Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

COMUNICADO DE PRENSA

El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, concluyen su histórica misión a la región de los Grandes Lagos de África, y comprometen a sus instituciones a implementar la paz, la seguridad y el desarrollo económico

Mayo 24, 2013



KAMPALA, 24 de mayo de 2013. El secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y el presidente del Grupo del Banco, Jim Yong Kim, finalizaron el viernes su histórica visita de tres días a la República Democrática del Congo, Rwanda y Uganda, y se comprometieron a que sus organismos mundiales trabajen estrechamente unidos para llevar la paz, la seguridad y el desarrollo económico a la región de los Grandes Lagos, que durante tanto tiempo ha estado privada de los frutos de la prosperidad.

La visita, que fue realizada entre el 22 y el 24 de mayo e incluyó amplias deliberaciones con líderes de los tres países, sigue a la firma, en febrero, del acuerdo sobre el “Marco de paz, seguridad y cooperación para la República Democrática del Congo y para la región”, destinado a poner fin al conflicto en una región azotada durante décadas por combates transfronterizos. Dicho tratado fue suscrito por 11 países.

“El acuerdo sobre el marco es el primer paso para llevar la paz y la seguridad a esta región. El líder de cada país debe ahora aprovechar plenamente la oportunidad de consolidar la estabilidad y proporcionar los beneficios del progreso económico a toda la población de su país”, expresó el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon. “Creo que la mutua colaboración de las Naciones Unidas y del Grupo del Banco Mundial enciende una nueva chispa de esperanza en una región desesperadamente ansiosa de buenas noticias”.

El presidente del Grupo del Banco Mundial, Jim Yong Kim, felicitó a los líderes de los tres países y al secretario general Ban Ki-moon por su compromiso de apoyar el acuerdo sobre el marco, pero añadió que se requieren esfuerzos adicionales.

“Es necesario que actuemos unidos sin dilación, porque no habrá paz sin desarrollo, ni desarrollo sin paz”, dijo Kim. “Los líderes de la región de los Grandes Lagos tienen la oportunidad de construir sobre la base del compromiso asumido por las Naciones Unidas y el Grupo del Banco Mundial de hacer todo lo que sea necesario para poner fin a la pobreza y generar prosperidad para tantas personas que han sufrido durante años. Es preciso que el mundo diga en voz alta y clara que lo ocurrido durante más de una generación en la región de los Grandes Lagos no puede continuar, pues es una mácula para nuestra conciencia moral colectiva”.

En la República Democrática del Congo, la primera etapa de la visita, Kim y Ban se reunieron con el presidente Joseph Kabila, quien les dio seguridades de la determinación de su país de poner fin al conflicto, tanto en su territorio como en los países vecinos a los que se han propagado los combates. Kabila está resuelto a consolidar el sitial de la República Democrática del Congo como líder económico regional, y ha asumido el compromiso de construir la paz.

Durante su estadía en la República Democrática del Congo Kim anunció el compromiso de US$1000 millones adicionales para lograr mejoras en materia de salud, educación, nutrición, empleo, capacitación y otros servicios esenciales en la República Democrática del Congo y en la región de los Grandes Lagos en general.

En Rwanda, Kim y Ban se reunieron con el presidente Paul Kagame y visitaron el Memorial del Genocidio de Gisozi, erigido en homenaje a las 800 000 personas asesinadas durante el genocidio de Rwanda de 1994, que es un crudo recordatorio de los costos humanos de la guerra. También visitó a ex combatientes y colocó la piedra fundamental de un nuevo centro para mujeres y niñas víctimas de la violencia.

En Uganda, el presidente Yoweri Museveni dio la bienvenida a los dos líderes y expresó su reconocimiento a las Naciones Unidas y al Banco Mundial por el apoyo a los esfuerzos de su país para asegurar la paz. Las perturbaciones civiles ocurridas en la región septentrional de Uganda, que datan de la década de 1980, cobraron millares de vidas y dejaron el saldo de comunidades desplazadas y destrucción de infraestructura e instituciones. Desde 2005 Uganda ha venido gozando de un lento pero sostenido renacimiento, en cuyo contexto el número de personas sumidas en la pobreza se redujo un 14% entre 2005 y 2010.

La visita de los más altos funcionarios de las Naciones Unidas y del Grupo del Banco Mundial anuncia un nivel sin precedentes de cooperación entre esas dos instituciones mundiales y pone de manifiesto la determinación de ambas de apoyar a los líderes africanos que conducen a sus países hacia la salida del conflicto y una nueva era de paz, estabilidad y prosperidad.

“Nos comprometemos a hacer las cosas en forma diferente y a trabajar más estrechamente unidos con los líderes de la región”, expresó Kim. “Esperamos que la región de los Grandes Lagos de África se convierta en un símbolo mundial de lo que puede lograrse cuando los países trabajan juntos para superar el conflicto e impulsar el crecimiento económico y una prosperidad compartida”.

Contactos para medios de comunicación
En Uganda
Steven Shalita
Teléfono: + (256) 41 430 2236
sshalita@worldbank.org
En la República Democrática del Congo
Phil Hay
Teléfono: +1 (202) 409 2909
phay@worldbank.org
En Rwanda
Rogers Kayihura
Teléfono: +250 (0)78-830-9115
rkayihura@worldbank.org



COMUNICADO DE PRENSA N.º
2013/414/AFR

Api
Api