La lucha contra el “dinero sucio” y los flujos monetarios ilícitos para reducir la pobreza

Febrero 26, 2014


Image

En Sierra Leona, StAR está luchando para devolver los activos robados a sus legítimos dueños.

Grupo del Banco Mundial/Cari Votava

Financial integrity and good governance are essential aspects of the World Bank Group’s role in assisting the economic development of developing countries. The World Bank’s effort to combat corruption and illicit financial flows is the focus of its Stolen Asset Recovery (StAR) Initiative and its Financial Market Integrity (FMI) teams. StAR and FMI have intensified their activities to help developing countries regain their legitimate assets.

Resumen

La integridad financiera y el buen gobierno son aspectos esenciales de la función del Grupo del Banco Mundial para ayudar al desarrollo económico de los países en desarrollo. El esfuerzo del Banco Mundial relativo a la lucha contra la corrupción y los flujos financieros ilícitos es el núcleo de su Iniciativa para la Recuperación de Activos Robados (StAR, por sus siglas en inglés) y su Unidad de Integridad de los Mercados Financieros (FMI, por sus siglas en inglés). StAR y FMI han aumentado sus actividades para ayudar a los países en desarrollo a recuperar sus bienes legítimos. Se calcula que cada año entre US$20 000 millones y US$40 000 millones son robados en los países en desarrollo, según estimaciones confiables, y la sustracción de esos recursos socava el crecimiento económico y priva de servicios públicos a los que más los necesitan. El Banco ayuda a los países a  combatir la corrupción a través del establecimiento de sistemas de información sobre el origen, el destino y los beneficiarios finales de los flujos financieros ilícitos. El tema de la recuperación de activos ha cobrado aún más importancia con el respaldo en 2011 de los líderes del Grupo de los Ocho (G-8) a un plan de acción que aborda las preocupaciones de las naciones árabes en proceso de transición. El G-8 ofreció más apoyo para el plan bajo la presidencia de los Estados Unidos en 2012 y la presidencia del Reino Unido en 2013. En 2013, StAR siguió el rastro de al menos 37 casos de recuperación de activos, organizó cerca de 200 reuniones bilaterales, ayudó a reactivar 11 pedidos de asistencia legal mutua (MLA, por sus siglas en inglés) y ayudó a completar otros ocho MLA. Como resultado de la acción de StAR se repatriaron US$28,8 millones del Líbano a Túnez, y otros US$58 millones en activos físicos (incluidos aviones y barcos) que se encontraban en Francia, Italia, España y Suiza fueron devueltos a Túnez.

La Iniciativa StAR, (i) establecida en 2007, es una alianza entre el Grupo del Banco y la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD). La Unidad de Integridad de los Mercados Financieros (i) fue creada en 2001 y trabaja con los países clientes y los donantes en el mejoramiento del marco legal para la recuperación de activos, y ofrece capacitación, orientación y asistencia práctica. Además, entrega herramientas a los países clientes y al personal del Banco Mundial para aumentar la transparencia y “seguir el dinero sucio”. Su objetivo es fortalecer la solidez, la seguridad y la integridad de los sistemas financieros.


Desafío

Hacer frente a los delitos financieros es una tarea ardua, especialmente cuando se trata de jurisdicciones múltiples repartidas en distintos continentes. En la lucha contra el lavado de dinero, se sigue el rastro de los flujos financieros para encontrar a los delincuentes que están constantemente buscando nuevas maneras de evadir la justicia. Recientemente, se han producido algunos acontecimientos positivos para aquellos que están persiguiendo a este tipo de criminales. Las iniciativas contra el blanqueo de capitales permiten cada vez más enfocar la persecución en quienes ayudan y colaboran con los delincuentes y facilita la cooperación internacional en pos del objetivo de enjuiciar los delitos financieros. Estas medidas, impulsadas en un principio por el Grupo de los Siete (G-7) y concebidas como un programa para el mundo desarrollado, se han internacionalizado mucho en la última década, especialmente gracias al crecimiento del Grupo de Acción Financiera (GAFI), (i) una organización intergubernamental que promueve medidas de lucha contra el lavado de dinero. Más de 180 jurisdicciones se han comprometido a seguir las directrices del GAFI. Además, el Grupo del Banco Mundial ha promovido una serie de iniciativas para afrontar los desafíos que entrañan los flujos financieros ilícitos teniendo en cuenta las circunstancias de los diversos países que podrían, por ejemplo, tener economías que se basan en operaciones en efectivo, garantizando al mismo tiempo que la lucha contra la corrupción aborde las cuestiones más amplias de la inclusión y la integridad financieras. 

Estrategia

El Programa de lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (LLD/LFT) (i) del Banco Mundial fue creado en 2001 y se trata de un componente obligatorio del Programa de Evaluación del Sector Financiero (PESF). (i) La estrategia adoptada por el Banco Mundial refleja la creencia de que la integridad del sistema financiero de un país es fundamental para mantener la estabilidad y el desarrollo. Gracias a esto, el trabajo realizado por StAR y FMI se encuentra plenamente integrado a la agenda de buen gobierno y anticorrupción del Banco. A medida que los Gobiernos de todo el mundo mejoran las normas de gestión y enfrentan la corrupción, ellos están buscando respaldo para llevar a cabo reformas y medir el impacto de sus esfuerzos. Tanto StAR como FMI comparten conocimientos y recursos para ayudar a los países en desarrollo a usar sus capacidades en la lucha contra la corrupción. Ambas utilizan una combinación de instrumentos, como diagnóstico, asistencia técnica, diseño de políticas públicas y difusión del conocimiento. La asistencia técnica, a través de la capacitación de funcionarios clave de los países en desarrollo, ha demostrado ser muy eficaz para llevar adelante los programas de StAR y FMI. La Iniciativa y la Unidad ayudan también a los países clientes a generar marcos legales e institucionales eficaces adaptados a sus circunstancias específicas, además de crear las capacidades necesarias para el uso efectivo de estas herramientas. 

Resultados

Los resultados de la Unidad FMI y la Iniciativa StAR difieren según los mecanismos de aplicación. El trabajo en materia de normativas y promoción apunta a tener influencia en organismos internacionales como el GAFI, así como a las regulaciones de los centros financieros y otros. El objetivo de la asesoría y asistencia técnica es ayudar a los países clientes en la creación y puesta en marcha de sistemas eficaces de LLD/LFT y recuperación de activos. Entre los resultados figuran los siguientes:

  • Apoyo técnico y organizativo de StAR en el lanzamiento y la implementación inicial del Foro Árabe sobre la Recuperación de Activos (AFAR, por sus siglas en inglés) en 2012, y los eventos que siguieron en 2013, que incluyeron sesiones especiales sobre los aspectos del proceso de recuperación de activos y un encuentro internacional en Marruecos para el AFAR II en octubre de 2013. Asimismo, la realización de actividades adicionales de seguimiento y contactos con funcionarios del mundo árabe y de los principales centros financieros del mundo para avanzar en la capacidad de recuperación de activos y casos específicos.
  • Cooperación con el Grupo de los Veinte (G-20), que condujo al apoyo de las actividades impulsadas por la Iniciativa StAR en materia de recuperación de activos, divulgación de información financiera y fondos provenientes de actos de corrupción. Además, el Grupo de Trabajo Anticorrupción del G-20 ofreció entregar nuevos compromisos en 2013.
  • Alianzas internacionales para promover y ayudar en la recuperación de activos, incluidos los esfuerzos de la Iniciativa Mundial de Puntos Focales de StAR/INTERPOL, la cooperación con la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) y el GAFI, y la colaboración con redes de profesionales de las regiones de África, Europa y América Latina.
  • Se establecieron unidades de inteligencia financiera en más de 130 países, las cuales han ayudado a promover el programa de LLD/LFT en muchas de esas jurisdicciones. Se han hecho grandes esfuerzos, en particular, en la región de Oriente Medio y Norte de África (MENA) y en África al sur del Sahara.
  • Desde 2007, se han llevado a cabo al menos 81 misiones de asistencia en jurisdicciones frágiles y que salieron de un conflicto. Además, más de 40 misiones se realizaron en zonas que están cerca de situaciones de fragilidad y conflicto. Cabe destacar que el porcentaje de actividades realizadas por la Unidad FMI en los Estados frágiles aumentó de 1,5 % en 2007 a 36,8 % en 2012.
  • Desde 2007, la Unidad FMI realizó más de 400 eventos de asistencia técnica, que incluyen misiones de diagnóstico, talleres, revisiones teóricas y otras actividades de intercambio de conocimientos en terreno.
  • Entre 2007 y 2013, más de 6000 personas asistieron a las actividades de capacitación de la Unidad FMI en temas como evaluación de riesgos y aplicación de la ley.
  • Entre 2011 y 2013, StAR aumentó el fortalecimiento general de la capacidad y las actividades de asesoramiento para 28 jurisdicciones de Europa, África, el mundo árabe, Asia y América Latina.
  • Entre 2011 y 2013, las actividades de StAR incluyeron la capacitación de 1500 profesionales en procedimientos y procesos de recuperación de activos y 35 en la gestión de casos de recuperación de activos. Además, 62 profesionales fueron formados como instructores.
  • Para ayudar a avanzar en requisitos de capacidad específicos, StAR capacitó a 230 profesionales involucrados en casos entre 2011 y 2013. También formó a 20 profesionales en evaluación de casos y estableció dos tutorías para ayudar en la continuación de las actividades.
  • En 2013, StAR ayudó a iniciar al menos 37 casos de recuperación de activos, organizando cerca de 200 reuniones bilaterales, colaborando en la reactivación de 11 pedidos de MLA, y respaldando la finalización de ocho MLA. Como resultado de la asistencia de StAR, US$28,8 millones fueron repatriados del Líbano a Túnez y otros US$58 millones en activos físicos (incluidos aviones y barcos) incautados en Francia, Italia, España y Suiza fueron devueltos a Túnez.
  • StAR también apoyó el trabajo de redes regionales de profesionales que participan en la recuperación y confiscación de activos, tales como: la Red Interinstitucional de Recuperación de Activos de Camden (CARIN)) en Europa, la Red Interinstitucional de Recuperación de Activos de África meridional (ARINSA) en el sur de África y la Red de Recuperación de Activos de GAFISUD (RRAG) en América Latina. StAR también está prestando asesoría para la creación de redes similares en África oriental y en la región de Asia y el Pacífico, y está coordinando con la ONUDD la creación de una red similar en África occidental.
  • Un importante estudio de StAR, Left Out of the Bargain: Settlements in Foreign Bribery Cases and Implications for Asset Recovery (Fuera del trato: Acuerdos en casos de soborno en el extranjero y consecuencias para la recuperación de activos), fue publicado en noviembre de 2013, y constituye el primer análisis integral hasta la fecha sobre las prácticas de acuerdos entre partes en países con una tradición jurídica tanto de derecho continental como de derecho consuetudinario. Además del informe, se puso en marcha una base de datos en línea que detalla 395 casos de soborno en todo el mundo.
  • También se ha producido un aumento en la cantidad de productos de conocimientos publicados y difundidos, ya sea en forma impresa o que pueden ser descargados en línea. En 2013, el documento Asset Recovery Handbook (Guía práctica sobre recuperación de activos) se tradujo a árabe, coreano y español.

Image

StAR: Una labor para revelar transacciones corruptas.

James Lauritiz/Colección Digital Vision/Getty Images.

Contribución del Grupo del Banco Mundial

Tanto StAR como FMI prestan asesoramiento estratégico a los clientes. En el pasado, algunas operaciones de préstamo incluyeron componentes relacionados con la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, ya sea en el marco de operaciones de políticas de desarrollo o de inversión. También hubo algunos ejemplos de préstamos de asistencia técnica que incluyeron este tipo de elementos. Posteriormente, esas operaciones de financiamiento fueron dirigidas por las respectivas regiones, y la Unidad de Integridad de los Mercados Financieros prestó la correspondiente asistencia técnica.

Los servicios de asesoría recién descritos incluyen:

1) Asistencia técnica: mediante talleres, tutorías, formación práctica y servicios de asesoría se apoya a los países en ámbitos, como formulación de leyes, regulaciones y marcos institucionales efectivos; evaluación del posible riesgo de sufrir lavado de dinero y financiamiento del terrorismo en sus economías y sistemas financieros; capacitación de supervisores e investigadores del sector financiero, fiscales o jueces, y diseño e implementación de sistemas efectivos de detección de activos dirigidos a funcionarios públicos.

2) Diseño de políticas públicas: a través de la colaboración e investigación, la Unidad FMI contribuye al debate internacional desde una perspectiva única que combina sus esfuerzos en la lucha contra el lavado de dinero con aspectos de buen gobierno y anticorrupción, inclusión financiera, facilidad de hacer negocios, tributación, recuperación de activos robados, detección de activos, delitos ambientales y otros problemas que inciden en el proceso de desarrollo, y

3) Diagnósticos: mediante evaluaciones de los sistemas de lucha contra el lavado de dinero y financiamiento del terrorismo para analizar su eficacia y las áreas de potencial riesgo, ya sea como análisis individuales o como parte del Programa de Evaluación del Sector Financiero. (i) 

Las acciones de la Iniciativa StAR evolucionaron desde un fuerte énfasis en el trabajo normativo y de promoción hacia el reequilibrio de la asistencia a los países clientes en asuntos de recuperación de activos, dándose prioridad a la formación de capacidades prácticas en la recuperación de activos robados ocultos en el extranjero. En total, el financiamiento asignado a estos servicios de asesoría fluctúa entre US$5 millones y US$7 millones al año y proviene del Banco y de fondos fiduciarios. 

Asociados

Con la finalidad de obtener buenos resultados, la Iniciativa StAR y la Unidad FMI deben trabajar tanto con asociados en los países receptores y donantes como con importantes instituciones multilaterales y organizaciones de la sociedad civil. StAR es una asociación entre el Grupo del Banco Mundial y la ONUDD, que vela porque todas las actividades se realicen en el marco de los objetivos de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (CNUCC), (i) específicamente el Capítulo V sobre recuperación de activos. Más allá de esta alianza de financiación, la Iniciativa StAR compromete la participación de otras entidades, entre ellas organizaciones internacionales —como el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), la OCDE, el GAFI e INTERPOL—; centros financieros (miembros del G-8 y el G-20, el Reino Unido, Estados Unidos, Suiza y otros), y países afectados por actos de corrupción y organizaciones de la sociedad civil (como Transparencia Internacional (i) y Global Witness). (i) Desde el comienzo del programa LLD/LFT, la Unidad FMI también ha trabajado con una gama de asociados. Debido a las actividades de coordinación general del FSAP, el Fondo Monetario Internacional es un aliado decisivo tanto en términos de asistencia normativa como técnica. La Unidad está también muy comprometida con el GAFI y sus organismos regionales. Otros asociados son las Naciones Unidas (ONU), la OCDE, la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), el Grupo Egmont de Unidades de Inteligencia Financiera y la Secretaría del Commonwealth. Por otra parte, la Unidad FMI también trabaja con varios socios bilaterales, ya sea mediante la entrega de apoyo y contribución al programa LLD/LFT o bien a través de actividades de capacitación conjuntas y coordinadas. 

Próximos pasos

La Unidad FMI entrega herramientas a los países clientes y al personal del Banco Mundial para aumentar la transparencia y “seguir el dinero sucio” y así fortalecer la solidez, la seguridad y la integridad de los sistemas financieros. Las herramientas de LLD/LFT y detección de activos entregan medios innovadores para combatir el delito y hacer frente a los problemas de buen gobierno y anticorrupción, inclusión financiera, facilidad de hacer negocios, recuperación de activos robados y flujos financieros ilícitos que afectan el desarrollo. La capacitación y formación de capacidades ofrecidas por la Unidad FMI apoyan los esfuerzos en materia de buen gobierno y anticorrupción que realizan los países.

El Banco Mundial es el único proveedor multilateral que presta asistencia técnica en temas de flujos ilícitos de dinero a los países en desarrollo. También es la única institución que cuenta con las habilidades y conocimientos específicos necesarios para cubrir la gama completa de asuntos en juego en la lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, incluidas leyes y regulaciones, así como las necesidades de fortalecimiento institucional y formación de capacidades en el ámbito de la justicia penal. Además, existe una creciente comprensión por parte del G-8 de cuán importante es tomar medidas para recuperar los activos robados y combatir los flujos financieros ilícitos. Cuando Estados Unidos asuma la presidencia del G-8, el Banco Mundial continuará proporcionando asesoramiento y asistencia técnica a los países clientes.


Beneficiarios

Muchos países y jurisdicciones han sido beneficiados con la asistencia de la Unidad FMI y la Iniciativa StAR. La experiencia de Bolivia es un buen ejemplo del valor de sus servicios. La fase más reciente de la participación de StAR en ese país comenzó en 2012, continuando la labor iniciada en 2009. Esta Iniciativa ayudó a las autoridades de La Paz a establecer un Grupo Nacional Interinstitucional de Trabajo para la Recuperación de Activos. En julio y octubre de 2013, un equipo de StAR realizó dos talleres para 40 funcionarios centrados en la cooperación internacional en materia penal. Los asistentes identificaron una serie de prioridades de seguimiento, incluidos los casos de alto nivel de recuperación de activos que han continuado en desarrollo. El Gobierno boliviano también inició una serie de casos de recuperación de activos adicionales. En un proceso importante, StAR participó ayudando a las autoridades bolivianas en la congelación de una cuenta sospechosa. El Gobierno de Bolivia ha solicitado ayuda complementaria para casos específicos en el futuro. Además, StAR colaboró con las autoridades bolivianas en las tareas destinadas a establecer un sistema de detección de activos.