivel individual, familiar y grupal. El financiamiento adicional, que utilizará el saldo del MDTF y una contribución equivalente del Gobierno, permitirá al Gobierno proveer alojamiento a los excombatientes que están gravemente discapacitados y seguir realizando actividades de reintegración social, concentradas en la reconciliación y resolución de conflictos a nivel local, abordando específicamente la violencia e intimidación potenciales en las comunidades, a través de una iniciativa para la mitigación del conflicto.

Beneficiarios

Désiré Micomyiza, una excombatiente que posee y administra una tienda de videos en la norteña provincia de Muyinga, explicó: “Con la ayuda que me dieron para mi reinserción, inicié este proyecto. Luego, con la ayuda para mi reintegración económica de transición, amplié la tienda. Esto ha sido un éxito, me brinda sustento a mí y a mi familia”. Anicet Miburo dijo: “Con la ayuda para la reintegración de transición, compré un molino. Ahorré dinero y pude comprar otro luego de recibir el apoyo del proyecto”. Cuando Godelieve Nimenya aprendió carpintería, gracias al proyecto, señaló: “Mis amigas y yo entendimos que las mujeres somos capaces de hacer lo que hacen los hombres”.

Image
6.884
Número de combatientes desmovilizados, entre ellos 243 mujeres.


MAPA DEL PROYECTO