Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

ARTÍCULO

El efecto de la desaceleración económica de Estados Unidos en las remesas hacia América Latina y el Caribe

Abril 08, 2008


Washington, DC, 8 de abril de 2008 -- Las remesas hacia América Latina y el Caribe alcanzaron casi US$60.000 millones durante 2007, cifra que convierte a la región en la primera receptora de remesas del mundo en desarrollo. Sin embargo, este año la cifra aumentó sólo en 6%: crecimiento mínimo si se compara con la tasa promedio anual de 19% registrada entre 2000 y 2006.

El nuevo informe del Banco Mundial titulado “Remittances and Development: Lessons from Latin America” [Remesas y desarrollo: lecciones de América Latina] analiza el perfil de los receptores de remesas en América Latina y el Caribe y concluye que las remesas tienen efectos positivos en el aumento del ahorro y la disminución de la pobreza y que mejoran los indicadores de salud y educación.

No obstante, esta situación podría cambiar radicalmente si los gobiernos y el sector privado no emprenden medidas urgentes con miras a facilitar el flujo de remesas y maximizar su impacto en el desarrollo.

Los autores del informe, Humberto López, economista principal del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, y Pablo Fajnzylber, economista superior del Banco Mundial para América Latina y el Caribe observan que la desaceleración de la economía de Estados Unidos está frenando el flujo de remesas hacia la región. Esta situación podría debilitar la capacidad de los hogares receptores más pobres para hacer frente a crisis económicas, como el reciente aumento en el precio de los alimentos. Los autores también destacan la importancia del costo de las transferencias, considerando la disminución en el número de remesas durante 2007, y la urgencia de vincular las remesas con servicios financieros con miras a mejorar el impacto de largo plazo de éstas en el desarrollo.

“No debemos subestimar el importante rol que desempeñan las remesas, en vista de que representan cerca de 64% de los flujos de inversión extranjera directa. Las remesas ayudan a aumentar los ahorros de las familias pobres y a mantener a los niños en la escuela”, señala Pamela Cox, vicepresidenta del Banco Mundial para América Latina y el Caribe.

Otras conclusiones
El informe identifica algunos desafíos importantes que las remesas imponen a las políticas públicas, como la fuga de cerebros, problemas de sobrevaluación del tipo de cambio real y pérdida de competitividad externa.

Otro hallazgo importante es el hecho de que en países como México, El Salvador y Paraguay las remesas llegan a los hogares más pobres de la sociedad, mientras que en países como Nicaragua, Perú y Haití, éstas tienden a beneficiar más a la clase media.

La mayoría de los emigrantes de México y América Central proviene de segmentos de la población con bajo nivel de educación, a diferencia de los que proceden del Caribe y América del Sur, quienes tienen un nivel de educación más alto que el del resto de la población de sus países de origen.

El informe [Remesas y desarrollo] analiza tres temas principales y presenta las siguientes recomendaciones:

Desarrollo del sector bancario
Las remesas tienen un impacto positivo en el desarrollo financiero de América Latina, pero debido a que el acceso a sucursales bancarias es más limitado que en otros países, los costos asociados son mucho más altos en esta región. Por ejemplo, en 2004 sólo 7% de todas las remesas hacia la región se envió a través de instituciones bancarias, a diferencia de 78% enviado por intermedio de operadores de transferencias monetarias y 11%, en manos de personas que viajaban al país de origen.

Para mejorar el acceso de los migrantes y sus familias a servicios bancarios, los autores sugieren que los bancos deberían orientar sus esfuerzos hacia los emigrantes que hacen uso de este tipo de servicios y disminuir los costos de las transferencias, adaptando sus productos a las necesidades de este grupo. Estas iniciativas fomentarán el envío de remesas por medio de cuentas bancarias, lo que fortalecerá su impacto en el desarrollo financiero local. Los autores también señalan que los gobiernos, por su parte, pueden minimizar el costo que por reglamento los bancos deben pagar al abrir nuevas sucursales u otros puntos de atención para prestar servicios a estas comunidades.

Facilitación del flujo de remesas
Para los emigrantes que envían dinero a casa, los servicios de remesas son todavía demasiado costosos. Las comisiones pueden representar hasta 20% de la transferencia principal, dependiendo del monto y el tipo de transferencia, además del punto de origen y de destino. Con esto en mente, los organismos normativos deberían trabajar con miras a facilitar los servicios con el mínimo costo posible a la mayor cantidad de usuarios.

El informe recomienda que gobiernos y proveedores de servicios de transferencias de dinero faciliten la transparencia, por medio de la recopilación y publicación de cuadros comparativos de precios y condiciones de servicio de los distintos proveedores. Los autores destacan el ejemplo del Gobierno de México, que creó un portal en Internet donde los interesados pueden comparar costos, nivel de seguridad y ubicación de puntos desde donde pueden enviar dinero desde Estados Unidos a México. Además, estas iniciativas pueden ir acompañadas de actividades de enseñanza de habilidades financieras básicas.

El Banco también sugiere que las autoridades en los países receptores permitan la participación de un mayor número de instituciones financieras en el mercado de las remesas, por medio de velar por que las limitaciones normativas a su participación no sean excesivamente gravosas. En particular, instituciones de préstamos y ahorros, cooperativas de crédito y empresas de microfinanciamiento podrían perfectamente actuar como agentes de pago debido a que sus redes de atención son más cercanas a los beneficiarios habituales de remesas que las de los grandes bancos comerciales.

Reducir los efectos macroeconómicos
Si bien las remesas tienen diversos efectos beneficiosos, como llevar a la apreciación del tipo de cambio, a su vez podrían reducir la competitividad internacional de las respectivas economías. En este contexto, el informe sugiere que los gobiernos consideren una gama de medidas fiscales destinadas a aumentar la productividad, así como la posible aplicación de reformas conducentes a reducir el gravamen de las rentas laborales.


Api
Api