Contactos en la oficina del país
CHILE +562 654-1065

Dag Hammarskjod 3241, Vitacura, Santiago
sarzubiaga@worldbank.org

EEUU +1 202 473-1000

1818 H Street NW, Washington, DC 20433
sarzubiaga@worldbank.org

Esta página en:

Chile Panorama general

Chile es una de las economías de más rápido crecimiento en Latinoamérica, con una desaceleración gradual observada en el 2013.  Cifras preliminares de FMI colocan el crecimiento real del PBI en un 4.6% para el 2013 comparado con un 5.6% en el 2012, explicados por el consumo privado, a pesar de su moderación, y las exportaciones netas, en la medida en que la formación bruta de capital fijo se ha desacelerado. La depreciación que experimentó el Peso desde mayo del 2013 ha ayudado a mejorar la competitividad de los precios externos en un contexto de menores precios del cobre.

Sin embargo, no ha sido suficiente un mayor volumen de exportaciones para compensar los menores precios del cobre, los cuales han dado como resultado menores ingresos de cobre en el 2013.

Combinado con un incremento más lento de ingresos que no provienen del cobre y una mayor inversión pública, el balance general del Gobierno Central se deterioró hasta un déficit de 0.6 % del PBI en el 2013 desde un superávit de 0.6% en el 2012. Para el 2014, el Banco Central y los pronósticos de consenso proyectaron  un de índice de crecimiento de 4.2%, el cual se encuentra en concordancia con el crecimiento potencial. La mayoría de riesgos potenciales para Chile están relacionados con cambios en el contexto  mundial, especialmente con la desaceleración de China, la cual afecta no solo a la demanda externa de Chile, sino principalmente a los precios del cobre.

Los efectos del fuerte incremento sobre el empleo e ingresos ha reducido considerablemente los índices de pobreza.  Aproximadamente 7 millones de personas escaparon de la pobreza entre el 2004 y el 2012. El empleo en el sector urbano formal creció constantemente entre el 2001 y el 2008, recuperándose rápidamente después de declinar un poco durante la crisis. A pesar del hecho de que el fuerte crecimiento económico mejoró las condiciones de empleo y la generación de empleo, no solo las ganancias sino también la productividad laboral se han distribuido inequitativamente y algunos segmentos de la fuerza de trabajo, particularmente la gente joven, aún enfrentan dificultades para acceder a nuevas oportunidades de empleo.

 A pesar del crecimiento de Chile durante los últimos 20 años, su ingreso per capita debe aún converger con los niveles de ingreso de los países con ingresos altos. Su ingreso per capita de US$15,847 del 2012, seguía estando aproximadamente en la mitad del promedio de OECD. Otro desafío crucial es la desigual distribución del ingreso. (coeficiente GINI es 0.52, por encima del índice promedio de LAC de 0.48). Esto está conectado con incrementar la demanda social: Chile ha alcanzado un nivel de desarrollo en el cual la exigencia de la sociedad por reformas estructurales, tales como una mejor educación, salud y menos desigualdad se está tornando más fuerte.

El nuevo gobierno, con el retorno de la ex presidenta Michelle Bachelet (2006-10),  tiene una agenda política que prioriza el fortalecimiento de los servicios públicos, así como a incrementar la redistribución.  Las tres áreas clave de reformas anunciadas por el equipo de la Presidenta Bachelet son: la reforma educativa (gratis para todos), la reforma tributaria corporativa, y la reforma constitucional.

Más ampliamente, el  gobierno continuará haciendo frente al reto importante de abordar las expectativas cada vez mayores de la expandible clase media chilena, así como el de sus grupos pobres e indígenas acerca de mejorar el acceso hacia los servicios y la calidad de los mismos, particularmente el de la educación.  

Última actualización: Abr 02, 2014

La Estrategia de Alianza con el País (EAP) 2011-2016 aprovecha la exitosa experiencia de la estrategia anterior del Grupo del Banco Mundial en Chile. El sólido marco institucional, la estabilidad económica y el nivel relativamente avanzado de desarrollo facilitan una colaboración en la que el valor agregado del Grupo consiste principalmente en el programa de conocimiento.

En un contexto de bajas necesidades de financiamiento y abundante acceso a los mercados de capitales con márgenes bajos, la demanda chilena de servicios se ha concentrado en la provisión de asistencia técnica y otros productos de conocimiento en áreas en las que el Banco tiene una ventaja comparativa y puede apoyar el impulso del país hacia el logro de sus metas de desarrollo. Además, para el Banco se trata de una importante inversión en dos sentidos, puesto que las experiencias de desarrollo de Chile en las décadas pasadas son altamente valoradas por otros clientes, y una colaboración continua puede tener consecuencias importantes para el trabajo del Banco Mundial en otros países, así como profundizar el intercambio Sur-Sur.

El objetivo de la EAP es apoyar la visión del Gobierno de Chile de erradicar la pobreza extrema para 2014 y lograr el estatus de país desarrollado hacia fines de la década. Este apoyo será llevado a cabo mediante una intervención focalizada en temas específicos, los cuales han sido distribuidos en tres áreas que coinciden con el programa de desarrollo del Gobierno:

  • Modernización del sector público
  • Creación de empleo y mejoramiento de la equidad
  • Promoción de inversiones sostenibles.

La Estrategia incluye un programa flexible, el cual se lleva a cabo principalmente a través de estudios impulsados por la demanda del Gobierno de Chile y una cartera de préstamos pequeños y donaciones. La EAP dura seis años concentrando el grueso del trabajo sobre conocimiento que es brindado a través de estudios estructurados alrededor del Programa de Estudios Conjuntos financiado por el Banco (US$400.000 anuales) y el Gobierno de Chile (hasta US$800.000 anuales), con la posibilidad de asistencia adicional en el momento oportuno mediante un sistema de honorarios por servicios. El Banco Mundial continuará proporcionando un financiamiento para proyectos en los que su apoyo aporte valor agregado a la ejecución de políticas en áreas seleccionadas.

El objetivo principal del respaldo de la Corporación Financiera Internacional (IFC) a Chile es el promover una mayor capacidad empresarial en campos avanzados o en el desarrollo de modelos de negocios innovadores en un rango limitado de sectores. Las inversiones se concentran en educación superior, formación vocacional, infraestructura y energía, y servicios financieros.


Última actualización: Abr 02, 2014

El Programa actual del Banco incluye una cartera de dos operaciones en curso  sobre una Mayor Educación y Una Gestión del Gasto Público que suman un total de US$ 64.8 millones. El objetivo del primer Proyecto es el de mejorar la calidad y relevancia para los estudiantes de educación terciaria al fortalecer el vínculo entre el financiamiento de las instituciones de educación terciaria y la rendición de cuentas por desempeño. El segundo proyecto apunta a incrementar la eficiencia de las operaciones  en cuanto a la gestión financiera, formulación del presupuesto y ejecución del presupuesto, así como a la transparencia de la administración del gasto público a nivel central y municipal, a través de la implementación de un sistema de administración financiero (SIGFE por sus siglas en inglés)  que esté actualizado, funcionalmente mejorado y ampliado.

El núcleo de la contribución del Banco hacia el país se ha dado en la forma de un programa de costo-compartido programático. Desde el 2010, el Banco ha contribuido con un total de 31 estudios para el proceso de reforma en educación superior, la reforma nacional del sector hídrico, la estrategia de concesión de infraestructura y en la eficiencia de la gestión del sector público.

Las intervenciones de la Corporación Financiera Internacional - CFI (o el IFC por sus siglas en inglés) en Chile se centran en actividades con un fuerte potencial para los impactos de desarrollo, principalmente en infraestructura, energía, el sector financiero, la educación y los agro-negocios con las pequeñas y medianas empresas (SMEs por sus siglas en inglés) constituyen un tema transversal. Desde enero del 2014, la cartera de la CFI en Chile fue de US$1.48 billones, que consiste en aproximadamente US$732 millones por cuenta propia de la CFI y de aproximadamente US$747 millones en la movilización atrayendo otras fuentes financieras desde bancos comerciales y otras inversiones extranjeras directas para apoyar los proyectos.

Última actualización: Abr 02, 2014

FINANCIAMIENTO

Chile: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.

EL GRUPO DEL BANCO MUNDIAL

Conozca el trabajo de otras agencias del Banco Mundial en Chile (i).