Esta página en: Español | Inglés | Français | عربي
NOVIEMBRE 2012

Tendencias en los precios mundiales

Después de la pronunciada alza en los precios internacionales de los alimentos básicos en julio, los valores comenzaron a estabilizarse en agosto y septiembre y empezaron a bajar en octubre (gráfico 1). El Índice de precios de los alimentos de octubre está 5% por debajo del máximo de julio, cuando en un solo mes los precios internacionales se dispararon en 10%. Esto significa que en el trimestre entre agosto y octubre, se ha rectificado solo la mitad de la repentina alza de julio.

Gráfico 1: Índice mundial de precios de los alimentos del Banco Mundial

Fuente: DECPG, Banco Mundial.
Nota: El Índice mundial de precios de los alimentos pondera los precios de las exportaciones de una serie de productos alimenticios básicos en el mundo en precios nominales en US$ de 2005 = 100.


Cuadro 1. Fluctuaciones de precios de productos alimenticios básicos esenciales
Commodities Agosto 2012 – Octubre 2012 Octubre 2011 – Octubre 2012 Febrero 2011 – Octubre 2012
Indices
  Alimentos -5 7 -4
    Cereales -2 12 8
    Grasas y Aceites -10 12 -7
    Otros -1 -7 -13
    Fertilizantes 0 -13 10
Precios
  Maíz -3 17 10
 Arroz (thai, 5%) -2 -7 7
  Trigo (duro rojo de invierno de EE. UU.) 3 24 3
Azúcar (mundial) -3 -20 -31
  Aceite de soja -6 4 -14
  Petróleo crudo, promedio -2 4 6
Fuente: DECPG, Banco Mundial.

A pesar de esta nueva baja, los precios internacionales de los alimentos siguen estando cercanos a las cifras máximas históricas. En agosto, el Índice de precios de los alimentos excedió el valor de julio, lo que marcó una nueva alza histórica. En septiembre, una baja en el índice los dejó a la par con los elevados precios récords que se habían registrado anteriormente en febrero de 2011. En octubre, el Índice de precios de los alimentos se redujo en cerca de 4% respecto de los niveles de febrero de 2011 (cuadro 1), lo que se explica principalmente por la enorme caída del azúcar (el nivel más bajo en dos años) y los aceites de soja y palma. No obstante, en octubre, los precios de los alimentos siguen estando un 7% por sobre el valor de hace un año, mientras que los cereales continúan teniendo un precio especialmente elevado, 12% por sobre el nivel de hace 12 meses y muy cercano al máximo histórico registrado en 2008.

Los precios de las tres categorías de alimentos más importantes bajaron entre agosto y octubre de 2012. La mayor parte del descenso de este trimestre se produjo en octubre, principalmente en las grasas y aceites, ya que las reducciones observadas en los cereales y otros alimentos fueron más modestas (gráfico 1). Los precios de las grasas y aceites (una categoría que incluye al aceite de soja y de palma) bajaron 8%, mientras que en el caso de los cereales disminuyeron en 2% y de otros alimentos (entre los cuales se cuenta el azúcar y el trigo) se redujeron en 1% (cuadro 1).  Entre los productos específicos, el precio del maíz bajó 3%, el arroz 2% y el aceite de soja 6%. El único valor que aumentó fue el del trigo, hasta 3% entre agosto y octubre.  

En el tercer trimestre de 2012, el comportamiento de los precios internacionales no ha sido uniforme entre productos, lo que refleja una dinámica distinta después del alza de julio. Desde este mes, los precios mensuales del maíz han disminuido en forma estable, los del trigo han aumentado y los de la soja y el arroz han mostrado un patrón combinado (gráfico 2).

Los mercados del maíz siguen teniendo dificultades en todo el mundo, a pesar de las noticias levemente positivas que en algo han favorecido sus precios internacionales durante los últimos tres meses1. Las lluvias de fines de julio en las áreas más afectadas por la sequía en Estados Unidos, una menor demanda para fines industriales y de forraje en Estados Unidos que aumentó la competencia de las exportaciones de Brasil2 y la creciente oferta estacional desde el hemisferio sur3 ejercen una presión negativa en los precios de exportación del maíz. No obstante, los mercados siguen teniendo dificultades debido a la baja drástica en la cosecha de este invierno en Estados Unidos y a la futura disminución de la producción que se proyecta en la Unión Europea (UE), aun cuando se espera que la cosecha de 2012-13 sea la segunda más grande que consta en los registros4. El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) pronostica que la producción mundial de alimentos y reservas para 2012-13 disminuirá casi en 5% y 12%, respectivamente5.

Los últimos cálculos en la relación entre reserva y uso en Estados Unidos son de 6% y 14% a nivel mundial, el coeficiente más bajo desde 1972 y 19736. Con escasa oferta y precios elevados, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) prevé una reducción en el uso mundial del maíz para fines industriales y de forraje7. En Estados Unidos, se espera una baja de 10% en la demanda de maíz para la producción de etanol, por primera vez en 10 años, en 2012-138.

La creciente preocupación en torno a la producción de trigo mantuvo firme el precio internacional, el cual repuntó en el último trimestre. La constante sequía ha reducido la producción de los tres principales exportadores del mar Negro: Kazajstán, Ucrania y la Federación de Rusia, además de Australia y la UE. La proyección respecto de la producción mundial para 2012-13 predice una caída de más del 5% en relación con la cosecha récord de 2011-129. La relación reserva –uso del trigo a nivel mundial sigue en un punto que algunos consideran “relativamente cómodo”10del 26% después de las cifras máximas de 2011, aunque no está lejos de la disminución de 22% registrada en 2007-0811.

Gráfico 2. Precios nominales de alimentos básicos esenciales, US$/t, Octubre 2011 – Octubre 2012


Fuente: DECPG, Banco Mundial. Nota: Precios mensuales en US$ nominales (por tm).

Se espera que las reservas disminuyan en forma notoria en 2012-1312. El aumento del uso nacional en Estados Unidos, que incluye sustituir el trigo para forraje por maíz y soja tradicionales para forraje13, redujo las exportaciones de trigo del país. Esto es significativo porque Estados Unidos es el mayor exportador mundial, aunque el aumento en la competencia con otros exportadores importantes y las expectativas de un repunte en la producción mundial, si el clima lo permite, dan motivos para ser optimistas aunque precavidos14. Las posibles restricciones a las exportaciones por parte de los principales exportadores siguen siendo una preocupación. Informes contradictorios acerca de las restricciones en las exportaciones en Ucrania han afectado el mercado15.

No es de sorprender que aun cuando todavía no se haya materializado una prohibición, los precios del trigo hayan aumentado levemente en el mes de octubre. En noviembre, World Agricultural Supply and Demand Estimates (WASDE) del USDA proyecta aumentos en las exportaciones por parte de Ucrania y Rusia, de 2 y 1 millón de toneladas, respectivamente para 2012-1316, mientras que los analistas siguen atentos a otros anuncios de restricciones en noviembre y diciembre en el caso de que continúen las malas condiciones climáticas en el mar Negro. El último panorama para la próxima cosecha de invierno sigue siendo favorable para Ucrania, pero no tanto para Rusia y Estados Unidos17

Los nuevos precios de las exportaciones de arroz reflejan un desempeño combinado sobre la base del origen. Los mercados internacionales están marcados por la abundancia en la oferta. La producción de 2012 está a la par con la cosecha récord de 201118. La ampliación del Programa de promesas para el arroz –un plan de apoyo a los precios agrícolas que cubre los principales cultivos de 2012–, asegura altos precios para el mayor exportador mundial, Tailandia. No obstante, los precios del arroz disminuyeron entre agosto y octubre (para algunas variedades), seguido del anuncio de venta de 750.000 toneladas de reservas públicas para ajustarse a las futuras compras públicas. Los precios de los principales competidores –India, Pakistán y Viet Nam–, aumentaron a pesar de la extraordinaria cosecha de 2011-12 y mejoraron las proyecciones en India después de una buena temporada ya pasado el monzón. Dicha alza se explica por la fuerte demanda desde Asia meridional, África occidental y China. Esto redujo la prima de precios de los países que compiten con Tailandia, aunque sigue con márgenes importantes19, lo que puede contribuir a que India supere a Tailandia como el principal exportador de arroz mundial en 201220. Las reservas globales de arroz se mantienen muy estables después de extraordinarias cosechas consecutivas, con una relación de reserva-uso que excede el 33% en 2011-12 (y que se espera aumente a 35% en 2012-13)21. Las buenas perspectivas para las cosechas de 2012-13 en Australia, la República Árabe de Egipto y Estados Unidos, inyectan más optimismo a los mercados22.

La estabilización de los precios de los cereales durante este trimestre no garantiza tendencias favorables en los precios en el futuro cercano. La USDA, el Consejo Internacional de Cereales (CIC) y el Sistema de Información del Mercado Agrícola (FAO-AMIS) proyectan bajas en la producción mundial de cereales, aunque en diferentes niveles23 para 2012-13. Persiste la inquietud sobre una menor demanda en una economía mundial que desacelera su ritmo. Los altos precios pueden terminar de algún modo con la demanda del trigo y el maíz, aunque aun no se sabe en qué medida. La nota positiva es que el mundo no ha visto la adopción de medidas de políticas de pánico ante el alza de precios de julio después de la sequía en Estados Unidos y se han evitado las intervenciones de emergencia24. Aún así, los mercados se mantienen muy alertas a las adquisiciones inusualmente grandes de cereales. A principios de septiembre, Egipto compró casi medio millón de toneladas de trigo proveniente del mar Negro y, en septiembre pasado, China importó grandes cantidades de trigo, prácticamente tres veces más que en el mismo mes de 201125. Ucrania está analizando las restricciones a las exportaciones y Argentina anunció que permitirá la venta de más de 2 millones de toneladas métricas adicionales de sus actuales reservas26.

Los efectos del clima determinarán en gran medida las tendencias inmediatas de los precios. Si en la segunda mitad de la temporada 2012-13 se logran grandes cosechas en el hemisferio sur, en alguna medida esto relajará los mercados de exportación de maíz y trigo. Sin embargo, las proyecciones de un fenómeno de El Niño entre fuerte y moderado, como se anticipara en julio, no se han concretado. La corriente de El Niño, que se espera se vaya debilitando hasta terminar en febrero de 2013, reducirá los riesgos de sequías importantes en Asia y Australia, pero también la probabilidad de lluvias en otras partes del mundo, en especial en América del Sur. Las condiciones neutrales en relación con El Niño hasta noviembre, conocidas como la Nada, hacen que los patrones climáticos en los próximos meses sean algo que “nadie sabe en realidad”27. No obstante, las actuales inundaciones en las áreas productoras de cereales en Argentina y la sequía en la zona sur de Brasil son motivo de preocupación.

Los precios del petróleo y el nivel de competencia de exportaciones emergentes también influyen sobre el precio de los alimentos a nivel mundial. Primero, los precios del petróleo han estado en alza desde junio excediendo el umbral de los US$100 por barril. Los efectos son poco claros porque estos incrementos no se han traducido en alzas en el precio de los fertilizantes28 y, en octubre, los precios del crudo bajaron. Segundo, aunque el aumento de la competencia en las exportaciones de cereales sea una buena noticia, no se sabe a ciencia cierta si esta competencia cada vez mayor compensará los recortes en la oferta de cereales de Estados Unidos debido a las limitaciones logísticas que enfrentan competidores emergentes como Brasil y Argentina29.

Finalmente, la función de los biocombustibles en la futura demanda de maíz también es incierta. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos acaba de confirmar el mandato de 2013 sobre estándares para combustibles renovables (RFS, por sus siglas en inglés) y la UE aprobó límites en el uso de biocombustibles generados con cultivos. Además, aunque los elevados precios del crudo aumentan la rentabilidad de los biocombustibles, los altos precios del maíz reducen los beneficios para sus productores. Es difícil predecir cuál será el efecto dominante.

Tendencias de precios a nivel nacional

Los precios nacionales de los cereales reflejan los patrones estacionales esperados en la mayoría de las regiones.  Las tendencias estacionales normales en África occidental y partes de África oriental son estables o han disminuido a medida que se comercializan las cosechas30.  El avance de la temporada de escasez está afectando a los mercados locales de la zona sur de África en áreas con déficit, probablemente hasta febrero, aunque en otros lugares los precios siguen estables pero altos. Asia meridional y oriental también experimentaron precios por lo general estables en los alimentos y las cosechas en curso en América Central han disminuido la presión sobre los precios31. Las graves sequías en Europa oriental y Asia central han reducido la oferta regional y han aumentado los precios básicos. Sin embargo, como se analiza en la Alerta sobre precios de los alimentos (FPW) de agosto, las expectativas indican que las alzas abruptas en los valores internacionales registradas en julio no se traspasarán de manera completa, uniforme o inmediata32.

La devaluación de la moneda nacional, la eliminación de los subsidios para el combustible, el almacenamiento de alimentos a nivel público y las preocupaciones sobre la seguridad agregan presiones a corto plazo en los precios de los mercados nacionales específicos. Por el contrario, un comercio más fuerte, formal o informal, mayor acceso a ayuda alimentaria y mejores condiciones económicas y de seguridad contribuyen a disminuir los precios en otros mercados.

Entre julio y septiembre, las alzas de precio del trigo a nivel nacional alcanzaron un promedio de 27% y 16% en Tayikistán y Kirguistán y 15% en las capitales de Belarús y Afganistán, debido a menores cultivos y aumentos en las importaciones desde países vecinos (cuadro 2). Las bajas en los precios del trigo fueron más moderadas y algunas de ellas de un solo dígito en varios mercados de América Latina. En el caso del maíz, los grandes productores de Europa oriental, Rusia y Ucrania vieron aumentar sus precios nacionales promedio (20% y 18%, respectivamente). Los precios promedio del maíz a nivel nacional también se incrementaron entre importadores de América Central que dependen en gran medida de las exportaciones de Estados Unidos, como es el caso de Haití (28%) y Honduras (19%).  Los mercados en las áreas de producción de África occidental han visto bajar el precio del maíz (20% o más) lo que aún no se transmite a los mercados urbanos de la región. Los precios nacionales del arroz han variado menos que los de otros cereales, en parte debido a la mayor estabilidad de los precios internacionales. La reducción de la producción en Brasil y Haití explica el aumento en los precios nacionales (14% y 11%, respectivamente), mientras que en los mercados de Myanmar que se estudian, la mayor demanda por exportaciones y las inundaciones localizadas generaron un aumento de 11%. Se pudieron observar bajas más modestas de un solo dígito en los mercados de Malí, Colombia y Níger a partir de la mayor oferta y del arroz importado más barato de Somalia.

Las variaciones en los precios nacionales durante los meses de septiembre de 2011 y septiembre de 2012 muestran el rango usualmente amplio en los precios anuales, lo que refleja los elevados precios del petróleo, cosechas deficientes específicas de cada país en 2011-12, devaluaciones y otras políticas. El panorama es complejo. El precio del trigo en Belarús en septiembre de 2012 es 67% más alto que hace 12 meses, en parte como resultado de un tipo de cambio más débil en un momento en el que aumentan los precios de las importaciones y disminuye la producción. En Uruguay, país exportador de trigo, los altos precios internacionales se han traducido en un aumento en los valores nacionales (21%) respecto del año anterior. En un contexto distinto, reservas adecuadas en Georgia y regulaciones de precios en Bolivia explican la baja del trigo (13% cada uno al año)33. Algunos mercados en la zona sur de Malawi34 reportan los mayores aumentos en el precio del maíz, de más de 100%, lo que se explica en gran medida por malos cultivos, alta inflación y aumento en los costos del combustible35. Los mercados de Lesotho (37%) y Tanzanía y Haití (31%) muestran aumentos más modestos en el precio anual del maíz. El retraso de las cosechas y ofertas generosas explican los bajos precios anuales del trigo en los mercados de Somalia y América Central. El precio del arroz en algunos mercados internos estudiados en India aumentó 30% debido a los altos volúmenes de adquisición, a la mantención de las exportaciones y al aumento en el precio del combustible36. Los precios anuales en Bangladesh bajaron debido a una buena cosecha en 2012 y a la liberación de las reservas públicas, mientras que en Somalia, los precios disminuyeron hasta alcanzar los niveles más bajos informados desde la crisis de 200837.

Cuadro 2. Mayores variaciones en los precios nominales internos
Variaciones de precios trimestrales: Julio 2012 - Septiembre 2012
Trigo %
de variación
Maíz %
de variación
Tayikistán – promedio nacional – harina de trigo (grado uno) - al detalle (somoni/kg) 27 Haití - Puerto Príncipe - maíz (importado) - al detalle (gourde/local) 28
República Kirguisa - promedio nacional - trigo harina (grado uno) - al detalle (som/kg) 16 Federación de Rusia - promedio nacional - maíz (oferta EXW) - al por mayor (rublo ruso/t) 20
Belarús - Minsk - trigo (harina) - al detalle (rublo bielorruso/kg) 15 Honduras - promedio nacional - maíz (blanco) - al por mayor (US$/kg) 19
El Salvador - San Salvador - trigo (harina) - al detalle (US$/local) 14 Ucrania - promedio nacional - maíz (licitación, EXW, procesado), al por mayor (hryvnia/t) 18
Afganistán - Kabul - trigo (harina) - al detalle (afgani/kg) 14 Rwanda - Kigali - maíz - al por mayor (US$/t) -19
Costa Rica - promedio nacional - trigo (harina) - al detalle (US$/kg) -2 Nigeria - Kano - maíz - al por mayor (naira/local) -22
Perú - promedio nacional - trigo (durum) - al por mayor (nuevo sol/kg) -2 Ghana - Tamale - maíz - al detalle (cedi/kg) -26
Etiopía - Shashemene - trigo (blanco) - al por mayor (birr etíope/local) -5 Chad - Moussoro - maíz - al detalle (franco CFA/kg) -31
Bolivia - La Paz - trigo (pelado) - al por mayor (boliviano/local) -7 Uganda - Kampala - maíz - al por mayor (US$/t) -43
Arroz   Sorgo  
Brasil - promedio nacional – arroz - al detalle (real brasileño/kg) 14 Níger - Maradi - sorgo (local) - al por mayor (franco CFA/local) 16
Haití - Puerto Príncipe - arroz (importado) - al detalle (gourde/local) 11 Etiopía - Addis Abeba – sorgo (blanco) - al por mayor (US$/kg) 10
México – Ciudad de México - arroz (morelos) - al por mayor (peso mexicano/kg) 11 El Salvador - San Salvador – sorgo (maicillo) - al detalle (US$/local) 4
Myanmar - Rangún - arroz (emata 25%) - al por mayor (kyat/kg) 11 Burkina Faso - Uagadugú – sorgo (local) - al por mayor (franco CFA/local) 2
Malí - Bamako - arroz (local) - al por mayor (franco CFA/local) -5 Haití - Puerto Príncipe - sorgo - al detalle (gourde/local) -2
Colombia - promedio nacional - arroz (segunda selección) - al detalle (peso colombiano/kg) -5 Nigeria - Kano - sorgo - al por mayor (naira/local) -6
Costa Rica - promedio nacional - arroz (segunda selección) - al detalle (US$/kg) -6 Sudán - Jartum - sorgo (feterita) - al por mayor (libra sudanesa /local) -12
Níger - Agadés - arroz (importado) - al por mayor (franco CFA/local) -9 Somalia - Bosaso - sorgo (rojo) - al detalle (chelín  somalí/kg) -14
Somalia - Mogadiscio - arroz (importado) - al detalle (chelín somalí/kg) -13 Malí - Bamako - sorgo (local) - al por mayor (franco CFA/local) -16
 Variaciones de precios anuales: Septiembre 2011 – Septiembre 2012
Trigo %
de variación
Maíz %
de variación
Belarús - promedio nacional - trigo (harina) - al detalle (rublo bielorruso/kg) 67 Malawi - Liwonde - maíz - al detalle (kwacha malauí/kg) 116
Uruguay - promedio nacional - trigo (harina) - al detalle (peso uruguayo/kg) 21 Lesotho - Maseru – harina de maíz (importada) - al detalle (loti/kg) 37
Bangladesh - Daca - trigo (harina) - al detalle (taka/kg) 20 Haití - Puerto Príncipe - maíz (importado) - al detalle (gourde/local) 33
Ucrania - promedio nacional - trigo, tercera clase (oferta, EXW, procesado), hryvnia/ t 20 República Unida de Tanzanía - Dar es-Salam - maíz - al por mayor (US$/t) 31
Sudán - Jartum - trigo - al por mayor (libra sudanesa/local) 18 Perú - Lima - maíz (blanco) - al detalle (nuevo sol/kg) 29
Nepal - Katmandú - trigo (harina) - al detalle (rupia nepalí/kg) -6 Honduras - promedio nacional - maíz (blanco) - al por mayor (US$/kg) -23
Mauritania - Nuakchot - trigo - al detalle (uquiya/kg) -7 Colombia - Bogotá - maíz (blanco) - al por mayor (peso colombiano/kg) -24
Etiopía - Addis Abeba - trigo (blanco) - al por mayor (US$/kg) -7 Nicaragua - promedio nacional - maíz (blanco) - al detalle (córdoba de oro/kg) -30
Bolivia - La Paz - trigo (pelado) - al por mayor (boliviano/local) -13 El Salvador - San Salvador - maíz (blanco) - al detalle (US$/local) -33
Georgia - promedio nacional - trigo (harina) - al detalle (lari/kg) -13 Bolivia - La Paz - maíz (duro amarillo, cubano), al por mayor (boliviano/quintal español [46 kg]) -35
El Salvador - San Salvador - trigo (harina) - al detalle (US$/local) -20 Somalia - Mogadiscio - maíz (blanco) - al detalle (chelín somalí/kg) -40
Arroz %
de variación
Sorgo %
de variación
Rwanda - Kigali - arroz - al por mayor (US$/t) 50 Sudán - Jartum - sorgo (feterita) - al por mayor (libra sudanesa/local) 83
República Unida de Tanzanía - Dar es-Salam - arroz - al por mayor (US$/t) 40 Malí - Bamako - sorgo (local) - al por mayor (franco CFA/local) 60
México – Ciudad de México - arroz (morelos) - al por mayor (peso mexicano/kg) 40 Chad - Yamena - sorgo - al detalle (franco CFA/kg) 48
India - Chennai - arroz - al detalle (rupia india/kg) 34 Burkina Faso - Uagadugú - sorgo (local) - al por mayor (franco CFA/local) 45
Chad - Yamena - arroz (local) - al detalle (franco CFA/kg) 29 Níger - Niamey - sorgo (local) - al por mayor (franco CFA/local) 43
Federación de Rusia - promedio nacional - arroz (local) - al detalle (rublo ruso/kg) -7 Etiopía - Addis Abeba - sorgo (blanco) - al por mayor (US$/kg) 27
Perú - promedio nacional - arroz (con cáscara) - al por mayor (nuevo sol/kg) -9 Haití - Puerto Príncipe - sorgo - al detalle (gourde/local) 20
Bangladesh - Daca - arroz (grueso) - al por mayor (taka/kg) -23 El Salvador - San Salvador - sorgo (maicillo) - al detalle (US$/local) -36
Somalia - Mogadiscio - arroz (importado) - al detalle (chelín somalí/kg) -48 Somalia - Mogadiscio - sorgo (rojo) - al detalle (chelín somalí/kg) -59
   
Fuentes: Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y Sistema Mundial de Información y Alerta (SMIA). Monedas según el informe original de FAO.

Más allá de los precios de los alimentos

Aunque las alzas de precios de julio no han provocado una nueva crisis global de los alimentos38, como se analizó en la FPW de agosto de 2012, han contribuido a consolidar una sensación cada vez más fuerte de que los precios altos y volátiles (en términos de la frecuencia de los niveles máximos) constituyen la nueva normalidad39. En este contexto, existe la clara necesidad de hacer más esfuerzos para fortalecer las redes de protección social, invertir en agricultura sostenible, garantizar el objetivo nutricional en las intervenciones y hacer un seguimiento continuo a los precios de los alimentos. Por último, es fundamental que la seguridad de los alimentos se convierta en prioridad mundial y sea tratada como tal.

Son muchas las razones de porqué la inseguridad alimentaria debería ser una prioridad en la política mundial. La magnitud del problema sigue siendo grave. En octubre pasado, la FAO, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) informaron que 870 millones de personas viven bajo condiciones de desnutrición crónica en el periodo 2010-12. Esta cifra es la misma desde 2007-09 y explica la necesidad de hacer las mejoras requeridas y cumplir con el objetivo de desarrollo del milenio (ODM) relacionado con el hambre para 2015 (recuadro 1). La situación es totalmente heterogénea entre las regiones y al interior de ellas40 y si no se acelera la reducción del hambre, la proporción mundial registrada en 1990 solo se reducirá a la mitad mucho después de 2015, de acuerdo con un estudio del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IFPRI, por sus siglas en inglés)41.

Recuadro 1. Esfuerzos mundiales para terminar con la inseguridad alimentaria

Acabar con el hambre es el primero de los ODM, junto con el término de la pobreza. Existen muchos organismos especializados de Naciones Unidas (ONU) que se encargan de la seguridad alimentaria desde diferentes ángulos. Entre estos se encuentran la FAO, el FIDA, el PMA, la UNICEF y ahora el Equipo de Tareas de Alto Nivel sobre la Crisis Alimentaria Mundial. El movimiento Scale Up Nutrition que trabaja en los países para aumentar la eficacia de los programas de nutrición también es un testimonio de la importancia que se le da a la desnutrición en el ámbito internacional. Estas son solo algunas de las numerosas iniciativas que se llevan a cabo junto al trabajo de bancos de desarrollo multilaterales y regionales y fundaciones y organizaciones de la sociedad civil. La sexagésima séptima Asamblea General de Naciones Unidas de este año realizó una reunión de alto nivel sobre la ampliación de la nutrición, sin mencionar el Día Mundial de la Alimentación, que se celebra desde 1945. Y más recientemente, las cumbres del Grupo de los Veinte (G-20) se han dedicado decididamente a hablar sobre cómo mejorar la seguridad de los alimentos y abordar la volatilidad de los precios de los productos básicos. En términos de recursos, el último informe del G-8 señala que el financiamiento para actividades específicas y urgentes sobre la nutrición alcanzaron prácticamente los US$3.000 millones en 2011 (casi un aumento del 50% desde los niveles de 2009)a. Los desembolsos de la asistencia oficial para el desarrollo (AOD) para nutrición y seguridad alimentaria han llegado, en promedio, a US$12.600 millones durante 2008-2010, cerca de 50% más en términos reales que la AOD de 2002b.

a. Cumbre del G-8 en Camp David, Camp David Accountability Report: Actions, Approach and Results (2012).
b. OCDE, Ayuda para la seguridad alimentaria y nutricional 2012 (2012; 1–2).

Los costos de las intervenciones tardías o inexistentes son inaceptables. La desnutrición ha ocasionado la muerte de 3,5 millones de niños menores de 5 años42. Las consecuencias de las intervenciones que no se hacen a tiempo  también son sobrecogedoras. Por ejemplo, en la zona sur de Somalia la respuesta humanitaria “extremadamente tardía”43 no se materializó sino en julio de 2011, a pesar de las advertencias claras y oportunas que comenzaron a llegar en agosto de 2010. Muchos consideraron el desastre como “algo usual”44 en un país sin un Estado operativo y en permanente crisis. Además, se tuvo noticias sobre esta catástrofe en un momento en el que la comunidad internacional centraba su atención en las revueltas de la primavera árabe; la recesión mundial, y el terremoto, tsunami y desastre nuclear en Japón45. La alerta oportuna pero con una respuesta humanitaria lenta significó que más de 1,5 millones de somalíes recibieran los beneficios solo después de la declaración de hambruna de julio de 2011 (gráfico 3).

Gráfico 3.  Evolución de beneficiarios de asistencia alimentaria, financiamiento acumulado y oportunidad de las alertas de crisis alimentarias en Somalia (diciembre de 2010 a noviembre de 2011)
Fuente: Hillbruner y Moloney, “Cuando la alerta temprana no es suficiente - Lecciones aprendidas de la hambruna en  Somalia 2011”, Seguridad alimentaria mundial (de próxima aparición).
Nota: GAM significa “malnutrición aguda mundial” y mide el porcentaje de la población que sufre emaciación grave, es decir, cuyo índice de peso por altura es inferior a -2 Z puntos, más casos de edema (IPC Global Partners, Integrated Food Security Phase Classification Technical Manual, versión 1.1, FAO, Roma [2008]).

Las intervenciones correctas traen beneficios excepcionales. Los paquetes de intervenciones para reducir la desnutrición en preescolares es la única política más beneficiosa en función de los costos entre las medidas relacionadas con el cambio climático, enfermedades, conflicto armado y desastres naturales, según señala un estudio del Consenso de Copenhague46. Las inversiones en investigación y desarrollo (I+D) conducentes a aumentar la productividad agrícola también reciben muy buenas evaluaciones en términos de rentabilidad47. Las intervenciones sobre nutrición tienen muchos beneficios, desde aumentar el crecimiento económico y el desarrollo cognitivo y el aprendizaje hasta colaborar con el empoderamiento de la mujer, mejorar la salud de las madres, el peso al momento de nacer y la nutrición infantil, además de reducir la interacción negativa entre la desnutrición y el VIH y otras enfermedades infecciosas48. El Informe sobre seguimiento mundial (GMR, por sus siglas en inglés) 201249 del Banco Mundial, concluye que la desnutrición infantil representa más de un tercio de la carga de mortalidad entre los niños menores de 5 años y la desnutrición durante el embarazo es responsable de más del 20% de la mortalidad materna. Otros impactos difíciles de revertir son el crecimiento deficiente (retrasos en el crecimiento, baja altura para la edad) y el rendimiento escolar insuficiente.  En promedio, un niño desnutrido tarda siete meses más en comenzar la escuela, es decir sufre una pérdida de 0,7 en sus niveles de escolaridad y una reducción potencial de 10%-17% en la capacidad de recibir beneficios a lo largo de su vida, lo que perjudica el capital humano del futuro y genera pérdidas del producto interno bruto (PIB) nacional calculadas en 2%-3%. La desnutrición no es solo un resultado de la pobreza, es también una causa.

¿No obstante, la seguridad alimentaria es prioritaria en la agenda de las políticas mundiales?50 A diferencia de la pobreza extrema, hay muchos menos avances en cuanto a reducir el hambre. Las tendencias muestran un estancamiento desde el comienzo de la crisis global. El informe del Grupo de los Ocho (G-8) identifica grandes brechas de financiamiento en los planes nacionales de seguridad alimentaria en el mundo, cercanas al 50%51. El GMR 2012 del Banco Mundial considera un tanto sorprendente que el componente de ayuda destinada a la agricultura, la alimentación y la nutrición, 11% del compromiso total en 2010, no haya aumentado en respuesta a las drásticas alzas de los últimos tiempos en el precio de los alimentos ni desde el acuerdo de los ODM del año 200052. En parte, esto se debe al hecho de que la desnutrición es invisible, multisectorial e irreversible tras una pequeña ventana de oportunidad53. Otros desafíos en materia de producción y asequibilidad de los alimentos, el comercio, la seguridad alimentaria y la geografía (por nombrar solo algunos) hacen que sea más difícil abordar la inseguridad alimentaria. Un nuevo análisis de Save the Children y World Vision –el Barómetro de la Nutrición 2012–, muestra que incluso los países con un compromiso sólido y claro frente a la nutrición no obtienen necesariamente resultados sólidos o claros en forma inmediata54.

Impulsar la eficacia de los Gobiernos movilizando más recursos y conocimientos, aplicando intervenciones de mejor calidad y dando más énfasis a los resultados ayudará a ampliar la seguridad alimentaria y darle prioridad en las políticas mundiales. Es necesario poner especial atención en la generación de información confiable y oportuna (en especial en terreno en muchos países de ingreso bajo) y en la prevención de la toma de medidas de políticas de pánico. Finalmente, no podemos ignorar el tema de la seguridad alimentaria ni cambiar su prioridad de acuerdo con la inconstancia de las tendencias mensuales en los precios.

Notas

1. Igualmente, el precio de la soja sigue alto debido a la reducción en los cultivos de EE. UU. y a la escasez histórica de reservas. El aumento estacional en el abastecimiento, con una producción mayor a lo que se anticipaba y cosechas récords en América del Sur, han evitado más aumentos en los precios y contribuyeron a una leve baja en septiembre y octubre (Consejo Internacional de Cereales [CIC], Informe sobre el mercado mundial [GMR] 428, 28 de septiembre de 2012).
2. USDA, World Agricultural Supply and Demand Estimates (Estimaciones sobre la oferta y la demanda agrícola mundial) (WASDE) 511, octubre de 2012.
3. CIC, GMR 424 (28 de septiembre de 2012); FAO y GIEWS, Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, 10 de octubre de 2012.
4. USDA, WASDE 512, noviembre 2012.
5. Ibíd.
6. En términos absolutos, las reservas finales del mundo son las más bajas desde 2006-07 (USDA, WASDE 512).
7. Aun así, el WASDE de noviembre (USDA, WASDE 512) informa de bajas levemente menores en relación con los cálculos de octubre.
8. Perspectivas de FAO (noviembre de 2012) proyecta la baja absoluta del maíz que se usa para la producción de etanol a 114.204 toneladas en comparación con  127.005 toneladas en 2011-12. Debido a la fuerte reducción en la producción de maíz estadounidense, ese descenso de 10% no disminuirá la relación del maíz para etanol respecto de la producción total de maíz, la que crecerá de 40% a 42%.
9. USDA, WASDE 512; Perspectivas de FAO; CIC GMR 424.
10. AMIS, Seguimiento del mercado n.o 2, 4 de octubre de 2012.
11. Perspectivas de FAO.
12. Perspectivas de FAO proyecta una baja de 12% en las reservas mundiales de trigo.
13. El forraje en base a trigo aparece como un sustituto alternativo del forraje tradicional, al igual que los cereales secos para destilados.
14. USDA, WASDE 512; Perspectivas de FAO.
15. FEWS NET (Red de Sistemas de Alerta Temprana Contra la Hambruna), Alerta sobre precios, 31 de octubre de 2012.
16. USDA, WASDE 512.
17. En general, 36% de la nueva cosecha de trigo de invierno es considerada de buena a excelente, por debajo del 50% en la evaluación del año pasado. En algunos Estados se registraron mejorías leves, mientras que otros siguen sufriendo sequías extremas a excepcionales. En Rusia, el panorama de los cultivos de invierno es variado en las regiones del sur y favorable en las regiones centrales, zonas importantes de producción de trigo (C. Gillam, Sequías persisten en EE. UU. pese a lluvias; la lucha del trigo – RTRS, 15 de noviembre de 2012; Banco Mundial, Informe diario del mercado, 15 de noviembre de 2012).
18. AMIS, Seguimiento del mercado; Perspectivas de FAO.
19. FAO, “Actualización de los precios del arroz”, noviembre de 2012, http://www.fao.org/economic/est/publications/rice-publications/the-fao-rice-price-update/en/.
20. Perspectivas de FAO.
21.Ibíd.
22. USDA, WASDE 511.
23. Estas cifras globales para los cereales incluyen, sin embargo, expectativas más favorables para el arroz, como se explica en la sección anterior.
24. Por ejemplo, la comunidad internacional consideró innecesaria una reunión de emergencia del Foro de Respuesta Rápida para analizar soluciones a un aumento potencial de los precios de los alimentos bajo el organismo agrícola del G-20, AMIS. Además, aun no se acuerda la creación de la reserva estratégica internacional de productos básicos agrícolas (Banco Mundial, “Reseña de los mercados nacionales”, 4 de octubre de 2012).
25. USDA, Cereales USDA: Mercados mundiales y comercio, noviembre de 2012; Agrimoney.com, “Repentino aumento en las importaciones de trigo de China establece una tendencia”, 24 de octubre de 2012, http://www.agrimoney.com/news/surge-in-chinese-wheat-imports-to-set-a-trend--5139.html.
26.Nepal levantó la prohibición sobre las exportaciones de arroz que se aplicaba desde 2008. Bangladesh también levantó su prohibición sobre las exportaciones de arroz aromático, pero renovó su prohibición para el arroz no aromático hasta 2013. Perspectivas de FAO enumera una lista completa de avances de los países en términos de políticas entre mayo y octubre de 2012.
27. J. Samenow, “El Niño May Fizzle and Fall Short of Hype”, The Washington Post, 5 de octubre de 2012.
28. Los precios del fosfato y del gas natural afectan también a los precios de los fertilizantes, pero el precio de estos productos básicos se ha mantenido estable durante los últimos meses.
29. Banco Mundial, Informe diario de los mercados (DMR), 11 de octubre de 2012.
30. Los precios de los cereales clave en Rwanda y Tanzanía, sin embargo, aumentan según la estación mientras avanza la época de escasez en esos lugares. FEWS NET, Alerta sobre precios, octubre de 2012.
31. Haití es una excepción a esta tendencia. La tormenta tropical Isaac perjudicó aún más los cultivos en el país, lo que se suma a una primavera o primera cosecha insuficiente, más las pérdidas actuales por el impacto del huracán Sandy.
32. Por ejemplo, solo 5 de 11 países estudiados en África al sur del Sahara han traspasado en forma parcial la abrupta alza de 25% de julio a los precios mundiales del maíz y el trigo. Los mercados en los que se ha producido ese traspaso son: Bujumbura en Burundi, Dire Dawa en Etiopía, Mbeya en Tanzanía, Ndjamena en Chad y Wau en Sudán del Sur (Banco Mundial, “África al sur del Sahara y el mundo – Actualización de los precios de los alimentos, octubre de 2012”, Oficinas de Desarrollo Sostenible y de Reducción de la Pobreza de África).
33. FAO, Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, octubre de 2012.
34. Se ha informado de alzas similares año tras año en los precios en áreas en déficit como Zimbabwe (Banco Mundial, “Actualización de los precios de los alimentos, octubre de 2012”).
35. La mayor disponibilidad de reservas públicas ha compensado en parte dichos aumentos.
36. FAO, Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, octubre de 2012.
37. FAO, Seguimiento de los precios de los alimentos en el mundo, septiembre de 2012.
38. Esto no quiere decir que los desorbitantes precios de los cereales que se transan en el comercio internacional registrados en julio y agosto no hayan tenido un impacto adicional en la pobreza y generado un mayor deterioro en las condiciones de seguridad alimentaria mundial a corto plazo, como lamentablemente ha sido el caso después de las alzas en los precios mundiales.
39. Aunque la volatilidad de los precios mensuales de los alimentos que se transan en el mercado internacional haya aumentado desde 2007 hasta ahora, ha disminuido durante los últimos dos años. Sin embargo, este promedio de dos años oculta dos alzas en el precio de los alimentos en febrero de 2011 y junio de 2012. Resulta interesante observar que la volatilidad de precios diaria ha disminuido solo en los últimos tres meses, lo que se debe al factor estacional de los nuevos cultivos que se cosechan y de los futuros cultivos que se plantan. Por ende, recientemente ha disminuido la incertidumbre a corto plazo. La envergadura de las incertidumbres del mercado seguirán afectando la volatilidad de los precios de los alimentos.
40. Asia oriental y sudoriental y América Latina han experimentado una fuerte reducción del hambre. Por el contrario, Oriente Medio y Norte de África y Asia meridional han logrado avances insuficientes para disminuir a la mitad la prevalencia vigente desde 1990 y, en los últimos 20 años, la cantidad de personas que sufre hambre ciertamente ha aumentado en África al sur del Sahara y en Asia occidental.  La combinación de crecimiento económico y buenas políticas multisectoriales a nivel global y nacional son condiciones necesarias para acelerar la desnutrición y la reducción de la hambruna. Por ejemplo, la disminución de la proporción de población desnutrida ha sido mayor en América Latina que en Asia meridional, a pesar del crecimiento económico más acelerado en esta última (FIDA y PMA, La situación de la inseguridad alimentaria en el mundo 2012).
41. En 1990-92, la cantidad total de personas que sufren hambre alcanzaba los 1.000 millones o 18,6% de la población. En 2050, 766 millones de personas en esta condición representarían cerca de 8,5% de los 9.000 millones de personas estimadas (J. Hoddinott, M. Rosegrant y M. Torero, Hambre y malnutrición: Documento sobre desafíos, Consenso de Copenhague 2012).
42. Scale Up Nutrition, Un marco de acción (2008).
43. C.Hillbruner y G. Moloney, “Cuando la alerta temprana no es suficiente - Lecciones aprendidas de la hambruna en  Somalia 2011”, Seguridad alimentaria mundial (próximamente).
44. S. Lautze,  W. Bell, L. Alinovi y L. Russo, “Alerta temprana, respuesta tardía (de nuevo): La hambruna en Somalia 2011”, p. 5 (próximamente)
45. Ibíd.
46.Consenso de Copenhague, Hallazgos del panel de expertos (2012).
47.Ibíd.
48.Scale Up Nutrition,  Marco de acción.
49.Banco Mundial, “Informe sobre seguimiento mundial 2012: Precios de los alimentos, nutrición y objetivos de desarrollo del milenio”, DECPG.
50. Jose Cuesta, “¿Dónde está realmente la seguridad alimentaria en las políticas mundiales?”, 15 de agosto de 2012, http://blogs.worldbank.org/voices/where-is-food-security-really-on-the-global-policy-agenda
51.G-8, G8 Camp David Accountability Report: Actions, Approach, Results (2012, 14).
52.Además, la asistencia para la nutrición representa una simple fracción de estos compromisos (aproximadamente 2% del total de flujos de ayuda hacia la agricultura, la alimentación y la nutrición), a pesar de que todo indica que mejorar la nutrición y los beneficios en el desarrollo de la primera infancia son clave para cumplir con varios ODM y lograr avances a largo plazo en el desarrollo.
53. L. Haddad, “How Can We Build an Enabling Political Environment to Fight Undernutrition in the Future?” In A Nutritious New World: Will the World Nutritiously Feed Its Growing Population? Special Debate Section, European Journal of Development Research (próximamente).
54. Save the Children y World Vision (El Barómetro de la Nutrición 2012: Indicador de las respuestas nacionales a la desnutrición 2012) analizan el compromiso y los resultados sobre la nutrición en 36 países. Dieciocho de estos países fueron calificados con un compromiso frágil o emergente, entre los cuales 9 tienen resultados frágiles o emergentes y los otros 9 tienen resultados claros o sólidos. Los 18 países restantes mostraron un compromiso claro o sólido: 9 tuvieron resultados frágiles y emergentes, los otros 9, resultados claros o sólidos. En otras palabras, el compromiso por sí mismo no determina los resultados.

Food Price Watch, produced by the Poverty Reduction and Equity department at the World Bank, is a series that seeks to draw attention to trends in domestic food prices in low- and middle-income countries and their policy implications. Contact: José Cuesta (jcuesta@worldbank.org)