Mejorar el manejo de desechos sólidos municipales a través de operaciones para políticas de desarrollo

Mayo 22, 2013


Image
Arne Hoel l Banco Mundial

El Banco Mundial brinda a Marruecos asistencia técnica y financiamiento en materia de desechos sólidos municipales desde 2003. Ha prestado apoyo al Gobierno para mejorar la gobernabilidad del sector, profesionalizar la recolección de estos residuos, que cubrían más del 66% de la población urbana a finales de 2011, y aumentar el porcentaje de desechos recogidos y vaciados en vertederos sanitarios de 10% en 2008 a 32% en 2011.

Desafío

Los servicios de desechos sólidos municipales de Marruecos se habían definido solo en términos de “limpieza”, con escasa atención y pocos recursos para la eliminación de los residuos. Esta situación tuvo consecuencias negativas en el ámbito económico, ambiental y social, y el sector enfrentó problemas prácticamente en todos los frentes. En 2003, el costo de la degradación ambiental a causa de los residuos sólidos fue estimado en 0,5% del producto interno bruto (PIB), entre los más altos de la región de Oriente Medio y Norte de África. El marco legal e institucional era débil y no había certeza sobre la sostenibilidad financiera. Era urgente integrar y modernizar los sistemas de gestión del sector. Además, las oportunidades que surgían en el Mecanismo para un Desarrollo Limpio (MDL) en apoyo de los esfuerzos mundiales para mitigar el cambio climático eran desaprovechadas. Para enfrentar estos problemas, el Gobierno inició reformas con la promulgación de la primera ley sobre residuos sólidos en 2006. Además, en 2007 aprobó un Programa nacional de manejo de desechos sólidos municipales (PNDM) de una duración de15 años, a realizarse en tres fases, aunque el desafío era poner en marcha la iniciativa.

Solución

A partir de 2003, el Banco se concentró en asistir al Gobierno en el desarrollo de una firme base analítica para realizar intervenciones en el sector; el análisis de los aspectos sociales, ambientales y financieros, y la participación potencial del sector privado. Con esta información y gracias al fructífero diálogo con el sector, en 2009 se creó y aprobó una serie programática flexible de dos préstamos para políticas de desarrollo (DPL, por sus siglas en inglés) con el fin de apoyar la primera fase del PNDM y contribuir a incentivar a los municipios para que modernizaran el manejo de desechos sólidos. Era la primera vez que el Banco Mundial usaba un instrumento de financiamiento para políticas de desarrollo en este sector.

Resultados

El programa de DPL acompañó la transformación del sector en Marruecos, que desplazó su atención de un concepto de limpieza de las ciudades a consideraciones más amplias sobre sostenibilidad social, ambiental y económica. El programa respaldado por el Banco (2009-2011) contribuyó a fortalecer las políticas del sector y a construir el marco regulador necesario para sentar las bases de sistemas integrados y eficaces en función de los costos para el manejo de los desechos sólidos. Los resultados tangibles incluyen:

  • Creación de la Comisión Nacional de Manejo de Residuos Sólidos, que ahora coordina en forma eficaz y organizada las políticas del sector y las acciones del Gobierno dentro del PNDM.
  • Un mecanismo eficaz de incentivos orientado a los resultados, que distribuye los recursos financieros nacionales para apoyar a los municipios.
  • Los servicios profesionales de recolección benefician a unos 12 millones de personas o 66% de la población urbana en 2011, en comparación con menos de 40% antes del PNDM.
  • El porcentaje de desechos recolectados y depositados en vertederos sanitarios aumentó de un escaso 10% en 2008 a 32% en 2011; cierre o reacondicionamiento de  21 vertederos abiertos.
  • Aumento en el impuesto al servicio municipal de 1,4 millones de dírhams marroquíes en 2008 a 2,6 millones en 2011.
  • Adherencia a las estrictas regulaciones técnicas y ambientales en el proceso de licitación y aprobación de 25 evaluaciones del impacto ambiental.
  • Aplicación experimental de actividades de inclusión social para 154 recolectores, listas para generar resultados que beneficien a 20.000 personas.
  • Desarrollo de un programa de financiamiento del carbono bajo el MDL con potencial de generar ingresos a partir de 6 millones de toneladas de CO2 equivalente antes de fines de 2020.

Contribución del Grupo del Banco Mundial

El programa consistió en dos DPL de tramo único otorgados por el Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) por un total de US$271,3 millones. El primer préstamo de US$132,7 millones fue aprobado en marzo de 2009 y el segundo por un monto de US$138,6 fue aprobado en diciembre de 2010.

Asociados

El diseño del proyecto se coordinó con el apoyo de otro donante para actividades de formación de capacidades -en especial el Organismo Alemán de Cooperación Internacional (GIZ, por sus siglas en alemán)- y el Banco Alemán de Desarrollo (KfW) en cuanto al manejo de los residuos sólidos y la Agencia Francesa de Desarrollo (AFD) en aspectos más amplios de las finanzas municipales. El Banco Mundial trabajó en forma muy estrecha con el GIZ, que confirmó su continuidad en los aportes al sector al menos hasta 2015 lo que, por ende, constituye una colaboración sólida.

Próximos pasos

Un factor importante en el éxito del programa de DPL fue el diálogo entre el Banco Mundial y las autoridades marroquíes, la articulación de las columnas principales de la reforma (marco institucional y financiero), el apoyo a las autoridades locales en términos de finanzas y formación de capacidades y el apoyo/comunicación en relación con el programa.  Estas acciones continuarán en la tercera operación, con atención más focalizada en aspectos sociales como parte de un pilar que se concentra en el desarrollo del reciclaje y la profesionalización del manejo de los desechos sólidos en línea con el impulso de la regionalización.

Beneficiarios

Uno de los beneficios más importantes para el Gobierno de Marruecos es el cambio institucional que formó parte integral del programa de DPL. En términos de beneficios sociales, la modernización de los servicios de recolección de desechos sólidos municipales fue posible principalmente gracias a la participación del sector privado y hoy en día representa ventajas para más del 66% de la población urbana. Los contratos del sector privado se basan en estándares comunes para la prestación de servicios (calidad y cobertura) y, como resultado, las comunidades pobres que no recibían un servicio adecuado cuentan ahora con acceso igualitario a un buen sistema de recolección de residuos.

MULTIMEDIA



MAPA DEL PROYECTO