Esta página en: Español | Inglés | Français | عربي
ABRIL 2012

Tendencias en los precios mundiales

Luego de cuatro meses consecutivos de bajas en los precios, el Índice de precios de los alimentos del Banco Mundial aumentó en 8% desde diciembre de 2011 hasta marzo de 2012. Los índices correspondientes a cereales, grasas y aceites y otros alimentos subieron todos los meses desde enero de 2012 (Gráfico 1). Las grasas y aceites registraron la mayor alza con un aumento trimestral de 13%, seguido de un incremento de 6% en el precio mundial de otros alimentos y de 4% en el costo de los cereales. El índice de los fertilizantes se mantuvo casi sin cambios en el último trimestre, deteniendo así la fuerte baja observada durante el último trimestre de 2011 (Cuadro 1).

Gráfico 1. Índice mundial de precios de los alimentos del Banco Mundial

Fuente: DECPG, Banco Mundial.
Nota: El Índice de precios de los alimentos pondera los precios de las exportaciones de una serie de productos alimenticios básicos en el mundo en precios nominales en US$, 2005 = 100.


Cuadro 1. Fluctuaciones de precios de productos alimenticios básicos esenciales
 Productos básicosDiciembre 2011 –
Marzo 2012 (%)
Febrero 2011 – Marzo 2012 (%) Marzo 2011 – Marzo 2012 (%)
Índices
  Alimentos 8 -6 -1
    Cereales 4 -5 -1
    Grasas y aceites 13 -8 -2
    Otros alimentos 6 -5 0
  Fertilizantes -1 13 16
Precios
  Maíz 9 -4 -3
  Arroz (Thai, 5%) -6 5 11
  Trigo (duro rojo de invierno de EE. UU.) 6 -18 -10
  Azúcar (mundial) 5 -18 -8
Aceite de soja 7 -6 -2
  Petróleo crudo, promedio 13 20 8
Fuente: DECPG, Banco Mundial.

Todos los productos esenciales aumentaron de precio, salvo el arroz. Los importes del maíz subieron 9%, el aceite de soja 7%, el trigo variedad “duro rojo de invierno” (HRW, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos 6% y el azúcar (mundial) 5%. Estas variaciones fueron las mayores registradas desde junio y julio de 2011. El precio del arroz (Thai, 5%) se redujo en 6% en el mismo periodo, sumándose a la caída de 2% observada en el último trimestre de 2011. Esta baja en los precios internacionales se debe a la abundante oferta y la fuerte competencia entre los exportadores.

Los precios mundiales de los alimentos siguen siendo altos y solo se mantienen un 6% por debajo de su máximo histórico de febrero de 2011. El valor de los cereales está solo un 5% más bajo que su nivel de febrero de 2011, mientras que en el caso de las grasas y aceites es un 8% y el de otros alimentos, un 5%. En comparación con marzo de 2011 —es decir, la variación anual— los valores son solo un 1% por inferior a los niveles de hace 12 meses (1% menos en el caso de los cereales, 2% menos en grasas y aceites y 0% en otros alimentos). Pese a este restringido aumento en los precios interanuales, el alza sostenida del último trimestre luego de un periodo de caídas sostenidas subraya la inestabilidad de estas cifras.

TEl precio del petróleo crudo también subió sostenidamente desde diciembre de 2011, luego de seis meses de inestabilidad. El valor del petróleo incide sobre los precios de los alimentos a través del costo de los fertilizantes y del transporte, y de los incentivos para desviar la producción de alimentos hacia los biocombustibles1.El precio de un barril de petróleo crudo alcanzó un promedio de US$117 en marzo, 13% por sobre su media de diciembre de 2011 y 8% más que hace un año, es decir, en marzo de 2011. La incertidumbre en torno a las condiciones de la oferta explica gran parte del alza en estos precios. Las tensiones geopolíticas han restringido el abastecimiento desde Sudán del Sur, la República Árabe Siria y la República del Yemen. El embargo anunciado por la Unión Europea (UE) y las sanciones impuestas por Estados Unidos a empresas que operan con bancos iraníes se materializarán en julio de este año, obligando a los compradores europeos y asiáticos a buscar fuentes alternativas de petróleo. Se estima que estas medidas podrían reducir las exportaciones de crudo iraní en hasta 1 millón de barriles al día2. No obstante, en este momento es difícil predecir el nivel y la duración de las alzas, aunque los expertos consideran que las interrupciones en el suministro de petróleo normalmente provocan un aumento pequeño y en gran medida transitorio en el precio real del crudo (a diferencia de lo que sucede con alzas más grandes y persistentes en los precios mundiales causados por aumentos en la demanda de carácter preventivo o real en una economía mundial sólida)3.

Otros factores, aparte de la agitación en los mercados del petróleo, también han contribuido a la carestía de los productos alimentarios básicos. Las condiciones climáticas afectaron a exportadores clave: el frío extremo registrado en Europa, la Federación de Rusia y otros países miembros de la Comunidad de Estados Independientes (CEI) impactó en el precio del trigo 4 wwhile excessively hot and dry conditions in South America — especially in Brazil and Argentina5 —han contribuido a alzas de precios del azúcar, el maíz y la soja. Los valores de los cereales también sufrieron debido a la insólita sequía que afectó a la zona suroccidental de Estados Unidos6. La debilidad del dólar estadounidense frente a otras divisas importantes, la caída en el precio de los fletes y una fuerte demanda de parte de los importadores asiáticos (especialmente en el caso del maíz) han reforzado la intensificación de la demanda de importaciones y puesto presión al alza en los precios. Los factores estacionales también han hecho su parte, puesto que los principales cultivos de cereales de invierno en el hemisferio norte y de temporada de verano en el hemisferio sur no comienzan sino hasta marzo-abril7.

Una serie de otros factores han mantenido a raya la presión al alza en los precios. Si estos perduran por un tiempo, podrían impedir la subida permanente en el valor de los alimentos. La moderación en el uso del maíz para la producción de etanol en Estados Unidos (sin cambios en 2011-12 luego de años de un crecimiento anual de dos dígitos8) y las presiones a la baja generadas por la débil demanda mundial a causa de la persistente crisis del euro son los elementos que han mantenido bajo control las presiones al alza en los precios. Los valores récords alcanzados a fines de 2010 y comienzos de 2011 llevaron a una mayor producción de los principales cultivos a nivel mundial y son un componente fundamental en las sólidas proyecciones para la temporada 2012-13. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) pronostica que la producción mundial de cereales se incrementará en 4% entre 2010-11 y 2011-12, mientras que las proyecciones del Sistema de Información sobre los Mercados Agrícolas (SIMA) apuntan a un aumento global de 1,9% en la producción de cereales durante la temporada 2012-139.

Las perspectivas de producción de maíz en China han mejorado y se espera que la superficie cultivada de este cereal en Brasil correspondiente a la segunda cosecha de la temporada supere a la de años anteriores. Lo mismo sucede con los cultivos de arroz en India y Pakistán, donde se proyectan nuevas cifras récords para las cosechas de este alimento en abril de 2012. También Viet Nam promete una gran cosecha primaveral de arroz 10. Sin embargo, las importantes compras de arroz de parte de China y Nigeria y la reciente extensión de su sistema de apoyo al precio del arroz de parte del Gobierno de Tailandia han generado un leve aumento en el precio de exportación del arroz Thai entre febrero y marzo de 201211. Las siembras de trigo de invierno en Rusia y Estados Unidos también deberían aumentar12, pero las bajas pronosticadas en las cosechas de Australia y la región del Mar Negro podrían llevar a una caída de 1,4% en la producción mundial del producto en 2011-1213. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) y la FAO recientemente proyectaron aumentos en las existencias de cierre de trigo14y arroz y una baja en las de maíz para 2011-1215. En conjunto, se espera que estos cambios incrementen la proporción entre las reservas y el uso de todos los cereales a 22,1% (de 21,7% en 2010-11).

Los precios internos siguen altos, especialmente en África. En los países con grandes importaciones de alimentos, el alza de los precios mundiales se traspasa a los valores internos. Sin embargo, en muchas naciones también entran en juego otros factores locales y regionales, entre ellos algunos específicos como: restricciones comerciales entre Sudán y Sudán del Sur, acaparamiento de existencias de parte de agricultores y comerciantes ante la expectativa de alzas de precios en Etiopía y Nigeria, disturbios civiles en el norte de Malí y en el noreste de Nigeria, altos costos del combustible y el transporte y malas condiciones climáticas. Todos ellos contribuyen a mantener altos los precios internos de los alimentos.16 Sin embargo y a pesar de estos elevados niveles, en algunos mercados internos y vecinos se han mantenido presiones a la baja gracias a variables como el levantamiento de la prohibición de exportar en Tanzanía, la reanudación del flujo comercial entre Nigeria y el Sáhel y las buenas condiciones climáticas en Asia central.

Las alzas de precios en los mercados internos han sido considerables cuando han ocurrido y han sido mayores que las disminuciones en los distintos países. El aumento del precio del trigo entre marzo de 2011 y 2012 (Cuadro 2) llegó a 92% en Belarús y a 56% en la República de Moldova, pero disminuyó en 30% en El Salvador, 19% en la República Kirguisa y 16% en Sudáfrica. El precio del maíz aumentó en 82% en Malawi, 80% en Etiopía y 71% en México. Las mayores bajas del maíz se produjeron en Honduras (31%), Somalia (20%) y El Salvador (19%). Durante ese mismo periodo, los precios del arroz aumentaron 125% en Uganda, 54% en Tanzanía y 38% en Rwanda. A su vez, la baja del precio del arroz fue de un modesto 21% en Bolivia y de 18% en Bangladesh. De manera similar, entre diciembre de 2011 y febrero de 2012 se observaron alzas de precios mayores (que las bajas) para el maíz y el arroz, según se muestra en el Cuadro 2.

Cuadro 2. Principales variaciones de precios internos (hasta febrero 2012)
 Variaciones de precios trimestrales: Diciembre 2011 - Febrero 2012
Trigo % de variación Maíz % de variación
República Democrática del Congo - Kinshasa, trigo (harina), al detalle (franco congoleño/kg) 16 Malawi - Mzimba, maíz, al detalle (kwacha malauí/kg)74
Bangladesh - Dhaka, trigo (harina), al detalle (taka/kg) 10 República Unida de Tanzanía - Dar as Salam, maíz, por mayor (US$/ton)31
India - Delhi, trigo, al detalle (rupia india/kg) 6 Ucrania, promedio nacional, maíz (tramitación oferta en lugar convenido), por mayor (grivna/ton)19
Ucrania, promedio nacional, trigo, grado 3 (tramitación oferta en lugar convenido), por mayor (grivna/ton) 5 Honduras - San Pedro Sula, maíz (blanco), por mayor (US$/kg)11
El Salvador - San Salvador, trigo (harina), al detalle (US$/kg) -13 Costa Rica, promedio nacional,  maíz (blanco), por mayor (US$/kg)-15
Sudán - Jartum, trigo, por mayor (libra sudanesa/local) -12 Panamá - Ciudad de Panamá, maíz, al detalle (balboa/kg)-14
Georgia, promedio nacional, trigo (harina), al detalle (lari/kg) -6 Kenya – Nairobi,  maíz, por mayor (US$/ton)-12
 
Arroz % de variación Sorgo % de variación
República Unida de Tanzanía - Dar as Salam, arroz, por mayor (US$/ton) 34 Haití - Puerto Príncipe, sorgo, al detalle (gourde/local)24
Uganda - Kampala, arroz, por mayor(US$/kg) 19 Sudán - Jartum, sorgo (feterita), por mayor (libra sudanesa/local)18
Nicaragua - Managua, arroz (grado 3), por mayor (córdoba oro/kg) 11 Etiopía - Addís Abeba, sorgo (blanco), por mayor (birr etíope/local)4
Pakistán - Karachi, arroz (basmati), al detalle (rupia pakistaní/kg) 8 Somalia - Baidoa, sorgo (rojo), al detalle (chelín somalí/kg)-46
Camboya - Phnom Penh, arroz (mezcla), por mayor (riel/kg) -18 El Salvador - San Salvador, sorgo (maicillo), por mayor (US$/kg)-21
Somalia - Mogadishu, arroz (importado), al detalle (chelín somalí/kg) -14 Togo - Lomé, sorgo, al detalle (franco CFA/kg)-5
República Democrática del Congo - Kinshasa, arroz (importado), al detalle (franco congoleño/kg) -11
Variación anual de precios: Febrero 2011 – Febrero 2012
Trigo % de variación Maíz % de variación
Belarús, promedio nacional, trigo (harina), al detalle (rublo bielorruso/kg) 92 Malawi - Mzuzu, maíz, al detalle (kwacha malauí/kg)82
República de Moldova -Chisinau, trigo (harina), al detalle (leu moldavo/kg) 56 Etiopía - Addís Abeba, maíz, por mayor (birr etíope/local)80
Etiopía - Addís Abeba, trigo (blanco), por mayor (birr etíope/local) 22 México - Guadalajara, maíz (blanco), por mayor (peso/kg)71
República Democrática del Congo - Kinshasa, trigo (harina), al detalle (franco congoleño/kg) 19 Kenya - Kisumu, maíz, por mayor (US$/ton)66
Bhután - Trashigang, trigo (harina), al detalle (ngultrum/kg) 19 Sudáfrica - Randfontein, maíz (blanco), por mayor (rand/ton)53
Bolivia - La Paz, trigo (harina), por mayor (boliviano/kg) 10 Rwanda - Kigali, maíz, por mayor (US$/ton)49
Cabo Verde - Santiago, trigo (harina, importada) al detalle (escudo de Cabo Verde/ kg) 10 República Unida de Tanzanía - Dar as Salam, maíz, por mayor (US$/ton)39
El Salvador - San Salvador, trigo (harina), al detalle (US$/kg) -30 Panamá - Ciudad de Panamá, maíz, al detalle (balboa/kg)32
Kirguistán -Bishkek, harina de trigo (grado 1), al detalle (som kirguís /kg) -19 Honduras - San Pedro Sula, maíz (blanco), por mayor (US$/kg)-31
Sudáfrica - Randfontein, trigo, por mayor (rand/ton) -16 Somalia - Mogadishu, maíz (blanco), al detalle (chelín somalí/kg) -20
Georgia, promedio nacional, trigo (harina), al detalle (lari/kg) -11 El Salvador, San Salvador, maize (white), wholesale (US$/kg)-19
Ucrania, promedio nacional, trigo, grado 3 (tramitación oferta en lugar convenido), por mayor (grivna/ton) -9 Togo - Lomé, maíz (blanco), al detalle (franco CFA/kg)-12
 
Arroz % de variación Sorgo % de variación
Uganda - Kampala, arroz, por mayor (US$/kg) 125 Sudán - Jartum, sorgo (feterita), por mayor (libra sudanesa/local) 102
República Unida de Tanzanía - Dar as Salam, arroz, por mayor (US$/ton) 54 Etiopía - Adís Abeba, sorgo (blanco), por mayor (birr etíope/local) 82
Rwanda - Kigali, arroz, por mayor (US$/ton) 38 Burkina Faso -Ouagadougou, sorgo (local), por mayor (franco CFA/local) 35
Pakistán - Karachi, arroz (basmati), al detalle (rupia pakistaní/kg) 26 Haití - Puerto Príncipe, sorgo, al detalle (gourde/local) 24
Malí - Bamako, arroz (local), por mayor (franco CFA/local) 25 Níger - Niamey, sorgo (local), por mayor (franco CFA/local) 15
Indonesia, promedio nacional, arroz, al detalle (rupia/kg) 15 Somalia - Baidoa, sorgo (rojo), al detalle (chelín somalí/kg) -72
Bolivia - Cochabamba, arroz (grano de oro), por mayor (boliviano/kg) -21 El Salvador - San Salvador, sorgo (maicillo), por mayor (US$/kg) -11
Bangladesh - Dhaka, arroz (grueso), al detalle (taka/Kg) -18 Togo - Lomé, sorgo, al detalle (franco CFA/kg) -7
Haití - Puerto Príncipe, arroz (importado), al detalle (gourde/local) -14
República Democrática del Congo - Kinshasa, arroz (importado), al detalle (franco congoleño/kg) -9
Fuente: Sistema Mundial de Información y Alerta (SMIA), FAO.

¿En camino hacia una nueva crisis?

Además de los tres meses de alzas consecutivas en los precios mundiales de los alimentos y de elevados precios internos en muchos países, se acaban de anunciar alertas en materia de seguridad alimentaria y proyecciones de asistencia sobre el promedio en partes de África oriental y occidental17Esta información pinta un panorama sombrío, ¿pero estamos en camino hacia una nueva crisis mundial de los alimentos? Las perspectivas de producción siguen siendo buenas para la temporada 2012-13, no obstante para responder a esta pregunta, se necesita una definición clara de lo realmente es una crisis mundial de este tipo. Desgraciadamente, esa definición no es una tarea fácil y llegar a un consenso sigue siendo un desafío (Recuadro 1). Por consiguiente, no existe un mecanismo integral y aceptado por la mayoría para identificar el comienzo de una crisis alimentaria mundial. No se trata de un mero ejercicio académico, ya que la falta de consenso podría afectar la coordinación y la naturaleza de las respuestas y, en última instancia, los efectos generados por la crisis. Por ejemplo, se requieren medidas muy diferentes si se trata de una inseguridad alimentaria transitoria severa o si es un problema de hambre crónica; o si se trata de situaciones previsibles y cíclicas o aquellas conmociones impredecibles o no estacionales que afectan la seguridad alimentaria 18.

Recuadro 1. Qué es una crisis alimentaria mundial

Aunque el concepto de inseguridad alimentaria es ampliamente reconocido como una situación en la cual no todas las personas carecen en todo momento de acceso físico y económico a cantidades suficientes y seguras de alimentos nutritivos para llevar una vida saludable y activaa, no existe una definición similar de lo que constituye una crisis mundial de los alimentos. Por ejemplo, el marco del Banco Mundial de respuestas a crisis no hace diferencia entre “crisis” y “emergenciasb” y usa específicamente el término “desastre” para referirse a “un suceso que ha provocado —o que probablemente provocará— un impacto económico y/o social negativo importante asociado con crisis de origen humano o desastres naturales c”. El Programa Mundial de Alimentos tampoco menciona la “crisis alimentaria”; más bien habla de “emergencia”, definida como situaciones de urgencia donde existen pruebas claras de un acontecimiento —o serie de acontecimientos— que provoca sufrimiento humano o que amenaza en forma perentoria la vida humana o las formas de sustento y cuya solución escapa a los medios con los que cuenta el Gobierno. Una “emergencia” también se describe como un acontecimiento —o serie de acontecimientos— probadamente anormal que provoca una ruptura de magnitud excepcional en la vida de una comunidadd. Tampoco el Sistema Mundial de Información y Alerta de la FAO (SMIA) ofrece una definición de “crisis alimentaria”, pero sí identifica tres factores mediante los cuales se puede determinar si una región está pasando por una situación de ese tipo: i) falta de alimentos; ii) acceso limitado a los alimentos, y iii) problemas graves pero localizadose. La Clasificación Integrada de las Fases de la Seguridad Alimentaria (IPC, por sus siglas en inglés) define, a nivel nacional y subnacional, una “crisis aguda de alimentos y medios de subsistencia” como: “Falta de acceso a los alimentos muy crítica y con muchas presiones, con malnutrición elevada y por encima de lo común y agotamiento acelerado de los medios de subsistencia que, en caso de proseguir, hará pasar a la población a las fases 4 [(p. ej. Emergencia humanitaria)] o 5 [(p. ej. Hambruna/Catástrofe humanitaria)] y/o probablemente se traducirá en pobreza crónicaf”. Para determinar el nivel de inseguridad alimentaria en un país concreto, la IPC usa los siguientes indicadores: tasa bruta de mortalidad, malnutrición aguda, retraso del crecimiento, acceso/disponibilidad de alimentos, diversidad en la alimentación, acceso/disponibilidad de agua, peligros, seguridad civil, medios de subsistencia y factores estructurales.

Fuente: J. Cuesta, A. Htenas y S. Tiwari, A Global Food Price Monitoring Framework for Rapid Response (Marco de seguimiento del precio mundial de los alimentos para una respuesta rápida), de próxima aparición.
a. "“World Food Summit Plan of Action” 1996 (“Plan de acción de la Cumbre Mundial de Alimentos”)," 1996.
b. "“Framework Document for Proposed Loans, Credits, and Grants in the Amount of US$1.2 Billion Equivalent for a Global Food Crisis Response Program” (“Documento marco de préstamos, créditos y donaciones propuestas por el equivalente de US$1.200 millones para un Programa Mundial de Respuesta a la Crisis de los Alimentos”), 26 de junio de 2008" (PDF), 26 de junio de 2008.
c. Política Operacional del Banco Mundial 8.00, Respuesta rápida ante crisis y situaciones de emergencias.
d. "Definición de emergencias,," PMA/EB.1/2005/4-A.
e. FAO, Perspectivas de cosechas y situación alimentaria n.° 4, Diciembre de 2011.
f. La IPC se creó originalmente en Somalia en el marco de la Unidad de Análisis de la Seguridad Alimentaria (FSAU, por sus siglas en inglés) de la FAO y una alianza compuesta por ocho de los principales organismos de las Naciones Unidas y organizaciones no gubernamentales internacionales. (IPC en resumen).

Para abordar este déficit, el Banco Mundial actualmente está creando un marco de seguimiento en el que se definen, identifican y siguen las crisis de los precios de los alimentos, tanto a nivel mundial como nacional. Este marco se concentra en los precios internacionales y no incluye directamente otros factores que son también importantes desde el punto de vista de crisis de la seguridad alimentaria mundial (como acceso y distribución de alimentos y vulnerabilidades regionales y específicas de cada país). De hecho, más que formular una definición conceptual de una crisis, como las que se incluyen en el Recuadro 1, el ejercicio apunta a encontrar una definición operacional o un indicador que permita controlar qué tanto se acercan los precios de los alimentos mundiales a un nivel considerado crítico. En concreto, para elegir ese indicador, el análisis compara la capacidad de una serie de activadores de los precios mundiales de los alimentos para predecir las alzas abruptas en los precios mundiales de junio de 2008 y febrero de 2011. A continuación, el análisis compara el momento en que dichos activadores habrían dado una alerta sobre la crisis (es decir, qué tan anticipadamente respecto del nivel máximo de la crisis); y durante cuánto tiempo habrían estado activas dichas alertas. El activador con el mejor rendimiento (Recuadro 2) se usa entonces para hacer un seguimiento de la situación actual de los precios mundiales con respecto al umbral crítico seleccionado.

Recuadro 2. Seguimiento de los precios mundiales de los alimentos

La comparación de los indicadores de los precios de los alimentos del siguiente cuadro muestra que el activador con 3 desviaciones estándar (DE) en torno a la media de la serie histórica desestacionalizada desde 1960 hasta 2007 es el indicador de mejor desempeñoa. Este activador es capaz de identificar los dos periodos de aumentos abruptos en los precios de los alimentos en 2008 y 2011. Además, produce lapsos breves de advertencia, cercanos a los niveles mundiales máximos. En el caso del periodo analizado entre enero de 2000 y diciembre de 2011, el sistema de seguimiento se habría activado en alrededor del 6% del tiempo debido a los precios mundiales de los alimentos o 9 de 144 meses entre enero de 2000 y diciembre de 2011. El análisis de los demás indicadores muestra que estos no diferencian muy bien o no logran predecir los niveles máximos globales.

Table. Incidence of Food Price Alerts, 2000-2011
Indicator World Bank Food Price Index
Triggers Beyond 75% of 2008 Global Food Price Index peak 5 consecutive months of price increases 15% price increase in 5 consecutive months 3 standard deviations from 1960-2007 mean
Is the indicator's trigger able to identify the:
... 2008 June peak?
... 2011 February peak?
 
Yes
Yes
 
Yes
Yes
 
No
Yes
 
Yes
Yes
How soon would it have identified the:
... 2008 crisis?
... 2011 crisis?
 
Oct 2006
Oct 2006a
 
Aug 2007
Nov 2010
 
Nov 2007
Nov 2010
 
Mar 2008
Jan 2011
Length of alert, in # of months:
... in 2008
... in 2011
 
63
63a
 
11
4
 
7
4
 
4
5
Fuente: J. Cuesta, A. Htenas y S. Tiwari, A Global Food Price Monitoring Framework for Rapid Response (Marco de seguimiento del precio mundial de los alimentos para una respuesta rápida), de próxima aparición.
a. Las series se desestacionalizan de manera lineal haciendo una regresión de cada una en el tiempo durante el periodo 1960–2007. Luego se resta la tendencia, lo que permite concentrarse en los valores residuales. A continuación se usa la desviación media y estándar de estos valores residuales para determinar el activador.
b. Este activador habría desencadenado una alerta en octubre de 2006 que se habría mantenido hasta 2011.

En base al activador que mejor desempeño tiene (el criterio 3DE), el Gráfico 2 muestra que el Índice mundial de precios de los alimentos desestacionalizado de marzo de 2012 sigue por debajo del umbral crítico. Sin embargo, el alto nivel actual de los precios de los alimentos no está lejos de los valores mundiales observados en 2008 y 2011. Ello subraya la necesidad de mantenerse alerta.

Gráfico 2. Precio mundial de los alimentos y el umbral de la crisis (1960 - 2012)
Fuente: J. Cuesta, A. Htenas y S. Tiwari, A Global Food Price Monitoring Framework for Rapid Response (Marco de seguimiento del precio mundial de los alimentos para una respuesta rápida), de próxima aparición.
Endnotes

1. Las pruebas aportadas por el Banco Mundial también demuestran que los vínculos entre el petróleo crudo y los mercados agrícolas se han fortalecido considerablemente desde 2005, con el aumento de 0,22 a 0,28 entre el periodo previo a 2005 hasta 2009 de la elasticidad de traspaso de los precios del crudo a los precios agrícolas. (J. Baffes, “More on the Energy/Nonenergy Price Link,” Applied Economics Letters 17: 1555–58 [2010]).
2. Commodity Markets Review , (Análisis de los mercados de los productos básicos), Grupo de Análisis de las Perspectivas de Desarrollo del Banco Mundial, n.o 122, 10 de abril de 2012, http://www.worldbank.org/prospects/commodities.
3. Ianchovichina, E., J. Loening y C. Wood, “How Vulnerable are Arab Countries to Global Food Price Shocks?” (“¿Qué tan vulnerables son los países árabes a las crisis mundiales de los precios de los alimentos?”), Documento de trabajo sobre investigaciones de políticas 6018, Banco Mundial (2012); Kilian, L., “Not All Oil Price Shocks Are Alike: Disentangling Demand and Supply Shocks in the Crude Oil Market” (“No todas las crisis de los precios del petróleo son iguales: Desentrañar las crisis de oferta y demanda en el mercado del petróleo crudo”), American Economic Review 99(3): 1053-69 (2009).
4. FAO, "World Food Situation: FAO Cereal Supply and Demand Brief," (“Situación alimentaria mundial: Reseña de la FAO sobre la oferta y demanda de cereales”), 8 de marzo de 2012.
5. FEWS NET (Red del Sistema de Alerta Temprana en Caso de Hambruna), Price Watch: February Food Prices (Alerta de precios: Precios de los alimentos en febrero), 30 de marzo de 2012.
6. FAO, Perspectivas de cosechas y situación alimentaria n.o 1, marzo de 2012.
7. FAO, Perspectivas de cosechas.
8. FAO, Food Outlook, Global Market Analysis (Perspectivas de los alimentos, Análisis de los mercados mundiales), abril de 2011.
9.FAO, Perspectivas de las cosechas; SIMA, “Current Market Situation and Outlook” (“Situación actual del mercado y perspectivas”), presentado por A. Abbassian, Secretario de SIMA, en la  Primera Reunión de SIMA del Foro de Respuesta Rápida, Ciudad de México, 11 de abril de 2012.
10. FEWS NET, Price Watch.
11. FAO, “Food Prices Remain Nearly Unchanged in March” (“Los precios de los alimentos siguen casi sin cambios en marzo”), 5 de abril de 2012.
12. USDA, WASDE-504, 10 de abril de 2012; FEWS NET, Price Watch.
13. FAO, Perspectivas de cosechas.
14. Sin embargo, el USDA revisó a la baja sus cálculos anteriores para las existencias de cierre de 2012 en su informe WASDE de abril.
15.El SIMA también informa que estas existencias de cierre aumentarán en 6% en 2012-13 para todos los cereales (8,8% para el trigo, 1,6% para los cereales secundarios y 7,8% para el arroz (SIMA, “Current Market Situation and Outlook”).
16. Otras causas específicas se refieren a la apreciación del rand en Sudáfrica, ataques de plagas en Chad y la escasez de fertilizantes en Kenya (FEWS NET, Price Watch).
17. FEWS NET (“East Asia Food Security Alert” [“Alerta de seguridad alimentaria en Asia oriental”], 6 de abril de 2012 y 27 de marzo de 2012) informa sobre alertas de crisis en partes de Etiopía, Somalia, Mauritania, Malí, Burkina Faso y Níger. La Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, Food Assistance Outlook Brief, febrero de 2012) pronostica necesidades de asistencia por sobre el promedio para agosto de 2012 en Burkina Faso, Djibouti, Etiopía, Kenya, Malí, Mauritania, Somalia, Sudán y Sudán del Sur. .
S. Devereux, “Desk Review: Distinguishing between Chronic and Transitory Food Insecurity in Emergency Needs Assessments” (“Revisión teórica: Diferenciar entre inseguridad alimentaria crónica y transitoria en evaluaciones de necesidades de emergencia”), IDS, Sussex, RU (2006).

Food Price Watch, produced by the Poverty Reduction and Equity group at the World Bank, is a series that aims at drawing attention to trends in domestic food prices in low- and middle-income countries and their policy implications. Contact: José Cuesta (jcuesta@worldbank.org)