Skip to Main Navigation

La ciudadanía desempeña un papel fundamental en la promoción de las instituciones públicas y en posibilitar que sean más transparentes, responsables y eficaces, así como en aportar soluciones innovadoras a los complejos desafíos del desarrollo.

Cada vez hay más pruebas que confirman que, en las condiciones adecuadas, la participación ciudadana puede ayudar a los Gobiernos a mejorar los resultados en el ámbito del desarrollo, al crear vínculos entre la participación ciudadana y la prestación de servicios públicos, la gestión de las finanzas públicas, la gobernanza, la inclusión social y el empoderamiento.

Sin embargo, las pruebas demuestran también que los efectos directos de la participación ciudadana dependen mucho de cada contexto específico, y son muy sensibles a la capacidad y la voluntad de participación de los Gobiernos y la ciudadanía. La participación eficaz también se ve afectada por factores sociales, políticos, económicos, ambientales, culturales, geográficos y de otro tipo, como la dinámica de género.

Involucrar a los ciudadanos es especialmente importante durante tiempos de crisis como la pandemia de COVID-19, ya que la eficacia de los esfuerzos de respuesta puede depender a menudo de pequeños cambios de comportamiento. Informar a los ciudadanos y recibir opiniones de ellos en tiempo real puede proporcionar una visión de cómo la crisis está afectando a las comunidades y permitir la corrección del rumbo en tiempo real en situaciones de rápida evolución, así como después de las crisis. 

Manténgase en contacto

Contacto

Washington, D.C.
Uwi Basaninyenzi