Reseña de resultados Diciembre 01, 2017

Servicios hidrometeorológicos

Image

Los servicios hidrometeorológicos nuevos y más modernos permitirán fortalecer los sistemas de alerta temprana y de respuesta en toda la región de África.

Desafío y oportunidades:

. A raíz del crecimiento demográfico, la rápida urbanización y el cambio climático se prevé que la situación será aún más grave. Los servicios hidrometeorológicos utilizan datos meteorológicos, hidrológicos y climáticos para proporcionar productos de información en tiempo real sobre cuestiones meteorológicas, hidrológicas, climáticas y en materia de alerta temprana destinados a usuarios finales.

Hace menos de 15 años, las inversiones en servicios hidrometeorológicos eran exiguas y estaban fragmentadas, por lo cual se albergaban pocas esperanzas de producir resultados sostenibles. Hoy, más adecuados y eficaces, dado que se han logrado resultados positivos que ponen de manifiesto su importancia para salvar vidas y medios de subsistencia. La mejora de los pronósticos meteorológicos y los sistemas de alerta temprana, además de salvar vidas, podría incrementar la productividad mundial en USD 30 000 millones al año y generar ahorros por valor de USD 13 000 millones al año al reducir las pérdidas de activos, así como ahorros adicionales por valor de USD 22 000 millones al año al evitar pérdidas.

Durante la última década, el Banco Mundial y el Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR) (i) han trabajado en colaboración con sus asociados para generar un mayor grado de concienciación y aumentar las inversiones en servicios hidrometeorológicos confiables y sostenibles. Asimismo, se han asociados con los principales servicios meteorológicos de todo el planeta para fortalecer la red de servicios hidrometeorológicos. La cartera actual de proyectos hidrometeorológicos del Banco Mundial, tanto activos como en tramitación, asciende a unos USD 900 millones.

Acción transformadora:

En África, los países han alcanzado grandes logros en materia de desarrollo en las últimas décadas; el crecimiento anual ascendió, en promedio, al 4,5 %, pero el aumento de los riesgos meteorológicos, hidrológicos y climáticos pone en peligro estos avances. Desde 1970, África ha sufrido más de 2000 desastres naturales, de los cuales poco menos de la mitad se produjeron en el curso de la última década. Durante este período, los desastres naturales han afectado a más de 460 millones de personas y han cobrado más de 880 000 vidas.

Menos del 20 % de los países de África al sur del Sahara brinda actualmente servicios meteorológicos, hidrológicos y climáticos confiables a sus habitantes y sus economías. A menudo, los Gobiernos africanos deben lidiar con diversas prioridades en materia de inversión, y rara vez asignan prioridad a su respectivo Servicio Meteorológico e Hidrológico Nacional (SMHN). La falta de fondos suficientes impide que los SMHN proporcionen los servicios necesarios para el desarrollo con resiliencia al cambio climático y la planificación de las medidas de adaptación.

Con el objeto de acelerar la modernización de los servicios hidrometeorológicos en África al sur del Sahara, el Banco Mundial, la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Banco Africano de Desarrollo pusieron en marcha en 2015 el Programa de Servicios Hidrometeorológicos en África, (i) para respaldar la planificación a largo plazo (i) del desarrollo sostenible y proporcionar servicios de alerta temprana confiables y oportunos. En la actualidad, la asociación también está integrada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el Organismo Francés de Desarrollo (AFD) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA).

El programa regional tiene por objeto mejorar los servicios hidrometeorológicos a nivel nacional, subregional y continental en África. A nivel nacional, el objetivo del programa consiste en modernizar o construir infraestructura, como radares y estaciones meteorológicas automáticas, así como fortalecer las instituciones y la prestación de servicios. Las medidas subregionales incluyen la normalización de los procedimientos para promover la colaboración transfronteriza, mientras que las actividades que abarcan toda la región de África permiten garantizar que los servicios hidrometeorológicos a nivel continental estarán conectados con centros regionales y mundiales, lo que permitirá mejorar los datos y forjar asociaciones.

Asimismo, el Banco Mundial, la OMM y el GFDRR colaboran en la iniciativa Riesgo Climático y Sistemas de Alerta Temprana (CREWS), (i) que se puso en marcha en la vigesimoprimera sesión de la Conferencia de las Partes (COP 21) en París. El propósito de esta iniciativa de múltiples donantes encabezada por Francia es financiar estaciones meteorológicas, radares y sistemas de alerta temprana en países menos adelantados y pequeños Estados insulares en desarrollo. A través de CREWS ya se han puesto en marcha iniciativas en Malí y Burkina Faso (i) y, recientemente, se ha aprobado financiamiento adicional para Níger y la República Democrática del Congo. En Níger, estos fondos permitirán establecer sistemas de alerta para fenómenos de rápida aparición, por ejemplo inundaciones fluviales e inundaciones repentinas. En la República Democrática del Congo, el proyecto permitirá garantizar el uso óptimo de las capacidades del servicio meteorológico e hidrológico nacional para proteger la navegación fluvial, el desarrollo urbano en 10 ciudades y la agricultura contra fenómenos meteorológicos graves.

Resultados previstos:

En la primera etapa del Programa de Servicios Hidrometeorológicos en África se invertirán alrededor de USD 600 millones para modernizar los servicios y sistemas hidrometeorológicos en 15 países y para fortalecer los sistemas de alerta temprana y de respuesta, que generan resiliencia contra los riesgos relativos al clima y los desastres, en cuatro centros climatológicos regionales.

A través de este programa se fortalecerá el liderazgo nacional y regional en materia de servicios meteorológicos, hidrológicos y climáticos; se aumentarán los beneficios socioeconómicos generados por los servicios hidrometeorológicos, y se incrementará la colaboración con el sector privado, la sociedad civil, los medios académicos, los grupos de usuarios y otras partes interesadas.

Datos básicos:

  • Los peligros hidrológicos y meteorológicos —fenómenos meteorológicos, hidrológicos y climáticos extremos— ocasionan el 90 % del total de las pérdidas asociadas a desastres en todo el mundo.
  • Se calcula que el costo económico de los desastres relacionados con el clima que se registraron en África en los últimos 20 años asciende a USD 10 000 millones. Dado que la variabilidad climática es cada vez mayor, se prevé que aumentará la frecuencia y la intensidad de estos desastres.