Desarrollo urbano: Panorama general

El 54 % de la población vive hoy en día en zonas urbanas en el mundo y se espera que esta tendencia aumente. Esto significa que la cantidad de personas que habiten en las ciudades crecerá 1,5 veces para llegar a 6000 millones de habitantes en 2045, es decir otros 2000 millones de personas poblarán las ciudades.

Si se considera que más del 80 % del producto interno bruto (PIB) mundial se genera en las ciudades, una urbanización bien planificada puede promover el crecimiento sostenible gracias al aumento de la productividad y el surgimiento de ideas innovadoras.

Sin embargo, la rapidez y la magnitud del proceso de urbanización trae enormes desafíos, entre ellos satisfacer la creciente demanda de viviendas asequibles, sistemas de transporte bien conectados y otro tipo de infraestructura, servicios básicos y empleos, particularmente para los casi 1000 millones de pobres que viven en asentamientos urbanos informales de manera que estén más cerca de los lugares donde existen las oportunidades.

Las ciudades también juegan un papel importante en la lucha contra el cambio climático, pues en ellas se consumen cerca de dos tercios de la energía producida en el mundo y se genera más del 70 % de las emisiones globales de gases de efecto invernadero. Y a medida que crecen, se exponen a mayores riesgos climáticos y de desastres. Casi 500 millones de residentes urbanos viven en zonas costeras, lo que los hace más vulnerables a los efectos de las tormentas y del aumento del nivel del mar.

Construir ciudades que “funcionen” y que sean inclusivas, seguras, resilientes y sostenibles requiere un alto nivel de coordinación en materia de políticas y opciones de inversión. Una vez edificada una ciudad, su estructura física y los patrones de uso del suelo pueden ser imposibles de modificar durante generaciones, dando lugar a una expansión insostenible.

 

 

Última actualización: May 13,2015

La labor del Banco Mundial en cuanto a desarrollo urbano está orientada a fomentar la construcción de comunidades sostenibles. Este objetivo está completamente en consonancia con las metas institucionales de poner fin a la extrema pobreza y estimular la prosperidad compartida a través de una urbanización que dé como resultado ciudades inclusivas, (i) resilientes, (i) con bajos niveles de emisiones de carbono y habitables, (i) además de competitivas.

El espacio urbano proporciona una plataforma ideal para la innovación y la coordinación de políticas y acciones en todas las esferas y en los sectores público y privado. La labor que se está iniciando sobre vivienda asequible (fundamental para mejorar la calidad de vida del creciente número de residentes urbanos) y turismo sostenible (una fuente de empleos y competitividad regional) aprovecha tales plataformas intersectoriales que operan en todo el Grupo Banco Mundial (GBM).

La asistencia técnica y las operaciones respaldadas por el Banco Mundial también contribuyen al objetivo de desarrollo sostenible n.o11 de conseguir que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

La nueva estructura organizacional del GBM permite compartir mejor las experiencias de las regiones y movilizar el conocimiento y la experiencia operacional mundial en las siguientes áreas de soluciones globales:

  • Comunidades de ingreso bajo y pobreza urbana;
  • Estrategia y análisis  urbanos;
  • Gestión, buen gobierno y financiamiento de las ciudades;
  • Infraestructura y servicios sostenibles, y
  • Resiliencia y gestión del riesgo de desastres.

 

Última actualización: May 13,2015

Para garantizar que la buena gestión de la urbanización contribuya al crecimiento sostenible e inclusivo, el Banco Mundial lleva a cabo investigaciones que incluyen estudios sobre el desarrollo del espacio urbano, la vivienda y el medioambiente urbano en todo el continente, además de exámenes de urbanización (i) específicos de cada país que apuntan a ayudar a las autoridades nacionales y municipales a que piensen de forma estratégica sobre las oportunidades que representa la urbanización y superen los obstáculos más importantes que dificultan el logro de resultados.

Los nuevos trabajos analíticos para respaldar la gestión del proceso de urbanización de las ciudades y apoyar el crecimiento inclusivo y sostenible incluye los documentos “Financing Transit-Oriented Development with Land Values” (Financiar el desarrollo orientado al tránsito con el valor de la tierra) y “East Asia’s Changing Urban Landscape: Measuring a Decade of Spatial Growth” (Cambios en el panorama urbano de Asia oriental: Medición de una década de crecimiento espacial).

Para ayudar a las autoridades locales en la formación de capacidades en gestión financiera, se imparte dos veces al año un curso en línea sobre financiamiento municipal  (i) que busca satisfacer la demanda cada vez mayor, junto con el informe complementario “Municipal Finances: A Handbook for Local Governments ” (Finanzas municipales: Manual para los gobiernos locales).

Además, se han realizado talleres sobre capacidad crediticia de las ciudadesen Nairobi, Seúl, Arusha y Bogotá para apoyar inversiones en infraestructura urbana climáticamente inteligente, lo cual ha servido de ayuda a 80 urbes en 23 países que participan en la Iniciativa Ciudades Habitables con Bajo Nivel de Emisiones de Carbono. (i) En el marco de esta iniciativa, el Banco trabaja además con asociados para formar capacidades de planificación inteligente en relación con el clima a través del programa de certificación profesional de planificadores urbanos para hacer frente al cambio climático y el desarrollo de una herramienta de planificación para la acción en materia climática en las ciudades.

El apoyo a los proyectos incluye:

Viet Nam - De un canal contaminado a uno ecológico: Modernización urbana para mejorar las condiciones de vida (i)

Con la rápida urbanización de Viet Nam, las áreas de ingreso bajo en Ho Chi Minh y otras ciudades solían inundarse a causa de un sistema de saneamiento inadecuado, lo que generaba graves riesgos para la salud y el medioambiente. El Proyecto de Modernización Urbana de Viet Nam abordó estos desafíos con la ayuda de US$382 millones en fondos provenientes del Banco Mundial que sirvieron para mejorar las condiciones de vida de 7,5 millones de habitantes urbanos pobres, quienes tuvieron acceso a conexiones de agua y alcantarillado de mayor calidad, además de mejores caminos, alcantarillas, lagos, canales y puentes. Las comunidades participaron en el diseño y la implementación de las obras.

Jordania: Mejoramiento de la infraestructura urbana para revitalizar ciudades históricas (i)

El Banco Mundial entregó asistencia financiera y técnica para el desarrollo de una industria turística sostenible en cinco ciudades culturales clave mediante un proyecto que congregó a empresarios y comunidades en torno al apoyo al desarrollo económico local, lo que conllevó un aumento de 18 % en la cantidad de turistas y de 6 millones de dinares jordanos en gastos anuales, generando directa e indirectamente casi 800 empleos.

Tanzanía: La travesía de Arusha a mejores servicios urbanos, acceso y calidad de vida (i)

Gracias al financiamiento de US$213 millones del Grupo Banco Mundial y US$6 millones del Gobierno danés, Arusha y otras ciudades de tamaño mediano en crecimiento y autoridades de los Gobiernos locales están mejorando los servicios urbanos básicos con la construcción de infraestructura esencial y un enfoque innovador de la gestión urbana. Los mejores datos también ayudan. Un Sistema de información sobre la recaudación de ingresos de los gobiernos locales (LGRCIS, por sus siglas en inglés) está incrementando la recaudación de ingresos de fuentes propias. Esto mejora la sostenibilidad financiera de estas ciudades que crecen rápidamente.

Honduras: Reducción de la violencia y aumento de la calidad de vida para los pobres de zonas urbanas

El Proyecto Barrio Ciudad contribuyó a mejorar la calidad de vida de 56 000 beneficiarios directos y 925 000 beneficiarios indirectos en 21 vecindarios urbanos pobres de ocho ciudades de rápido crecimiento. Los hogares lograron acceso universal a agua potable en 2013 (en 2005 era del 90 %) y mayor acceso a sistemas de alcantarillado, el que subió de 25 % en 2005 a más de 81 % en 2013. También se realizaron actividades de prevención de la delincuencia y la violencia a nivel comunitario.

Azerbaiyán: Ayudar a gestionar los desechos de manera segura (i)

El Banco Mundial ayuda al Gobierno de Azerbaiyán a mejorar las operaciones de recolección y eliminación de residuos sólidos en el área de Bakú, los cuales previamente eran mal gestionados y causaban daño al medioambiente. El nuevo sistema, que estableció el proyecto de gestión integrada de residuos sólidos, incluye un plan de incineración y reciclaje, el primero de su tipo en el país, que cumple con estándares internacionales. Se eliminaron totalmente los residuos de 78 vertederos al aire libre más pequeños y se llegó a acuerdos con las comunidades locales para prevenir que las áreas ya saneadas volvieran a contaminarse.

Pakistán: Dar acceso a servicios municipales (i)

En el proceso de transición hacia un Gobierno descentralizado, el Banco Mundial formó capacidades y ayudó a mejorar la prestación de servicios municipales en los municipios de Punjab para apoyar los esfuerzos en materia de entrega de servicios básicos. Los resultados incluyen la creación de una herramienta web de gestión del desempeño en conjunto con 105 Gobiernos urbanos locales, mejoras en la presentación de informes financieros, conciliación de cuentas y mantenimiento del libro de contabilidad con los ingresos y gastos a través de un sistema automatizado de gestión contable y financiera. Además, 3137 funcionarios fueron capacitados en áreas como tecnología de la información (TI), planificación —incluyendo el empleo de un sistema de información geográfica (SIG) en la planificación del uso del suelo—, y operación y mantenimiento de activos de infraestructura.

Última actualización: May 13,2015