• ¿Por qué es importante?

    La responsabilidad de un maestro no es simplemente enseñar. Los maestros deben ayudar a los estudiantes a adquirir las competencias para resolver problemas, analizar, enfocarse en tareas difíciles, pensar creativamente, comunicarse y trabajar con otros. Ellos tienen la responsabilidad de garantizar que todos los niños, cada uno con sus propios desafíos y potencial, puedan aprender de manera eficaz y tener una experiencia enriquecedora en la escuela.

    Los sistemas educativos exitosos tienen políticas para atraer, preparar, motivar y apoyar a los maestros en esta difícil tarea. Desafortunadamente, a pesar de las buenas intenciones, muchos países no lo logran. Los estudiantes a menudo no aprenden. Finalmente, no le encuentran sentido a permanecer en la escuela y la abandonan, desperdiciando años esenciales para el desarrollo de habilidades. Entretanto, los Gobiernos y las sociedades habrán agotado los escasos recursos financieros sin lograr los resultados de aprendizaje y la educación de calidad que necesitan.

    La pérdida de tiempo de enseñanza es un desafío que enfrentan muchos sistemas escolares: en América Latina, se pierde aproximadamente el 20 % del tiempo potencial de instrucción, lo que equivale a un día menos de educación por semana. Estos problemas son más graves en comunidades alejadas, aumentando las desventajas que ya enfrentan los estudiantes rurales.

    Los desafíos son particularmente importantes porque con el ausentismo se desperdician recursos considerables. En la India, datos (i) de 1300 aldeas indican que casi el 24 % de los maestros estuvo ausente durante visitas no anunciadas, lo que le cuesta al país unos USD 1500 millones anuales. (i) Reducir el ausentismo en estas escuelas sería más de 10 veces más rentable para aumentar el tiempo de contacto entre los estudiantes y maestros que contratar profesores adicionales.

    Otro problema es la escasez de maestros de alta calidad. En muchos países, los docentes no son especialistas en las materias que tienen que enseñar. Un estudio reciente del Banco Mundial (i) en siete países africanos determinó que casi una cuarta parte de los maestros primarios no puede restar números de dos dígitos y un tercio no puede multiplicar números de dos dígitos. Los profesores carecen además de habilidades pedagógicas para transmitir los conocimientos a los estudiantes: el mismo estudio mostró que menos del 10 % de los maestros usa las mejores prácticas docentes.

    En el informe Profesores excelentes: Cómo mejorar el aprendizaje en América Latina y el Caribe se describe de qué manera el ausentismo de los maestros, la preparación deficiente, los bajos niveles salariales y de habilidades, y un liderazgo escolar deficiente privan a los estudiantes de una educación de calidad en la región.

    Enfoque

    Los sistemas educativos exitosos tienen maestros que están equipados con lo que necesitan para enseñar con eficacia y que están motivados para hacer su trabajo lo mejor posible. Para asegurar que esto ocurra, se necesita, en primer lugar, que las políticas y los sistemas de apoyo a los maestros se centren en mejorar lo que está sucediendo en el aula y, en segundo lugar, que existan políticas de recursos humanos para desarrollar una fuerza laboral docente bien preparada y motivada para asegurar que los estudiantes aprendan. Los maestros deben estar comprometidos y tener las habilidades adecuadas y las oportunidades de desarrollo profesional para ser eficaces. Más aún, ellos y la sociedad deben comprender la inmensa responsabilidad que tienen los profesores y el enorme impacto que tienen en los jóvenes con quienes interactúan a diario.

    Una primera medida crucial es que los Gobiernos en todo el mundo procuren aumentar el aprendizaje de los estudiantes, y apoyar a los maestros y brindarles las herramientas adecuadas. El Grupo Banco Mundial trabaja con los países para reformar los programas de desarrollo profesional de los docentes, de modo que todas las aulas tengan un maestro competente, capacitado y motivado.

     

  • El Grupo Banco Mundial trabaja con Gobiernos, expertos en desarrollo y especialistas en educación para garantizar que todas las aulas tengan un maestro competente, motivado y atento, y que cuente con apoyo para poder ayudar a los estudiantes a aprender. Sobre la base de amplias investigaciones, que incluyen el Informe sobre el desarrollo mundial 2018: Aprender para hacer realidad la promesa de la educación, (i) el Grupo Banco Mundial determinó diversos objetivos en materia de políticas docentes:

    1.     Atraer a los mejores maestros a la profesión docente. Una mejor selección y retención, junto con políticas que hagan que los maestros ineficaces salgan del cuerpo docente, tendrán efectos positivos a largo plazo en la calidad de la enseñanza.

    2.     Motivar a los maestros a desarrollar su potencial. Los incentivos son esenciales para una enseñanza eficaz, y pueden incluir compensar a los maestros no solo en base a su antigüedad sino también a su eficacia. Los incentivos, además, pueden aumentar el prestigio de los maestros dentro de la comunidad.

    3.     Mejorar las mediciones para respaldar la enseñanza. Las evaluaciones del aprendizaje proporcionan a los maestros la información que necesitan para enseñar mejor a los estudiantes en su propio nivel. Sin embargo, la mayoría de los sistemas educativos no evalúa el aprendizaje.

    4.     Apoyar el desarrollo profesional de los docentes. La capacitación debe ser un proceso continuo e integrado en la formación del personal antes y durante sus funciones en lugar de ser programas aislados. Una capacitación eficaz debe incluir técnicas prácticas, tales como saber gestionar el aula, hacer participar a los alumnos, reducir el tiempo de transición y verificar de manera eficaz la comprensión de los alumnos.

    5.     Mejorar los planes de estudio. Los currículos deben ser apropiados según la edad y centrarse en las habilidades y los conocimientos que los niños necesitan para aprender. Es importante que las escuelas y los maestros puedan implementar cambios en el aula, incluso haciendo uso de la tecnología para mejorar la instrucción y el aprendizaje.


    Conocimientos

    El Grupo Banco Mundial colabora con los países para generar conocimientos acerca de qué funciona y qué no funciona en el mejoramiento de la capacitación y el desarrollo docentes.

    Un conjunto cada vez mayor de pruebas indica que la crisis del aprendizaje es esencialmente una crisis de la enseñanza: véase evidencias de Afganistán, (PDF, en inglés) Sudáfrica, (i) América Latina (PDF) y África al sur del Sahara. (PDF, en inglés) Los maestros desempeñan una función fundamental para ayudar a los estudiantes a aprender: véase evidencias de India, (i) Pakistán (PDF, en inglés) y Uganda. (PDF, en inglés) Investigaciones realizadas en Chile, (PDF, en inglés) Ecuador (i) y Ghana (i) ponen de relieve cuán importantes son las prácticas de enseñanza a la hora de explicar los resultados de aprendizaje de los estudiantes. Pese a esto, en los países de ingreso bajo y mediano rara vez se miden las prácticas docentes. Esto se debe, en parte, a la falta de herramientas adecuadas de observación de aula y los altos costos de transacción asociados con su administración.

    Dada esta realidad, en un periodo de dos años el Grupo Banco Mundial desarrolló Teach, (i) un instrumento de observación de aula de acceso libre y gratuito que abre una ventana a lo que sucede en la sala de clases. Esta herramienta se basa en sólidos fundamentos teóricos, (PDF, en inglés) sus puntajes son válidos y confiables en países de ingreso bajo y mediano, y tiene múltiples características que la hacen única. Es el primer instrumento que considera no solo el tiempo dedicado al aprendizaje, sino, lo que es más importante, la calidad de las prácticas de enseñanza. Teach captura las prácticas docentes que ayudan a desarrollar las habilidades cognitivas y, por primera vez, las habilidades socioemocionales de los niños. Se desarrolló teniendo en cuenta los países de ingreso bajo y mediano y se puede contextualizar para diferentes entornos. Teach incluye un conjunto de recursos complementarios (PDF, en inglés) que simplifican la capacitación, la recopilación de datos y el análisis.

    Para arrojar luz sobre los factores claves que impulsan el aprendizaje, el Banco Mundial, con el apoyo de la Fundación Bill y Melinda Gates y el Departamento de Desarrollo Internacional del Gobierno del Reino Unido, está diseñando un Global Education Policy Dashboard (registro sobre las políticas de educación en el mundo). (i) Esta herramienta se centrará primero en el aprendizaje temprano y la participación escolar. El próximo conjunto de indicadores medirá la calidad de la prestación de servicios, concentrándose en los cuatro componentes clave del aprendizaje escolar: enseñanza, gestión de la educación, insumos e infraestructura, y preparación del alumno.

  • El Grupo Banco Mundial proporciona a los maestros en todo el mundo financiamiento, asesoramiento sobre políticas, apoyo técnico y actividades de asociación a nivel nacional, regional y mundial.

    Indonesia: en diciembre de 2005, el Gobierno de Indonesia aprobó una Ley Docente para impartir capacitación y aumentar el salario de los profesores y así mejorar la calidad de la educación básica. La ley estipulaba que todos los maestros deben tener títulos universitarios de cuatro años y certificarse antes de recibir un aumento salarial. El programa para promover una mejor educación a través de reformas a la gestión y el perfeccionamiento docente universal (BERMUTU) (i) del Grupo Banco Mundial respaldó la implementación de la ley, que incluyó la mejora de las calificaciones académicas de los profesores, el fortalecimiento de las capacidades de los directores y la evaluación de los efectos de las reformas. Entre 2007 y 2013, el número de maestros con el título requerido de cuatro años aumentó a 1,7 millones, muy por encima de la meta prevista de 1,4 millones. Un estudio en profundidad (i) del proyecto, que reveló desafíos constantes en la calidad docente, es usado por el Gobierno para orientar reformas de políticas adicionales.

    Pakistán: si bien en Pakistán ha aumentado la matrícula escolar, aún sigue siendo el país con la segunda mayor población no escolarizada en el mundo. Unos 6,7 millones de jóvenes no asisten a la escuela y más de la mitad de ellos son niñas. El Segundo Proyecto de Reforma del Sector Educativo de Sindh (i) y el Tercer Proyecto del Sector Educativo de Punjab, (i) respaldados por el Grupo Banco Mundial, están ayudando a los Gobiernos de Sindh y Punjab a mejorar el acceso al sistema escolar y su calidad. Los proyectos incluyen un nuevo programa de capacitación docente y métodos innovadores de contratación de maestros. Como parte del proyecto de Punjab, se usan observaciones de aula para evaluar las necesidades de formación de los maestros y proporcionar a todos los docentes de Punjab el apoyo adecuado. El programa se basa en la experiencia positiva de Ceará (Brasil), (i) donde la observación de aula y la capacitación docente mejoraron el desempeño de los estudiantes.

    Malawi: el Grupo Banco Mundial colabora con el Gobierno de Malawi para mejorar la educación (PDF, en inglés) a través de mejores políticas de gestión docente. Los maestros se concentran en los centros urbanos del país y en las escuelas rurales individuales que tienen medios educativos relativamente mejores. Como resultado, la proporción de estudiantes por maestro es de 1 profesor por cada 57 alumnos en las zonas urbanas, en comparación con 1 profesor por cada 152 alumnos en las zonas rurales. El Grupo Banco Mundial colabora con el Gobierno y los funcionarios de los 34 distritos de Malawi para mejorar la distribución de los profesores en las escuelas con mayores carencias y proporcionar incentivos sostenibles para alentar a los maestros a permanecer en las zonas rurales que más los necesitan. En 2016, se asignaron 4000 maestros adicionales a escuelas necesitadas, con el objetivo de aumentar aún más el número de profesores en zonas alejadas para que todos los estudiantes, independientemente del lugar donde vivan, puedan aprender las habilidades necesarias para tener éxito.

    Camerún: con el apoyo de la Alianza Mundial para la Educación, (i) el Gobierno de Camerún está mejorando la calidad y el acceso a la educación primaria y lo hace mediante la contratación de más maestros para reducir el número de estudiantes por profesor. El programa formaliza la función de los maestros contratados, en particular en zonas desfavorecidas, y asegura que reciban capacitación y salarios regulares y, de este modo, complementar el grupo existente de maestros públicos. Con el programa, que tiene como objetivo aumentar el número total de maestros, se han contratado más de 6000 nuevos profesores desde 2014, y se espera contratar a otros 3000 en 2018.

  • El Grupo Banco Mundial promueve las alianzas mundiales para mejorar el desarrollo docente en todo el mundo, y por ello se ha asociado con Gobiernos, organismos multilaterales, donantes, fundaciones y organizaciones no gubernamentales (ONG) internacionales. Las últimas alianzas incluyen:

    Departamento de Relaciones Exteriores y Comercio (DFAT) de Australia (i)

    Departamento de Desarrollo Internacional (DFID) del Gobierno del Reino Unido (i)

    Alianza Mundial para la Educación (i)

    Equipo Internacional sobre Docentes para la Educación 2030 (i)

    Reino de los Países Bajos (i)

    Oficina de la UNESCO en Bangkok (i)