Reseña de resultados Abril 02, 2018

Tanzanía: Inversiones en abastecimiento de agua y saneamiento contribuyen al alivio de la pobreza

Image

El Proyecto de Apoyo al Sector del Agua respaldó el Programa de Desarrollo del Sector del Agua impulsado por el Gobierno de Tanzanía, al incrementar el acceso de los habitantes de zonas urbanas y rurales a este elemento. Desde la creación del programa en 2007, más de 3 millones de habitantes urbanos y 9,2 millones de habitantes rurales obtuvieron acceso a fuentes de abastecimiento de agua mejoradas. Además, al cierre del proyecto, 5,15 millones de personas contaban con mejores instalaciones de saneamiento.

Desafío

Tanzanía, país situado en África oriental, enfrentaba dificultades debido a la inestabilidad y la escasa seguridad del abastecimiento de agua. El agua está intrínsecamente ligada al crecimiento económico inclusivo, la seguridad alimentaria y la reducción de la pobreza. La falta de servicios de abastecimiento de agua y saneamiento (AAS) adecuados en Tanzanía era un obstáculo para el desarrollo sostenible. En 2005, más de 14 millones de habitantes de zonas rurales y 1,8 millones de residentes urbanos no disponían de agua apta para el consumo. Además, alrededor de 10 millones de habitantes de zonas rurales se encontraban en situación de pobreza.

Debido a la falta de mantenimiento en el sector de AAS, el país debía mejorar la gestión y el desarrollo integrados de los recursos hídricos. Igualmente, era importante aumentar las inversiones en la protección y la conservación de recursos hídricos de importancia crítica, como los acuíferos y los humedales.

Estrategia

El diseño del proyecto era adecuado a las necesidades de todo el sector del agua, de la economía y de la sociedad. Con la idea central de respaldar la estrategia de reducción de la pobreza que promovía el Gobierno, el proyecto proponía mejorar la gobernanza de la gestión de los recursos hídricos con medidas orientadas a impulsar la prestación sostenible de servicios de AAS en las zonas rurales y urbanas.

Este proyecto forma parte de la primera etapa (cinco años) del Programa de Desarrollo del Sector del Agua impulsado por el Gobierno, un programa a 20 años (2005-2025) que, entre otros objetivos, contempla mejorar la gobernanza y la gestión de los recursos hídricos.

Con vistas a reducir la pobreza y alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio relativos al saneamiento y la higiene, el fortalecimiento de las instituciones del sector del agua era un componente importante del proyecto. Las principales estrategias para mejorar la prestación de servicios de AAS eran fomentar el uso de letrinas en los hogares; construir instalaciones para lavarse las manos en poblados de distintos tamaños participantes en el programa, y llevar a cabo actividades de fortalecimiento de la capacidad para mejorar la gobernanza a largo plazo de los recursos hídricos.

Resultados

El Proyecto de Apoyo al Sector del Agua (2007-2015), juntamente con el financiamiento aportado por otros asociados en la tarea del desarrollo y el Gobierno de Tanzanía, benefició de manera directa a 14 461 715 habitantes de zonas rurales y urbanas del país. En total, más de 7 millones de mujeres se beneficiaron de las intervenciones del programa. Con la adopción de medidas orientadas a mejorar la calidad del agua, reducir la pobreza y aumentar el acceso al saneamiento, el proyecto sirvió para impulsar un cambio hacia un país más inclusivo. Los resultados positivos que tuvo este proyecto obedecieron a los aportes colectivos de numerosos asociados para el desarrollo, y el Banco Mundial fue el coordinador general del programa multisectorial.

Durante la vigencia del proyecto se obtuvieron los siguientes resultados fundamentales:

  • 3 millones de habitantes de zonas urbanas obtuvieron acceso a fuentes de abastecimiento de agua mejoradas;
  • 6 oficinas de aguas de cuenca se encontraban en pleno funcionamiento y llevaban a cabo un plan aprobado de gestión integral de las cuencas; además, se creó una junta central de agua;
  • 9,2 millones de habitantes de zonas rurales obtuvieron acceso a fuentes de abastecimiento de agua mejoradas;
  • 5 150 000 personas obtuvieron acceso a instalaciones de saneamiento mejoradas;
  • Se instalaron 35 908 puntos de abastecimiento de agua en las zonas incluidas en el programa;
  • Se crearon 244 270 conexiones de agua domiciliarias;
  • Se otorgaron 4330 permisos a usuarios de agua y 24 permisos de descarga;
  • Las inversiones en abastecimiento de agua y actividades de fortalecimiento de la capacidad en el marco del proyecto beneficiaron a 23 centros regionales, así como a las autoridades del sector de AAS;
  • Se establecieron varios órganos institucionales (por ejemplo, un comité directivo, grupos de trabajo del sector del agua y grupos técnicos de trabajo);
  • En 1680 escuelas se construyeron nuevas instalaciones de saneamiento o se mejoraron las existentes;
  • 16 183 poblados firmaron una declaración para mejorar el saneamiento en los hogares.

 

Contribución del Grupo Banco Mundial

Inicialmente, el Banco Mundial otorgó a la República de Tanzanía un crédito de USD 200 millones, a través de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), para el proyecto. En mayo de 2014, se aprobó financiamiento adicional por el equivalente de USD 44,9 millones para el crédito de la AIF, lo que totalizó un crédito refinanciado equivalente a USD 244,9 millones. El financiamiento efectivo de la AIF al cierre del proyecto alcanzó el equivalente de USD 251,69 millones.

Asociados

El Ministerio de Recursos Hídricos y Riego de Tanzanía tuvo a su cargo la coordinación del proyecto, pero varias otras instituciones apoyaron su ejecución y su gestión: el Ministerio de Salud y Bienestar Social; el Ministerio de Educación, Ciencia, Tecnología y Formación Profesional; la Administración Regional y Gobierno Local de la Oficina de la Presidencia; autoridades públicas locales; autoridades de abastecimiento de agua y saneamiento de zonas urbanas; organizaciones de abastecimiento de agua comunitarias; el Instituto de Desarrollo y Gestión de Recursos Hídricos, y organismos sectoriales a nivel regional y de distrito responsables de la prestación de servicios de ASS. Los diferentes organismos gubernamentales participaron directamente en la ejecución y la gestión del proyecto: por ejemplo, el Ministerio de Salud y Bienestar Social supervisó los dispositivos para la ejecución del subcomponente de saneamiento e higiene.

El Departamento para el Desarrollo Internacional (DFID) del Reino Unido, el Gobierno de los Estados Unidos, el Banco Africano de Desarrollo, el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio de Cooperación para el Desarrollo de los Países Bajos, el Instituto de Crédito para la Reconstrucción (KfW) de Alemania, la Agencia Alemana de Cooperación Internacional (GIZ) y el Organismo Japonés de Cooperación Internacional (JICA) aportaron financiamiento adicional para el proyecto.

De cara al futuro

En lo que respecta al futuro de la gestión de los recursos hídricos en Tanzanía, se finalizaron seis de los nueve planes de gestión y desarrollo integrados de los recursos hídricos, los cuales están en espera de su aprobación por la Junta Nacional del Agua. El Ministerio de Recursos Hídricos y Riego de Tanzanía inició un estudio para identificar y movilizar fuentes de financiamiento sostenibles para las oficinas de aguas de cuenca. Además, las intervenciones del proyecto relacionadas con el fortalecimiento institucional y de la capacidad sentaron sólidas bases para la supervisión de los puntos de abastecimiento de agua. Ante las variaciones de las condiciones climáticas y la evolución de la economía mundial, el Gobierno continuará invirtiendo en medidas orientadas a fortalecer el sector de agua y saneamiento.

Image
Antes de que se construyera la nueva red abastecimiento de agua en Ngudu, los estudiantes perdían varias horas de estudio al día para ir a buscar agua a un distrito cercano.

Beneficiarios

En el poblado de Kidotoni, en la región de Kilimanjaro, a sus 52 años, Matilda Ngianaeli ahora tiene acceso a un nuevo sistema de abastecimiento de agua con energía solar.

“Antes, sacábamos agua de un arroyo en Makuyuni, que queda muy lejos de aquí, y había que tener resistencia para realizar cada viaje”, dijo Matilda. “Si no te acompañaban las fuerzas, te veías obligada a comprar agua a los que tenían bicicletas, y un bidón de 20 litros costaba Sh500, que es mucho dinero si se tiene en cuenta que necesitamos más de un bidón de agua al día. En la actualidad, si no tienes una conexión domiciliaria, puedes acercarte al punto de abastecimiento de agua público, donde pagas Sh100 por tres bidones de 20 litros”.

La escuela secundaria de Ngudu tiene 881 alumnos y 49 profesores, y es una de numerosas instituciones que ahora cuentan con acceso al agua.

“La llegada del suministro de agua a nuestra escuela fue un momento increíble”, dijo John Kimasa, director del establecimiento. “Cada día, dos cursos perdían dos horas de estudio porque los alumnos tenían que ir a buscar agua para la escuela a la cárcel de otro distrito cercano. Los profesores y los alumnos se ponían de acuerdo para recuperar el tiempo perdido después del horario escolar. Eso creaba un gran problema, pero teníamos que asegurarnos de cumplir el plan de estudios a tiempo. Es una gran alegría que ahora la escuela cuente con su propia conexión permanente y que se pueda almacenar agua en caso de avería del sistema”.

Kimasa señaló que los niños no eran los únicos que sufrían por la falta de acceso al agua; a los profesores también los afectaba ese problema.

“Al no tener agua en el hogar, es difícil concentrarse en el trabajo”, comentó Kimasa, que observaba que la falta de acceso al agua dificultaba la labor para atraer profesores calificados a su escuela secundaria. “Pero desde que tenemos la nueva conexión, nuestros profesores están más motivados. Aún nos faltan cinco profesores, pero confiamos en que cuando las autoridades gubernamentales los asignen, ahora ellos no dudarán en aceptar venir acá”.

Residentes como Mudo se benefician de la red de abastecimiento de agua de Nyanguge-Muda, que se terminó de construir en febrero de 2015 y ya está brindando alivio durante la fase de prueba. Mayanda y Said son algunos de los 3500 beneficiarios de la nueva red de agua de Inonelwa, cuya construcción finalizó en julio de 2014.

“Como yo no tenía una bicicleta, salía de mi casa a las 5 de la mañana para ir a buscar agua; a veces tenía que llegar hasta Nyangege, que queda a 6 kilómetros de acá, y regresaba después de las 9 de la mañana”, explicó Mayanda, una mujer de unos 40 años. “Solo entonces podía comenzar a realizar otras labores. Las cosas andaban bien únicamente durante la temporada de lluvias, pero cuando esta terminaba, la vida se tornaba muy difícil”.


Image
3 million

people in urban areas were provided with access to improved water sources


image
Image