Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

ARTÍCULO Junio 08, 2020

Del papel a la pantalla de tu celular: el documento como la puerta de entrada a los derechos

Image

Los esfuerzos de Argentina por modernizar sus programas nacionales de identidad permiten nacional brindar mejores servicios a los ciudadanos y al sector privado, evitando trámites complicados e intermediarios.


La solicitud del acta de nacimiento, la renovación del documento de identidad o una denuncia por extravío de documentación: estos son solo algunos ejemplos de trámites que podían demorar meses para los ciudadanos argentinos. Hoy, con un simple click, se pueden obtener de manera eficiente, rápida y segura.

La falta de acceso a la identificación es un serio obstáculo para la participación económica, social y política de las personas, especialmente de los grupos más vulnerables que enfrentan mayores costos para realizar estos trámites. Una investigación reciente del Banco Mundial afirma que esta dificultad se acrecienta para las mujeres, los no escolarizados y las poblaciones rurales.

Esto no es una novedad para Argentina. El país cuenta con una larga historia de innovación en lo que respecta al registro de sus ciudadanos. Fue en Argentina donde se desarrolló el primer sistema de identificación dactilar en 1892, exportando esta tecnología que aún se utiliza al resto del mundo.

A pesar de las innovaciones argentinas en materia de identificación personal, a principio de los 2000 el país seguía confiando la información de sus ciudadanos en un proceso manual poco coordinado. Así, un ciudadano que debía renovar u obtener un nuevo DNI debía esperar hasta dos años para que las aplicaciones en papel fueran validadas en diferentes oficinas públicas. Este proceso analógico generaba altos costos tanto para el gobierno como para los ciudadanos, quienes debían viajar a Buenos Aires en caso de que quisieran acelerar el trámite.

En 2009, Argentina empezó el proceso de cambio en los programas nacionales de identidad. Esta estrategia ha permitido alcanzar un registro universal de todos los niños que nacen en el país, sin importar dónde viven. A la vez, la mejora de los procesos permitió que el 98% de la población cuente con su identificación  y que, en caso de requerir algún cambio, pueda obtener su nuevo documento en solo dos horas.


"Contar con información clara y precisa es central para que el Estado pueda proteger a los más vulnerables. Como hemos visto en otras partes del mundo, si las personas tienen acceso a su documentación personal de manera fácil, los gobiernos pueden desplegar herramientas precisas y confiables para protegerlos y mejorar su situación"
Jordan Schwartz
director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay.

“Contar con información clara y precisa es central para que el Estado pueda proteger a los más vulnerables. Como hemos visto en otras partes del mundo, si las personas tienen acceso a su documentación personal de manera fácil, los gobiernos pueden desplegar herramientas precisas y confiables para protegerlos y mejorar su situación”, sostiene Jordan Schwartz, director del Banco Mundial para Argentina, Paraguay y Uruguay.

La iniciativa oficial incluyó la multiplicación de centros donde las personas pueden hacer sus trámites, lo que incluyó nuevas oficinas locales, puntos de atención en centros comerciales y agencias móviles. Esta estrategia permitió mejorar la presencia territorial de los servicios públicos, alcanzando a la población vulnerable que vive en áreas remotas. Entre 2016 y 2018, más de 1 millón de argentinos consultó estos puntos móviles y renovó su identificación.

A su vez, estos esfuerzos generaron nuevas oportunidades de colaboración intergubernamentales que hacen la vida de los ciudadanos un poco más fácil. Desde 2018, la aplicación Mi Argentina permite acceder a un gran número de servicios públicos, recibir notificaciones y utilizar la pantalla del teléfono como documento digital. Más de 2.4 millones de argentinos ya se registraron en la aplicación.

Además, las nuevas tecnologías con las que cuenta la administración nacional permiten brindar mejores servicios al sector privado, validando datos de clientes sin necesidad de trámites complicados ni intermediarios. Esta nueva prestación genera una nueva fuente de ingresos que permite la sustentabilidad de estos esfuerzos.

Esta transformación no solamente mejora la vida de todos los argentinos, sino que tiene un impacto concreto en la economía del país. Se calcula que, al adoptar mejores prácticas de identificación digital, Argentina puede incrementar su PBI en 1% en los próximos tres años.


Api
Api