COMUNICADO DE PRENSA

Líderes comprometen miles de millones para nueva e importante iniciativa de desarrollo para el Cuerno de África

Octubre 27, 2014


Image

El secretario general de la ONU y los presidentes del GBM y GBID, junto con directivos de otras instituciones, visitan la región para vincular esfuerzos de paz y progreso económico

Addis Abeba, Etiopía, 27 de octubre de 2014. Dirigentes de instituciones mundiales y regionales inician hoy una visita histórica al Cuerno de África para prometer respaldo político y nuevos e importantes recursos financieros a países de la región, por un monto total superior a los US$8000 millones en los próximos años. El secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), Ban Ki-moon, el presidente del Grupo Banco Mundial (GBM), Jim Yong Kim, junto con el presidente del Grupo del Banco Islámico de Desarrollo (GBID) y representantes de alto nivel de la Comisión de la Unión Africana, de la Unión Europea, del Banco Africano de Desarrollo (BAfD) y de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD), están aunando esfuerzos para la promoción de la estabilidad y el desarrollo en el Cuerno de África.

En el primer día de la visita conjunta, el Grupo Banco Mundial anunció un nuevo e importante compromiso financiero de US$1800 millones para actividades transfronterizas en la denominada Iniciativa para el Cuerno de África, que promoverá el crecimiento y las oportunidades económicas, reducirá la pobreza y estimulará la actividad empresarial.

La iniciativa abarca los ocho países del Cuerno de África: Djibouti, Eritrea, Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Uganda.

“Este nuevo financiamiento representa una oportunidad nueva y de gran importancia para los pueblos del Cuerno de África, para garantizar que obtienen acceso a agua apta para el consumo, a alimentación nutritiva, a atención sanitaria, a la educación y al empleo”, dijo Jim Yong Kim, presidente del GBM. “Existen actualmente mayores oportunidades para que el Cuerno de África se libere de los ciclos de sequía, inseguridad alimentaria, inseguridad en materia de recursos hídricos y conflictos mediante la consolidación de la seguridad regional, generando dividendos de paz, especialmente entre los hombres y las mujeres jóvenes, y promoviendo mayor cooperación transfronteriza”.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que dirige la visita por el Cuerno de África, afirmó: “En los países del Cuerno de África se están registrando avances considerables, aunque poco conocidos, en los ámbitos del crecimiento económico y la estabilidad políticaNos encontramos en un momento fundamental para respaldar esos esfuerzos, poner fin a los ciclos de conflicto y pobreza, y dejar atrás la fragilidad para avanzar hacia la sostenibilidad. Naciones Unidas se ha sumado a otros dirigentes mundiales y regionales para garantizar un enfoque coherente y coordinado orientado a la paz, la seguridad y el desarrollo en el Cuerno de África”.

Por su parte, la Unión Europea anunció que prestará su apoyo a los países de la región con una suma total de aproximadamente US$3700 millones hasta el año 2020, de los cuales en torno al 10 % estaría destinado a actividades transfronterizas; el BAfD, a su vez, anunció la donación de US$1800 millones en los próximos tres años para los países de la región del Cuerno de África, mientras que el Banco Islámico de Desarrollo se comprometió a movilizar hasta $1000 millones en financiamiento nuevo en sus cuatro países miembros en el Cuerno de África (Djibouti, Somalia, Sudán y Uganda).

El Cuerno de África es una región multifacética, donde se encuentran algunas de las economías con crecimiento más rápido y enormes cantidades de recursos naturales aún sin explotar. Sin embargo, su población es, asimismo, extraordinariamente pobre, con un índice de crecimiento que en la actualidad se duplica cada 23 años. El desempleo entre la juventud es cada vez más generalizado. Las mujeres, especialmente, enfrentan enormes dificultades por causa de su género, como la limitación del acceso a los derechos sobre la tierra, menores índices de escolarización y prácticas sociales que a menudo frustran su capacidad para aprovechar las oportunidades económicas y mejorar las condiciones de vida de sus familias y comunidades.

Los países de la región son además vulnerables a la corrupción, a la piratería y al tráfico de armas y de sustancias estupefacientes. El terrorismo y los flujos monetarios conexos son amenazas muy importantes e interrelacionadas en el Cuerno de África. Otro problema que va en aumento en la región es el tráfico de personas. No obstante, en partes del Cuerno de África también se están realizando esfuerzos encomiables a través de la cooperación regional para la erradicación de las causas de estos problemas.

El nuevo financiamiento, anunciado el primer día de la visita que dirige el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, para analizar cuestiones relacionadas con la paz, la seguridad y la resiliencia, supondrá un respaldo para esos esfuerzos. En esta visita, además del secretario general de la ONU, participan otros dirigentes, como el presidente del GBM, Jim Yong Kim; el presidente del GBID, Ahmad Mohamed Ali; el vicepresidente de la Comisión de la Unión Africana, Erastus Mwencha; el secretario ejecutivo de la IGAD, embajador Mahboub Maalim; el asesor especial del presidente del Grupo del BAfD, Youssouf Ouedraogo; el subdirector general de Desarrollo y Cooperación de la Comisión Europea, Marcus Cornaro, y el representante especial de la Unión Europea para el Cuerno de África, Alexander Rondos.

Según el GBM, su nuevo paquete de US$1800 millones, que se suma a los programas de desarrollo en curso en los ocho países de la región, supondrá la generación de mayores oportunidades económicas en toda la región para algunos de los sectores de población más vulnerables, como las personas refugiadas y desplazadas internamente, así como para las comunidades que las albergan. Las guerras y la inestabilidad han generado más de 2,7 millones de personas refugiadas y más de 6 millones de personas desplazadas internamente. El GBM ayudará también a la región a construir su capacidad de vigilancia, diagnóstico y tratamiento de enfermedades contagiosas.

La pobreza, la situación de desplazamiento, la malnutrición, el analfabetismo y las deficiencias en saneamiento y vivienda están asociadas a esas enfermedades o las empeoran. Un incremento del comercio transfronterizo y de la actividad económica en el Cuerno de África precisarán inversiones simultáneas en el fortalecimiento de los esfuerzos de control de enfermedades y de preparación frente a brotes epidémicos.

El GBM prestará también su apoyo al incremento de los vínculos regionales entre países mediante rutas regionales de transporte, tecnologías de la información y la comunicación más sólidas y la conectividad en banda ancha, mercados más competitivos del sector privado, el incremento del comercio transfronterizo, el desarrollo regional de los sectores del petróleo y del gas mediante la construcción de oleoductos y gasoductos, y la ampliación de la educación universitaria y de otros estudios superiores.

El compromiso del GBM incluye US$600 millones de la Corporación Financiera Internacional (IFC), su institución dedicada al sector privado, que respaldará el desarrollo económico de los países del Cuerno de África. Las inversiones de IFC en el contexto de la nueva Iniciativa para el Cuerno de África incluirán un oleoducto regional entre Uganda y Kenya; mayores inversiones para la expansión de la agroindustria en materia de almacenamiento, procesamiento y semillas; posibles asociaciones público-privadas en los sectores farmacéutico, de las energías renovables y el transporte, y asesoramiento y asistencia financiera a Gobiernos y a empresas para mejorar la confianza y la inversión empresarial y el acceso a los mercados y a financiamiento público. El Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones destinará, adicionalmente, US$200 millones a garantías frente a riesgos de orden político.

Según un nuevo informe del GBM, se prevé que el Cuerno de África experimente un cambio drástico y duradero cuando comience a producirse petróleo en Kenya, Uganda y, posiblemente, en Somalia y Etiopía.

Por su parte, el enfoque de la Unión Europea en el Cuerno de África se basa en el marco estratégico que adoptó en 2011. Los programas de apoyo para el periodo comprendido entre 2014 y 2020 se orientarán por los mismos análisis que sustentan la Iniciativa para el Cuerno de África del GBM y se centrarán en los desafíos que hay que abordar en materia de desarrollo para desbloquear el considerable potencial de la región. El apoyo de la Unión Europea se dirigirá principalmente a los tres pilares de la Iniciativa para el Cuerno de África: impulso al desarrollo, reducción de la pobreza mediante el fomento de la resiliencia, y creación de oportunidades económicas.

“La Unión Europea está dispuesta a intensificar su tradicional asociación con el Cuerno de África ayudando a establecer estructuras políticas sólidas y responsables, fortaleciendo la cooperación económica y comercial, financiando actividades de mantenimiento de la paz y proporcionando asistencia humanitaria y cooperación para el desarrollo”, afirmó el comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs, antes de partir con la delegación.

Otros dirigentes que participan en la visita coinciden en que lo que el Cuerno de África necesita son nuevos marcos de asistencia para el desarrollo mediante los que garantizar la paz y las oportunidades de prosperidad y evitar conflictos en el futuro.

El GBID manifestó que su nueva línea de financiamiento para Djibouti, Somalia, Sudán y Uganda durante el periodo comprendido entre 2015 y 2017 se centraría en el desarrollo de infraestructuras básicas, seguridad alimentaria, desarrollo humano y comercio. Para ese mismo periodo, el Grupo Árabe de Coordinación podría aportar US$2000 millones adicionales.

El presidente del GBID, Ahmad Mohamed Ali, agregó en relación con este anuncio: “El Cuerno de África es un importante portal de entrada al continente africano y un puente hacia el Asia occidental. Conseguir estabilidad y desarrollo sostenible para el Cuerno de África sin duda contribuirá significativamente a la estabilidad de todo el continente. El Grupo del Banco Islámico de Desarrollo aplaude este enfoque renovado sobre el Cuerno de África y está dispuesto a trabajar con todos los asociados, entre ellos, el Grupo Árabe de Coordinación, para respaldar la cooperación regional y la reconstrucción económica del Cuerno de África, especialmente en sus cuatro países miembros”.

“Dada la complejidad del entorno imperante en la región, nuestro convencimiento ha de fundarse en que no serán los medios financieros los que triunfen en la región del Cuerno de África sino nuestro compromiso y voluntad de actuación, de forma unida y coordinada con el liderazgo de los países”, dijo el asesor especial del presidente del Grupo del BAfD, Youssouf Ouedraogo.

El vicepresidente de la Comisión de la Unión Africana, Erastus Mwencha, añadió: “Nuestros esfuerzos por crear paz y estabilidad han de reforzarse con inversiones en los pueblos y las naciones del Cuerno de África”.

Un nuevo estudio regional del GBM sobre el Cuerno de África publicado hoy al inicio de la visita desvela motivos para la esperanza en la región: “A pesar de las dificultades que enfrenta el Cuerno de África, se aprecian signos alentadores de impulso político para la mejora de la interdependencia económica regional. De forma paulatina, los países del Cuerno de África se han ido incorporando como miembros a la Comunidad de África Oriental, a la IGAD de África oriental, y al Mercado Común para África Oriental y Meridional. Algunos países manifiestan una sólida voluntad política para la resolución de las dificultades en materia de seguridad y desarrollo mediante el incremento de la cooperación, como lo demuestra, por ejemplo, el hecho de que muchos han participado en el envío de tropas para acciones de mantenimiento de la paz y en iniciativas diplomáticas”.

“Esta misión constituye el vértice de un ambicioso enfoque asociativo que proporcionará los instrumentos necesarios para fortalecer el programa para la capacidad de recuperación de la región de la IGAD", dijo el secretario ejecutivo de la IGAD, embajador Mahboub Maalim.

 Para Ban Ki-moon, de la ONU, y para Jim Yong Kim, del GBM, es la tercera visita conjunta a África en 18 meses. En 2013, ambos viajaron a la región de los Grandes Lagos y a la del Sahel, subrayando la necesidad de fomentar la paz y el desarrollo. En las dos primeras visitas, Jim Yong Kim comprometió US$2700 millones para proyectos regionales destinados a programas de mejora de la salud, de la educación, la nutrición, el acceso a la energía y la formación profesional. Los resultados de estas iniciativas regionales previas de paz y desarrollo se pueden consultar en http://www.worldbank.org/en/region/afr/brief/world-bank-group-sahel-and-great-lakes-initiatives.

El informe regional en inglés del GBM sobre el Cuerno de África se puede consultar en http://documents.worldbank.org/curated/en/2014/10/20316926/.

Personas de contacto de Banco Mundial:

Phil Hay, teléfono móvil: +1 (202) 492-7238, phay@worldbank.org

 

En Addis Abeba:

 

Gelila Woodeneh, trabajo: +223 20 22 2283/22 3201, teléfono móvil: +251 911 501 196, gwoodeneh@worldbank.org

 

Persona de contacto de la ONU:

 

Vannina Maestracci, teléfono: 1 917 367 0293, teléfono móvil: +1 917 855 3143, maestracci@un.org

 

Persona de contacto de la Unión Europea:           

 

Sven Ruesch, teléfono: +32 2 295 87 59, Sven.Ruesch@ec.europa.eu

 

Banco Islámico de Desarrollo:

 

Muhammad Jameel Yusha'u, teléfono: +966 12 646 6492; teléfono móvil: +966 59 11 88 844, myushau@isdb.org

 

Persona de contacto de la Comisión de la Unión Africana:

 

Habiba Mejri-Cheikh, habibam@africa-union.org

 

Persona de contacto del BAfD:

 

Joel Serunkuma Kibazo, trabajo: +225 20262024, teléfono móvil: +225 01229898, j.kibazo@afdb.org

 



Contactos para medios de comunicación
En Washington
Phil Hay
Teléfono: +1 (202) 492-7238
phay@worldbank.org
En Addis Ababa
Gelila Woodeneh
Teléfono: + 251 116 627 700
gwoodeneh@worldbank.org

COMUNICADO DE PRENSA N.º
2015/171/AFR

Api
Api