Image

Perspectivas Económicas Mundiales

Altas Tensiones, Escasas Inversiones

Resumen

Perspectiva Mundial

Se prevé que el crecimiento económico mundial se reducirá al 2,6 % en 2019, debido a una disminución mayor de lo esperado del comercio la inversión al principio del año.  Según las previsiones, el crecimiento aumentará levemente al 2,8 % en 2021, dependiendo de la continuación de tasas de financiamiento favorables y de una modesta recuperación en las economías emergentes y en desarrollo. Los riesgos se orientan a la desaceleración económica, tales como la posibilidad de mayores tensiones comerciales. Es urgente que las economías emergentes y en desarrollo fortalezcan la resiliencia de sus políticas económicas y sus perspectivas de crecimiento. 

  2015 2016 2017 2018e 2019f 2020f 2021f
Mundo 2.9 2.6 3.1 3.0 2.6 2.7 2.8
Economías avanzadas 2.3 1.7 2.3 2.1 1.7 1.5 1.5
Economías emergentes y en desarrollo 3.8 4.1 4.5 4.3 4.0 4.6 4.6
   Asia oriental y el Pacífico 6.5 6.3 6.5 6.3 5.9 5.9 5.8
   Europa y Asia central 1.1 1.9 4.1 3.1 1.6 2.7 2.9
   América Latina y el Caribe 0.1 -0.3 1.7 1.6 1.7 2.5 2.7
   Oriente Medio y Norte de África 2.9 5.1 1.2 1.4 1.3 3.2 2.7
   Asia meridional 7.1 8.1 6.7 7.0 6.9 7.0 7.1
   África al sur del Sahara 3.0 1.3 2.6 2.5 2.9 3.3 3.5
Descargue los datos en formato Excel              

Proyecciones Regionales

Se prevé que el crecimiento en las economías emergentes y en desarrollo descenderá al 4 % en 2019, el nivel más bajo en cuatro años, para luego recuperarse y alcanzar el 4,6 % en 2020-21. Esta recuperación dependerá de la atenuación de los efectos de episodios previos de presión financiera en un número de países. El crecimiento en todas las regiones en desarrollo ha sido menor de lo previsto debido al debilitamiento de la demanda externa y, en algunos países, persistentes problemas domésticos. La actividad económica en  Asia oriental y el Pacífico y en Asia meridional se mantiene sólida, mientras se espera que el crecimiento en otras regiones se recupere en 2020-21. Los riesgos se orientan firmemente hacia la desaceleración económica.

  • Image

    Asia oriental y el Pacífico

    Según las proyecciones, el crecimiento en la región de Asia oriental y el Pacífico disminuirá del 6,3 % en 2018 al 5,9 % en 2019 y 2020. Esta será la primera vez desde la crisis financiera asiática de 1997-98 que el crecimiento caerá por debajo del 6 %. En China, se prevé que el crecimiento disminuirá del 6,6 % en 2018 al 6,2 % en 2019 sobre la base de una desaceleración del comercio mundial, precios de los productos básicos estables, condiciones financieras mundiales favorables, y la capacidad de las autoridades de calibrar las políticas fiscales y monetarias de apoyo para enfrentar los desafíos externos y otros factores adversos. En el resto de la región, el crecimiento se moderará hasta llegar al 5,1 % en 2019, y luego repuntará moderadamente para alcanzar el 5,2 % en 2020 y 2021, a medida que el comercio mundial se estabilice.
  • Image

    Europa y Asia central

    Se proyecta que, como consecuencia de la recuperación de Turquía tras una grave desaceleración, el crecimiento regional se estabilizará y aumentará del 1,6 % este año —el nivel más bajo en cuatro años—, al 2,7 % en 2020. Excluyendo a Turquía, se prevé un crecimiento regional del 2,6 % en 2020, levemente por encima del 2,4 % de este año, con un modesto crecimiento de la demanda interna y un pequeño lastre impuesto por las exportaciones netas. En Europa central, los estímulos fiscales y el aumento del consumo privado resultante empezarán a debilitarse el próximo año en algunas de las principales economías de la subregión, en tanto que el crecimiento en Europa oriental podría recuperarse ligeramente y llegar al 2,7 %, y moderarse en Asia central hasta llegar al 4 %. Se anticipa que el crecimiento en los Balcanes occidentales aumentará al 3,8 % en 2020.
  • Image

    América Latina y el Caribe

    Se proyecta que el crecimiento regional se atenuará llegando solo al 1,7 % en 2019, como reflejo de las difíciles condiciones en varias de las principales economías, para subir al 2,5 % en 2020, con la ayuda de un repunte de la inversión fija y el consumo privado. En Brasil, una débil recuperación cíclica cobrará impulso, haciendo aumentar el crecimiento del 1,5 % en 2019 al 2,5 % el próximo año. En Argentina, se volverá a tener un crecimiento positivo en 2020 a medida que disminuyan los efectos de las presiones sobre los mercados financieros, en tanto que en México se espera que una reducción de la incertidumbre respecto de las políticas contribuirá a un repunte moderado del crecimiento hasta alcanzar el 2 % el próximo año.
  • Image

    Oriente Medio y Norte de África

    Se pronostica que el crecimiento llegará al 3,2 % en 2020, impulsado en gran medida por el repunte del crecimiento de los países exportadores de petróleo. Se prevé que el crecimiento de dichos países se recuperará hasta llegar al 2,9 % en 2020, impulsado por las inversiones de capital en los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) y un mayor crecimiento en Iraq. El aumento del crecimiento en las economías importadoras de petróleo se basará en los avances logrados en las reformas normativas, así como en perspectivas positivas en el sector del turismo.
  • Image

    Asia meridional

    El panorama para la región es favorable, con un crecimiento que aumentará hasta el 7 % en 2020 y el 7,1 % en 2021. Se espera que el crecimiento de la demanda interna seguirá siendo sólido, respaldado por las políticas fiscales y monetarias, específicamente en India. El crecimiento en India se acelerará y llegará al 7,5 % en el ejercicio de 2019-2020, que se inicia el 1 de abril. En Pakistán, el crecimiento se desacelerará aún más hasta llegar al 2,7 % en el ejercicio de 2019-2020, que comienza el 16 de julio.
  • Image

    África al sur del Sahara

    Según las previsiones, el crecimiento regional se acelerará y llegará al 3,3 % en 2020, suponiendo que aumentará el interés de los inversionistas en algunas de las principales economías de la región, que la producción de petróleo en los principales países exportadores se recuperará, y que el fuerte crecimiento en las economías que no requieren una gran cantidad de recursos se basará en una producción agrícola sólida y continua y en una inversión pública sostenida. Si bien se espera que el PIB per cápita aumentará en la región, este no será suficiente para reducir considerablemente la pobreza. Se anticipa que, en 2020, el crecimiento en Sudáfrica aumentará al 1,5 %, en Angola se recuperará hasta llegar al 2,9 %, y en Nigeria subirá lentamente hasta alcanzar el 2,2 %.