ARTÍCULO

La Tierra sufrirá un calentamiento de 1,5 °C y los riesgos aumentan, según un nuevo informe

Noviembre 23, 2014


TITULARES
  • Un nuevo informe analiza los riesgos que el agravamiento del cambio climático representa para el bienestar y los medios de subsistencia de las personas en las regiones de América Latina y el Caribe, Europa oriental y Asia central, y Oriente Medio y Norte de África.
  • El documento concluye que el sistema atmosférico de la Tierra sufrirá un calentamiento cercano a los 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales –lo que representa un aumento en comparación con el calentamiento actual de 0,8 °C– debido a las emisiones pasadas y previstas de gases de efecto invernadero.
  • Todos serán afectados por los impactos, en especial los pobres, a medida que los fenómenos extremos relacionados con el clima lleguen a ser más comunes y aumenten los riesgos para la producción agrícola, la generación de energía y la disponibilidad de recursos hídricos.

En los Andes de América del Sur y en las montañas de Asia central, los glaciares han perdido gran parte de su volumen. A medida que aumente la temperatura del planeta, el derretimiento de los glaciares incrementará el caudal de los cursos de agua hacia las granjas y ciudades antes del inicio de la época de plantación de cultivos generando un alto riesgo de inundaciones graves. En unas pocas décadas, sin embargo, el riesgo de inundaciones se convertirá en riesgo de sequías. Sin la adopción de medidas que detengan los factores que impulsan el cambio climático, la mayoría de los glaciares andinos y dos tercios de los glaciares de Asia central podrían desaparecer a fines de este siglo.

Estos cambios ya están ocurriendo, como lo muestran las temperaturas mundiales de 0,8 °C por encima de los niveles preindustriales. Los impactos en la seguridad alimentaria, el suministro de agua y los medios de subsistencia recién comienzan.

Un nuevo informe, que analiza los efectos del cambio climático en América Latina, Asia central y Oriente Medio, concluye que debido a las emisiones de gases de efecto invernadero pasadas y previstas, un calentamiento cercano a 1,5 °C por encima de los niveles preindustriales ya es una realidad en el sistema atmosférico de la Tierra. Sin una acción concertada para reducir las emisiones, el planeta se encamina a un calentamiento de 2 °C para mediados de siglo y de 4 °C o superior cuando los adolescentes de hoy en día cumplan 80 años.

En el documento se advierte que a medida que aumenten las temperaturas, los fenómenos extremos de calor similares a las olas de calor registradas en Estados Unidos en 2012 y en Rusia en 2010 serán más comunes. El deshielo del permafrost liberará metano a la atmósfera, un potente gas de efecto invernadero que provocará un mayor calentamiento, generando un peligroso círculo vicioso de retroalimentación. Los bosques, entre ellos el amazónico, también están en riesgo. Incluso un calentamiento global de 1,5 °C significará sequías más graves y una subida del nivel del mar en el mundo, aumentando el riesgo de daños causados por las marejadas asociadas con las tormentas y las pérdidas de cultivos y elevando los costos de la adaptación para millones de personas.

“El informe de hoy confirma lo que los científicos han venido diciendo, esto es, que las emisiones del pasado han marcado una tendencia inevitable hacia el calentamiento global en las próximas dos décadas, lo que afectará en mayor medida a las personas más pobres y vulnerables del mundo”, declaró Jim Yong Kim, presidente del Grupo Banco Mundial. “No podemos seguir el camino actual de emisiones no controladas y en aumento”.

Mientras los Gobiernos se reúnen en Lima para la próxima ronda de negociaciones sobre el clima, este y otros estudios proporcionan orientación y datos sobre los riesgos y la necesidad de tener metas ambiciosas para reducir ahora las emisiones de carbono en las economías.




" El informe de hoy confirma lo que los científicos han venido diciendo, esto es, que las emisiones del pasado han marcado una tendencia inevitable hacia el calentamiento global en las próximas dos décadas, lo que afectará en mayor medida a las personas más pobres y vulnerables del mundo "
Jim Yong Kim, President, World Bank Group

Jim Yong Kim

Presidente del Grupo Banco Mundial


Bajemos la temperatura

Bajemos la temperatura: Cómo hacer frente a la nueva realidad climática es el tercer informe de una serie preparada para el Grupo Banco Mundial por el Potsdam Institute for Climate Impact Research y Climate Analytics.

El primer informe (i) examinó los riesgos en todo el mundo si la temperatura del planeta aumentara 4 °C. El segundo informe se centró en tres regiones –África, Asia meridional y Asia sudoriental– y los riesgos para la seguridad alimentaria, la seguridad hídrica y las ciudades en zonas bajas expuestas a un aumento peligroso del nivel del mar y al grado de vulnerabilidad a las tormentas.

El nuevo informe se suma a fuertes advertencias del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) sobre el ritmo del cambio climático y las transformaciones de la energía necesarias para mantener el nivel de calentamiento en 2 °C.

América Latina y el Caribe

En el informe se advierte que en América Latina y el Caribe habrá sequías más prolongadas, fenómenos meteorológicos extremos y aumento de la acidificación de los océanos.

En los Andes tropicales, el aumento de las temperaturas reducirá la acumulación anual de hielo los glaciares y el agua de los deshielos que ocurren en primavera de la que dependen unos 50 millones de personas en las granjas y ciudades en zonas bajas. El calor y la presión producida por las sequías aumentarán sustancialmente el riesgo de pérdida de bosques en gran escala, afectando a los ecosistemas amazónicos y la biodiversidad, así como la capacidad de los bosques para almacenar dióxido de carbono.

El aumento de las temperaturas también afecta la seguridad alimentaria. En el informe se indica que los océanos, que han absorbido hasta el momento casi el 30 % (i) de todo el dióxido de carbono generado por el hombre, continuarán acidificándose y calentándose, dañando los ecosistemas de coral donde prospera la vida marina y enviando las poblaciones de peces que migran hacia aguas más frías. El resultado para el Caribe podría ser una reducción del potencial actual de pesca de más del 50 %.

Oriente Medio y Norte de África

La región de Oriente Medio y Norte de África se ha ido adaptando al calor extremo durante siglos, pero los impactos del aumento de las temperaturas no tendrán precedentes.

En el informe se señala que los fenómenos extremos de calor se extenderán por todo el territorio durante periodos más prolongados, haciendo que algunas zonas se vuelvan inhabitables y reduciendo las áreas agrícolas. Las ciudades experimentarán un efecto de islas de calor cada vez mayor, de forma que con un calentamiento de 4 °C –posiblemente en la década de 2080 si no se toman medidas para frenar el cambio climático– la mayoría de las capitales de Oriente Medio podrían enfrentarse a cuatro meses de días extremadamente calurosos cada año.

El aumento de las temperaturas ejercerá una intensa presión sobre los cultivos y los ya escasos recursos hídricos, aumentando potencialmente la migración y el riesgo de conflicto. El cambio climático multiplica las amenazas en esta región y en otras partes.

Europa oriental y Asia central

En el informe se muestra cómo en Europa oriental y Asia central el impacto del cambio climático variará según la región. En Asia central, el derretimiento de los glaciares y el aumento de las temperaturas harán que época de plantación de cultivos se retrase hasta la primavera y alterará los caudales de los ríos alimentados por los glaciares, mientras que en los Balcanes en Europa oriental, un mayor riesgo de sequía repercutirá en los rendimientos de las cosechas.

El ascenso de las temperaturas también incrementa el deshielo del permafrost, que libera metano, un potente gas de efecto invernadero muchas veces más poderoso que el dióxido de carbono para atrapar el calor. Si el calentamiento avanza hacia los 2 °C, para mediados de siglo las emisiones de metano del deshielo del permafrost podrían aumentar entre un 20 % y un 30 % en Rusia, generando un círculo vicioso de retroalimentación que impulsará el cambio climático.

Acciones del Banco Mundial para disminuir los riesgos

“Afortunadamente, existe un creciente consenso sobre lo que se hace falta para cambiar ese trayecto insostenible en el que nos encontramos”, dijo el presidente Kim. “Las medidas para reducir el ritmo del cambio climático no tienen por qué ir en contra del crecimiento económico”.

El Banco Mundial está realizando inversiones en eficiencia energética y energía renovable para ayudar a los países a reducir sus emisiones sin renunciar al crecimiento de sus economías, y estimulando una transformación hacia el transporte no contaminante que puede ayudar a las ciudades de rápido crecimiento a seguir un camino de crecimiento más sostenible.

También colabora con los Gobiernos en el diseño de políticas que apoyen el crecimiento limpio, incluyendo el desarrollo de estándares de eficiencia, la reducción de subsidios a los combustibles fósiles y la fijación de un precio del carbono. Está claro que el sector público no puede resolver el problema del cambio climático por sí solo: la inversión privada y las decisiones empresariales inteligentes son cruciales, pero los ejecutivos señalan que necesitan que los Gobiernos proporcionen orientaciones normativas claras y coherentes (i) que reflejen los costos reales de las emisiones. En este sentido, en la actualidad el Banco evalúa proyectos (i) en 77 países para determinar el riesgo climático y las oportunidades de medidas relativas al clima.

Asimismo, ayuda a los países a encontrar oportunidades de acción en materia de cambio climático y a desarrollar instrumentos financieros para aumentar los fondos que pueden ayudarlos a crecer de manera limpia y con capacidad de adaptación a los eventos climáticos.

“La forma en que respondamos al desafío del cambio climático definirá el legado de nuestra generación”, dijo el presidente Kim. “Nunca ha habido tanto en juego”.