Skip to Main Navigation

Panorama general

  • PIB (US$ a precios actuales)


    La producción regional colapsó en la primera mitad de 2020 dado que los crecientes brotes nacionales y las restricciones relacionadas con la pandemia de COVID-19 causaron una brusca caída de la demanda interna, agravaron los problemas de la oferta y paralizaron las actividades de las manufacturas y los servicios. El marcado descenso de los flujos de remesas —que representan alrededor del 10 % del producto interno bruto (PIB) de la región, excluyendo a la Federación de Rusia y Turquía—, contribuyeron a la disminución de las ventas minoristas.

    Las economías más afectadas fueron aquellas que tienen fuertes actividades comerciales o vínculos con las cadenas de valor de la zona del euro o Rusia, o aquellas que dependen mucho del turismo o de las exportaciones de energía y metales. Las economías que más tardaron en implementar medidas para controlar la propagación del virus experimentaron brotes más generalizados, aumentos de sus tasas de mortalidad y caídas más pronunciadas en sus actividades, a diferencia de las economías que actuaron con mayor rapidez, ya que las restricciones para contener la pandemia tuvieron que ser más estrictas.

    Según estimaciones, el crecimiento se recuperará en 2021, pero existe incertidumbre respecto del ritmo de recuperación pues depende de la duración de la pandemia, la disponibilidad y distribución de la vacuna, y el grado de mejora en materia de comercio e inversión. La recuperación quizás sea más débil de lo esperado si la pandemia empeora y exige medidas restrictivas más prolongadas o aumentan las tensiones geopolíticas.

    Actualización económica regional - Otoño de 2020 (i)

    Última actualización: 7 de octubre de 2020

    -------------------------------------------------------  

    Más información sobre las labores de coordinación del Grupo Banco Mundial con sus asociados para acelerar la respuesta internacional y apoyar a los países en sus esfuerzos por controlar la pandemia mundial de COVID-19

  • Respuesta a la COVID-19

    A medida que los países se esfuerzan para controlar la propagación y los impactos del coronavirus (COVID-19), el Grupo Banco Mundial ha adoptado medidas rápidas y de amplio alcance para ayudar a los países en desarrollo a fortalecer su respuesta frente a la pandemia y sus sistemas de atención sanitaria.

    El Grupo Banco Mundial destinará hasta USD 160 000 millones en los próximos 15 meses, para abordar las crisis sanitaria, económica y social que enfrentan los países. Además del apoyo en materia de salud en curso, las operaciones pondrán énfasis en la protección social, el alivio de la pobreza y el financiamiento basado en políticas.

    Se evaluarán las necesidades y se dará prioridad a los países más pobres, aquellos que enfrentan altos riesgos y tienen poca capacidad y los que atraviesan situaciones de fragilidad y conflicto. Los objetivos del Grupo Banco Mundial son apoyar a los hogares más pobres y vulnerables, proteger los empleos y las empresas, reducir el tiempo de recuperación y apoyar una reactivación económica de amplia base y sostenible.

    Más información: El Grupo Banco Mundial y la COVID-19 (coronavirus)

    Estrategia regional a largo plazo

    La estrategia regional del Banco Mundial para Europa y Asia central se enfoca en tres esferas prioritarias:

    • Fortalecer el capital humano para aumentar la productividad invirtiendo en sistemas de salud, mejorando las habilidades, apoyando la transición hacia nuevas tecnologías e invirtiendo en redes de protección social para ayudar a los hogares pobres.
    • Sentar bases sólidas para el crecimiento aumentando la estabilidad macroeconómica y financiera; instaurando instituciones eficaces y fomentando la buena gobernanza, y creando capacidad para adaptarse a amenazas en constante evolución, como el cambio climático.

    Posibilitar los mercados para aumentar la productividad del sector privado fomentando los emprendimientos, la competencia y la innovación; facilitando el acceso a nuevos mercados y tecnologías; impulsando la integración económica regional, y promoviendo la participación en las cadenas de valor mundiales.

  • El Banco Mundial colabora con sus países clientes para combatir la pobreza e impulsar la prosperidad compartida, apoyándolos a crear instituciones más responsables, aumentar la inversión privada, mejorar la prestación de servicios, modernizar la infraestructura, proteger el medioambiente, impulsar el desarrollo humano y empoderar a los grupos marginados.

    Para proporcionar soluciones integradas que ayuden a los países a abordar sus desafíos en materia de desarrollo, el Banco analiza periódicamente en qué esferas se logran resultados y se genera impacto. Al medir y hacer un seguimiento de esos resultados, el Banco puede mejorar las maneras de apoyar a sus clientes y lograr mejores resultados de desarrollo.

    Más información sobre los resultados (i) del Banco Mundial en Europa y Asia central.

    Servicios de Asesoría Reembolsables (RAS)

    Los países de ingreso mediano interesados en recibir servicios de conocimientos muy específicos que superan la cantidad que el Banco puede financiar con recursos propios están accediendo cada vez más a conocimientos técnicos del Banco a través de los Servicios de Asesoría Reembolsables (RAS).

    Aspectos destacados de los estudios analíticos

    Además de sus productos financieros y de los RAS, el Banco produce importantes investigaciones acerca de temas cruciales en la región. A través de su trabajo analítico, el Banco Mundial apunta a acumular conocimientos globales y adaptarlos a las necesidades de los países de Europa y Asia central.

    Más información acerca de las publicaciones y las investigaciones (i) sobre Europa y Asia central.

  • Unión Europea, Comisión Europea y otras instituciones

    La región de Europa y Asia central (ECA) del Banco Mundial mantiene una alianza estratégica con la Unión Europea (UE), y trabaja con la Comisión Europea (CE) e instituciones financieras internacionales (IFI) de Europa para aumentar la capacidad de los países clientes de ECA y miembros de la Unión Europea de absorber los fondos de la UE.

    El Banco colabora estrechamente con instituciones de la UE, IFI europeas —como el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD)— así como con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco de la segunda Iniciativa de Viena (i), cuyo objetivo es mejorar los sistemas bancarios y la coordinación entre los entes reguladores de los países miembros y no miembros de la UE.

    El Grupo Banco Mundial, el BERD y el Grupo del BEI se reunieron en noviembre de 2012 para formular un nuevo Plan de Acción Conjunto de las Instituciones Financieras Internacionales (IFI) (i). Una de las prioridades más importantes incluidas en el Plan de Acción fue garantizar el financiamiento continuo para las pymes, que son un factor clave para impulsar la innovación y crear empleo en la región.

    La región de ECA aborda el tema de la inclusión del pueblo romaní de manera conjunta con varios asociados, entre ellos la Comisión Europea, el Fondo para la Educación de los Romaníes y diversos organismos romaníes existentes en los países.

    El Banco Mundial colabora también con el Fondo Anticrisis de la Comunidad Económica de Eurasia (EurAsEC) y el Banco Euroasiático de Desarrollo para proporcionar financiamiento paralelo a los países de ingreso bajo de Europa y Asia central.

Api



Recursos adicionales