Panamá: panorama general

Durante la última década, Panamá ha sido una de las economías de más rápido crecimiento en todo el mundo. El crecimiento medio anual fue del 7.2 por ciento entre 2001 y 2013, más del doble del promedio de la región. La economía panameña creció un 6.2 por ciento en 2014, un 5.8 por ciento en 2015, y para el 2016 la previsión es de un 6.0 por ciento, aumentando ligeramente al 6.1 y 6.2 por ciento en 2017 y 2018, respectivamente.

A mediano plazo, hay buenas razones para esperar que el crecimiento de Panamá se mantenga entre los más altos de América Latina, del 6 al 6.5 por ciento. Con el proyecto de construcción de la segunda línea del Metro y el tráfico adicional generado por la ampliación del Canal, las inversiones públicas también se mantendrán altas. Además, la inversión privada deberá seguir siendo fuerte. Las perspectivas de alto crecimiento en los próximos años también se sustentan en las nuevas oportunidades para el crecimiento impulsado por el sector privado en áreas clave como transporte y logística, minería, servicios financieros y turismo.

Panamá ha logrado progresos significativos en la reducción de la pobreza en años recientes. Entre 2008 y 2014, un período que incluyó la crisis financiera global, Panamá consiguió reducir la pobreza de un 26.2 por ciento a un 18.7 por ciento, y la pobreza extrema de un 14.5 por ciento a un 10.2 por ciento. Esto significa que, de una población de cerca de 3.9 millones de personas, en ese periodo, alrededor de 168.000 panameños salieron de la pobreza extrema mientras que casi 300.000 salieron de la pobreza.

A pesar de los avances en el combate a la pobreza, aún hay agudas disparidades regionales. La pobreza prevalece en áreas rurales, en su mayoría habitadas por poblaciones indígenas. Mientras que en las zonas urbanas la pobreza extrema está por debajo del 4 por ciento, en las zonas rurales es alrededor del 27 por ciento.

Por otra parte, en los territorios indígenas, conocidos como “comarcas”, la pobreza es superior al 70 por ciento y la pobreza extrema está por encima del 40 por ciento. La falta de servicios, en particular el acceso al agua y al saneamiento, sigue siendo una limitación en las comarcas.

Panamá está bien posicionada para seguir avanzando hacia los objetivos de desarrollo del Banco Mundial, de acabar con la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida, gracias tanto a las perspectivas de crecimiento como a la renovada atención del Gobierno a la inclusión. Sin embargo, sostener el crecimiento a mediano y largo plazo requerirá responder a algunas limitaciones estructurales que podrían ser vinculantes conforme el país continúa su desarrollo. Si no se abordan, algunas áreas prioritarias estructurales podrían obstaculizar el crecimiento en los próximos años. Estas incluyen: infraestructura, educación y destrezas, así como la eficiencia de las instituciones públicas.

El Plan de Desarrollo Estratégico 2015-2019 del Gobierno se basa en dos pilares de inclusión y competitividad e incluye cinco temas:

  • Impulsar la productividad y diversificación del crecimiento.
  • Mejorar la calidad de vida
  • Fortalecer el capital humano
  • Desarrollar la infraestructura
  • Apoyar la sostenibilidad del medio ambiente, incluida la gestión.

Última actualización: Sep 19, 2016

El Grupo Banco Mundial y el Gobierno de Panamá establecieron un Marco de Alianza con el País (MAP) 2015-2021 que define las áreas de apoyo del Banco con el país. En 2015, se publicó el Diagnóstico Sistemático del País (SCD, por sus siglas en inglés), titulado Asegurando el éxito, un diagnóstico basado en la evidencia que integra el análisis del crecimiento, la pobreza, la inclusión y la sostenibilidad, y que sirvió de insumo para el MAP.

La participación del Banco Mundial bajo este MAP se basa en tres pilares:

  • Apoyar un crecimiento elevado continuo
  • Asegurar la inclusión y las oportunidades para los grupos marginados e indígenas
  • Reforzar la resiliencia y la sostenibilidad.

Estos temas se destacan como prioridades en el Plan de Desarrollo Estratégico 2015-2019 del Gobierno y en el SCD.

Los objetivos de estos pilares incluyen la mejora en el acceso a los servicios de agua y saneamiento, el fortalecimiento de la resiliencia a los desastres naturales y el apoyo a la gestión integrada de los recursos hídricos en las zonas prioritarias; el apoyo para mejorar la logística y la conectividad, y el aumento de la fiabilidad del suministro de energía; y la mejora en la transparencia de la gestión presupuestaria, y el complemento de la asistencia social con inclusión productiva.

La cartera del Banco Mundial en Panamá incluye seis proyectos por un monto total de US$ 530.6 millones. La cartera se desglosa en tres proyectos de inversión por un total de US$155 millones enfocados en agua y saneamiento, protección social y eficiencia del sector público; una operación por US$9.6 millones del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF, por sus siglas en inglés), un financiamiento para políticas de desarrollo en gestión fiscal, transparencia y prosperidad compartida de US$300 millones, y un proyecto en gestión de riesgo de desastres por US$ 66 millones.

Última actualización: Sep 19, 2016

Pro-inclusión

El Gobierno implementó el programa de transferencias condicionadas “Red de Oportunidades”  en 2006, para lo cual el Banco dio apoyo a través del Proyecto de Protección Social, el cual cubrió cerca del 11 por ciento de la población y superó la meta original de beneficiar a 60 mil hogares en pobreza con niños.

Más de 396.000 beneficiarios tienen acceso ahora a suministro de agua confiable y cerca de 300.000 personas cuentan con instalaciones mejoradas de saneamiento, gracias al Proyecto de Mejoramiento de Agua Potable y Saneamiento de la Zona Metropolitana.

Un nuevo sistema de información en gestión financiera para fortalecer el presupuesto basado en resultados, ISTMO (sigla de Integración y Soluciones Tecnológicas del Modelo de Gestión Operativa), ha sido implementado en 21 instituciones del gobierno central a través del Proyecto de Asistencia Técnica para una Mayor Eficiencia del Sector Público y se están realizando pruebas para su implementación en las instituciones descentralizadas.

El Proyecto de Equidad y Mejor Desempeño en el Sector de la Salud aumentó el acceso de comunidades rurales a servicios básicos de salud, cuya calidad garantizó una mayor salud materno–infantil. Más de 203.000 personas en zonas rurales han recibido servicios de salud con este proyecto.

El Proyecto de Abastecimiento de Agua y Saneamiento para Comunidades de Ingreso Bajo incrementó el acceso a los servicios de abastecimiento de agua y saneamiento sostenibles para comunidades de las zonas rurales y urbanas pobres. El acceso mejoró para  más de 25.000 beneficiarios en zonas rurales y más de 15.000 personas obtuvieron letrinas.

Con el proyecto de Educación Básica, la cobertura preescolar de niños entre 4 y 5 años incrementó del 31 al 61 por ciento de 2001 a 2007, mientras que la matrícula aumentó de unos 55.000 a casi 93.000 en el mismo periodo.

Pro-crecimiento

El Proyecto de Productividad Rural junto con una donación del GEF apoyó la conservación de la biodiversidad de bosques protegidos y de ecosistemas montañosos, costeros y marítimos en Panamá. Más de 36.000 hectáreas de bosque están protegidas y casi 3.000 pequeños productores participan en alianzas productivas financiadas por el proyecto.

El Banco Mundial también ha dado asistencia técnica al país. La Estrategia para el Desarrollo de las Áreas Revertidas evaluó el potencial de desarrollo social y económico de los 1.500 kilómetros cuadrados alrededor del Canal de Panamá, que fueron devueltos al país el 31 de diciembre de 1999. Además, se preparó una estrategia de logística aérea y marina para apoyar los objetivos estratégicos del Gobierno en este sector clave. 

Última actualización: Sep 19, 2016


FINANCIAMIENTO

Panamá: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.