Esta página en:

Eficiencia energética en Túnez: Fomentar la industria y al mismo tiempo proteger el medio ambiente

Mayo 23, 2013

Debido a la dependencia de la energía importada, el sector industrial de Túnez enfrentó altos costos de producción, poniendo sus exportaciones en una situación de desventaja competitiva. Este proyecto de eficiencia energética, respaldado con asistencia técnica y US$8,5 millones de financiamiento del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM), ayudó a bajar las emisiones y aumentar la competitividad de las empresas. La industria tuvo menores costos de producción y todos los tunecinos gozaron de un ambiente más saludable gracias a que se evitaron 710.333 toneladas de emisiones de CO2 .
MULTIMEDIA
MAPA DEL PROYECTO

Desafío

A comienzos del decenio de 2000, debido al agotamiento de sus reservas de petróleo y al rápido crecimiento de la demanda interna, Túnez se había convertido en un importador neto de energía. La tasa de consumo energético, de 0,4 toneladas equivalentes de petróleo por cada US$1.000 de producto interno bruto (PIB), era también superior a la de Europa y muchos de sus vecinos. Al mismo tiempo, el sector industrial de Túnez estaba bajo una presión competitiva creciente de Asia con sus exportaciones de bajo costo. Un proyecto exitoso para alentar el uso de calentadores solares de agua (administrado por el Banco Mundial y financiado por el FMAM) planteó la posibilidad de aplicar similares estrategias de conservación de energía en el sector industrial. Un uso más eficiente de energía ayudaría a las empresas a rebajar sus costos de producción, haciéndolas más competitivas, y a proteger el medio ambiente disminuyendo las emisiones. El desafío crucial era proporcionar las condiciones adecuadas y los incentivos financieros para fomentar las inversiones en eficiencia energética.

Solución

En 2004, el Gobierno lanzó el Programa de Eficiencia Energética (i) en el Sector Industrial  En apoyo de esta iniciativa, se llevó a cabo un proyecto -administrado por el Banco Mundial y financiado por el FMAM-, con el fin de ayudar a fomentar el desarrollo de un mercado sostenible para los productos de eficiencia energética. Además de la eliminación de barreras institucionales y relacionadas con la capacidad, su objetivo fue establecer empresas de servicios energéticos (ESCO, por sus siglas en inglés) como el vehículo principal para garantizar un mercado sostenible en este campo. Al término del programa de promoción de los calentadores solares de agua, existían conversaciones acerca de una iniciativa de seguimiento centrada en el sector industrial. Con los objetivos claros y cómo lograrlos, se diseñó un proyecto que incluyó tres componentes interrelacionados: la fase piloto de eficiencia energética (FMAM) para impulsar medidas en esta área con un subsidio basado en los resultados, que se debe pagar una vez que se implementen dichas medidas; el Fondo de Garantías Parciales (FMAM) para promover el uso de las ESCO mediante el ofrecimiento de garantías de préstamos a las compañías que realicen contratos con las ESCO (hasta un máximo de US$200.000) y asistencia técnica (FMAM) destinada a reforzar y ampliar las capacidades de los actores clave para administrar inversiones de eficiencia energética. 

Resultados

Gracias al apoyo del FMAM, el proyecto alcanzó los siguientes resultados:

La asistencia para la inversión alentó acciones de eficiencia energética por parte de grandes y medianas empresas a través de las ESCO. Gracias a los subproyectos apoyados por este componente se evitaron 710.333 toneladas de emisiones de CO2 durante la realización del proyecto, entre 2004 y 2011, y 101.476 toneladas de emisiones de CO2 anuales (en comparación con el objetivo de 636.422 toneladas para todo el proyecto y de 127.284 toneladas anuales). Los subproyectos también contribuyeron a ahorros de energía cuantificados -esto es, reales- de por lo menos 31 kilotoneladas (ktep) equivalentes de petróleo por año y se espera que generen 51 ktep anuales de ahorro de energía hacia adelante (en comparación con la meta mínima de ahorro real de 10 ktep por año, y de ahorros futuros previstos de 33 ktep anuales).

La implementación de un fondo de garantías parciales de crédito ayudó a facilitar el financiamiento del proyecto. Diez ESCO fueron acreditadas por la Agencia Nacional de Manejo de Energía (ANME). Cuatro estuvieron completamente operacionales durante el proyecto y, con el apoyo de las garantías de crédito, se firmaron 30 contratos con compañías industriales. Al cierre del proyecto, el 37% de todos los proyectos de eficiencia energética en el sector industrial estaba usando el mecanismo de garantías parciales.

Se proporcionó asistencia técnica y capacitación a las partes interesadas (instituciones públicas, empresas, instituciones financieras, proveedores de servicio de energía, ESCO, etc.). Se ha desarrollado un Programa Nacional de Eficiencia Energética y un Fondo Nacional de Eficiencia Energética (FNME) de carácter independiente.  El programa proporcionó los recursos clave para crear conciencia, reforzar las habilidades técnicas y empoderar a los operadores del mercado (como las ESCO y las empresas industriales) para que inviertan en proyectos de eficiencia energética.

Contribución del Grupo del Banco Mundial

El Banco Mundial proporcionó asistencia técnica y administró el proyecto en general, mientras que el FMAM otorgó US$8,5 millones en financiamiento.

Asociados

El costo total del proyecto fue de US$31,8 millones. Además del financiamiento del FMAM, fuentes del sector privado local proporcionaron US$18,4 millones, mientras que el Gobierno aportó US$5 millones.

Próximos pasos

Una pregunta crucial al cierre del proyecto tenía relación con la durabilidad de los mecanismos de intermediación financiera como una garantía crítica de una fuente sostenible de futuros proyectos de eficiencia energética en el sector industrial. A través del actual Proyecto de Eficiencia Energética (aprobado en junio de 2009), el país está aprovechando la experiencia del Grupo del Banco obtenida de financiamientos y donaciones otorgadas previamente a Túnez, así como las actividades analíticas que identificarán las medidas necesarias para superar las barreras a la inversión en esta área. El objetivo del proyecto es ampliar la eficiencia energética industrial y las inversiones en cogeneración, y contribuir de esta manera al nuevo programa de cuatro años de conservación de energía del Gobierno.

Beneficiarios

Los beneficiarios directos fueron compañías industriales, consultores de ingeniería, las recién creadas ESCO y las instituciones financieras (bancos, compañías de arrendamiento). Durante la implementación, todas las partes interesadas estuvieron directa o indirectamente involucradas en el proyecto. La reducción de las emisiones representó un beneficio para la salud de todos los tunecinos.