RESEÑA

Datos básicos sobre el camino hacia el refugio

Diciembre 10, 2015


La crisis global es cada vez mayor y de una magnitud sin precedentes

  • La cantidad de personas desplazadas crece. A finales de 2014, en todo el mundo, las guerras, los conflictos y las persecuciones habían obligado a un total de 59,5 millones de personas a desplazarse. Esa cifra comprendía 19,5 millones de refugiados, 38,2 millones de personas desplazadas internamente (PDI) y 1,8 millón de solicitantes de asilo. (Informe de tendencias globales del ACNUR)
  • Entre 2013 y 2014, otros 8,3 millones de personas se vieron obligados a desplazarse; esta cifra fue la mayor nunca vista en un solo año. (Informe de tendencias globales del ACNUR)
  • En 2014 pudieron regresar a sus países de origen solo 126 800 refugiados, la menor cifra en 31 años. (Informe de tendencias globales del ACNUR)
  • El desplazamiento forzado tiende a ser prolongado y, en muchos casos, comprende décadas. Las poblaciones obligadas a desplazarse se encuentran entre las más pobres y desfavorecidas. 
  • Si bien el desplazamiento forzado es un problema global, el impacto se concentra, mayormente, en países en desarrollo, y la mayor carga recae sobre unos pocos países. 
  • Más de la mitad de los refugiados de todo el mundo provienen de Siria, Afganistán y Somalia; muchos también vienen de Sudán, Sudán del Sur, la República Democrática del Congo (RDC), Myanmar, Iraq y Eritrea.
  • Los países vecinos albergan a la abrumadora mayoría de refugiados. El 50 % del total de refugiados se encuentra en siete países: Irán, Jordania, Líbano, Pakistán, Palestina, Siria y Turquía.
  • El 52 % de todos los PDI se encuentran en cuatro países (Colombia, Iraq, Sudán y Siria).
  • El 70 % de los que llegan a la UE provienen de países afectados por conflictos. Hasta la fecha, en 2015 han llegado personas de los siguientes países (en orden de volumen): Siria, Kosovo, Afganistán, Albania, Iraq, Pakistán, Eritrea, Serbia, Ucrania y Nigeria.
  • A pesar del rápido aumento de los flujos de refugiados que llegaron a Europa, la cantidad sigue siendo relativamente baja en relación con las poblaciones de los países europeos receptores y, en especial, con las de los países mucho más pobres del Medio Oriente que reciben a quienes se vieron obligados a desplazarse. En los primeros nueve meses de 2015, aproximadamente 530 000 solicitantes de asilo llegaron a la UE y, según el ACNUR, se espera la llegada de otros 700 000 para fin de año. En comparación, en 2014 la cifra de solicitantes de asilo fue de 219 000.
  • Con el desplazamiento forzado se produce una drástica disminución de capital humano en los países de origen. Suponiendo que la crisis actual llegue a su fin, con una tasa de crecimiento promedio del 3 %, Siria, cuya población se calcula que se ha reducido en un 20 %, además del 40 % desplazado internamente, tardaría 20 años en recuperar el nivel de producto interno bruto que tenía en 2010.

Respuesta del Grupo Banco Mundial

En la actualidad, en todo el mundo, hay 60 millones de personas que se vieron obligadas a desplazarse, como refugiados, personas internamente desplazadas y solicitantes de asilo que huyen de conflictos y persecuciones. Al Grupo Banco Mundial le preocupa su bienestar así como el impacto que generan en las comunidades donde se asientan, que se concentran, en gran medida, en países en desarrollo. Para respaldar nuestras metas de poner fin a la pobreza e impulsar la prosperidad compartida, estamos trabajando con nuestros asociados para ayudar a los países y asociados afectados a abordar la situación de desplazamiento prolongado, brindando asistencia técnica y financiera que pueda ser de ayuda tanto para las personas desplazadas como para sus anfitriones en los países de origen, de tránsito y de destino. Colaboramos cada vez más con países y comunidades para que puedan abordar las causas raíz en el mediano a largo plazo.

Contactos en el GBM (tel: +1 202 758 4290 o lpang@worldbankgroup.org) o Chisako Fukuda (+1 202 473 9424 ocfukuda@worldbankgroup.org)








GALERÍA DE FOTOS
Road to Refuge