Desarrollo urbano: Panorama general

El 54 % de la población vive hoy en día en zonas urbanas en el mundo y se espera que esta tendencia aumente. Esto significa que la cantidad de personas en las ciudades crecerá 1,5 veces para llegar a 6000 millones de habitantes en 2045, es decir otros 2000 millones de residentes urbanos.

Si se considera que más del 80 % del producto interno bruto (PIB) mundial se genera en las ciudades, una urbanización bien planificada puede promover el crecimiento sostenible gracias al aumento de la productividad y el surgimiento de ideas innovadoras.

Sin embargo, la rapidez y la magnitud del proceso de urbanización trae enormes desafíos, entre ellos satisfacer la creciente demanda de viviendas de bajo costo, sistemas de transporte bien conectados y otro tipo de infraestructura, servicios básicos y empleos, particularmente para los casi 1000 millones de pobres que viven en asentamientos urbanos informales de manera que estén más cerca de los lugares donde hay oportunidades.

Las ciudades también cumplen un papel importante en la lucha contra el cambio climático, pues en ellas se consume cerca de dos tercios de la energía producida en el mundo y se genera más del 70 % de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Y a medida que estas crecen, su exposición a los riesgos climáticos y de desastres también aumenta. Casi 500 millones de residentes urbanos viven en zonas costeras, lo que los hace más vulnerables a los efectos de las tormentas y del aumento del nivel del mar.

Construir ciudades que “funcionen” y que sean inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles requiere un alto nivel de coordinación en materia de políticas y opciones de inversión. Una vez edificada una ciudad, su estructura física y los patrones de uso del suelo pueden ser imposibles de modificar durante generaciones, dando lugar a una expansión insostenible.

Los Gobiernos nacionales y locales cumplen un rol importante al respecto y deben tomar medidas en el presente para dar forma a su desarrollo futuro y crear oportunidades para todos.

Última actualización: Oct 29,2015

La labor del Banco Mundial en materia de desarrollo urbano apunta a la construcción de comunidades sostenibles. Este objetivo está en completa consonancia con las metas institucionales de poner fin a la pobreza extrema y promover la prosperidad compartida a través de un proceso de urbanización que dé como resultado ciudades inclusivas, resilientes, con bajos niveles de emisiones de carbono y habitables, así como competitivas.

El espacio urbano proporciona una plataforma ideal para la innovación y la coordinación de políticas y medidas en todas las esferas y en los sectores público y privado. La labor que se está iniciando sobre viviendas de bajo costo (fundamental para mejorar la calidad de vida del cada vez mayor número de residentes urbanos) y turismo sostenible (una fuente de empleos y competitividad regional) aprovecha tales plataformas intersectoriales que operan en todo el Grupo Banco Mundial.

La asistencia técnica y las operaciones respaldadas por el Banco Mundial también contribuyen al objetivo de desarrollo sostenible n.o11 de lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

La nueva estructura organizativa del Grupo Banco Mundial facilita un mejor intercambio de experiencias entre las regiones, movilizando los conocimientos y la experiencia en operaciones en las siguientes áreas de soluciones mundiales:

·         Comunidades de bajos ingresos y vivienda;

·         Estrategia y análisis de la urbanización;

·         Administración, gobierno y finanzas de la ciudad;

·         Infraestructura y servicios sostenibles, y

·         Resiliencia y gestión del riesgo de desastres.

Última actualización: Oct 29,2015

Para ayudar a garantizar que la buena gestión de la urbanización contribuya al crecimiento sostenible e inclusivo, el Banco Mundial lleva a cabo investigaciones que incluyen estudios sobre el desarrollo del espacio, la vivienda y el medioambiente urbanos que se concentran en todo el continente, así como análisis del proceso de urbanización (i) específicos de cada país que apuntan a ayudar a las autoridades nacionales y municipales a pensar de manera estratégica sobre las oportunidades que representa la urbanización y abordar los obstáculos más importantes que impiden el logro de resultados.

Los recientes trabajos analíticos para respaldar la gestión del proceso de urbanización de las ciudades y el crecimiento inclusivo y sostenible incluyen los documentos “Financing Transit-Oriented Development with Land Values” (i) y “East Asia’s Changing Urban Landscape: Measuring a Decade of Spatial Growth” (Cambios en el panorama urbano de Asia oriental: Medición de una década de crecimiento espacial). (i)

Además, con el fin de ayudar a las autoridades locales a fortalecer la capacidad de gestión financiera, se imparte dos veces al año un curso en línea sobre financiamiento municipal (i) que busca responder a la mayor demanda, y se encuentra disponible una publicación complementaria titulada “Finanzas municipales: Manual para los gobiernos locales”.

También, se han realizado talleres de capacidad crediticia de las ciudades en Kenya, Corea, Tanzanía, Colombia, Uganda, Rwanda y Jordania para apoyar inversiones en infraestructura urbana climáticamente inteligente, lo cual ha servido de ayuda a 150 urbes en 30 países. Asimismo, el Banco trabaja con asociados para mejorar la capacidad de planificación inteligente en relación con el clima, a través del programa de certificación profesional de planificadores urbanos para afrontar el cambio climático, y el desarrollo de una herramienta de planificación para la adopción de medidas climáticas en las ciudades.

Última actualización: Oct 29,2015





GALERÍA DE FOTOS
Más fotos »