Panorama general

  • Los avances tecnológicos impulsan el crecimiento económico, la participación ciudadana y la creación de empleo. En particular, las tecnologías de la información y las comunicaciones (TIC) están replanteando diversos aspectos de las economías, los Gobiernos y las sociedades en todo el mundo.

    En este contexto, el acceso a Internet se ha convertido en una herramienta fundamental para el desarrollo. La llamada Cuarta Revolución Industrial es una transformación digital que exige acceso universal y confiable a Internet. Sin dicho acceso, muchos países en desarrollo no podrán participar plenamente en una economía cada vez más móvil y digital.

    Los funcionarios públicos, las empresas y los ciudadanos de los países en desarrollo pueden aprovechar el poder transformador de las TIC para ofrecer servicios más eficientes, catalizar el crecimiento económico y fortalecer las redes sociales. El 95 % de la población mundial vive ahora en una zona cubierta por una red móvil o celular. En Tanzanía, por ejemplo, por cada intermediario financiero existen 10 agencias de envío de dinero mediante teléfonos móviles. Más de la mitad de los tanzanos que viven con menos de USD 2 al día tiene acceso a tecnologías móviles.

    Pero a pesar de que la revolución digital es un fenómeno mundial todavía existen enormes desigualdades entre los países y al interior de ellos en términos de penetración, asequibilidad y desempeño de los servicios del sector de las TIC.

    Si bien casi la mitad de la población mundial tenía acceso a Internet en 2016, la tasa de penetración en los países menos adelantados (PMA) era solo del 15 %, o 1 de cada 7 personas.

    Un factor que contribuye a ello es el costo prohibitivo del acceso a Internet a través de banda ancha móvil o fija en muchos países en desarrollo, donde la falta de infraestructura y las limitaciones en materia de normas dificultan el desarrollo de la banda ancha. En diciembre de 2015, el costo de los servicios móviles de banda ancha era de alrededor del 17 % del ingreso nacional bruto (INB) promedio mensual per cápita en los países menos adelantados en comparación con el 5 % a nivel mundial.

    La velocidad de los servicios de banda ancha también varía. Comúnmente en los países desarrollados los servicios de banda ancha fija ofrecen una velocidad mínima de 10 megabit por segundo; en cambio, en los PMA solo el 7 % de los servicios de banda ancha fija ofrece dicha velocidad a los usuarios.

    El mundo estableció una meta ambiciosa para el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) 9, que consiste en "aumentar de forma significativa el acceso a la tecnología de la información y las comunicaciones y esforzarse por facilitar el acceso universal y asequible a Internet en los países menos adelantados a más tardar en 2020". Es evidente que los Gobiernos, el sector privado y la comunidad internacional aún tienen mucho trabajo por delante para lograr esta meta y reducir la brecha digital.

    Sin embargo, es posible conseguir avances. Reformas eficaces a las políticas sobre las TIC pueden activar más inversiones privadas en infraestructura para banda ancha y disminuir los costos del acceso a Internet. Los Gobiernos también pueden asegurar una tributación justa para la industria de las telecomunicaciones y usar fondos de servicios universales para instalar servicios de banda ancha en asociación con otros interesados y bajo principios de acceso abierto para facilitar una competencia sana. Estos esfuerzos apoyarán de manera directa la reducción de la pobreza y la prosperidad compartida.

    Última actualización: Abr 06, 2017

  • El Banco Mundial considera que las TIC son una oportunidad revolucionaria para el desarrollo sostenible. Para ayudar a los países prestatarios a aprovechar los beneficios de las tecnologías digitales, el plan empresarial del sector de las TIC para los próximos tres años (2016-18) apunta a:

    • Expandir la conectividad digital, poniendo énfasis en la ampliación del acceso asequible a banda ancha para todos, incluidos mujeres, personas con discapacidades, comunidades desfavorecidas y habitantes de zonas rurales y remotas. Para lograr este objetivo, el Banco Mundial apoya los esfuerzos de los países destinados a facilitar las políticas y los marcos regulatorios adecuados que fomenten un entorno competitivo para las TIC. También ofrece financiamiento para la construcción o la actualización de la infraestructura.
    • Desarrollar soluciones y plataformas digitales que mejoren la prestación de servicios públicos y ayuden a mejorar la apertura, la eficacia y la rendición de cuentas de los Gobiernos.

    En el Informe sobre el desarrollo mundial 2016: Dividendos digitales (i) se indica que las tecnologías digitales, principalmente la telefonía celular e Internet, contribuyen en gran medida al crecimiento. En el documento e calcula que un aumento de 10 % en las conexiones a Internet de alta velocidad en los países en desarrollo puede dar lugar a un incremento promedio de 1,4 % en el crecimiento económico.

    Las TIC tienen el potencial de impulsar el desarrollo económico de muchas maneras: mejores servicios para los ciudadanos a través de proyectos de gobierno electrónico; creación de empleo en las industrias creativas y de alta tecnología; mayor flujo comercial, y más oportunidades para que los pequeños productores en países en desarrollo se vinculen a cadenas de valor mundiales. Ampliar el acceso digital traerá aún más beneficios en términos de innovación, emprendimientos y creación de empleos.

    En el ejercicio de 2016, la cartera del Banco Mundial incluyó 28 proyectos autónomos de TIC, con compromisos totales que ascendieron a USD 1400 millones. Y cada vez son más los proyectos en diferentes sectores y áreas —como transporte, educación, salud, agricultura y gestión pública— que incorporan componentes de TIC.

    En los últimos años, la Corporación Financiera Internacional (IFC) ha entregado más de USD 7000 millones para más de 400 proyectos de telecomunicaciones, medios de comunicación y tecnología en 86 países. En el ejercicio de 2016, IFC comprometió un financiamiento total de USD 376 millones, con inversiones en tecnologías innovadoras en diversas industrias: manufactura, infraestructura, salud, educación y comercio electrónico. La estrategia de inversión de IFC en el sector de las TIC se centra en apoyar la construcción de infraestructura para banda ancha y así aumentar el acceso a Internet, en particular en África, Asia central y Asia meridional, donde se planifican intervenciones conjuntas de IFC y el Banco Mundial. Otra prioridad clave de IFC es fomentar la innovación en la prestación de servicios digitales como tecnofinanzas, salud digital, educación digital y comercio electrónico.

    Por su parte, el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) ha proporcionado garantías de inversión por más de USD 2000 millones en el sector de las TIC en los últimos 25 años, y de esa cifra USD 855 millones se destinaron a proyectos en África al sur del Sahara.

    Para ofrecer soluciones digitales a los países en desarrollo y poner en práctica la ambiciosa agenda definida en el Informe sobre el desarrollo mundial 2016, el Banco Mundial estableció recientemente la Alianza para el Desarrollo Digital (DDP, por sus siglas en inglés), una plataforma de innovación digital y financiamiento para el desarrollo. La DDP reúne a asociados de los sectores público y privado con el fin de fomentar la creación y aplicación de estrategias de desarrollo digital y facilitar el intercambio de conocimientos mundiales sobre la materia.

    La labor del Banco Mundial en el sector de las TIC se basa en estudios analíticos exhaustivos. Entre las últimas publicaciones se encuentran:

    Última actualización: Abr 06, 2017

  • La labor del Grupo Banco Mundial en el sector de las TIC procura el empoderamiento social, económico y político de la población para reducir la pobreza y aumentar la prosperidad compartida. A continuación se presentan algunos ejemplos de proyectos que disminuyeron las barreras para el acceso a Internet y a los servicios móviles, impulsaron la creación de empleo, y mejoraron la eficacia y la transparencia de los Gobiernos.

    En Kenya, el Proyecto de infraestructura de las comunicaciones y transparencia (KTCIP) (i) contribuyó a reducir considerablemente el precio de los servicios de Internet de banda ancha, ampliando al mismo tiempo el alcance geográfico de la red. De manera paralela, en el proyecto se utilizó el mejor acceso a Internet como una oportunidad para generar mayor impacto en distintos sectores. Se aumentó la transparencia, la rendición de cuentas y la descentralización del sector público mediante la implementación del sistema integrado de información de gestión financiera en los Gobiernos de los 47 condados del país, poniéndose además a disposición del público 945 conjuntos de datos y 93 mapas digitales en un único sitio web. Otros temas de interés del  programa fueron la educación y la creación de empleo: más de 190 instituciones de educación superior y 150 escuelas fueron equipadas con Internet de banda ancha y zonas para el uso de wifi. Una incubadora de emprendimientos, denominada Nailab, apoya a jóvenes emprendedores en el desarrollo de nuevos servicios y aplicaciones, la elaboración de planes de negocios sostenibles y el acceso a financiamiento.

    En la región del Pacífico, el Banco Mundial ayuda a los habitantes de islas remotas a acceder a Internet de banda ancha, facilitando y bajando el costo de la conexión para que las personas se comuniquen con sus amigos y lugares de trabajo y tengan acceso a fuentes de conocimientos. En agosto de 2013, mediante un nuevo cable de fibra óptica de 830 kilómetros de longitud (i) se conectó a Tonga, un archipiélago de 176 islas repartidas en más de 700 000 kilómetros cuadrados de océano, con Fiji y posteriormente con redes mundiales de banda ancha. Como resultado, el precio a nivel nacional del servicio mensual de Internet, por gigabyte, disminuyó en 60 %, y el uso del servicio de banda ancha se multiplicó por 10. Se espera que la llegada de la banda ancha a Tonga contribuirá a crear más empleos a nivel local a través de la expansión de las empresas y facilitará el acceso a servicios de salud y educación en lugares remotos. A medida que otros países participen en el Programa de Conectividad de la Región del Pacífico, los habitantes de dichos países podrían recibir beneficios similares.

    En Somalia, mediante el Proyecto de Apoyo al Sector de las TIC (i) se ayuda al Gobierno federal a desarrollar un entorno regulador propicio para el sector de las telecomunicaciones y se apoya la expansión equitativa y eficiente de la conectividad. El Gobierno habilitó salas modernas de comunicación y conectividad internacional en 15 ministerios de Mogadishu, y en la actualidad se encuentra ampliando los servicios a los ministerios de los seis estados administrados por el Gobierno federal. Después de la participación de 1800 hogares en la primera encuesta nacional sobre el uso de dinero móvil, el Banco Central de Somalia empezó a pagar los salarios a los funcionarios públicos a través de una plataforma experimental de pagos con dinero móvil. Además, como parte del plan de respuesta de emergencia del Banco Mundial ante la sequía en el Cuerno de África, este proyecto experimental se está expandiendo para ofrecer transferencias en efectivo a las comunidades afectadas.

    En Afganistán, se respaldaron reformas para aumentar la competitividad del mercado de las telecomunicaciones con un crédito por un monto de USD 22 millones, y se movilizaron más de USD 1200 millones en inversiones privadas. Esto ayudó a aumentar el número de suscriptores de telefonía de 57 000 a 13,4 millones entre 2002 y 2010, y a reducir los costos de las llamadas telefónicas de USD 2 a USD 0,10 por minuto.

    Otro proyecto por valor de USD 50 millones apunta a ampliar el acceso a Internet para más habitantes del país, sobre la base del uso generalizado de teléfonos móviles y con el fin de mejorar la prestación de servicios públicos y apoyar nuevos emprendimientos en el sector de las TIC. Hasta la fecha, se han instalado cerca de 186 kilómetros de cable de fibra óptica, y se han capacitado unos 600 afganos para convertirlos en profesionales especializados en tecnologías de la información.

    En Nicaragua, mediante un nuevo proyecto (i) se amplió el acceso a Internet de banda ancha y la cobertura de telefonía móvil a algunas de las zonas más remotas del país, con lo cual se redujo también el precio de los servicios de telecomunicaciones. En particular, la iniciativa facilitó la instalación de otros 104 puntos de acceso a Internet de banda ancha en 101 municipios.

    En Myanmar, el Banco Mundial ayudó al Gobierno a crear un entorno regulador adecuado y atraer inversión extranjera y, al mismo tiempo, desarrollar la industria local de las tecnologías de la información y crear empleos. En 2012, una tarjeta SIM costaba USD 2500, mientras que hoy cuesta solo USD 1,10 y los usuarios pueden elegir entre tres operadores de telefonía y servicios móviles. El Gobierno anunció que un cuarto operador ingresará en el mercado próximamente.

    En África occidental, el Banco Mundial ayudó a conectar a siete países con el cable submarino de fibra óptica que atraviesa desde la costa de África hasta Europa. Como resultado, el precio del acceso a Internet bajó considerablemente —más de la mitad en la mayoría de los casos—, y eso permitió que más escuelas, hogares y empresas pequeñas y medianas se puedan conectar a Internet de mejor calidad. En Gambia, por ejemplo, el precio mayorista por el acceso a Internet es inferior a una quinta parte de lo que solía costar en el pasado.

    En Moldova, el Banco Mundial y sus asociados ayudan a cumplir con un ambicioso programa que busca transformar la prestación de servicios públicos mediante las TIC. (i) Las medidas incluyen la instalación de la primera infraestructura en la nube compartida por el sector público para un país cliente y el lanzamiento de servicios digitales que mejoran la interacción entre el Gobierno y los ciudadanos. Por su trabajo en este ámbito, Moldova ha recibido varios premios internacionales, entre ellos un reconocimiento otorgado por Transparencia Internacional.

    Última actualización: Abr 06, 2017


Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

Washington, DC
Xavier Muller
Online Communications
xmuller@worldbankgroup.org