Chile Panorama general

Chile ha sido una de las economías de más rápido crecimiento en Latinoamérica en la última década. Sin embargo, después del auge observado entre 2010 y 2012,  la economía registró una desaceleración en el 2014 del 1,9%, según el Banco Central, afectada por un retroceso en el sector minero debido al fin del ciclo de inversión y la caída de los precios del cobre y el declive en el consumo privado. En paralelo el desempleo ha aumentado, desde el 5,7% en noviembre de 2013 al 6,4% en 2014.

El déficit fiscal aumentó como resultado de la desaceleración económica, la disminución de los precios del cobre y los esfuerzos expansionistas. El déficit fiscal de 12 meses móvil aumentó del 0,5% del PIB a finales de 2013 al 1,6% del PIB al cierre del 2014 debido a la menor recaudación resultante de la débil demanda interna y la caída del precio del cobre.

La reforma tributaria  aprobada en septiembre de 2014 tiene como objetivo aumentar los ingresos fiscales en 3 puntos porcentuales del PIB para financiar el gasto adicional en educación y reducir la brecha fiscal. El elemento principal de la reforma es la eliminación del Fondo de Utilidades Tributarias (FUT), que es utilizado por las empresas para  aplazar el pago de impuestos sobre los beneficios que se retienen para las inversiones.

En ese contexto, se espera que el crecimiento económico se recupere en 2015. Se espera una recuperación del 2,9%, con un proceso más acelerado y evidente hacia finales del segundo semestre del año, como resultado de las políticas monetarias y fiscales expansivas en curso, la recuperación de la inversión privada y de la demanda interna.

Chile ha logrado reducciones importantes en los niveles de pobreza y en el aumento de la prosperidad compartida en los últimos años. La proporción de la población considerada extremadamente pobre (US$ 2.5 por día) se redujo del 20.8% en 1990 al 2.0% en 2013 y la pobreza moderada (US$ 4 por día) se redujo del 40.8% al 6.8% durante el mismo periodo Además, entre 2003 y 2011, el ingreso promedio del 40% más pobre se expandió en un 4,3%, considerablemente más alto que el crecimiento promedio de la población total (2,5%).

Sin embargo, Chile aún enfrenta importantes desafíos. El responsable manejo macroeconómico y fiscal proporciona una base sólida para sostener y aumentar su tasa de expansión en el mediano y largo plazo, y lograr un crecimiento más inclusivo. Pero, a pesar del fuerte crecimiento durante los últimos 20 años, el ingreso per cápita del país todavía tiene que converger con el de las naciones de altos ingresos (en 2013 el ingreso per cápita de US$ 21,714 estaba todavía muy por debajo del promedio de US $38,660 de los países de la OCDE). Por otra parte, los desafíos estructurales para impulsar la productividad y mejorar el acceso y calidad de los servicios sociales deben ser abordados para un crecimiento más inclusivo. La deficiencia energética y la dependencia de las exportaciones del cobre siguen siendo fuente de vulnerabilidad. Gracias a sus reformas estructurales ambiciosas, Chile sigue siendo un referente latinoamericano de progreso desarrollando políticas públicas creativas que regularmente son analizadas y estudiadas y que se convierten en modelos internacionales de buen Gobierno.

Última actualización: Abr 15, 2015

La Estrategia de Alianza con el País (EAP) 2011-2016 aprovecha la exitosa experiencia de la estrategia anterior del Grupo del Banco Mundial en Chile. El sólido marco institucional, la estabilidad económica y el nivel relativamente avanzado de desarrollo facilitan una colaboración en la que el valor agregado del Grupo consiste principalmente en el programa de conocimiento.

En un contexto de bajas necesidades de financiamiento y abundante acceso a los mercados de capitales con márgenes bajos, la demanda chilena de servicios se ha concentrado en la provisión de asistencia técnica y otros productos de conocimiento en áreas en las que el Banco tiene una ventaja comparativa y puede apoyar el impulso del país hacia el logro de sus metas de desarrollo. Además, para el Banco se trata de una importante inversión en dos sentidos, puesto que las experiencias de desarrollo de Chile en las décadas pasadas son altamente valoradas por otros clientes, y una colaboración continua puede tener consecuencias importantes para el trabajo del Banco Mundial en otros países, así como profundizar el intercambio Sur-Sur.

Es por ello que el Gobierno de Chile y el Banco Mundial han suscrito un acuerdo de cooperación para instalar en Chile el primer Centro de Investigación y Desarrollo de este organismo multilateral en América Latina y el segundo que se ubica fuera de Washington DC (el otro centro está en Kuala Lumpur, Malasia). El Centro, con un enfoque regional y global, llevará adelante un ambicioso programa de investigación,  anclado en las bases de datos del Banco Mundial.

El objetivo de la EAP es apoyar la visión del Gobierno de Chile de erradicar la pobreza extrema y lograr el estatus de país desarrollado hacia fines de la década. Este apoyo será llevado a cabo mediante una intervención focalizada en temas específicos, los cuales han sido distribuidos en tres áreas que coinciden con el programa de desarrollo del Gobierno:

  • Modernización del sector público
  • Creación de empleo y mejoramiento de la equidad
  • Promoción de inversiones sostenibles.

La Estrategia incluye un programa flexible, el cual se lleva a cabo principalmente a través de estudios impulsados por la demanda del Gobierno de Chile y una cartera de préstamos pequeños y donaciones.

La EAP dura seis años concentrando el grueso del trabajo sobre conocimiento que es brindado a través de estudios estructurados alrededor del Programa de Estudios Conjuntos financiado por el Banco (US$400.000 anuales) y el Gobierno de Chile (hasta US$800.000 anuales), con la posibilidad de asistencia adicional en el momento oportuno mediante un sistema de honorarios por servicios. El Banco Mundial continuará proporcionando un financiamiento para proyectos en los que su apoyo aporte valor agregado a la ejecución de políticas en áreas seleccionadas.

El objetivo principal del respaldo de la Corporación Financiera Internacional (IFC) a Chile es el promover una mayor capacidad empresarial en campos avanzados o en el desarrollo de modelos de negocios innovadores en un rango limitado de sectores. Las inversiones se concentran en educación superior, formación vocacional, infraestructura y energía, y servicios financieros.

 

Última actualización: Abr 15, 2015

El Programa actual del Banco incluye una cartera de dos operaciones en curso, una sobre Educación Superior y otra sobre Gestión del Gasto Público que suman un total de US$ 46.1 millones. El objetivo del primer Proyecto es el de mejorar la calidad y relevancia para los estudiantes de educación terciaria al fortalecer el vínculo entre el financiamiento de las instituciones de educación terciaria y la rendición de cuentas por desempeño. El segundo proyecto apunta a incrementar la eficiencia de las operaciones  en cuanto a la gestión financiera, formulación del presupuesto y ejecución del presupuesto, así como a la transparencia de la administración del gasto público a nivel central y municipal, a través de la implementación de un sistema de administración financiero (SIGFE por sus siglas en inglés)  que esté actualizado, funcionalmente mejorado y ampliado.

El núcleo de la contribución del Banco hacia el país se ha dado en la forma de un programa de costo-compartido programático. Desde el 2010, el Banco ha contribuido con un total de 31 estudios para el proceso de reforma en educación superior, la reforma nacional del sector hídrico, la estrategia de concesión de infraestructura y en la eficiencia de la gestión del sector público.

Las intervenciones de la Corporación Financiera Internacional - CFI (o el IFC por sus siglas en inglés) en Chile se centran en actividades con un fuerte potencial para los impactos de desarrollo, principalmente en infraestructura, energía, el sector financiero, la educación y los agro-negocios con las pequeñas y medianas empresas (SMEs por sus siglas en inglés) constituyen un tema transversal. Desde enero del 2014, la cartera de la CFI en Chile fue de US$1.48 billones, que consiste en aproximadamente US$732 millones por cuenta propia de la CFI y de aproximadamente US$747 millones en la movilización atrayendo otras fuentes financieras desde bancos comerciales y otras inversiones extranjeras directas para apoyar los proyectos.

Última actualización: Abr 15, 2015