COMUNICADO DE PRENSA

Mejorar la gobernanza es fundamental para garantizar un crecimiento equitativo en los países en desarrollo

Enero 30, 2017


CIUDAD DE WASHINGTON, 30 de enero de 2017. En un nuevo informe sobre políticas del Banco Mundial se insta a los países en desarrollo y a los organismos de desarrollo internacionales a repensar su enfoque en materia de gobernanza como una de las claves para superar los desafíos relacionados con la seguridad, el crecimiento y la equidad.

En el Informe sobre desarrollo mundial 2017: La gobernanza y las leyes se analiza cómo la distribución desigual del poder en la sociedad limita la eficacia de las políticas. Las asimetrías de poder ayudan a explicar, por ejemplo, por qué las leyes y los organismos anticorrupción modelo a menudo no logran poner freno a la corrupción, por qué la descentralización no siempre mejora los servicios municipales o por qué las políticas fiscales bien diseñadas en algunos casos no reducen la volatilidad ni generan ahorros a largo plazo.

En el informe se observa que, cuando las soluciones normativas y técnicas no logran los resultados previstos, suele responsabilizarse a las instituciones. Sin embargo, se concluye que los países y los donantes deben adoptar una perspectiva más amplia para mejorar la gobernanza y contribuir a que las políticas den resultado. Se define la gobernanza como el proceso mediante el cual los grupos estatales y no estatales interactúan para diseñar y aplicar políticas, trabajando en el marco de un conjunto de reglas formales e informales que son moldeadas por el poder.

“Dado que la demanda de servicios más eficaces, infraestructura adecuada e instituciones justas sigue aumentando, es fundamental que los Gobiernos utilicen los recursos escasos con la mayor eficacia y transparencia posible”, declaró el presidente del Grupo Banco Mundial, Jim Yong Kim. “Esto implica aprovechar los conocimientos del sector privado, trabajar estrechamente con la sociedad civil y redoblar los esfuerzos en la lucha contra la corrupción. Si no se fortalece la gobernanza, nuestros objetivos de poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida serán inalcanzables”.

 

Kim advirtió que, si no se presta mayor atención a la gobernanza, no podrán hacerse realidad los objetivos del Grupo Banco Mundial de poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida, ni la visión transformadora plasmada en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de carácter más amplio.

En el informe se analizan ejemplos de países, incluidos la construcción del Estado en Somalia, las iniciativas de lucha contra la corrupción en Nigeria, los desafíos que plantea el crecimiento en China, y los barrios marginales y la exclusión en las ciudades de India. Se identifican tres elementos esenciales para que las políticas sean eficaces: el compromiso, la coordinación y la cooperación. Para mejorar los resultados en materia de gobernanza, las instituciones deben cumplir las siguientes tres funciones básicas:

●      Promover el compromiso con las políticas en un contexto de circunstancias cambiantes. Esto resultaría útil, por ejemplo, en los casos en que los funcionarios responsables de tomar las decisiones gastan los ingresos extraordinarios en lugar de ahorrarlos para el futuro o cuando los líderes desconocen los acuerdos de paz debido a la ausencia de un mecanismo vinculante para exigir el cumplimiento.

●      Mejorar la coordinación para modificar las expectativas de cambio y generar comportamientos sociales deseables en toda la comunidad. Se observan desafíos en muchos contextos, desde las finanzas hasta los conglomerados industriales y la planificación urbana. La estabilidad financiera, por ejemplo, se apoya en las opiniones acerca de la credibilidad. Pensemos tan solo que en ocasiones, durante momentos de crisis, y a pesar de las razones que justifican dejar el dinero en el banco, las personas se apresuran a retirar sus depósitos cuando creen que los demás harán lo mismo, lo que en última instancia provoca la pérdida de liquidez de los bancos y su quiebra.

●      Alentar la cooperación: Las políticas eficaces ayudan a promover la cooperación limitando las conductas oportunistas como la evasión fiscal, con frecuencia a través de mecanismos creíbles de recompensas o castigos. En algunos casos, los individuos tienen incentivos para comportarse de manera oportunista. El hecho de evadir impuestos no les impide gozar de los servicios públicos que otros financian. Del mismo modo, cuando ciertos grupos no se benefician de las políticas o sienten que no obtienen todas las prestaciones que les corresponderían (por ejemplo, en la forma de servicios públicos de baja calidad), el nivel de cumplimento puede verse aún más afectado.

“Los funcionarios del Gobierno no actúan en el vacío. Sus decisiones reflejan el poder de negociación de los ciudadanos que compiten entre sí para defender intereses contrapuestos”, afirmó Paul Romer, primer economista del Banco Mundial. “De modo que en este informe se plantea un debate sumamente importante para los Gobiernos, sus países y las personas de la comunidad del desarrollo acerca de cómo podemos garantizar que la sociedad haya elegido un camino que genere progreso. En todos los países debemos hacer frente a un proceso político complicado, cuyos resultados se ven influidos por los factores de poder, y debemos buscar la forma de garantizar que ese proceso genere avances para todos”.

 

Según el informe, la distribución desigual del poder puede excluir a determinados grupos y personas de las recompensas y beneficios de la participación en las políticas. No obstante, es posible generar un cambio significativo con la participación y la interacción de los ciudadanos (a través de coaliciones destinadas a modificar los incentivos de quienes toman los decisiones), de las élites (mediante acuerdos entre los funcionarios responsables de tomar las decisiones para restringir su propio poder), y de la comunidad internacional (a través de la influencia indirecta para modificar el poder relativo de los reformadores nacionales).

A partir de amplias consultas e investigaciones realizadas en muchos países durante los últimos dos años, en este informe se proponen principios para orientar la reforma y cambiar la dinámica de la gobernanza a fin de lograr un desarrollo equitativo.

En el informe se concluye que las políticas adecuadas suelen ser difíciles de introducir y aplicar, dado que en algunos casos los grupos de la sociedad que se benefician del statu quo son suficientemente poderosos como para resistir las reformas necesarias para cambiar el equilibrio existente.

 

“El Informe sobre el desarrollo mundial de este año, referido a la gobernanza y las leyes, ofrece una gran cantidad de ideas que orientarán y fortalecerán aún más la labor del Banco en materia de gobernanza”, declaró Deborah Wetzel, directora superior de Prácticas Mundiales de Buen Gobierno. “Como se señala en el informe, las reformas eficaces no consisten solo aplicar ‘mejores prácticas’. También requieren adaptar las instituciones de modo de sacar mayor provecho de la dinámica local y resolver los problemas específicos que impiden lograr un desarrollo que beneficie a todos los ciudadanos”.

 

Contactos para medios de comunicación
En Washington
Phil Hay
Teléfono: + 1 (202) 473-1796, (teléfono celular) +1 (202) 492-7238
phay@worldbank.org
Anushka Thewarapperuma
Teléfono: +1 (202) 473-1217, (teléfono celular) +1 (443) 983-1808
athewarapperuma@worldbank.org
For DC Broadcast Requests
Huma Imtiaz
Teléfono: (202) 473-2409
himtiaz@worldbankgroup.org


COMUNICADO DE PRENSA N.º
2017/150/DEC




Bienvenidos