Tecnologías de la Información y las Comunicaciones: Resultados del sector

Abril 02, 2014



El Banco Mundial fomenta el uso de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) en los países en desarrollo para mejorar el acceso a una conectividad más asequible, incluida la disponibilidad de banda ancha; transformar la prestación de los servicios básicos; impulsar la innovación y el aumento de la productividad, y mejorar la competitividad. Desde 2007, el Grupo del Banco Mundial ha fortalecido su apoyo a las empresas público-privadas de servicios de banda ancha e Internet de alta velocidad, permitiendo reducir los precios minoristas y aumentar el uso de dichos servicios, en algunos casos hasta en 10 veces. La asistencia del Grupo del banco para las reformas en este sector ayudó a atraer inversiones privadas por un monto estimado de US$30 000 millones para infraestructura de redes móviles en las naciones que reciben financiamiento de la Asociación Internacional de Fomento (AIF).

Desafío

El progreso tecnológico es una importante fuerza que impulsa el crecimiento económico. En particular, la infraestructura de TIC ha atraído mucha inversión y generado importantes ingresos fiscales y oportunidades de empleo en los países en desarrollo.

La cantidad de suscripciones a servicios móviles en todo el mundo (tanto prepagos como de pago por consumo) ha crecido de poco menos de 1000 millones en el año 2000 a más de 6000 millones en la actualidad, de las cuales aproximadamente 5000 millones pertenecen a países en desarrollo. La cantidad de usuarios de Internet en estas mismas naciones también ha subido cerca de 20 veces. La penetración de Internet se encuentra en su momento crucial, incluso en África, la región con menor nivel de conexión. Más del 91 % de la población en los países en desarrollo tiene acceso a un teléfono fijo o móvil, por lo que las redes de TIC constituyen actualmente una prestación de servicios de amplio alcance y una plataforma de participación ciudadana. Las TIC se pueden utilizar como una herramienta para incrementar la rendición de cuentas y transformar y ampliar el servicio a las zonas desfavorecidas, de forma innovadora, rápida y rentable.

Otros retos y  oportunidades claves en los países en desarrollo incluyen: i) mejorar la asequibilidad a fin de llegar a la población que todavía no tiene acceso a las redes de TIC; ii) ampliar el acceso a servicios más avanzados y accesibles de TIC, como la banda ancha para Internet de alta velocidad; iii) expandir la nueva infraestructura de TIC para mejorar la prestación de servicios y aprovecharla como un recurso económico, y iv) desarrollar y armonizar las destrezas de las personas que son necesarias en la industria de servicios que se basan en tecnologías de la información y la economía del conocimiento.

Solución

En 2012, el Banco Mundial dio a conocer una nueva estrategia para el sector de las TIC (i) que abarca tres orientaciones estratégicas: conexión, innovación y transformación.

El pilar de Conexión de la estrategia se enfoca en ampliar la infraestructura de conectividad y promover la estabilidad y previsibilidad de los sistemas regulatorios. El Banco Mundial trabajó con más de 100 países durante la última década para apoyar la privatización y liberalización del sector, además de ayudar en la generación de capacidades para los Gobiernos e instituciones regulatorias. Más recientemente, la institución intensificó el financiamiento de sus alianzas públicas y privadas como agentes catalizadores para atraer más inversión del sector privado en la infraestructura de banda ancha. Esto incluye los programas regionales de infraestructura de comunicaciones, para acelerar la instalación de redes centrales y sistemas de cables submarinos en África, las islas del Pacífico y el Caribe.

El pilar de Innovación de la estrategia busca el desarrollo de industrias de servicios competitivos basados en TI y el fomento de la innovación de TIC en toda la economía, incluso al nivel básico de la capacidad empresarial tecnológica, con un enfoque en la creación de empleos, especialmente para mujeres y jóvenes. Este apoyo incluye una pequeña, pero creciente, cartera de proyectos de desarrollo en la industria de TI en Ghana, México, Kenya, Nigeria y Bhután.

El pilar de Transformación de la estrategia aprovecha los profundos conocimientos y la gran experiencia del sector y las relaciones con las instituciones gubernamentales para integrar las innovaciones con la prestación de servicios y el proceso de rendición de cuentas. Esto hace que el desarrollo sea más abierto y responsable, y mejora los servicios gubernamentales para los ciudadanos y las empresas en, por ejemplo, la educación, la salud y los servicios financieros. Este apoyo incluye una cartera de proyectos de buen gobierno electrónico y transformación electrónica en Viet Nam, Ghana, Rwanda, Sri Lanka, la República de Moldova y el Caribe oriental.



Resultados

A continuación, algunos ejemplos de logros obtenidos gracias a la asistencia del Banco Mundial, en la forma de financiamiento del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y la Asociación Internacional de Fomento (AIF), o a través de fondos fiduciarios administrados por el Banco:

África: el Programa Regional de Infraestructura de Comunicaciones respaldado por la AIF (ejercicios de 2007-2013) y la Corporación Financiera Internacional (IFC) desarrollaron conjuntamente el sistema de cables submarinos de África oriental (EASSy), que ilustra un enfoque conjunto del Grupo del Banco Mundial sobre el desarrollo de la infraestructura regional.

El primer proyecto es un programa de la institución de US$424 millones, que respalda las mejoras en el entorno y la integración regional que posibilitan las redes terrestres de telecomunicaciones, mediante el financiamiento de alianzas públicas y privadas y compras de capacidades para banda ancha. El segundo proyecto es una inversión de US$240 millones en el sistema de cables submarinos del EASSy que conectan la costa oriental de África (desde Sudáfrica hasta Sudán) con Asia y Europa.

Estos proyectos contribuyeron a una reducción del 90 % en la capacidad de los precios mayoristas de África oriental. Además, los precios minoristas ya empezaron a bajar aproximadamente un tercio, en Kenya y Rwanda. En Kenya, esto ayudó a incrementar la cantidad de usuarios de Internet, de 2 millones en 2007 a 14 millones en 2012.

Ghana: el Proyecto e-Ghana (ejercicios de 2007-2012, AIF) tiene un diseño innovador, que ofrece una asociación público-privada para transformar la recaudación de ingresos, a través de una operación mixta entre los organismos de impuestos gubernamentales y un asociado del sector privado. El proyecto ayudó al Gobierno a atraer US$40 millones en inversión privada para el desarrollo e implementación de una aplicación impositiva electrónica, a fin de automatizar las actividades de los organismos de impuestos y el Departamento del Registro Civil. Al completarse, se espera que esta aplicación ayude al Gobierno a incrementar el cumplimiento y la transparencia, y a ampliar su base impositiva. Al mismo tiempo, se espera reducir la incidencia de fraudes, ya que se actualizarán las destrezas de los empleados públicos y se desarrollará una plantilla para actualizar los otros organismos.

México: a través del Proyecto para el fomento del sector de la tecnología de la información en México (ejercicios de 2009-2013, US$80 millones, BIRF), el Banco Mundial asistió al Gobierno mexicano en la creación de MéxicoFIRST, una institución destinada a cerrar la brecha entre la demanda y la oferta de trabajadores capacitados en la cambiante industria de TI. Mediante alianzas con compañías mundiales y fuertes vínculos con grupos locales de TI, academias y asociaciones industriales, MéxicoFIRST provee programas de certificación que aumentan la calidad de los recursos humanos mexicanos. Los estudiantes pagan entre el 10 % y el 40 % de los precios de la certificación, lo que hace que esta sea accesible. A 2010, más de 6000 personas ya se habían capacitado y certificado en destrezas que las califican para empleos con salarios mayores. Hacia el final del proyecto, se estima que se podrán certificar más de 30 000 personas. Esta certificación permite a los recursos humanos estar calificados para trabajos superiores en la cadena de valor.

Rwanda: el Proyecto eRwanda (ejercicios de 2007-2011) financió 18 telecentros de poblaciones rurales y equipó 12 oficinas de distritos, con computadoras y software de oficina, lo que permitió que los organismos gubernamentales locales puedan estar conectados con el gobierno central de Kigali. El proyecto también financió cuatro autobuses de TIC que han recorrido las oficinas de los distritos de Rwanda para capacitar a los jóvenes, funcionarios públicos, agricultores, políticos y empresarios del sector privado en destrezas de TIC. Durante todo el proyecto, 2822 ciudadanos recibieron formación en temas relacionados con el sector, lo que los ayudó a desarrollar habilidades que les servirán durante sus carreras como empleados, empresarios y líderes locales; entre ellos 760 funcionarios de las oficinas de los distritos. El Proyecto eRwanda también dio una gran importancia a la cuestión de género. Entre las personas capacitadas, había 685 mujeres pertenecientes al consejo rural, quienes aprendieron cómo acceder a la información y ejecutar aplicaciones relevantes para sus granjas o cooperativas.

Iraq: en Iraq, un fondo fiduciario internacional de US$65 millones apoyó la construcción de la Red Interbancaria de Iraq (IIBN, por sus siglas en inglés) para conectar la sede central de todos los bancos del área de Bagdad (52 instituciones) con el Banco Central de Iraq. Al finalizar el proyecto, los 52 bancos estaban conectados. El resultado del proyecto tuvo un impacto positivo en los siguientes servicios del Banco Central: i) el sistema de liquidación bruta en tiempo real; ii) el intercambio automático de información; iii) el sistema de Registro de Valores emitidos por el Gobierno, y iv) el Proyecto de Acreditación de Cheques. La cantidad anual de transacciones en dinares iraquíes y dólares estadounidenses  creció, respectivamente, de 5844 y 1276 en 2008 a 30 740 y 6898 en 2012. La red de la Empresa de Telecomunicaciones y Correo de Iraq —de propiedad estatal— fue rehabilitada exitosamente. El proyecto restauró tres rutas que salen de Bagdad y que habían sido destruidas por la guerra: Bagdad-Ramadi-Trabil (500 kilómetros), Bagdad-Kirkuk-Mosul (390 kilómetros) y Bagdad-Amara-Basra (450 kilómetros). Estos tres enlaces (1340 kilómetros de los 2050 kilómetros de la red central de telecomunicaciones) actualmente están operativos y permiten las telecomunicaciones entre la ciudad capital y las demás provincias de Iraq, con lo que se lograron comunicaciones confiables para más de 12 millones de personas en cinco regiones del país, en las afueras de la ciudad capital.

República de Moldova: el Proyecto de Buen Gobierno y Transformación Electrónica (GeT) de US$20 millones que se ejecuta en los ejercicios de 2011-17 —que ha sido complementado con un fondo fiduciario de múltiples donantes para la gestión de gobierno electrónico de la República de Moldova (US$1,8 millones de contribución holandesa)—, apoya las acciones del Gobierno para transformar la prestación de servicios públicos seleccionados con el uso de las TIC. El proyecto financió el establecimiento del Centro de Gobierno Electrónico, cuyo mandato es liderar el programa de transformación electrónica de todo el Gobierno, junto con la adquisición de la primera infraestructura en nube compartida del sector público para un país cliente del Banco Mundial y el lanzamiento de diversos servicios en línea que ya han comenzado a tener un impacto notable en las interacciones entre los ciudadanos y el Gobierno.  Estos servicios incluyen el lanzamiento de un Portal de Servicios del Gobierno de carácter general en septiembre de 2012 y de un Registro Electrónico de Antecedentes Penales en mayo de 2012, que informa si un individuo o una entidad jurídica ha sido condenada en el marco de la ley penal. El efecto fue inmediato: durante el primer mes del lanzamiento del portal, se registraron 3000 visitas y en los dos primeros meses de funcionamiento del registro, dicha cantidad creció más del 1300 %, con un total de 40 000 visitas al portal.  Se estima que la mayor facilidad de acceso a los antecedentes penales ayude a generar una mayor transparencia y a reducir la corrupción y burocracia entre los ciudadanos, el Gobierno y las empresas. La República de Moldova ganó diversos premios internacionales, incluido el de Transparencia Internacional, por su trabajo en esta área, que contó con el respaldo del Banco.



Algunos aspectos destacados de resultados de los países de la AIF son:

Nicaragua: un proyecto de US$16 millones apoyó el fortalecimiento del organismo regulador, la privatización del operador telefónico que prestaba los servicios en 2001 y la introducción de competencia en el sector en 2005. Este contribuyó a incrementar en 10 veces las suscripciones a los servicios  móviles en 2010. La penetración total de telefonía (fija y móvil) aumentó del 6 % en 2001 al 25 % en 2005 y a más del 60 % en 2008. Gracias a un proyecto de seguimiento de US$10 millones, al cual la AIF aportó US$7 millones, más de 350 000 personas de 350 comunidades rurales de Nicaragua obtuvieron acceso a servicios telefónicos y más de 860 000 habitantes de 104 municipios rurales tuvieron conexión a Internet por primera vez. Como parte del proyecto se instalaron 100 centros públicos de Internet para aquellas personas que no podían pagar un acceso directo en sus hogares. Actualmente, a cambio de un bajo arancel por hora, tienen acceso a la web y reciben capacitación gratuita para utilizar el servicio y realizar tareas computacionales básicas.

Afganistán: un crédito de la AIF de US$22 millones apoyó una reforma del sector que aumentó la competitividad del mercado de las telecomunicaciones. Como resultado, se atrajeron más de US$2000 millones en inversiones privadas, lo cual mejoró el acceso a servicios de TIC y redujo los precios. Esto contribuyó a incrementar la cantidad de abonados a telefonía de 57 000 a 18 millones entre 2002 y 2012 y disminuir los costos de las llamadas de US$2 por minuto a US$0,10 por minuto. Actualmente, el sector de telecomunicaciones afgano aporta alrededor de US$75 millones en impuestos al año.

Contribución del Grupo del Banco

Desde sus inicios, el Banco Mundial ha apoyado a más de 100 países en desarrollo con inversiones y asistencia técnica en TIC y, a contar de 2003, ha contribuido a atraer más de US$1300 millones en inversiones para proyectos de TIC autónomos, incluidos US$776 millones de la AIF. Además, el Banco apoya  los componentes de TI incluidos en proyectos de otros sectores como educación, salud y gestión del sector público. En un estudio realizado en 2006, se calculó que la cifra destinada a esos sectores era de US$7300 millones en unos 1700 proyectos activos en etapa de preparación o implementación. Desde el año 2000, se destinaron aproximadamente US$45 millones a trabajo analítico y asistencia técnica para este sector.

Asociados

El Banco Mundial ha trabajado exhaustivamente con otros asociados en el sector de las TIC:

  • A nivel de formulación de políticas, el Banco trabajó con la Unión Internacional de Telecomunicaciones (con quien coprodujo el Manual de normas sobre telecomunicaciones), y también con organismos bilaterales, en la concienciación sobre las políticas de libre acceso.
  • Respecto de la entrega de fondos para la infraestructura de TIC, y en asociación con otros donantes, se financió el proyecto EASSy, (i) que consiste en un sistema de cables submarinos de 10 000 kilómetros que conecta Sudáfrica con Sudán, mediante puntos de aterrizaje Mozambique, Madagascar, Comoras, Tanzanía, Kenya, Somalia y Djibouti. La AIF asumió el financiamiento conjuntamente con IFC, el Banco Europeo de Inversiones, el Banco Africano de Desarrollo (AfDB, por sus siglas en inglés) y el Banco Alemán  de Desarrollo (KfW). El Banco Mundial y el AfDB también trabajan con la Unión Africana en el programa para la red principal de África central.
  • Para posibilitar el desarrollo del proyecto, el Gobierno de Corea dispuso un fondo fiduciario (i) de US$15 millones destinado al desarrollo del proyecto relacionado con la inversión y los préstamos, y el trabajo analítico innovador sobre las TIC como un facilitador de la transformación.
  • En cuanto al compromiso con la generación de competencias de TIC y de gobierno electrónico en los países en desarrollo, el Banco Mundial se asocia con el Departamento de Asuntos Internos del Gobierno de Nueva Zelanda.
  • En materia del desarrollo de un programa de aceleración de las tecnologías estratégicas en beneficio de los países en desarrollo, la institución trabaja con el Gobierno de Singapur.
  • Para mejorar el acceso a las telecomunicaciones/TIC en la región del Pacífico, el Banco trabajó con el Organismo Australiano de Desarrollo Internacional (AusAID), a través del Fondo Fiduciario del Pacífico y el Fondo para la Infraestructura de la Región del Pacífico, (i)  para ayudar a financiar la asistencia técnica  y las operaciones en Vanuatu, las islas Salomón, Kiribati, el Pacífico norte y el Programa de Conectividad Regional del Pacífico.
  • Con el fin de mejorar el acceso a la educación en el Caribe, la Comisión Europea financia un fondo de 10 millones de euros que apoya la Red de Conocimientos y Aprendizaje del Caribe  (CKLN, por sus siglas en inglés), (i) la cual ha implementado una red privada de banda ancha entre las instituciones de educación caribeñas.

Próximos pasos

Como parte de este proceso para formular su nueva estrategia sobre las TIC, el Grupo del Banco Mundial reevaluó y dio un nuevo enfoque a su función y sus prioridades de participación en dicho sector y en otras áreas, a fin de ayudar a los países en desarrollo a movilizar las TIC en favor del crecimiento y la reducción de la pobreza. 

Hacia adelante, el Grupo del Banco seguirá tres pilares estratégicos. En primer lugar, fomentará las TIC, a fin de transformar los servicios para un mayor impacto en el desarrollo: mediante el fortalecimiento de la rendición de cuentas y la gestión de gobierno, el perfeccionamiento de los servicios públicos y la facilitación de la prestación privada más inclusiva de servicios (pilar de Transformación). En segundo lugar, respaldará las TIC para mejorar la competitividad y acelerar la innovación en toda la economía y además apuntará al desarrollo de destrezas para los empleos relacionados con las TIC (en gran parte para las mujeres), a fin de mejorar la productividad (pilar de Innovación). Y finalmente,  ampliará su apoyo a las reformas políticas y a las empresas privadas y público-privadas para catalizar la inversión en la infraestructura de banda ancha y aumentar el acceso a los servicios de banda ancha, en particular para las mujeres (pilar de Conexión).

La nueva estrategia sobre las TIC resalta la posibilidad de potenciar las alianzas con fuentes externas de conocimiento y de compartir el protagonismo de la agenda en esta área en toda la institución. Las características principales de este nuevo enfoque son: 1) el uso de estudios de diagnóstico por país para priorizar las intervenciones del Banco a dicho nivel; 2) el fortalecimiento de la colaboración dentro de la institución y con los asociados; 3) el rol de vehículo  de transmisión de experiencias y conocimientos a los clientes, y 4) la adopción de un liderazgo más fuerte entre los sectores y regiones en el programa de las TIC, el mejoramiento de los resultados de adquisiciones de TI y enfóquela concentración en el desarrollo de destrezas en esta área.

Beneficiarios

El Proyecto de Telecomunicaciones y TIC de la Organización para los Estados del Caribe Oriental (OECS, por sus siglas en inglés) incluyó un componente de fondo de acceso universal que aportó equipos y software para actualizar un Centro de Tecnologías de la Información para la Asociación de Bienestar Social para los Ciegos de Santa Lucía. El centro fue equipado con 10 computadoras, un escáner y el programa JAWS (lector de pantalla para ciegos o personas con visión reducida), que tiene diversas características compatibles con el aprendizaje para las personas con discapacidad visual, como la lectura del texto de una pantalla de computadora. Con el uso de JAWS, los estudiantes tienen más posibilidades de asistir a la escuela secundaria y a la universidad, lo que les permite seguir una velocidad normal de aprendizaje en clase. También pueden acceder a Internet y a los medios sociales. El resultado: actualmente, 90 alumnos con discapacidad visual en Santa Lucía cuentan con un Centro de Tecnologías de la Información que tiene aplicaciones de aprendizaje especiales para ellos; antes, no tenían acceso a este tipo de tecnología personalizada.

Image
14 millones
de usuarios de Internet en 2012 en Kenya comparados con 2 millones en 2007.