Skip to Main Navigation

Bolivia: panorama general

Concluido el boom de las materias primas en 2014, Bolivia recurrió a un elevado gasto público y un creciente crédito interno para mantener un alto crecimiento económico. Estas medidas resultaron en el aumento de la deuda pública y la reducción de las reservas internacionales y los ahorros fiscales acumulados en la bonanza.

La crisis sanitaria provocada por la COVID-19 sumió a la economía en una recesión que indujo un repunte de la pobreza. El Gobierno desplegó diferentes iniciativas para proteger a la población más vulnerable tales como transferencias en efectivo y diferimiento de créditos. Sin embargo, la crisis sanitaria desnudó algunas debilidades estructurales como la reducida capacidad del sistema de salud, el limitado impacto de la poca focalización en los programas de protección social, la alta informalidad laboral y los elevados desequilibrios macroeconómicos.

En los primeros meses de 2021, la economía ha mostrado signos importantes de recuperación debido a la mejora del entorno internacional y la relajación de las medidas de aislamiento adoptadas al inicio de la pandemia. Es importante que el Gobierno y la sociedad unan esfuerzos para avanzar en la vacunación y posibilitar así una recuperación plena de la actividad económica y el empleo. El alto endeudamiento público y las modestas reservas internacionales podrían limitar los esfuerzos para dinamizar la economía solo mediante políticas expansivas, en especial si el sector privado no juega un rol más activo y sostenido.

Además de los desafíos inmediatos, asociados a la crisis de salud, una recuperación sostenible del crecimiento inclusivo plantea algunos desafíos estructurales para el país. Un proceso de consolidación contribuiría a fortalecer la confianza en la gestión macroeconómica y la sostenibilidad del tipo de cambio, así como a la generación de algún espacio de política para afrontar cambios en el entorno internacional o eventos climáticos adversos en el futuro.

Las limitadas reservas de gas, un mercado regional cada vez más desafiante y esfuerzos globales por descarbonizar el sector energético, hacen necesario buscar alternativas a la exportación de gas. Todavía existen algunas oportunidades remanentes en este ámbito que, sumadas al importante potencial minero de Bolivia, podrían aprovecharse mejorando el ambiente de inversiones, principalmente en los campos de la regulación laboral y tributaria, con miras a dinamizar la inversión privada y la productividad, a tiempo de reducir la alta informalidad. Para que este crecimiento sea sostenible a largo plazo es necesario tomar recaudos para evitar la degradación del medio ambiente y mitigar los efectos de cambio climático sobre la población y la actividad económica. Ello requiere afrontar temas críticos como la alta deforestación, la contaminación y la sobre explotación de algunas cuencas, asociada al crecimiento de las ciudades y la actividad minera de pequeña escala, y los posibles efectos adversos de actividades extractivas sobre ecosistemas delicados como las áreas protegidas y los salares.

De igual manera, es posible mejorar la eficiencia y progresividad de las políticas públicas de forma tal que se pueda proteger a la población más vulnerable y mejorar el acceso y calidad de los servicios públicos sin aumentar el gasto de manera insostenible. Para tal efecto, se puede hacer más eficiente la gestión de servicios salud y educación y la redes protección social . En el mismo sentido, se puede potenciar el impacto del gasto público sobre la población, mejorando la coordinación entre niveles de gobierno y fortaleciendo las capacidades de los gobiernos subnacionales.

Última actualización: Oct 11, 2021

FINANCIAMIENTO

Bolivia: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.
Image
GALERÍA DE FOTOS
Más fotos

Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

BOLIVIA +591 2 261-3300
Calle Fernando Guachalla 342, Piso 9, Sopocachi, La Paz
EEUU +1 202 473-1000
1818 H Street NW, Washington, DC 20433