Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

COMUNICADO DE PRENSA

Asia meridional, hoy la región de más acelerado crecimiento económico del mundo, podría aprovechar más los beneficios del bajo precio del petróleo para reformar el sistema de fijación de precios de la energía

Abril 13, 2015


Se prevé que su tasa de crecimiento económico aumente hasta llegar al 7,4 % en 2016.

Ciudad de WASHINGTON, 13 de abril de 2015. La vigorosa expansión registrada en India, aunada a los precios favorables del petróleo, hacen prever una aceleración del crecimiento económico en Asia meridional. La región es una de las más favorecidas en el mundo por el bajo precio del petróleo, pues todos los países que la integran son importadores netos de ese producto. Ya en el último trimestre de 2014 era la región de más acelerado crecimiento, según un informe del Banco Mundial.

De acuerdo con el informe semestral South Asia Economic Focus (informe económico sobre Asia meridional), las proyecciones indican un aumento sostenido de la tasa de crecimiento regional, que pasaría de 7 % en 2015 a 7,6 % a más tardar en 2017, en virtud de la persistencia de un sólido nivel de consumo y una creciente inversión. Dada la gravitación de India en el producto interno bruto (PIB) de la región, las proyecciones reflejan en gran medida la aceleración del crecimiento que previsiblemente se registrará en ese país, impulsada por reformas orientadas hacia los negocios y por preferencias más acusadas de los inversionistas.

La disminución de los precios del petróleo se ha reflejado en diferente grado en los precios internos de los productos petrolíferos en las diversas partes de la región. En Pakistán el traslado superó el 50 % en lo que respecta a la mayoría de los productos petrolíferos, pero no se dio en ninguna medida en Bangladesh.

Aunada a los precios favorables de los alimentos, la disminución del precio del petróleo ha contribuido a desacelerar pronunciadamente la inflación. En tan solo un año, la tasa de inflación de Asia meridional, que era la más alta entre las registradas en las regiones en desarrollo, pasó a ser la más baja. En marzo de 2013 el Índice de precios al consumidor de la región había aumentado un 7,3 % de un año a otro, en comparación con el 1,4 % registrado en marzo de 2015. 

El informe pone de manifiesto la disminución de las vulnerabilidades externas. Las balanza en cuenta corriente es sólida en la mayoría de los países. La afluencia de capital a India pasó del 1,9 % al 3,4 % del PIB, aunque las inversiones de cartera más inestables representan actualmente una mayor proporción del total. Se han creado depósitos de reservas internacionales en todas partes de la región; incluso en Pakistán, que se encuentra ahora fuera de la zona de peligro.

Los resultados de la región en materia de exportación, en cambio, han sido desalentadores. Tras la promisoria recuperación experimentada el año pasado, el proceso se está desacelerando: en ninguna parte de la región la tasa de crecimiento de la exportación distaba mucho de cero al final de 2014.

“Para Asia meridional la evolución del precio del petróleo aún no ha surtido los máximos beneficios posibles, pero no se reflejará automáticamente en las cuentas del sector público o del consumidor”, señaló Martín Rama, economista principal para Asia meridional del Banco Mundial, quien agregó: “Los bajos precios del petróleo brindan la oportunidad de racionalizar los precios de la energía, reduciendo la carga fiscal que representan los subsidios y contribuyendo a la sostenibilidad ambiental”.

En el informe se señala que India ya ha adoptado alentadoras medidas encaminadas a desvincular los precios del petróleo de los déficits fiscales y a introducir un sistema impositivo que grave el carbono para hacer frente a las externalidades negativas resultantes del uso de combustibles fósiles. El desafío consistirá en mantener el rumbo frente a un aumento del precio del petróleo que bien puede darse a mediano plazo.

“Las economías suscitadas por la reducción del gasto en subsidios podrían utilizarse para atender las apremiantes necesidades de infraestructura, servicios básicos y respaldo focalizado para los pobres que experimenta la región”, señaló Annette Dixon, vicepresidenta de la Oficina Regional de Asia meridional del Banco Mundial. Del informe se desprende que la disminución de los precios del petróleo tenderá a beneficiar a los hogares de la región tanto en forma directa —a través de la reducción del gasto en energía— como indirecta, en virtud de la aceleración del crecimiento económico. No obstante, salvo en lo que respecta al queroseno, los hogares más ricos gastan más en productos petrolíferos, por lo cual tienden a beneficiarse en mayor medida.


Image

En Afganistán (i), una exitosa transición política debe ser complementada por un entorno de seguridad estable y una adecuada gestión de la crisis fiscal imperante. Es probable que los sectores de la agricultura y de los servicios sean los motores clave del crecimiento en el futuro inmediato. En un entorno de estabilidad, la tasa de crecimiento podría pasar de 2,5 % en 2015 a 5,0 % un año después.

En Bangladesh (i) se mantiene la estabilidad macroeconómica pese a las perturbaciones políticas, las dificultades estructurales y la inestabilidad mundial. Las persistentes conmociones políticas han reducido el crecimiento en un punto porcentual. Las proyecciones indican ahora, para 2015, una tasa de crecimiento del 5,6 %, pero puede darse una recuperación impulsada por una vigorosa demanda interna, que requerirá el mantenimiento de tasas de inflación de un solo dígito, un clima de inversión más favorable y, sobre todo, estabilidad política.

Se prevé que en Bhután (i) cobre bríos la actividad económica, con una tasa de crecimiento del PIB del 6,7 % en 2015, impulsada por nuevas obras de generación hidroeléctrica y programas de turismo innovadores, como el denominado “Visite Bhután 2015”.

En India, (i)  la tasa de crecimiento del PIB aumentaría hasta llegar al 7,5 % en el ejercicio 2015/2016, y podría alcanzar el 8,0 % en el ejercicio 2017/2018, como consecuencia de una considerable aceleración de la inversión, cuya tasa de crecimiento sería del 12 % en el período de los ejercicios comprendidos entre 2016 y 2018. El país intenta lograr que el crecimiento basado en el consumo deje paso a un crecimiento impulsado por la inversión, en un momento en que, en China, se está dando una transición en sentido opuesto.

La tasa de crecimiento de Nepal (i) se mantendrá en la gama comprendida entre 4,5 % y 5 %. El hecho de que el consumo siga siendo el principal motor del crecimiento del país hace a este vulnerable a una desaceleración del proceso de aumento de las remesas. Para lograr resultados más favorables en materia de crecimiento el país tiene que intensificar el desarrollo de su infraestructura, como respaldo para la inversión del sector privado.

En Pakistán, (i) la perspectiva de una paulatina recuperación que lleve la tasa de crecimiento económico al 4,6 % a más tardar en 2016 se ve favorecida por bajas tasas de inflación y por la consolidación fiscal. La posibilidad de seguir avanzando depende de que se adopten medidas para enfrentar dificultades clave en materia de crecimiento, tales como frecuentes interrupciones del suministro de electricidad, un entorno de negocios engorroso y un ingreso tributario bajo.

Se prevé que en Sri Lanka (i) la desaceleración de la actividad de construcción reduzca al 6,9 % la tasa de crecimiento económico. Esa tendencia se verá contrarrestada, en parte, por el aumento del consumo provocado por el aumento de los salarios del sector público y del ingreso disponible. Como subsiste el problema de la competitividad, el nuevo gobierno está revisando su modelo anterior de crecimiento impulsado por la inversión. 


Contactos para medios de comunicación
En Washington
Gabriela Aguilar
Teléfono: 202-473-6768
gaguilar2@worldbank.org



COMUNICADO DE PRENSA N.º
SAR/2015

Api
Api