Camerún: Crear oportunidades para lograr el crecimiento inclusivo y luchar contra la pobreza

Julio 12, 2016


Image

En los últimos años, el crecimiento de Camerún se ha fortalecido, pero aún depende en gran medida de la inversión pública, lo cual ha empezado a ejercer presión sobre las cuentas fiscales y a aumentar los niveles de endeudamiento del país. Además, el crecimiento económico no se ha traducido en una reducción equitativa de la pobreza, principalmente debido a las desigualdades sociales y geográficas existentes; un entorno desfavorable para las empresas, que incluye rezagos en materia de infraestructura, y una mala gestión de gobierno. Los niveles de pobreza se han estancado en alrededor del 40 % y existen desigualdades regionales generalizadas, siendo las zonas rurales las más afectadas. No obstante, Camerún tiene enormes posibilidades de desarrollar y aprovechar su vasto potencial, que incluye recursos naturales importantes, para garantizar el crecimiento económico inclusivo y la reducción de la pobreza.

Desafío

En los últimos años, el crecimiento económico de Camerún se ha fortalecido, además de mostrar capacidad de adaptación ante la crisis del precio del petróleo. El crecimiento del producto interno bruto (PIB) nacional se aceleró, del 4 % en 2011 al 6,2 % en 2015, y se espera que se mantenga en ese nivel entre 2016 y 2018. Sin embargo, este desempeño de la economía depende en gran medida de un ambicioso programa de inversiones públicas, que será cada vez más difícil de mantener, y no se sustenta lo suficiente en el crecimiento impulsado por el sector privado. Recientemente, el déficit fiscal aumentó a cerca del 5 % del PIB, haciendo subir la deuda pública a una cifra equivalente al 30 % del PIB. Se pronostica que la deuda del sector público seguirá subiendo en los próximos años, lo que junto a los menores ingresos por concepto de exportación de petróleo provocó una baja en la última evaluación de la sostenibilidad de la deuda (alto riesgo en el Análisis de sostenibilidad de la deuda de noviembre de 2015). El sólido crecimiento económico no se ha traducido en una reducción de la pobreza (en parte debido al elevado aumento de la población y a las grandes desigualdades sociales y geográficas). Las tasas de pobreza disminuyeron muy poco entre 2001 y 2014, bajando del 40,2 % al 37,5 % y registrándose sorprendentes y mayores desigualdades regionales: los niveles de pobreza en las regiones rurales del norte y del extremo norte del país llegan al 72 % y en ellas vive el 55,8 % de los pobres, mientras que en las zonas urbanas la pobreza llega al 4,8 % (3,2 % de los pobres). Camerún aún no logra ninguno de los objetivos de desarrollo del milenio (ODM), a excepción del ODM relativo a la matrícula en la escuela primaria.

En el futuro, el país tiene que abordar estos desafíos. En primer lugar, debe estimular el crecimiento impulsado por el sector privado para lo cual tendrá que mejorar el entorno para las empresas y la gestión sectorial; reducir el costo de los insumos (por ejemplo, energía, transporte y telecomunicaciones) y tener una fuerza laboral más calificada. En segundo lugar, y si bien se requiere un mayor esfuerzo en materia de infraestructura para apoyar el crecimiento del sector privado, el gasto público debe gestionarse de manera más eficiente y estratégica, y depender aún en mayor medida de las complementariedades con el sector privado. Otro aspecto fundamental será aprovechar al máximo los beneficios de las obras de infraestructura a través de reformas a los sectores pertinentes. Por último, el país debería realizar esfuerzos específicos en materia de reducción de la pobreza para encarar las múltiples trampas de la pobreza que afectan a las regiones septentrionales. Estos esfuerzos deberían concentrarse en: i) aumentar la producción y la productividad agrícolas, ii) mejorar los resultados en materia de educación y salud, iii) proveer mayor acceso a infraestructura básica, y iv) brindar redes de seguridad social hasta que mejoren las condiciones en general. La mala gestión de gobierno es un asunto que atañe a todas estas áreas y representa un desafío importante para el desarrollo de Camerún, puesto que afecta tanto las transacciones económicas como la prestación de servicios y, por ende, los resultados en materia de desarrollo.

Estrategia

La estrategia sobre el crecimiento y el empleo de Camerún (un documento denominado en francés Document de Stratégie pour la Croissance et l’Emploi, o DSCE, es equivalente a una estrategia de lucha contra la pobreza), que abarca el período comprendido entre 2009 y 2019, se basa en el documento de planificación a largo plazo del Gobierno de Camerún titulado “Visión 2035”.

La anterior estrategia de asistencia al país del Banco Mundial (ejercicios de 2010-14) se alineó con el documento DSCE, y con la visión y las prioridades de desarrollo que estableció Camerún. Se concentró en el aumento del nivel de competitividad del país y el mejoramiento de la provisión de servicios. El apoyo prestado por el Banco Mundial para mejorar la competitividad se basó en tres ejes principales: i) una mayor inversión en infraestructura en los sectores de energía, transporte y telecomunicaciones; ii) actividades dirigidas a garantizar el uso transparente, igualitario y sostenible de los recursos naturales, entre ellos la minería, la agricultura, la pesca y las áreas protegidas, y iii) la promoción de cadenas de valor de alto potencial y un mejor clima para las empresas. La integración regional es una parte fundamental de este eje, debido a la importante función que cumple en el mejoramiento de la competitividad.

El apoyo prestado por el Banco Mundial para mejorar la provisión de servicios se orientó hacia tres áreas principales: i) desarrollo humano para mejorar la eficiencia y la rendición de cuentas del sector de la educación y aumentar la calidad de los servicios de salud; ii) protección social para ayudar a crear un sistema eficiente de redes de seguridad social sobre la base de programas específicos, y iii) desarrollo local para aumentar el acceso a servicios básicos a través de una mejor infraestructura y el fortalecimiento de la capacidad para una mejor gestión de gobierno a nivel local. La estrategia contenía, además, un tema transversal: el buen gobierno. Las orientaciones contenidas en la estrategia anterior se siguieron implementando durante un periodo intermedio que se usó para elaborar un diagnóstico sistemático del país, que fue presentado al Directorio Ejecutivo en junio de 2016. La redacción del próximo marco de alianza con el país (para los ejercicios de 2017-2021) está en proceso de finalización y abordará los desafíos fundamentales identificados en el mencionado diagnóstico.


" Con este dinero, puedo alimentar a mis hijos y pagar la escuela. Si logro ahorrar, podré comprar mercadería de buena calidad "

Mr. Wandji

Beneficiario

Image

Resultados

En 2010, la Asociación Internacional de Fomento (AIF) inició el Proyecto de Competitividad Agrícola, por un monto de USD 60 millones, con el objeto de impulsar la productividad agrícola del país mediante el desarrollo de infraestructura rural y la inversión en cadenas de valor para el cultivo de arroz y maíz, además de la producción de carne de cerdo y ave. Al momento del cierre del proyecto el 30 de junio de 2016:

·         En las zonas objetivo, la productividad de los cultivos era superior al valor de referencia en alrededor del 16 % en el caso del arroz, el 98 % en el caso del maíz y el 220 % en el caso de los plátanos.

·         La producción de carne de ave (destinada al consumo humano) aumentó más del doble en comparación con el valor de referencia: el peso promedio anual de cerdos vivos aumentó un 122 %; el peso promedio anual de aves vivas aumentó un 257 %, y el promedio anual de producción de huevos aumentó un 141 %.

El actual Proyecto de Salud en Camerún (AIF, USD 45 millones, incluidos un proyecto principal y un financiamiento adicional de USD 20 millones) aplica el enfoque del financiamiento basado en el desempeño, con un énfasis en la salud maternoinfantil y la prevención de enfermedades contagiosas. La iniciativa cubre a unos 6 millones de personas en 44 distritos de salud, en siete de las 10 regiones del país (cuatro regiones en el proyecto principal). Desde que se puso en práctica el enfoque del financiamiento basado en el desempeño, la calidad y el uso de los servicios de salud maternoinfantil aumentó considerablemente en las instalaciones de las cuatro regiones cubiertas por el proyecto principal:

·         El número de centros de salud que logran una calificación promedio del 75 % en el índice de calidad de servicios aumentó prácticamente siete veces desde el tercer trimestre de 2012, subiendo del 9,3 % al 71,6 % a fines de 2015.

·         La tasa de partos asistidos aumentó del 43 % al 63 %.

·         La cantidad de niños que recibieron todas las vacunas requeridas se duplicó.

El segundo proyecto de apoyo al Programa de desarrollo comunitario (AIF, USD 40 millones) tuvo como objetivo mejorar la prestación de servicios básicos prioritarios en las comunas seleccionadas y respaldar el actual proceso de descentralización. El proyecto, implementado durante el periodo 2009-2015, logró los siguientes resultados:

·         329 comunas (de un total de 360) recibieron donaciones en el marco del proyecto.

·         Los habitantes de zonas urbanas que ahora cuentan con caminos transitables todo el año en un rango de 500 metros aumentaron de 31 000 a 435 000 personas.

·         Las personas que se benefician de sistemas adecuados de drenaje subieron de 31 000 a 565 000 habitantes.

·         Los pobladores de zonas donde se ejecuta el proyecto que recibieron acceso a fuentes de agua mejorada se incrementaron de 6 831 000 a 8 430 970 personas.

·         Los beneficiarios del proyecto aumentaron de 6 831 000 a 8 996 071 personas y las mujeres beneficiarias de 3 700 000 a 4 600 000 (el valor de referencia se refiere a los beneficiarios del primer proyecto).

El apoyo multifacético entregado al sector de la energía ha arrojado resultados muy importantes:
En el sector de la energía, el Grupo Banco Mundial ha colaborado durante un largo periodo con el Gobierno y se ha convertido en un asesor de confianza y un inversionista asociado. En particular, el Banco Mundial ha realizado estudios analíticos sobre la planificación competitiva del sector de la energía, lo cual incluye electrificación rural y fortalecimiento de la capacidad regulatoria. Esta asociación ha dado lugar a transformaciones profundas que se observan en los siguientes resultados:

·         Reformas institucionales considerables que incluyen: i) la creación de un organismo de electrificación en zonas rurales y una entidad reguladora en 1999; ii) la concesión del servicio público estatal de transmisión y distribución a un operador privado en  2001; iii) la apertura del subsector de generación energética a productores de energía independientes, y iv) la mayor segmentación del sector gracias a la transferencia de la red de transmisión de la concesionaria privada a una entidad estatal separada, en el marco de la Ley de Electricidad de 2011.

·         El ingreso de varios productores de energía independientes, dos de los cuales contaban con apoyo financiero del Grupo Banco Mundial, aumentó en forma real y potencial la disponibilidad de energía eléctrica más limpia y de menos costo: i) la empresa Kribi Power Development Company, que creó la central de energía a gas Kribi (216 MW) en 2012, cuenta con el respaldo de una garantía de riesgo parcial de la AIF por USD 82 millones (además de inversiones de parte de la Corporación Financiera Internacional, IFC); ii) la empresa Electricity Development Corporation, que entre sus proyectos se encuentra operando la emblemática hidroeléctrica Lom Pangar (LPHP) con apoyo de un préstamo de la AIF por USD 132 millones. En esencia, la LPHP es un embalse de regulación construido en el río Sanaga que aumentará la capacidad de energía hidroeléctrica garantizada durante todo el año. El término de las obras y la retención de agua del embalse en el otoño de 2015 aumentó en 120W la capacidad instalada y en 40 % la posibilidad de instalar otras plantas hidroeléctricas en el mismo río. Una central eléctrica que se está construyendo a los pies del embalse generará otros 30MW y ayudará a ofrecer, por primera vez, servicios de electricidad a más de 2 400 familias rurales, mejorando además la confiabilidad del suministro para otros 22 000 hogares que se conectan a la red oriental del país.

Contribución del Banco Mundial

Hasta junio de 2016, la cartera de la AIF en Camerún llega a USD 816 millones en compromisos y consta de 12 proyectos. Además, incluye tres proyectos de integración regional, en los cuales los compromisos dedicados a Camerún ascienden a USD 272 millones.

Asociados

Camerún es uno de los países de África al sur del Sahara que menos depende de la ayuda internacional. El Banco Mundial trabaja en forma estrecha con asociados multilaterales y bilaterales, técnicos y financieros, entre los cuales se encuentran el Banco Africano de Desarrollo, la Unión Europea, el Organismo Francés de Desarrollo (AFD), el Banco Europeo de Inversiones, el Banco Islámico de Desarrollo, el Organismo Japonés de Cooperación Internacional (JICA), la Comunidad Económica y Monetaria de África Central (CEMAC), el Banco de Desarrollo de los Estados de África Central (BDEAC), el Fondo Monetario Internacional, las Naciones Unidas y Alemania. Esta activa asociación se manifiesta en el financiamiento y la implementación conjunta de diversos proyectos, como el Programa de la CEMAC para la Facilitación del Comercio y el Transporte, el Proyecto Hidroeléctrico Lom Pangar y el proyecto de apoyo al Programa de desarrollo comunitario. Gracias al financiamiento conjunto entregado al sector del transporte por parte de la AIF, la UE, el AfDB y donantes bilaterales (Francia, Japón y el Banco Islámico de Desarrollo), por lo menos el 90 % de los corredores Douala-N’Djamena y Douala-Bangui estará en condiciones de ser usado a fines de 2018.


" Las asociaciones entre organizaciones de productores, agroindustrias compradoras e instituciones financieras creadas en el marco del proyecto nos ayudaron a mejorar nuestras actividades para la producción de mandioca y a satisfacer la demanda de la agroindustria. También sirvieron para aumentar nuestros beneficios y asegurar nuestros medios de subsistencia "

Jefe de la organización de productores SOCOOPROMAN.

Image

Próximos pasos

Durante los próximos 10 años, el principal desafío que enfrentará Camerún en materia de desarrollo, y un factor fundamental para transformarse en una economía emergente, será acelerar el crecimiento de una manera responsable en el ámbito fiscal y velar por que este crecimiento se traduzca en una reducción sostenible e igualitaria de la pobreza. El último diagnóstico sistemático del país identifica tres grupos de limitaciones que se deben abordar para reducir la pobreza: i) la baja productividad rural, en particular en el norte de Camerún; ii) el entorno desfavorable para los negocios, tanto en el sector privado formal como informal, y iii) la fragilidad y la mala gestión en el sector público y privado. Se espera que muchos de los resultados logrados a través de intervenciones anteriores de la AIF establezcan las bases del marco de alianza con el país para los ejercicios 2017-2021, actualmente en preparación. El Banco Mundial ya comenzó a usar estos resultados para intensificar su apoyo a los siguientes sectores/proyectos:

·         En el sector de la salud, la Junta de Gobernadores de la AIF aprobó un nuevo proyecto por un monto de USD 100 millones cuyo objetivo es ampliar a escala nacional el enfoque del financiamiento basado en el desempeño. Este proyecto es financiado en forma conjunta por el Mecanismo Mundial de Financiamiento.

·         La Junta de la AIF aprobó una tercera fase del proyecto de apoyo al Programa de desarrollo comunitario (USD 70 millones) en el ejercicio de 2016.

·         Se espera que la mayor expansión y modernización de la red de transmisión de electricidad —un programa de USD 1200 millones coordinado por el Banco Mundial, que incluye un préstamo del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) por USD 325 millones— ayude a atraer a los productores de energía independientes. Un buen ejemplo es la nueva planta de energía hidroeléctrica Nachtigal en el río Sanaga, que aumentará la capacidad instalada en 420 MW. El Grupo Banco Mundial planea apoyar el proyecto mediante garantías del BIRF e inversiones de IFC.


Testimonios de los beneficiarios

Al inicio del proyecto experimental de redes de seguridad social (65 000 hogares pobres en cinco regiones), el señor Wandji no pudo ocultar su emoción cuando recibió la primera cuota de su transferencia en efectivo: “Con este dinero, puedo alimentar a mis hijos y pagar la escuela. Si logro ahorrar, podré comprar mercadería de buena calidad”.

"Las asociaciones entre organizaciones de productores, agroindustrias compradoras e instituciones financieras creadas en el marco del proyecto nos ayudaron a mejorar nuestras actividades para la producción de mandioca y a satisfacer la demanda de la agroindustria”, explicó el jefe de la organización de productores SOCOOPROMAN ubicada en el sur de Camerún. “También sirvieron para aumentar nuestros beneficios y asegurar nuestros medios de subsistencia".


Image
© Odilia Hebga/Banco Mundial