ARTÍCULO

Electricidad adicional para suministrar energía a más de 5 millones de hogares en Egipto

Diciembre 10, 2015


Image

Proyecto de la central eléctrica del norte de Giza 

Empresa de producción de electricidad en Cairo

TITULARES
  • La capacidad total de 2250 MW del Proyecto de la central eléctrica del norte de Giza es suficiente para suministrar energía a más de 5 millones de hogares.
  • Se crearon alrededor de 3000 puestos de trabajo en el marco del proyecto; el 75 % de ellos durante la construcción de la central.
  • La central termoeléctrica ayuda a revitalizar la economía en las comunidades de los alrededores.

El Banco Mundial apoya a Egipto para que pueda satisfacer la demanda cada vez mayor de electricidad y ampliar la capacidad de generación. Un suministro energético confiable y sostenible es fundamental para el crecimiento económico del país, así como para la creación de empleo, los servicios sociales y la seguridad pública.

Las inversiones en Egipto no han respondido a la creciente demanda, que llega a un ritmo de 6 % anual. Los factores que han contribuido a esta demanda son el crecimiento demográfico, el desarrollo de industrias con gran consumo de energía, y el mayor uso de aparatos electrodomésticos, como aire acondicionado.

Los principales beneficiarios del nuevo suministro de electricidad más confiable son las fábricas, las pequeñas empresas y los consumidores. “Todos los talleres del vecindario necesitan un buen suministro eléctrico, o de lo contrario cerraremos nuestras puertas y nuestros trabajadores se quedarán sin empleo”, dijo Mohsen, dueño de un taller de carpintería, ubicado en el barrio de Gamaleya en el Cairo antiguo, famoso por esta actividad.

“Al igual que muchas casas egipcias, no podemos vivir sin electricidad”, señaló Samiha, una madre de cuatro hijos. “El año pasado, los exámenes escolares se realizaron en verano. Por suerte, teníamos luz y mis hijos pudieron estudiar. Sin electricidad, los niños no se pueden educar”.

En los últimos años, el Grupo Banco Mundial ha ayudado al Gobierno de Egipto a abordar desafíos clave, como la escasez de luz eléctrica. Al hacerlo, el Grupo Banco Mundial se ha convertido en un importante asociado en el sector energético y lo ha hecho a través de la entrega de financiamiento para proyectos de generación de energía convencional y renovable, y el fomento del desarrollo de centrales de energía eólica y solar.

La central eléctrica del norte de Giza financiada por el Grupo Banco Mundial, que fue conectada recientemente a la red nacional, es un ejemplo del apoyo del Banco destinado a crear fuentes de energía confiables, eficientes y sostenibles. La central tiene una capacidad total de 2250 megavatios (MW), que alcanza para a abastecer de electricidad a más de 5 millones de hogares. El proyecto aumenta la capacidad de energía disponible de Egipto en un 8 %, por lo que también mejorará la seguridad y la eficiencia en general del suministro eléctrico del país, gracias a una turbina de gas de ciclo combinado (CCGT, por sus siglas en inglés) que usará la tecnología más eficiente para generar energía térmica.


Image

Asad Alam director de paises para Egipto, Yemen y Yibuti (segundo a la derecha) con representantes de Cairo Electricity Production Company  y líderes comunitarios de las zonas vecinas.

 


La planta adoptó medidas concretas en materia de gestión ambiental con la introducción de un sistema de control de la calidad del aire que incluye monitoreo meteorológico. Los resultados se registran y revisan para garantizar el cumplimiento de la ley ambiental egipcia.

“Esta planta ayudará a Egipto a garantizar el acceso a un suministro de electricidad confiable que es fundamental para el crecimiento económico inclusivo del país, así como para la creación de empleo y para cumplir el programa nacional de desarrollo social. La planta usará gas natural como combustible principal, desplazando a la generación menos eficiente y reduciendo las emisiones”, dijo Asad Alam, director a cargo de las operaciones del Banco Mundial en Egipto, Yemen y Djibouti.

En 2010, el Directorio Ejecutivo del Banco Mundial aprobó un préstamo por un monto de USD 600  millones, y luego aprobó en 2012 otro préstamo por USD 240 millones en financiamiento adicional para el Proyecto de la central eléctrica del norte de Giza. El Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Fondo OPEP para el Desarrollo Internacional (FODI) contribuyeron al financiamiento de la central eléctrica, que es propiedad de y es administrada por Cairo Electricity Production Company (CEPC), una subsidiaria de Egyptian Electricity Holding Company (EEHC).

Alcance y beneficios comunitarios

La central, situada en 70 feddans (un feddan equivale a 4201 m2) en el norte de Giza sobre el canal de El-Beheiry, se construyó en un periodo de cuatro años. Se crearon unos 3000 puestos de trabajo, el 75 % de ellos durante la etapa de la construcción y el resto tuvo relación con la operación y el mantenimiento de la planta. Más de 1000 trabajadores fueron contratados en pueblos de los alrededores, y todos adquirieron nuevos conocimientos.

“Me considero muy afortunado”, dijo Khaled Karam, un joven químico que vive en el pueblo vecino de Al-Qatta y trabaja en el proyecto. “No solo encontré un trabajo acorde con mi educación y especialización, sino que tuve la suerte de encontrarlo cerca. Ya pasaron los días en que tenía que viajar más de tres horas para ir a trabajar a El Cairo”.

En sus esfuerzos por llegar a la máxima cantidad de comunidades y de aumentar la participación de ellas, la empresa CEPC creó un comité de facilitación social que incluye a líderes comunitarios, mujeres y representantes de asociaciones de desarrollo locales. Además, implementó mecanismos de responsabilidad social para empoderar a las partes interesadas a que canalicen sus inquietudes a través de un sistema de manejo de reclamos sencillo y que tiene en cuenta a la comunidad.

“Nos enorgullece tener este proyecto nacional que presta servicios a todo el país. Por otra parte, la zona completa se ha revitalizado económicamente con el alquiler de viviendas y la apertura de nuevos mercados”, señaló el jeque Abdelaziz Abood, un líder comunitario de Abu Ghaleb, y miembro del comité de facilitación social. “El proyecto ha contribuido también con infraestructura para nuestros centros juveniles, escuelas y asociaciones comunitarias”, agregó.


Api
Api