Colombia: panorama general

El presidente Juan Manuel Santos empezó su segundo mandato presidencial el 7 de agosto de 2014. Casi tres años después del inicio de las negociaciones de paz, se han alcanzado acuerdos en cuatro de los cinco temas: drogas ilegales (mayo de 2014), desarrollo rural (junio 2013), participación política (diciembre de 2013) y justicia transicional —restaurativa y reparadora— (septiembre 2015). Queda un punto pendiente en la agenda: el referente al  fin del conflicto, que incluye el abandono de las armas y la desmovilización de los guerrilleros. Durante la firma del acuerdo de justicia, el 23 de septiembre de 2015, se anunció la creación de una Jurisdicción Especial para la Paz.

El 30 de marzo de 2016, el gobierno de Colombia anunció el inicio de diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN).  Las conversaciones en la fase pública se desarrollarán principalmente en Ecuador. El gobierno y el ELN señalaron que abordarán una agenda de seis puntos: participación de la sociedad en la construcción de la paz, democracia para la paz, transformaciones para la paz, víctimas, fin del conflicto armado e implementación.

En 2015, Colombia se mantuvo entre los países que registraron un crecimiento rápido en la región, gracias a un manejo macroeconómico y fiscal efectivo. Sin embargo, el país se vio afectado significativamente por la desaceleración económica global y por los precios del petróleo más bajos, por lo que su crecimiento económico pasó de 4.6 por ciento en 2014, a 3.1 por ciento en 2015. La desaceleración se debió principalmente al sector extractivo, mientras que los servicios se mantuvieron como el principal motor de crecimiento y la agricultura y manufactura empezaron a recuperarse hacia el final del año. En el lado de la demanda, el consumo por familia continuó impulsando la actividad económica, mientras que el consumo gubernamental y la inversión se desaceleraron y las exportaciones cayeron significativamente.

Se espera que el entorno económico adverso impacte a la economía colombiana en 2016 y que su crecimiento se modere a 2.7 por ciento, antes de empezar a recuperarse en 2017.

El desempleo alcanzó una baja récord en 2015 (8.9 por ciento), tras importantes reformas para reducir los costos laborales no salariales y pese a la desaceleración de la actividad económica. El manejo fiscal sigue siendo fuerte, como quedó demostrado con el cumplimiento de la regla fiscal instituida por primera vez en 2012. En 2015, el déficit estructural fiscal del gobierno central fue de 2.2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB); contando el ciclo económico y de los precios del petróleo, el actual déficit alcanzó 3 por ciento del PIB.

El régimen cambiario flexible de Colombia está en la primera línea de defensa ante los choques externos. El ambiente externo desfavorable ha contribuido a una fuerte depreciación del peso. El dólar estadounidense alcanzó los $3,052 pesos colombianos en marzo de 2016, por arriba de un promedio de $2,000 pesos colombianos en 2014. Esta depreciación, aunada a los efectos del fenómeno de El Niño en los precios de los alimentos, empujó los aumentos de precio por encima de la banda meta (2-4 por ciento), a 7.6 por ciento en febrero de 2016. Se espera que las alzas en las tasas de interés que el Banco Central ha implementado desde septiembre de 2015,  ayuden gradualmente a que la inflación regrese al rango meta en 2017.

El Marco de Alianza de País (año fiscal 2016-21) busca apoyar los objetivos de desarrollo del gobierno y garantizar la calidad de los servicios financieros, de conocimiento y convocatoria del Grupo Banco Mundial (GBM) para responder a las necesidades de desarrollo específicas de Colombia. El programa respalda al gobierno conforme a tres pilares estratégicos:

  • Promoción de un desarrollo territorial equilibrado
  • Incremento de la movilidad e inclusión social a través de una mejor prestación de servicios
  • Apoyo a la sostenibilidad y la productividad fiscal

Colombia es el séptimo prestatario del Banco Mundial en términos de exposición al Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento con US$8.5 mil millones de deuda pendiente.

La cartera activa incluye 9 préstamos del BIRF y dos proyectos del Fondo para el Medio Ambiente Mundial con compromisos netos del BIRF de US$3.2 mil millones.

Colombia también tiene un portafolio considerable de donaciones con US$70 millones en una variedad de sectores. 36 por ciento (USD 25  millones) de estas donaciones son pequeñas donaciones de menos de US$5 millones.

En el año fiscal 2015, dos grandes financiamientos de políticas del desarrollo (DPF por sus siglas en inglés) de un total de US $1,400 millones fueron aprobados.

En particular, el Banco apoya los esfuerzos colombianos por mejorar la gestión del sector público en los municipios, con la intención de reducir la pobreza y la inequidad en las regiones. También respalda el transporte público urbano; el proceso Post Conflicto y de Consolidación de la Paz (mayormente a través de un fondo fiduciario de múltiples donantes), así como gestión de riesgos ante desastres naturales a largo plazo y una estrategia de financiamiento para riesgos ante catástrofes, a través del Tesoro del Banco.

El Banco también está ayudando a fortalecer las áreas nacionales protegidas de Colombia a través de servicios de coordinación entre agencias de gobierno y la población local.

Asimismo, a la fecha 2700 fincas en 12 departamentos/87 municipalidades colombianos se han beneficiado de un proyecto de ganadería sostenible. Los ganaderos recibieron asistencia técnica en sistemas ganaderos ambientalmente amigables. Actualmente existen 37,000 hectáreas bajo sistemas ganaderos ambientalmente amigables.

A diciembre de 2014, se procesaron 14,848 solicitudes de restitución de tierra de personas desplazadas internamente.

 Puede leer más sobre los resultados del Banco Mundial en Colombia aquí.

 

FINANCIAMIENTO

Colombia: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.