Apoyo a la educación, salud, cuidado social y servicios públicos para la población palestina

Mayo 21, 2013


Image
Arne Hoel l Banco Mundial

Con un financiamiento de 11 donantes, el fondo fiduciario de múltiples donantes (MDTF, por sus siglas en inglés) del Programa de Apoyo para Servicios de Emergencia (ESSP, por sus siglas en inglés), administrado por el Banco Mundial, entregó recursos al plan de emergencia del sector social de la Autoridad Palestina (AP). Este se implementó con éxito a pesar del difícil contexto en materia de seguridad y benefició a la totalidad de la población palestina en la Ribera Occidental y Gaza. Al finalizar el proyecto, los servicios públicos siguieron funcionando al mismo nivel o incluso mejor que los puntos de referencia de 2007.

Desafío

La continua volatilidad de la situación política y de seguridad en la Ribera Occidental y Gaza fue un gran desafío.  Las considerables restricciones sobre los traslados de personas y bienes debido a los cierres impuestos por Israel contribuyeron a que se produjera una fragmentación del espacio económico de Palestina, privando a muchos palestinos de su sustento. A principios de 2006, Israel tomó la decisión de suspender la transferencia del impuesto local de Palestina y otros ingresos que cobraba en nombre de la Autoridad Palestina (AP). Esto llevó a una crisis fiscal grave que debilitó las instituciones públicas y la entrega de servicios esenciales por parte de la AP. Los insuficientes ingresos locales redujeron los presupuestos operacionales, lo que limitó los recursos para dichos servicios. En tanto,  las huelgas periódicas del personal al que no se le pagaba su salario provocaron trastornos en la entrega de los servicios sanitarios, de educación y bienestar social. 

Solución

El MDTF ESSP fue una operación de emergencia con un enfoque en los resultados para mantener el funcionamiento esencial de la educación pública, la salud, el bienestar social y las instalaciones de los servicios.  El diseño del MDTF ESSP consideró las lecciones aprendidas a partir de la implementación de los ESSP anteriores.  Sin embargo, en el marco del MDTF ESSP, los donantes combinaron sus recursos en un único fondo fiduciario, el MDTF. El Banco no otorgó recursos a dicho fondo, no obstante actuó como su administrador.  Cada donante celebró un contrato de administración (CA) con el Banco, y luego este firmó acuerdos de donaciones con la AP. El establecimiento de un único fondo fiduciario reduce los costos de transacción para la AP y  los donantes.  La supervisión de la implementación estuvo a cargo exclusivamente del Banco. 

Resultados

La ayuda suministrada a través del MDTF ESSP no solo previno un deterioro de la educación y salud, y de los servicios sociales y públicos en los territorios palestinos, sino que también apoyó cierta expansión de la entrega de tales prestaciones a pesar del contexto tan difícil.  Con una sola excepción, los objetivos del proyecto se cumplieron o se superaron y, al finalizar este, las instalaciones siguieron funcionando al mismo nivel o incluso mejor que los puntos de referencia de 2007.  Los ejemplos incluyen:

  • La cantidad de escuelas primarias públicas que funcionaban en 2011 (1.155) fue un 19% superior que la línea de referencia de 2007 (972), y la cifra de estudiantes por escuela (542) en 2011 fue un 36% superior que la línea de referencia de 2007 (400).
  • En nueve universidades, el personal académico apoyado por el proyecto en 2011 (3.209 personas) fue el mismo número que la línea de referencia de 2010, y la cantidad de estudiantes en 2011 (132.750) fue un 8% más alta que el nivel inicial de 2010 (123.429).
  • Los beneficiarios de los servicios sociales suministrados por el Ministerio de Asuntos Sociales (MOSA, por sus siglas en inglés) aumentaron  en 2011 en comparación con  2007, entre ellos  los estudiantes en centros de capacitación (de 1.300 a 1.600) y los jóvenes en centros juveniles (de 125 a 413).

Un logro importante del proyecto es que el ESSP ahora se considera un mecanismo administrado por palestinos que se puede ampliar o reducir para financiar gastos recurrentes de los ministerios sociales. 

Contribución del Grupo del Banco Mundial

El Banco no entregó recursos al MDTF ESSP, el cual  fue financiado completamente por donantes.  Durante el periodo de cinco años del proyecto, los costos incrementales del Banco (horario del personal, beneficios, viajes y consultores) por concepto de la administración del MDTF ESSP en nombre de los donantes representaron US$1,13 millones. Se diseñó una estructura de honorarios personalizada para permitir que el Banco recuperara dichos costos; los donantes pagaron un cargo proporcional a su contribución al presupuesto total del MDTF. 


Asociados

La Comisión Europea y 10 países de manera individual (Australia, Austria, Bélgica, Francia, Italia, Noruega, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido) financiaron el MDTF ESSP.  En la siguiente tabla, las contribuciones de los donantes han sido convertidas de la moneda local a dólares estadounidenses tomando como punto de partida la tasa de cambio a la fecha cuando el Banco recibió los aportes.  Durante la duración del proyecto, las contribuciones de los donantes equivalieron a US$88,04 millones, según se detalla a continuación:

Donante

Monto en moneda local

Equivalente en US$ (millones)

Comisión Europea

20 millones de euros

27,44

España

15 millones de euros

19,50

Reino Unido

6 millones de libras esterlinas

11,38

Suecia

45 millones de coronas suecas

6,53

Suiza

4,3 millones de dólares de EE. UU.

4,30

Francia

3 millones de euros

3,98

Australia

4 millones de dólares australianos

3,60

Noruega

21,697 millones de coronas noruegas

3,53

Bélgica

2,5 millones de euros

3,28

Italia

2,277 millones de euros

3,24

Austria

1 millón de euros

1,26

Total

 

88,04

Próximos pasos

Tanto con el cierre del MDTF ESSP como  del ESSP III, se seguirá necesitando un apoyo del presupuesto de emergencias para que la Autoridad Palestina pueda proveer servicios sociales básicos en el corto y mediano plazo, especialmente debido a la crisis fiscal grave que enfrenta la AP. 

Beneficiarios

Los beneficiarios directos incluyen: los Ministerios de Educación y Educación Superior, de Salud y de Asuntos Sociales; los servicios de agua de los municipios de la costa, y las Direcciones de Recursos Hídricos y de Recursos Energéticos de Palestina.  Toda la población palestina de la Ribera Occidental y Gaza se benefició con este proyecto.  En total, el 52% de los fondos se destinaron a servicios sanitarios, 36% a educación, 10% a  servicios públicos, 1% a bienestar social y 1% a la gestión y el seguimiento del proyecto. Mediante el respaldo al funcionamiento de las escuelas públicas primarias y los centros de salud, el proyecto favoreció en gran medida a los sectores más pobres de la población palestina.