Apoyo a la consolidación del Estado y el desarrollo en Afganistán

Abril 11, 2014


Image

Estudiantes durante una clase de anatomía en una escuela secundaria de Kabul, que ha recibido financiamiento del Programa de Mejoramiento de la Calidad de la Educación (EQUIP). Esta iniciativa busca aumentar el acceso a educación básica de calidad, especialmente para las niñas.

Graham Crouch/Banco Mundial

Afganistán ha hecho avances notables. Importantes resultados de desarrollo se han logrado en áreas como salud, educación, microfinanzas, sistemas de riego y medios de subsistencia rurales, así como en la mejora progresiva de la administración de las finanzas públicas. En 2012, unos 2,7 millones de niñas fueron matriculadas en las escuelas, en comparación con 191 000 en 2002, mientras que el porcentaje de afganos que tiene acceso a atención primaria de salud y servicios hospitalarios esenciales aumentó de solo el 9 % en 2003 al 60 % en 2012. Los resultados obtenidos hasta la fecha reflejan el apoyo masivo de la comunidad internacional para ayudar a reconstruir Afganistán y los esfuerzos y la creatividad de muchos emprendedores afganos que continúan prestando servicios en circunstancias difíciles.

Desafíos

A fines de 2001, después de la caída del régimen talibán y casi tres décadas de conflicto, Afganistán (i) enfrentó un conjunto enorme de desafíos. A partir de esta grave situación, se han logrado avances muy significativos. En 2010, el Gobierno de Afganistán inició el Proceso de Kabul, cuyo objetivo es apoyar el liderazgo y la responsabilidad plena de los afganos en el desarrollo del país en los próximos años. El Gobierno ha puesto en marcha 23 programas prioritarios nacionales (NPP, por sus siglas en inglés) que cubren áreas, tales como buen gobierno, prestación de servicios e infraestructura. El Gobierno pidió a los donantes que adaptaran sus programas a los NPP para coordinar y dirigir los esfuerzos de desarrollo en apoyo de los principios de eficacia de la ayuda.

Enfrentar los desafíos

El compromiso actual del Banco Mundial con Afganistán está determinado por la nota de estrategia provisional, (i) que guarda una estrecha correlación con la Estrategia de Desarrollo Nacional del Gobierno de Afganistán. El respaldo del Banco Mundial a Afganistán en el periodo 2012-14 busca apoyar el logro de algunas de las prioridades nacionales más importantes del país. También pretende ayudar al Gobierno a gestionar la difícil transición de una situación de seguridad y desarrollo dirigida por la comunidad internacional a una que liderará el Gobierno a fines de 2014. El Grupo del Banco Mundial proporciona apoyo en tres temas:

1. Fortalecimiento de la legitimidad y capacidad institucional.

2. Prestación equitativa de servicios.

3. Empleos y crecimiento inclusivo.

Contribución del Grupo del Banco Mundial

El Banco cumple con su programa a través de donaciones de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), por un monto de unos US$150 millones anuales, al igual que donaciones del Fondo Fiduciario para la Reconstrucción de Afganistán (ARTF, por sus siglas en inglés), (i) que podría proporcionar potencialmente hasta US$800 millones al año durante el periodo de la nota de estrategia provisional  (2012-14). La Corporación Financiera Internacional (IFC)[MIS3] , la institución del Banco Mundial dedicada al sector privado, también está fortaleciendo su apoyo a empresas del sector privado y mejorando el clima para los negocios.

Desde 2001, la AIF ha aportado al Gobierno de Afganistán US$2750 millones en financiamiento para un gran número de proyectos de desarrollo y reconstrucción de emergencia. Este apoyo incluye US$2310 millones en donaciones y US$436,4 millones en préstamos sin intereses también conocidos como "créditos". A enero de 2014, la AIF tenía 20 proyectos activos en el país con compromisos netos por casi US$1000 millones.

En reconocimiento de los enormes desafíos que representa un entorno posterior a un conflicto, la AIF ha proporcionado niveles excepcionales de apoyo financiero a Afganistán. El respaldo de la AIF hace hincapié en los programas nacionales que están mejorando la vida de millones de afganos en todo el país en las áreas de salud, educación, desarrollo rural y administración de las finanzas públicas.

IFC ha prestado apoyo a través de inversiones por un total de US$90 millones, así como asesoría en siete intervenciones en las esferas de acceso al financiamiento, reforma del clima para las inversiones, negocios agropecuarios, capacitación de pequeñas y medianas empresas y asociaciones público-privadas. Además, IFC está trabajando para aumentar sus compromisos con el sector privado y evaluando la posibilidad de incrementar su labor de asesoramiento en diferentes áreas.

El Fondo Fiduciario para la Reconstrucción de Afganistán ha sido en los últimos 12 años la mayor fuente de financiamiento externo del presupuesto del país que apoya los programas prioritarios nacionales, los costos operativos del Gobierno y los salarios, así como el programa de reforma de políticas. Incluye respaldo para proyectos de desarrollo en materia de salud, educación, desarrollo rural e infraestructura. Desde su creación, 33 donantes han aportado al ARTF un total de US$6000 millones. Es administrado por el Banco Mundial, en estrecha cooperación con el Gobierno de Afganistán —representado por el Ministerio de Hacienda—, y muchos donantes.

El Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA), la institución del Banco Mundial que ofrece seguros contra riesgos políticos y mecanismos de mejora crediticia, promueve la inversión extranjera directa en las economías emergentes para apoyar el crecimiento económico, reducir la pobreza y mejorar la vida. Los compromisos brutos de MIGA en Afganistán ascienden a US$153 millones, respaldando proyectos de telecomunicaciones y agroindustria. MIGA ha puesto en marcha recientemente su "servicio financiero para economías frágiles y afectadas por conflictos ", lo que aumentará la participación del Organismo en Afganistán. En la actualidad, MIGA apoya dos proyectos en el país, uno en la industria Traitex y otro que es un esfuerzo conjunto con IFC en el sector de las telecomunicaciones (MTN).


" Queremos educación para nuestros hijos. Es una necesidad. La vida de las personas sin educación es limitada y el futuro es muy difícil "

Bashir Faqiri

Miembro del shura de la Escuela Nahid Shahid.

Asociados

El ARTF es una alianza entre la comunidad internacional y el Gobierno de Afganistán para la mejora de la eficacia de los esfuerzos de reconstrucción. Desde principios de 2002, unos 33 donantes han aportado más de US$6000 millones, convirtiendo al ARTF en el mayor contribuyente al presupuesto afgano, tanto para los costos de operación como los programas de desarrollo.

Resultados

Educación: la AIF está ayudando a rehabilitar escuelas primarias y capacitar a los maestros, brindando al mismo tiempo asistencia técnica para fortalecer los ministerios de Educación y Educación Superior. El Programa de Mejoramiento de la Calidad de la Educación (EQUIP), (i) respaldado por la AIF y el ARTF, otorga fondos a comunidades para la restauración o construcción de edificios escolares, y el acceso a materiales de enseñanza y aprendizaje. Los fondos se dirigen a través de los shuras o consejos escolares, que ahora funcionan en más de 13 500 escuelas. Desde 2001, se ha construido un total de 442 escuelas y 416 están siendo edificadas y se espera que estén terminadas en marzo de 2015.

El Programa de Desarrollo de Habilidades recuperó dos instituciones clave de Kabul: el Instituto Nacional de Gestión y Administración que prepara a jóvenes profesionales para conseguir empleos de nivel subalterno en los sectores público y privado; y el Instituto Nacional de Música que capacita a jóvenes músicos talentosos. Se espera que en marzo de 2015 unos 9000 estudiantes se gradúen de ambas instituciones.

Salud: en la última década, Afganistán ha avanzado en forma sostenida en el sector de salud. El número de instalaciones sanitarias en funcionamiento aumentó de 496 a más de 2000. Alrededor de 20 000 trabajadores de salud  comunitarios —la mitad de ellos mujeres— fueron capacitados y ubicados en todo el país, medida que permitió aumentar el acceso a la planificación familiar y promover la vacunación infantil. El número de instalaciones con trabajadoras de salud capacitadas aumentó de 25 % antes del proyecto a 74 % en la actualidad. Estas intervenciones han producido una mejora considerable en la cobertura de los servicios de salud reproductiva e infantil, así como un descenso significativo de la mortalidad materna e infantil.

Mediante la unión de los esfuerzos de prestación de servicios de salud pública, el Programa de Mejoramiento del Sistema de Salud en Situaciones de Transición (SEHAT, por sus siglas en inglés) (i) está ampliando la prestación de servicios básicos de salud y servicios hospitalarios esenciales en 22 provincias, y fortaleciendo la capacidad del Ministerio de Salud Pública a nivel central y provincial para desempeñar con eficacia sus funciones de supervisión. El programa, con financiamiento por un monto de US$407 millones, contará con el respaldo conjunto de una contribución de US$30 millones del Gobierno de Afganistán, US$100 millones de una donación de la AIF, US$7 millones del Fondo Fiduciario de Noruega para Innovación en materia de Resultados en el Sector de la Salud y US$270 millones del ARTF.

Desarrollo rural: el Programa de Solidaridad Nacional (NSP, por sus siglas en inglés), (i) una iniciativa emblemática del Gobierno sobre desarrollo rural, empodera a las comunidades rurales facilitando la constitución de consejos de desarrollo comunitario (CDC) elegidos democráticamente. Hasta la fecha, más de 32 000 CDC en 390 distritos que representan a casi todos los distritos han recibido más de US$1300 millones en donaciones en bloque, e implementado más de 77 000 subproyectos de infraestructura rural en sus respectivos pueblos. Aproximadamente, el 80 % de los proyectos incluye infraestructura esencial para la recuperación de la economía rural, como sistemas de riego, caminos rurales, electrificación y abastecimiento de agua potable. Más de la mitad de los proyectos se han completado en el marco de este programa financiado por la AIF y el ARTF.

Con el mejoramiento del acceso a servicios e instalaciones básicas a través de caminos secundarios y terciarios, el Proyecto de Acceso Rural de Afganistán, financiado por la AIF, aumentará el número de personas que viven a 2 kilómetros de caminos de acceso y reducirá el tiempo de viaje hacia los establecimientos de servicios esenciales. Se espera que para marzo de 2015 el proyecto haya construido 500 kilómetros de rutas secundarias y 600 kilómetros de vías terciarias.

Horticultura y ganadería: a partir de las 5000 hectáreas de huertos frutales establecidos desde 2009 a través de la iniciativa predecesora, el Proyecto Nacional de Horticultura y Ganadería, se rehabilitarán 6000 hectáreas de antiguos huertos y se plantarán 1500 viñedos y huertos nuevos de albaricoques, granadas, almendras y pistachos en 2014. También se espera que para marzo de 2015 este proyecto financiado por el ARTF reduzca la brucelosis animal en un 15 % en todo el país, garantizando un medio de ingresos sostenible para las poblaciones pobres de las zonas rurales.

Riego: el regadío sigue siendo una necesidad urgente en las zonas rurales de Afganistán, ya que más del 85 % de la población en estas áreas depende de la agricultura. El Proyecto de Reconstrucción y Desarrollo de los Sistemas de Riego (IRDP, por sus siglas en inglés) — respaldado por la AIF, el ARTF y el Gobierno—, garantiza la irrigación de unas 300 000 hectáreas de tierras mediante la rehabilitación de sistemas de regadío y la construcción de un número limitado de pequeñas presas de uso múltiple. La restauración de 43 sistemas medianos y grandes de riego ya ha finalizado. Se espera que para marzo de 2015 concluyan las tareas en 60 sistemas de riego.

Empresas rurales: el Proyecto de Desarrollo de Empresas Rurales de Afganistán (AREDP, por sus siglas en inglés), financiado por la AIF y el ARTF, movilizó a 41 800 campesinos pobres —de los cuales casi la mitad son mujeres— en 3500 agrupaciones de ahorro, que en conjunto ahorraron más de US$1,5 millones. Agrupadas en 35 asociaciones de ahorro y préstamo populares, emitieron más de 10 400 préstamos a sus miembros con una tasa de reembolso del 95 %.

AREDP también se ocupa de fortalecer los vínculos comerciales y las cadenas de valor de las empresas rurales mediante la prestación de apoyo técnico a más de 450 grupos de empresas (58 % mujeres) y 150 pequeñas y medianas empresas que han sido seleccionadas por su potencial como factores clave para la creación de empleo y la generación de ingresos en zonas rurales. AREDP usa los consejos de desarrollo comunitario como punto de entrada en las comunidades y en la actualidad está trabajando en 20 distritos de cinco provincias.

Aduanas: el Proyecto de Reformas del Sistema de Aduanas y Facilitación del Comercio, financiado por la AIF, ayudó al Departamento de Aduanas de Afganistán (ACD, por sus siglas en inglés) a adoptar la versión “world” del Sistema Aduanero Automatizado (SIDUNEA), que está basado en Internet. Este sistema se encuentra en funcionamiento en Islamqala, Kabul y la aduana del aeropuerto de Kabul, donde ha acelerado aún más el despacho de mercancías legítimas. En marzo de 2015, el ACD también instalará sistemas de seguimiento en tiempo real de las operaciones aduaneras, y el intercambio de datos transfronterizo de aduana a aduana con los países vecinos.

Desarrollo de mercados: el Proyecto de Desarrollo de Nuevos Mercados de Afganistán (ANMDP, por sus siglas en inglés), financiado por la AIF, tiene como objetivo poner a prueba un programa de desarrollo de negocios en los centros urbanos de Kabul, Mazar-e-Sharif, Jalalabad y Herat, que son los principales centros de actividad económica. La iniciativa busca ayudar a las empresas a obtener conocimientos de los mercados, mejorar la calidad de los productos, aumentar la capacidad productiva, adquirir nuevas tecnologías, y desarrollar e implementar planes de negocios para incrementar su presencia en los mercados nacionales y de exportación. Hasta la fecha, el Fondo para el Desarrollo de Nuevos Mercados ha recibido solicitudes de más de 500 pymes, y ha firmado contratos de donación con participación en los costos con más de 200 pymes.

Telecomunicaciones: el Proyecto de Desarrollo del Sector de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de Afganistán, financiado por la AIF, apoya el uso de tecnologías móviles por parte del Gobierno para mejorar la prestación de servicios públicos en sectores estratégicos del país. La iniciativa capacitará a 1500 jóvenes afganos en el desarrollo de habilidades en tecnologías de la información (TI) y mejorar su capacidad de empleo en marzo de 2015. Ya comenzó la implementación de tres contratos para la instalación y puesta en marcha de unos 1000 kilómetros de fibra óptica, y un contrato para el establecimiento de una plataforma móvil de prestación de servicios compartidos del Gobierno. Las obras de emplazamiento del cable de fibra óptica están en progreso; se completaron unos 50 kilómetros del conducto. Unos 450 afganos recibieron capacitación en el marco del programa de desarrollo de habilidades de TI.

Próximos pasos

Los logros alcanzados por Afganistán en la última década han sido impresionantes en muchos sentidos. Los próximos años serán fundamentales para el fortalecimiento de la capacidad institucional en la prestación de servicios básicos a nivel nacional y consolidar y ampliar los beneficios del desarrollo económico realizados hasta la fecha. El papel de la AIF durante este periodo —más allá de ofrecer su asistencia financiera— debe ser continuar sosteniendo estos principios, y ayudar al Gobierno a establecer prioridades y usar con eficacia sus propios recursos.

Image
20 000
trabajadores de salud comunitarios —la mitad de ellos mujeres— fueron capacitados y ubicados en todo el país, medida que permitió aumentar el acceso a la planificación familiar y promover la vacunación infantil.