Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

Skip to Main Navigation
Discursos y transcripciones Octubre 12, 2017

Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial Palabras de apertura en la conferencia de prensa de las Reuniones Anuales de 2017

Buenos días, y bienvenidos a las Reuniones Anuales de 2017 del Grupo Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional.

Esta semana, ministros de Hacienda y autoridades de bancos centrales de nuestros 189 países miembros se reúnen aquí, en la ciudad de Washington, para discutir los desafíos y oportunidades que encaramos como comunidad mundial. Estas deliberaciones ayudarán a los países a trazar el rumbo a seguir para mejorar la calidad de vida de su gente, y al hacerlo deben contribuir a establecer la agenda para la economía mundial en el año venidero.

Esto es lo que observamos ahora: después de varios años de crecimiento decepcionante, la economía mundial ha empezado a registrar una aceleración. El comercio está repuntando, pero el nivel de inversiones continúa siendo bajo. Nos preocupa que riesgos como el aumento del proteccionismo, la incertidumbre normativa, o las posibles perturbaciones del mercado financiero puedan desbaratar esta frágil recuperación.

En general, observamos un aumento del crecimiento en la mayoría de las economías en desarrollo y adelantadas, y esa es la razón por la que los países deben realizar inversiones cruciales ahora. Este es el momento de implementar las reformas que servirán de protección frente a posibles recesiones en el futuro.

Los países deben desarrollar resiliencia frente a los desafíos coincidentes que encaramos en la actualidad, incluidos los efectos del cambio climático, los desastres naturales, los conflictos, el desplazamiento forzado, las hambrunas y las enfermedades.

Para ayudar a los países a abordar estos desafíos, estamos trabajando para maximizar el financiamiento para el desarrollo. Estamos aplicando soluciones del sector privado cuando pueden ser de ayuda para alcanzar los objetivos de desarrollo, y reservando financiamiento público escaso para los ámbitos en donde más se lo necesita, particularmente las inversiones en capital humano.

Todos los países deben invertir más en su gente. La semana pasada hablé en la Universidad de Columbia, donde expliqué por qué esto reviste tanta importancia, y presenté la iniciativa acelerada denominada “proyecto de capital humano”, que estamos emprendiendo en el Grupo Banco Mundial para ayudar a los países a invertir más —y más eficazmente— en su gente.

Esperamos que este proyecto pueda mostrar a los jefes de Estado y ministros de Hacienda cómo las inversiones a largo plazo en su gente pueden ayudar a hacer crecer sus economías y a crear el espacio político para que los líderes hagan estas inversiones cruciales.

En el curso del próximo año, antes de la celebración de las Reuniones Anuales de 2018 en Indonesia, trabajaremos con una amplia variedad de expertos en economía, salud mundial y educación para preparar el proyecto de capital humano. Pensamos que esta iniciativa puede ser transformadora, como lo fue nuestro informe Doing Business cuando se presentó hace 15 años.

Esta es la iniciativa más reciente del Grupo Banco Mundial para colmar las crecientes aspiraciones en todo el mundo, generar verdadera igualdad de oportunidades, y sentar nuevas bases para el proyecto de solidaridad humana.

Con gusto responderé sus preguntas. 

Api
Api