Proyecto de Desarrollo Impulsado por la Comunidad de Filipinas

Abril 10, 2014


Image
World Bank

Desde 2002, un proyecto de desarrollo impulsado por la comunidad –que cuenta con el respaldo del Banco Mundial– beneficia a más de 1,6 millones de hogares en Filipinas con cerca de 6000 subproyectos que ayudan a crear nuevos sistemas de abastecimiento de agua, escuelas, centros de atención diurna, clínicas e instalaciones para después de las cosechas, entre otros. El Proyecto de prestación amplia e integrada de servicios sociales denominado Kapit-Bisig Laban sa Kahirapan (KALAHI-CIDSS, por sus siglas en inglés) también empoderó a las comunidades para que participen en el gobierno local e impulsen su capacidad de crear, ejecutar y gestionar proyectos de desarrollo y lucha contra la pobreza.

Desafío

Tres cuartas partes de la población filipina vive en áreas rurales. A pesar de los enormes recursos que se destinan a la prestación de servicios locales, muchos barangayes (aldeas) pobres tienen pocas oportunidades de participar en las decisiones sobre cómo y dónde se gastan los fondos. Es común que la gente no sepa incluso en qué se gasta el dinero. Empoderar a las comunidades marginadas a través de enfoques de desarrollo impulsados por la comunidad permite que los pobladores tomen sus propias decisiones respecto de la identificación, la elaboración, la ejecución y el seguimiento de las iniciativas de desarrollo, en concordancia con sus propias prioridades.

Solución

El proyecto ayuda a las comunidades pobres a desarrollar las competencias necesarias y les entrega recursos para seleccionar, ejecutar y sostener subproyectos comunitarios de infraestructura a menor escala, como caminos pequeños, puentes peatonales, abastecimientos de agua, escuelas, consultorios y actividades de emprendimiento comunitario, entre otros. También permite a los pobres tener voz en el proceso de desarrollo al fijar pautas claras de participación, responsabilidad y transparencia. Las comunidades aprenden, además, cómo comprometer con mayor eficacia a sus gobiernos locales al movilizar asistencia técnica y financiera además de apoyo para abordar las prioridades de desarrollo locales.

Con el KALAHI-CIDSS, las comunidades rurales se hacen responsables de su propio desarrollo.



Resultados

KALAHI-CIDSS ha llevado a cabo cerca de 6000 subproyectos por un total de US$265 millones, los que han beneficiado a más de 1,6 millones de hogares en los municipios y provincias más pobres de Filipinas desde 2002. Estas iniciativas incluyen infraestructura local como sistemas de agua, escuelas, centros de atención diurna y centros de salud, además de caminos y puentes.

Una evaluación de impacto reveló un aumento importante en el ingreso familiar de los beneficiarios, medido según el consumo. En promedio, el consumo per cápita aumentó cerca de 12 % como resultado del proyecto. El acceso a servicios básicos también experimentó mejoras claras en los barangayes objetivo. Específicamente, hubo un incremento de 9 puntos porcentuales en la proporción de hogares en los barangayes beneficiarios que contaban con acceso durante todo el año en comparación con los barangayes que no participaron en el proyecto.

Además, los pobladores se mostraron más dispuestos a colaborar con recursos para actividades de desarrollo en beneficio de la comunidad y los voluntarios; estos últimos fueron empoderados para participar como representantes elegidos en las asambleas comunitarias. Las reuniones también dejaron de ser consideradas simples lugares de encuentro para convertirse en foros de participación eficaz. Los estudios han demostrado, además, que el programa ofreció infraestructura pública a un costo inferior en comparación con los proveedores del sector público. 


" Si no hubiéramos contado con el proyecto KALAHI-CIDSS, muchos habrían muerto a causa del tifón Yolanda "

Rogelio Labsan

Expresidente del Barangay Mangorocoro en Ajuy, Iloilo.


Contribución del Grupo del Banco Mundial

El Banco Mundial aportó US$100 millones para el proyecto KALAHI-CIDSS tras su aprobación en 2002 y entregó financiamiento adicional por US$59,1 millones en 2010, con el fin de expandir el alcance de la iniciativa. El 20 de febrero de 2014, el Banco aprobó un préstamo por US$479 millones para ampliar las actividades y responder de inmediato a las emergencias.

Asociados

El Banco Mundial trabajó en la ejecución del proyecto con el Gobierno, en especial con el Departamento de Bienestar Social y Desarrollo. También hicieron una contribución importante al proyecto otros asociados como el Fondo de Desarrollo Social de Japón, el que otorgó varias donaciones para complementar los recursos y mejorar así la capacidad total de las organizaciones no gubernamentales (ONG), además de empoderar a comunidades y grupos desfavorecidos para fomentar su participación en las actividades del proyecto. Asociados en el desarrollo como el Banco Asiático de Desarrollo y los Gobiernos de Japón, Nueva Zelandia, España, Australia y Estados Unidos también ofrecieron financiamiento paralelo a través de la Millenium Challenge Corporation.

Próximos pasos

El Gobierno de Filipinas acaba de ampliar el proyecto KALAHI-CIDSS, lo que se conoce como Proyecto Nacional de Desarrollo Impulsado por la Comunidad (NCDDP). Se espera que con esta iniciativa más de 8 millones de filipinos en 477 municipios rurales pobres afectados por el tifón Haiyan (nombre local: Yolanda) tengan mejor acceso a servicios e infraestructura social y económica. El Gobierno espera que la ampliación del KALAHI estimule de manera significativa los esfuerzos de alivio de la pobreza rural y, a la vez, responda a las necesidades de los sobrevivientes del tifón Yolanda, que azotó el país en noviembre de 2013.


MULTIMEDIA

Image
1,6 millones
Número de hogares que reciben los beneficios de prácticamente 6000 subproyectos impulsados por la comunidad.
Fuente »


PROJECT MAP