Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

ARTÍCULO

El riego tecnificado, una opción que mejora la calidad de vida de los pequeños y medianos agricultores en Ecuador

Mayo 04, 2017


Image
Sistema de riego por aspersión operando. Paul Salazar/Banco Mundial

Este tipo de tecnología permite optimizar el uso del agua y suministrar a los cultivos la cantidad necesaria de manera eficiente para su desarrollo

José Quishpe representa a 400 agricultores del proyecto Alpaca del cantón Cayambe, en la provincia ecuatoriana Pichincha.  Ellos son propietarios de 1.200 hectáreas donde tradicionalmente cultivan chocho (leguminosa), melloco (tubérculo), maíz, cebada, trigo, papa, quinoa, entre otros productos.

Entre los muchos desafíos a los que se enfrentan cada día están la erosión de los suelos y la pérdida de las cosechas. Actualmente, el riego lo aplican por inundación, lo que no les permite distribuir adecuadamente el recurso a todos los socios. Este uso poco sustentable del agua afecta la calidad de vida de la población.

Es en este contexto que se inserta el Proyecto de Irrigación Tecnificada (PIT), que permitirá a los agricultores utilizar de forma mucho más eficiente el agua a través de infraestructura de riego tecnificado parcelario, además de recibir apoyo técnico para fortalecer la organización de la asociación, desarrollar prácticas ambientales y de economía productiva, así como respaldar la comercialización de sus productos.

En Ecuador apenas el 13.8% de la superficie bajo riego cuenta con riego tecnificado. Este tipo de tecnología permite a los pequeños agricultores optimizar el uso del agua y suministrar a los cultivos la cantidad necesaria de manera eficiente para su desarrollo, disminuyendo de esta forma el desperdicio de este valioso recurso que es cada vez más escaso.

Como José, muchos agricultores han participado en las convocatorias que realiza el Ministerio de Agricultura, Ganadería, Acuacultura y Pesca, MAGAP, para socializar el proyecto e invitarles a presentar las solicitudes para obtener el financiamiento para la instalación del riego tecnificado.

 “Estamos muy entusiasmados con la posibilidad de presentar una propuesta que pueda ser seleccionada y financiada. Esta modalidad de riego no solo permite optimizar el uso del agua sino también nuestro tiempo, cuando no contamos con la tecnificación tenemos que levantarnos en las noches o madrugadas para realizar esta  actividad manualmente”, señaló José Quishpe.

Las primeras obras de los subproyectos piloto ya están en ejecución en las provincias de Manabí, Bolívar, Los Ríos, El Oro y Loja. La inversión incluye la construcción de la infraestructura de riego tecnificado por aspersión, micro aspersión o goteo.  Los plazos de construcción para cada obra están entre cuatro y cinco meses, luego de lo cual se realizarán otras actividades como: capacitaciones en operación y mantenimiento de los sistemas construidos y el fortalecimiento social a las juntas de usuarios para su correcta administración.  De estas primeras obras se beneficiarán 245 familias con más de 500 hectáreas.

Además, con los equipos de riego tecnificado funcionando, se ofrecerá asistencia técnica a los agricultores para generar mayor rentabilidad en sus cultivos y comercializarlos mejor.

El Proyecto de Irrigación Tecnificada se implementa en diez provincias de la Sierra y siete de la Costa a través de financiamiento del Banco Mundial por USD$80 millones; de la AECID por USD$20 millones; el MAGAP por USD$20 millones; y, un aporte de los beneficiarios de USD$8.6 millones.   Al proyecto pueden aplicar pequeños y medianos productores que tienen hasta 20 hectáreas en la Sierra y 40 hectáreas en la Costa.

 


Image
Expertos del Banco Mundial y MAGAP evalúan la posibilidad de implementar un subproyecto de irrigación. Cristina Medina/Banco Mundial

Api
Api