COMUNICADO DE PRENSA

La nueva herramienta del Banco Mundial contra la pobreza: Encuestas en los países más pobres

Octubre 15, 2015


CIUDAD DE WASHINGTON, 15 de octubre de 2015. Para tratar de eliminar los enormes vacíos en la recopilación de datos sobre la pobreza, hoy el Grupo Banco Mundial prometió trabajar con los países en desarrollo y con sus asociados internacionales para asegurar que en las 78 naciones más pobres se realicen encuestas de hogares cada tres años; la primera ronda de encuestas se completaría para 2020.

Por largo tiempo, los esfuerzos para combatir la pobreza se han visto limitados por la falta de datos en muchos países. El Banco Mundial ha identificado 29 países que no disponen de datos sobre la pobreza entre 2002 y 2011. Otros 28 países solo contaban con una encuesta que recopiló datos sobre la pobreza durante ese período. Estas lagunas impedían a los analistas identificar tendencias en la forma en que los países avanzaban en la consecución de sus objetivos, y constituían un obstáculo para mejorar las condiciones de vida de las personas pobres.

El anuncio del presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim, representa un respaldo fundamental para la misión de esta organización de poner fin a la pobreza extrema a más tardar en 2030 e impulsar la prosperidad compartida para el 40% más pobre de la población de los países en desarrollo.

“No lograremos alcanzar nuestra meta a menos que contemos con datos que muestren si las personas realmente están saliendo de su situación de pobreza o no”, dijo Kim. “Recopilar datos adecuados es una de las herramientas más poderosas para poner fin a la pobreza extrema. Prometemos que, con la colaboración de nuestros asociados en los países y de las organizaciones internacionales, haremos algo que es de sentido común y que debió haberse hecho hace mucho tiempo: realizar en todos los países encuestas que permitan determinar si las condiciones de vida de las personas están mejorando”.

A medida que el mundo se esmera en poner fin a la pobreza extrema en los próximos 15 años, será cada vez más importante contar con una sólida base de datos y pruebas, de manera que las políticas y los programas beneficien a quienes no se han visto favorecidos con el fuerte crecimiento registrado desde 2000. Ante la desaceleración de la economía mundial, los Gobiernos deben invertir en una educación de calidad, salud, saneamiento y suministro eléctrico para todos, conjuntamente con la implementación de políticas de seguro social eficaces que protejan a los grupos vulnerables, pero no como una ocurrencia de último momento, sino como parte medular de sus estrategias de crecimiento.

El ministro de Finanzas de Ghana, Seth E. Terkper, expresó satisfacción por el anuncio. “El éxito que hemos tenido en reducir la pobreza a la mitad en los últimos 20 años se debe a que contamos con una base sólida de datos transparentes y de buena calidad sobre los hogares, recogidos a través de estudios sobre los niveles de vida en nuestro país”, declaró Terkper. “Celebramos los esfuerzos que está desplegando el Banco Mundial para asegurar que cada país tenga las mismas oportunidades que hemos tenido nosotros de reunir la información crucial que necesitan para mejorar las condiciones de vida de sus ciudadanos”.

Kaushik Basu, primer economista y primer vicepresidente del Grupo Banco Mundial agregó: “Los datos dan representación a personas que, de otro modo, pueden quedar marginadas y olvidadas; ello explica nuestra decisión de intensificar considerablemente los esfuerzos para recopilar mayor cantidad de datos, y de mejor calidad, en los países en desarrollo”.

El Banco Mundial estima que el costo total de la iniciativa será de US$300 millones cada tres años, además de lo que los países ya están gastando en la recopilación de datos básicos. Cabría esperar que estos costos se financien con una combinación de recursos de los propios países, fondos aportados por donantes y financiamiento del Banco Mundial. La importante ampliación de la recopilación de datos sobre los hogares se analizará y coordinará con los países y los asociados en los meses venideros.

“El Banco Mundial tiene la firme determinación de respaldar a los países para que ello ocurra”, dijo Jan Walliser, vicepresidente, Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones, del Grupo Banco Mundial. “Colaboraremos con nuestros asociados a nivel nacional para desarrollar la capacidad y lograr que los países asuman un papel más protagónico, convocar a organismos y Gobiernos para que aprendan unos de otros, ayudar a establecer normas internacionales que garanticen una alta calidad de los datos en cada país, y movilizar financiamiento para que ningún país tenga que elegir entre invertir en su gente y recopilar datos esenciales”.

Sentar las bases para la innovación

Las encuestas de hogares no solo recopilan datos sobre los niveles de ingresos y de consumo de las personas, sino mucha otra información crítica que puede contribuir a diseñar actividades en beneficio de los más necesitados. Las encuestas son el medio más eficaz para sentar una base amplia de datos sobre niveles de vida, en áreas fundamentales como la educación, la salud, el hambre, el riesgo, el saneamiento, y la infraestructura, entre otros. Contar con datos adecuados sobre precios también es fundamental para medir los niveles de vida y la pobreza.

A partir de esta base sólida, es posible diseñar formas innovadoras para recopilar datos, entre las que se cuentan métodos complementarios mediante el uso de teléfonos móviles, imágenes satelitales, levantamiento de mapas y sensores. Al contar con más herramientas, los analistas de datos pueden tener un panorama más completo de los escollos que enfrentan las personas que viven en la pobreza, y encontrar maneras de darles una oportunidad de lograr un futuro más próspero.

La labor desarrollada recientemente en Somalia y en Sudán del Sur, donde años de conflicto e inseguridad han impedido la labor estadística, y en Sierra Leona y Liberia, donde durante la crisis del ébola las entrevistas presenciales eran imposibles, son tan solo algunos ejemplos en los que el Banco Mundial ha trabajado con los países y sus asociados para aprovechar los métodos tradicionales de recopilación de datos. Estas iniciativas y muchas otras han permitido a los países entender mejor y abordar los problemas más apremiantes que enfrentan sus ciudadanos. 

Contactos para medios de comunicación
En Washington:
Maura K. Leary
Teléfono: (202) 473-1342
mleary@worldbank.org


COMUNICADO DE PRENSA N.º
2016/124/POV

ÚLTIMAS NOTICIAS