Coronavirus: La respuesta del Grupo Banco Mundial ante la emergencia mundial de hacer frente a la pandemia. Sepa más

Declaraciones Abril 17, 2020

Palabras de David Malpass, presidente del Grupo Banco Mundial, ante el Comité para el Desarrollo

CIUDAD DE WASHINGTON, 17 de abril de 2020. El presidente del Grupo Banco Mundial, David Malpass, pronunció hoy las siguientes palabras en la reunión virtual del Comité para el Desarrollo:

“Muchas gracias, señor presidente. Buenos días, buenas tardes y buenas noches a todos los que participan en esta reunión desde distintas partes del mundo, y bienvenidos a la sesión plenaria del Comité para el Desarrollo de las Reuniones de Primavera de 2020.

Hace un año, tuve el privilegio de asistir a esta sesión plenaria por primera vez como presidente del Grupo Banco Mundial. Y hace seis meses, durante nuestras Reuniones Anuales, celebramos el 100.o encuentro del Comité para el Desarrollo.

Hoy enfrentamos un entorno muy diferente y mucho más complejo. Nos encontramos en una crisis sin precedentes, con efectos sanitarios, económicos y sociales devastadores que se hacen sentir en todo el mundo.

Antes que nada, espero que ustedes y sus familias se encuentren en buen estado de salud y estén sobrellevando bien estos tiempos difíciles, y quisiera expresar mis más profundas condolencias a los millones de personas de todo el mundo que padecen la COVID-19 o que han perdido a un ser querido a causa de la pandemia.

Más allá de los impactos sanitarios de la pandemia de COVID-19, prevemos una fuerte recesión mundial. Según nuestras estimaciones, se producirá una desaceleración mundial mucho más profunda que durante la Gran Recesión, en vista de las caídas en la producción, las inversiones, el empleo y el comercio.

Y si bien los trágicos impactos de esta pandemia se sufren en todo el mundo, es probable que la crisis afecte en mayor medida a los países y las personas más pobres y vulnerables. Los países clientes de la Asociación Internacional de Fomento (AIF), que albergan a las dos terceras partes de las personas que viven en la pobreza extrema en todo el mundo, se verán gravemente afectados.

En medio de este panorama sin duda sombrío, valoro esta oportunidad de debatir abiertamente acerca de cuál es la mejor respuesta que podemos dar en favor del desarrollo. Voy a describir lo que el Grupo Banco Mundial ha hecho hasta ahora, pero está claro que no será suficiente. Si no actuamos con rapidez para fortalecer los sistemas y la resiliencia, los avances que se han logrado en términos de desarrollo durante los últimos años pueden perderse con facilidad. Los invito a dejar que sus declaraciones escritas hablen por sí mismas y a comentar abiertamente y responder lo que otros hayan dicho.

Me da gusto que hoy nos acompañe la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, quien fue para mí una excelente colaboradora durante mis primeros meses en el Banco Mundial y es ahora una asociada aún más eficaz en su cargo de directora gerente del Fondo. Kristalina ha atravesado estos tiempos complejos con gracia, entusiasmo y capacidad técnica.

Información actualizada sobre la respuesta del Grupo Banco Mundial a la emergencia derivada de la COVID-19

Me gustaría ponerlos al corriente de nuestra respuesta a la COVID-19. Yo quería que actuáramos con rapidez y con medidas de amplio alcance. Hasta esta mañana, el Banco Mundial ha financiado programas sobre la COVID-19 en 64 países en desarrollo, en cuya ejecución nuestro personal ya ha comenzado a trabajar. Y para fines de abril tendremos operaciones en curso en 100 países. Les agradezco a ustedes y a sus directores ejecutivos por el fuerte apoyo a esta rápida respuesta.

Con los recursos existentes, plenamente movilizados y suministrados por adelantado, podremos brindar financiamiento por valor de USD 160 000 millones durante los próximos 15 meses. La AIF proporcionará USD 50 000 millones de ese total en forma de donaciones y créditos en condiciones sumamente concesionarias.

Nuestro programa se basa en tres pilares:

  1. proteger a los hogares más pobres y vulnerables;
  2. respaldar a las empresas y preservar el empleo, para lo cual la Corporación Financiera Internacional (IFC) y el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (MIGA) están trabajando con clientes del sector privado, brindando apoyo a las líneas de financiamiento para el comercio y el capital de trabajo;
  3. ayudar a los países en desarrollo a implementar operaciones sanitarias de emergencia y fortalecer la resiliencia económica.

Nuestra respuesta también se elaboró en estrecha coordinación con los asociados para el desarrollo: los Gobiernos, el sector privado, el FMI y los bancos multilaterales de desarrollo regionales. Con el objetivo de actuar eficientemente y lograr impactos a gran escala, invitamos a implementar préstamos paralelos y cofinanciamiento, y a utilizar los mecanismos de adquisición conjunta de equipos y suministros médicos facilitada por el Banco Mundial.

Con los aumentos del capital del Banco Internacional de Fomento (BIRF) y de IFC, y con la decimonovena reposición de los recursos de la AIF recientemente concluidos, estamos ahora en mejores condiciones para respaldar a nuestros países miembros en la respuesta inicial a la COVID-19. Les agradezco por esto y los invito a realizar sus suscripciones iniciales.

Me complace anunciar que las resoluciones sobre el aumento del capital de IFC fueron aprobadas ayer, tras haberse cumplido los requisitos referidos a las mayorías.

Felicitaciones, Philippe, y muchas gracias a todos. Son 14 los países que ya han presupuestado la compra de acciones de IFC. Muchas gracias, y exhortamos a todos a no demorar las suscripciones y a acelerar el proceso de conversión en efectivo.

Iniciativa sobre la deuda: Llamado a la acción internacional en apoyo de los países clientes de la AIF

Permítanme ahora referirme a la iniciativa sobre la deuda. Kristalina y yo promovimos una moratoria y recibimos con suma satisfacción el anuncio pronunciado ayer por el Grupo de los Veinte (G-20), en el que se indicaba que los acreedores bilaterales oficiales permitirán a los países de la AIF que soliciten un período de gracia suspender sus pagos a partir del 1 de mayo. Este es un gran logro, y felicito a todos los involucrados.

Los acreedores comerciales de los Gobiernos deben también respaldar los esfuerzos de reducción de la deuda soberana, y no simplemente beneficiarse de la situación. Esperamos que los Gobiernos de los países de la AIF busquen obtener condiciones similares de sus acreedores comerciales.

El Banco Mundial ha incrementado en gran medida las transferencias netas positivas que proporcionará de manera anticipada y en condiciones sumamente concesionarias a los países de la AIF, y el FMI tiene sus propias iniciativas de alto impacto.

El G-20 nos pidió que buscáramos maneras de ampliar aún más el respaldo del Banco Mundial y, con su consentimiento, lo haremos inmediatamente. Como parte de ese proceso, debemos proteger la capacidad financiera del Banco para lograr niveles elevados y sostenidos de flujos netos positivos. Ustedes saben que el nombre oficial del Comité para el Desarrollo es “Comité Ministerial Conjunto para la Transferencia de Recursos Reales a los Países en Desarrollo”. Resulta imperioso mantener la capacidad financiera, la calificación crediticia y el bajo costo de financiamiento del BIRF y la AIF para poder continuar transfiriendo recursos reales a los países en desarrollo de manera eficaz y en gran escala.

El alivio de la deuda es una medida contundente y de acción rápida que puede generar beneficios reales para las personas de los países pobres. Es importante que los países beneficiarios utilicen los recursos adicionales para responder a la COVID-19 y proporcionen información completa sobre los compromisos financieros de su sector público. Se está pidiendo al Banco Mundial y al FMI que monitoreen la información que estos países darán a conocer y el uso que harán del espacio fiscal generado por el alivio de la deuda.

Este tipo de amplia transparencia en las inversiones y en la deuda es una prioridad importante para el desarrollo y la recuperación tras la crisis, y reviste especial urgencia en el contexto de la COVID-19 y un entorno en el que las tasas de interés permanecerán bajas durante mucho tiempo. Es fundamental crear los principios de transparencia que permitirán invertir el sentido de la cuantiosa salida de capitales de los países en desarrollo y hacer más productivos el endeudamiento y la inversión. Para incrementar la transparencia de la deuda y mejorar la calidad de la inversión será necesario adoptar numerosas medidas complejas. Mencionaré solo cinco:

  1. divulgación de los términos contractuales de los préstamos y los cronogramas de pago;
  2. divulgación completa del volumen de deuda pública y deuda garantizada por el Estado, el pasivo de las empresas estatales y los instrumentos con características de deuda;
  3. avances para que los prestatarios soliciten la flexibilización de las cláusulas que exigen excesiva confidencialidad a fin de poder presentar datos transparentes;
  4. uso eficaz y prudente de las garantías y los gravámenes en los préstamos soberanos;
  5. insistencia para que los prestatarios y los prestamistas eviten infringir los requisitos legales de otros acreedores, como las cláusulas de compromiso negativo.

La transparencia ayudará a atraer nuevas inversiones de calidad, con volúmenes crecientes de inversionistas privados.

Reuniones de Primavera

Ahora permítanme hacer un repaso de esta semana de Reuniones de Primavera, que ha sido muy productiva. Aunque no fue por elección, el uso del formato virtual, que genera bajas emisiones de carbono, ha tenido un gran impacto.

  • El martes, Kristalina y yo nos reunimos con las autoridades de los bancos multilaterales de desarrollo regionales por tercera vez en un mes para coordinar nuestros programas y discutir el alivio de la deuda, los préstamos paralelos y el cofinanciamiento, y las adquisiciones conjuntas.
  • El mismo día, el Gobierno de los Estados Unidos celebró una reunión de los ministros de Finanzas y los gobernadores de los bancos centrales del Grupo de los Siete, durante la cual se mostró un firme apoyo a nuestra propuesta de alivio de la deuda.
  • El miércoles, tal como lo mencioné, el G-20 anunció su respaldo al alivio de la deuda, además de medidas de facilitación del comercio y flexibilización de las cadenas de suministro.
  • El mismo miércoles, Kristalina, Mari Pangestu, Geoffrey Okamoto y yo nos reunimos con organizaciones de la sociedad civil para analizar las posibilidades de trabajar juntos a fin de luchar contra la COVID-19, reducir la carga de la deuda de los países más pobres y empoderar a las mujeres.
  • Ayer participé en la sesión del Comité Monetario y Financiero Internacional y luego me reuní con organizaciones que trabajan en la elaboración y distribución de vacunas.
  • Hoy tengo previsto conversar sobre la respuesta de África a la COVID-19 con el Sr. Ramaphosa, presidente de Sudáfrica, los ministros africanos y muchos de ustedes.

Conclusión: Próximos pasos

Se ha logrado mucho en el último año, pero tenemos un largo camino por delante. El trabajo en equipo dentro del Grupo Banco Mundial y la cooperación internacional han sido siempre la prioridad, y esto no se modifica con la pandemia. Las personas son la clave, y me enfoco plenamente en eso. Como saben, Axel van Trotsenburg asumió como director gerente de Operaciones el 1 de octubre. Para reforzar nuestros conocimientos especializados a nivel mundial, el 1 de marzo, Mari Pangestu se unió al equipo como directora gerente de Políticas de Desarrollo y Alianzas. A partir del 1 de julio, agregaremos una vicepresidencia en África al sur del Sahara, como reflejo de los enormes desafíos que enfrenta el continente. Estoy muy complacido con la rápida adaptación y las contribuciones inmediatas de Anshula Kant como oficial financiera principal del Grupo Banco Mundial y de Hiroshi Matano como titular de MIGA. Considero que, con los nombramientos de este año —Mari, Anshula, Hiroshi y Axel—, que se suman a los de Sandie Okoro, Shaolin Yang y Philippe Le Houérou, ya contamos con un equipo de autoridades notable.

Deseo agradecer en particular a todo el personal del Grupo Banco Mundial, que ha trabajado día y noche —en muchos casos, en circunstancias extremadamente adversas— para que podamos brindar productos y servicios de alta calidad que ayudan a millones de personas.

Quiero reconocer la labor del Directorio Ejecutivo del Grupo Banco Mundial, de todo su personal y de los gobernadores por habernos orientado y ayudado a hacer frente a esta crisis. También agradezco especialmente a Ken y a Yvonne por guiarnos en esta reunión virtual.

Gracias a todos por el respaldo y el aliento que nos han brindado este último año. Vaya para ustedes mi más sincero agradecimiento”.


Contacto

David Theis
(202) 458-8626
dtheis@worldbankgroup.org
Api
Api