Discursos y transcripciones

Palabras del Presidente del Grupo del Banco Mundial Jim Yong Kim en la conferencia de prensa de apertura de las reuniones del FMI / Banco Mundial Anual 2014

Octubre 09, 2014


El presidente del Grupo del Banco Mundial Jim Yong Kim Conferencia de Prensa de las reuniones del FMI / Banco Mundial Anual 2014 Washington, D.C., Estados Unidos

Texto preparado para la intervención

Buenos días. Bienvenidos a las Reuniones Anuales de 2014 del Grupo Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional. Hay tres temas que quiero comentar, y luego responderé sus preguntas.

Acabo de llegar de una reunión de alto nivel sobre la respuesta a la crisis de ébola. Hemos escuchado a los presidentes de los tres países más afectados —Guinea, Liberia y Sierra Leona— y conocido los desafíos que enfrenta cada uno. Hemos tenido una conversación muy productiva sobre la respuesta a la crisis, especialmente con respecto a las necesidades urgentes, pero también discutimos la importancia de restablecer los sistemas de salud de esos tres países una vez que se haya contenido el brote de ébola.

Ayer, precisamente, pudimos comprender mucho mejor los daños económicos que podría ocasionar este brote. El Grupo Banco Mundial dio a conocer una nueva evaluación del impacto económico en la que se señala que, si la epidemia no se contiene rápidamente y si se propaga a países vecinos, el impacto financiero regional a dos años podría alcanzar los US$32 600 millones a fines de 2015. Eso sería catastrófico para la población de toda la región de África occidental.

En el último mes, la comunidad internacional ha incrementado la respuesta mundial. Pero no cabe duda de que el nivel de respuesta dista mucho de ser suficiente; tenemos que intensificar y ampliar rápidamente la respuesta mundial ante esta crisis. Por ejemplo, un problema es la urgente necesidad de contar con más trabajadores de la salud capacitados en los países. La Organización Mundial de la Salud acaba de estimar que tan solo en Liberia se necesitan 360 profesionales médicos extranjeros más para tratar a las personas infectadas. Ahora tenemos que hacer un llamado a los países de todo el mundo para que envíen con urgencia trabajadores de la salud a los tres países. Yo seré parte de ese esfuerzo.

El segundo tema se refiere a la infraestructura.

Hoy pondré en marcha una nueva iniciativa de colaboración —el Mecanismo Mundial de Financiamiento de la Infraestructura—, cuya finalidad es movilizar al sector privado para ayudar a superar el enorme déficit de infraestructura que existe en los países en desarrollo y los mercados emergentes. Según nuestras estimaciones, estos países necesitan inversiones adicionales por valor de US$1 billón al año hasta 2020.

El Mecanismo Mundial de Financiamiento de la Infraestructura, conocido como GIF por su sigla en inglés, representa una alianza singular entre el sector privado (en particular, los inversionistas institucionales), las naciones donantes, los bancos multilaterales de desarrollo y el Grupo Banco Mundial para aprovechar miles de millones de dólares en proyectos de infraestructura en las economías emergentes y en desarrollo.

Ante la limitada disponibilidad de recursos públicos, es significativo saber que los jefes de algunas de las principales instituciones inversionistas del mundo se adherirán como asociados del GIF.

Los inversionistas institucionales disponen de cuantiosos recursos: los fondos de seguros y de pensiones tienen activos por valor de aproximadamente US$80 billones, pero menos del 1 % de los fondos de pensiones se asignan directamente a proyectos de infraestructura y la mayor parte de ese porcentaje se invierte en países adelantados.

Sabemos muy bien que el dinero existe. El verdadero desafío no es una cuestión de dinero, sino de falta de proyectos financiables, esto es, un conjunto suficiente de inversiones en infraestructura comercialmente viables y sostenibles.

El GIF es un concepto nuevo que se puede probar rápidamente y no requiere decenas de miles de millones en nuevos recursos. El objetivo es atraer las decenas de miles de millones de dólares —o potencialmente más— que están sin utilizar para financiar buenas inversiones, y afrontar cuestiones tales como los riesgos.

Y el tercer tema se refiere a la lucha contra el cólera en Haití. Hoy, el Grupo Banco Mundial prometerá US$50 millones para ayudar a mejorar el acceso a agua potable y servicios de saneamiento para todos los haitianos con el propósito de prevenir enfermedades transmitidas por el agua.

Hemos logrado avances importantes en controlar la epidemia de cólera en Haití, pero hay demasiadas personas que continúan enfermándose, principalmente porque no tienen acceso a agua potable y carecen de sistemas de saneamiento. El cólera sigue siendo endémico, y las enfermedades transmitidas por el agua son una de las principales causas de mortalidad infantil en Haití. Ampliar la cobertura de los servicios de agua potable y saneamiento es posible. No podemos dejar pasar esta oportunidad de evitar que miles de niños haitianos más mueran a causa de enfermedades transmitidas por el agua.

Más tarde presidiré una conferencia con el secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, con el propósito de movilizar donaciones de importantes asociados.

Muchas gracias. Ahora responderé sus preguntas.



Api
Api