ARTÍCULO

Más de 80 000 mujeres y jóvenes se benefician con 14 millones de días de empleo en Egipto

Diciembre 15, 2015


TITULARES
  • Unas 850 000 familias reciben atención médica materna e infantil, y cerca de
    50 000 personas son alfabetizadas.
  • Se rehabilitan unos 3000 km de canales, 6000 salas de clase, 70 km de caminos rurales y 12 centros juveniles.v
  • Cerca de 500 ONG implementan proyectos de servicios comunitarios, beneficiando a 700 pequeños contratistas.

En la gobernación de Asiut, en el Alto Egipto, pequeños contratistas realizan obras de rehabilitación de casas, escuelas, caminos rurales y centros juveniles, y las organizaciones no gubernamentales (ONG) y las asociaciones comunitarias de desarrollo locales efectúan campañas ambientales, de salud y de alfabetización. Todo esto ha generado empleos para algunos jóvenes no calificados y semicalificados, en partes del país donde la necesidad de puestos de trabajo es mayor.

El Gobierno de Egipto inició en 2011 un programa nacional de empleo con uso intensivo de mano de obra para crear trabajos a corto plazo en las zonas pobres, y así aumentar el acceso a oportunidades de generación de ingresos y mantener la estabilidad social. El Banco Mundial y la Unión Europea apoyaron este importante programa nacional, ejecutado por el Fondo social para el desarrollo.

El Proyecto de inversiones de emergencia con uso intensivo de mano de obra por un monto de USD 200 millones (dólares estadounidenses) financiado por el Banco Mundial respalda dos tipos de subproyectos: obras de infraestructura pública de pequeña escala a nivel local, incluyendo la limpieza y protección de canales, la protección del río Nilo y la rehabilitación de escuelas, viviendas, centros juveniles y caminos rurales, y proyectos de servicios comunitarios, como campañas de promoción de la salud y de alfabetización, entre otra serie de iniciativas.

El Proyecto de inversiones de emergencia para la creación de empleo, administrado por el Banco Mundial, recibió una donación de la Unión Europea por un monto de EUR 67,60 millones. Este proyecto apoya los servicios comunitarios, como la promoción de la salud y la alfabetización, y ayuda a conectar a los jóvenes que buscan empleo con puestos de trabajo en el sector formal o a iniciar o expandir sus propios negocios.

Este componente es ejecutado por ONG asociadas, y se espera que beneficie a más de 3000 jóvenes en algunos de los distritos más pobres de Egipto. En este contexto, se creó un nuevo mecanismo de financiamiento para seleccionar de manera competitiva y evaluar las intervenciones de las ONG que podrían tener buenos resultados.


Beneficiar a las mujeres y los jóvenes del Alto Egipto

El Alto Egipto fue objeto de estas inversiones por tratarse de la región más rezagada del país. El proceso de focalización de las regiones y las personas pobres, así como de creación de asociaciones con las ONG, ha mejorado sustancialmente en el transcurso de la ejecución.

La experiencia internacional muestra que los programas con uso intensivo de mano de obra son un elemento importante de los sistemas de redes de protección social que llegan a grupos de personas que “pueden trabajar” pero que son vulnerables, en momentos en que el mercado laboral no está en condiciones de generar suficientes puestos de trabajo. Los programas pueden transformarse en una eficaz fuerza de estabilización durante situaciones de crisis. Además, producen activos comunitarios valiosos.

Los porcentajes más altos de pobreza en Egipto se registran en las zonas rurales del Alto Egipto, donde el acceso a los servicios básicos es menor al promedio nacional. Asiut es la gobernación más pobre del país, y en ella se encuentran 221 de las aldeas más desposeídas de las 1000 aldeas con menos recursos en Egipto.

“Antes no tenía trabajo, pero ahora las cosas son mejores. Gano 80 libras diarias y estoy preparando mi matrimonio”, dijo un joven que trabaja en las obras de rehabilitación de una escuela en Asiut.

“La escuela es muy importante para nosotros. Este es el lugar de donde salen personas brillantes que harán lo mejor para el país”, señaló un estudiante cuya escuela está siendo renovada.

El proyecto ha empoderado a las mujeres, apoyando la salud comunitaria y los cambios de comportamiento. Los promotores de salud desempeñan un papel importante al llegar a las amas de casa de las zonas rurales y brindar apoyo en materia de atención médica materna e infantil.

“Ahora gano 600 libras mensuales y mantengo a mi familia”, contó Afaf Ramzy, una promotora de salud de 19 años, que vive en Manfalout Markaz, Asiut. “Todos aprendimos mucho con la nueva información sobre la mutilación genital femenina (MGF) y la hepatitis C. Había muchas prácticas de salud erróneas en nuestra comunidad”.

“Hemos recibido información y sentimos que salimos de la oscuridad”, dijo. “Ahora me siento orgullosa de mí misma y siento que soy valiosa dentro de mi comunidad”, agregó orgullosamente.


MULTIMEDIA

Api
Api