Discursos y transcripciones Octubre 17, 2019

Palabras de apertura del presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass, en la conferencia de prensa del inicio de las Reuniones Anuales de 2019

Buenos días. Bienvenidos a las Reuniones Anuales.

Esta semana tenemos una serie de prioridades urgentes que debemos analizar con nuestros accionistas.

El crecimiento mundial se está desacelerando. Las inversiones han decaído, la actividad manufacturera se ha atenuado, y el comercio se está debilitando. Los desafíos del cambio climático y la fragilidad incrementan la vulnerabilidad de los países pobres. En este contexto se vuelve aún más difícil lograr nuestros objetivos de reducir la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida. Aún hay cerca de 700 millones de personas que viven en la pobreza extrema; esto equivale aproximadamente a 1 de cada 12 personas en el mundo.

Aquí vienen las buenas noticias: los países todavía están en condiciones de potenciar el crecimiento de base amplia. Con una combinación adecuada de políticas y reformas estructurales, pueden propiciar un crecimiento amplio que compartan todos los segmentos de la sociedad. Esto se aplica en especial a los mercados emergentes y los países en desarrollo, donde la implementación de reformas bien diseñadas puede dar lugar a beneficios significativos. En pocas palabras, buscamos lograr impactos contundentes en lo que respecta al crecimiento de base amplia, la transparencia, el Estado de derecho y la expansión del sector privado.

Debemos ser cuidadosos al calibrar nuestra respuesta a la desaceleración mundial. Muchos países ya han agotado el margen fiscal y de política monetaria del que disponían, por lo que es esencial aplicar reformas estructurales. Hay más de USD 15 billones en bonos con un rendimiento negativo o igual a cero, lo que equivale a tener el capital congelado. Asimismo, el endeudamiento se ha incrementado hasta alcanzar niveles preocupantes. Necesitamos ideas nuevas para reactivar el crecimiento.

En el Grupo Banco Mundial seguimos enfocados en nuestra misión. Ayudamos a los países a elaborar programas sólidos adaptados a las circunstancias específicas de sus economías. Alentamos las innovaciones que atraen la inversión privada, como los sistemas de dinero digital. Promovemos el Estado de derecho y la transparencia en la gestión de la deuda y las finanzas públicas. Invertimos para ayudar a los países a ampliar el acceso al suministro eléctrico y al agua potable, garantizar la inclusión plena de las niñas y las mujeres, abordar el cambio climático y proteger el medio ambiente, mejorar la salud y la nutrición, e impulsar el desarrollo de la infraestructura.

Al mediodía hablaremos de la importancia de la educación. Vamos a poner en marcha un nuevo enfoque para la medición del aprendizaje con el que se analizará el porcentaje de niños de 10 años que pueden leer y comprender un relato simple. Queremos reducir la pobreza del aprendizaje tanto como sea posible.

Como cada tres años, con los países miembros estamos analizando la forma en que se repondrán los recursos financieros de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), nuestro fondo para los países más pobres. Mediante la reposición propuesta, se destinan más recursos a las personas que viven en entornos afectados por fragilidad y conflicto, y se reafirma nuestro compromiso con los proyectos que tienen un efecto positivo en el clima y promueven la inclusión de las cuestiones de género. Espero que nuestros países donantes continúen brindando su apoyo a la AIF, entidad que desempeña una función primordial en la reducción de la pobreza extrema.

En conclusión, esta semana mi mensaje para los países será simple: las decisiones que adopten ahora serán determinantes. Se necesitan reformas estructurales bien diseñadas para derribar las barreras que frenan el crecimiento y establecer las bases de la prosperidad futura. Entre los problemas que necesitan solución se encuentran los oligopolios, el número excesivo de empleados públicos y de jubilaciones futuras, y los subsidios a bienes, servicios y financiamiento. Soy consciente de que muchas reformas generan fuerte resistencia, pero son fundamentales para permitir un crecimiento amplio y sostenible.

Muchas gracias. Ahora con gusto responderé sus preguntas.

Api
Api