Bolivia: panorama general

  • Durante la década 2004-2014, la economía boliviana creció a una tasa anual promedio de 4.9% debido a los altos precios de las materias primas, la expansión de las exportaciones de gas natural y una política macroeconómica prudente. Como consecuencia, la pobreza moderada se redujo de 59% a 39% y el coeficiente de Gini de desigualdad bajó de 0,60 a 0,47 en el mismo periodo.

    Debido a un contexto internacional menos favorable y la reducción de las exportaciones de gas natural, el crecimiento del PIB se redujo de un pico de 6.8% en 2013 a 4.2% en 2018. La reducción de la pobreza y desigualdad ha continuado, aunque a un ritmo menor. El índice de pobreza cayó de 39% en 2014 a 35% en 2018, y el índice Gini de desigualdad ha fluctuado cerca de 0.47 desde 2011. El efecto de los bajos precios de las materias primas fue contenido por políticas expansivas que, en un contexto de tipo de cambio fijo, resultaron en elevados déficits fiscales y de cuenta corriente.

    Entre 2014 y 2019, la deuda pública -incluyendo la deuda con el sector público financiero- aumentó de 38% a cerca de 53% del PIB y los depósitos del sector público en el Banco Central cayeron de 24% a alrededor de 13%. Además, las reservas internacionales disminuyeron desde US$15.1 mil millones (46% del PIB) en 2014 a cerca de US$8.0 mil millones (20% del PIB) a mediados de 2019.

    El Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social (PDES) 2016-2020 fue aprobado en 2016 con el objetivo de mantener un crecimiento alto, continuar reduciendo la pobreza y mejorar el acceso a servicios básicos. Este plan incluye un amplio programa de inversiones públicas, financiado por los ahorros acumulados en la bonanza, endeudamiento externo y créditos del Banco Central. Entre otras áreas, se contemplan inversiones en infraestructura, exploración de hidrocarburos, industrialización de gas natural y generación termo e hidroeléctrica. El plan también apela a un mayor dinamismo del sector privado y de la inversión extranjera directa.

    Dado el contexto internacional, esta agenda de desarrollo implica afrontar algunos retos como: reducir los desbalances macroeconómicos, optimizar la eficiencia y progresividad del gasto público y asegurar retornos adecuados de los grandes proyectos de inversión pública. También es importante aunar esfuerzos con el sector privado para continuar desarrollando el potencial del país y atraer inversiones privadas en sectores como minería, agricultura y manufactura con el fin de promover nuevas fuentes de crecimiento, generar más y mejores empleos y asegurar el equilibrio externo.

    Última actualización: Oct 15, 2019

  • El Programa del Grupo Banco Mundial (GBM) en el Estado Plurinacional de Bolivia se guía por el Marco de Alianza con el País para el periodo fiscal 2016-2020 (MAP). El portafolio actual de operaciones de financiamiento del Banco Mundial se centra en las áreas de transporte, salud, desarrollo rural y agricultura, cambio climático, protección social y empleo.

    La cartera del Banco Mundial comprende ocho proyectos activos por un monto de casi US$1.200 millones. También bajo el MAP se encuentran en preparación y se espera poner a consideración del Directorio entre 2019 y 2020, nuevas operaciones por un monto aproximado de US$360 millones en los sectores de resiliencia urbana, agua y saneamiento, entre otros.

    En junio de 2018 se presentó al Directorio del GBM el Reporte de Desempeño y Aprendizaje del MAP y se ajustaron los pilares y objetivos de este Marco como sigue:

    Pilares:

    • Promover el crecimiento amplio e inclusivo;
    • Apoyar la sostenibilidad ambiental y la resiliencia al cambio climático

    Objetivos:

    • Reducir costos de transporte y aumentar la conectividad de las comunidades aisladas y vulnerables a la red de caminos en áreas seleccionadas;
    • Incrementar el acceso a determinados servicios básicos de calidad en las comunidades urbanas y rurales más pobres;
    • Mejorar las oportunidades para la generación de ingresos, el acceso a mercados y el aumento sostenible de la productividad;
    • Mejorar la base de información para proporcionar datos de calidad para la planificación y evaluación de políticas públicas.
    • Fortalecer la capacidad de adaptación y mitigación al cambio climático, reduciendo la vulnerabilidad a desastres naturales;

    Por su parte, la Corporación Financiera Internacional (IFC, por sus siglas en inglés), institución del Grupo Banco Mundial que apoya el desarrollo del sector privado, continuará enfocándose en las inversiones en los sectores financiero, agroindustrial, manufactura y servicios. Estas inversiones buscan fomentar el desarrollo de las pequeñas y medianas empresas, promover el comercio exterior y proteger los recursos naturales a través de la implementación de mejores prácticas mundiales en materia de sostenibilidad ambiental.

    Última actualización: Oct 15, 2019

  • Oportunidades para generar ingresos, acceder a mercados y aumentar la productividad

    El Proyecto de Alianzas Rurales II (PAR II) apoya a organizaciones de productores del área rural. Entre 2013 y 2018, logró beneficiar a 20.490 familias en 120 municipios, a través de 630 alianzas, orientadas a mejorar la capacidad productiva y de acceso a mercados de los productores, incluyendo la construcción de puentes y caminos vecinales e inversión en equipos, entre otros. Las familias beneficiarias reportaron incrementos agregados en las ventas por encima del 30 por ciento. El financiamiento adicional (PAR II FA), aprobado en 2017, tiene un enfoque hacia una agricultura más resiliente e intenta llegar a productores de todo el país, promoviendo mejoras en la productividad, principalmente a través de inversiones en riego tecnificado. Se proyecta que este nuevo apoyo beneficiará a más de 26.000 familias. A la fecha, el financiamiento adicional ha captado más de 2.000 solicitudes de financiamiento de alianzas y ha identificado 20 subproyectos de inversión en infraestructura municipal.

    En el marco del Proyecto de Inversión Comunitaria en Áreas Rurales (PICAR), 656 comunidades rurales (169.232 personas) en extrema pobreza de Cochabamba, Chuquisaca, La Paz y Oruro se beneficiaron con 769 subproyectos de infraestructura, de los cuales casi la mitad fueron administrados por mujeres. La implementación del financiamiento adicional ha permitido beneficiar a alrededor de 35.000 familias a través de más de 1.200 subproyectos de inversión adicionando a Potosí a los mencionados departamentos y sobrepasando los objetivos establecidos.

    En protección social y empleo, el Proyecto de Mejora de la Empleabilidad e Ingresos Laborales para Jóvenes tiene como objetivo promover la empleabilidad de miles de jóvenes en condición de vulnerabilidad y mejorar sus ingresos, apoyando la expansión de programas de inserción en el mercado laboral y desarrollando capacidades en habilidades socioemocionales y competencias técnicas específicas, entre otras. El Proyecto contempla una proporción paritaria de participación de jóvenes mujeres incluyendo un mayor incentivo para que las empresas puedan contratarlas y, en el caso de madres, financiará el pago de estipendios diferenciados para apoyar en el cuidado de sus niños menores de 5 años, mientras ellas están trabajando.

    Acceso a servicios básicos de calidad en comunidades urbanas y rurales más pobres

    El Proyecto de Redes de Servicios de Salud busca mejorar el acceso y la calidad de los servicios de salud para 3.8 millones de bolivianos, prioritariamente mujeres, niños y poblaciones indígenas. Consiste en la implementación de un sistema de gestión hospitalaria integral a partir del fortalecimiento de las redes de salud que se complementará con la formación y capacitación de profesionales de la salud, la aplicación de normas de atención clínica, sistemas de información y la construcción y equipamiento de nueve hospitales de segundo nivel, uno de tercer nivel y un centro de emergencias en el Hospital de Clínicas de La Paz, que es de referencia departamental.

    Capacidad para la gestión del cambio climático y reducción de la vulnerabilidad a desastres naturales

    El Proyecto de Resiliencia Climática - Manejo Integrado de Cuencas busca fortalecer la capacidad de adaptación al cambio climático expandiendo el sistema de vigilancia de los efectos de este fenómeno, además de reforzar la estructura del sistema de información sobre clima y agua y el monitoreo de sequías. El Proyecto también trabaja en tres cuencas del departamento de Cochabamba que cubren aproximadamente 16.000 kilómetros cuadrados y albergan a cerca de 1.4 millones de habitantes. Las intervenciones son en riego y defensivos, así como en manejo integral de microcuencas.

    Capacidad institucional para mejor gestión de políticas públicas

    El Proyecto de Fortalecimiento de la Capacidad Estadística y la Base de Información para una Planificación Basada en Evidencia (STATCAP) promovió una nueva etapa de producción estadística con un enfoque de modernización. Coadyuvó al desarrollo del Censo Nacional de Población y Vivienda en 2012, el Censo Agropecuario en 2013, la mejora de las Encuestas de Hogares, la actualización de la Cartografía Multipropósito, la Encuesta de Demografía y Salud 2016 y la Encuesta de Presupuestos Familiares 2015-2016, entre otros. Así mismo, financió el desarrollo y difusión de Encuestas Económicas para la Industria Manufacturera, Comercio y Servicios, Micro y Pequeñas Unidades Económicas, entre septiembre 2018 y mayo 2019. De manera complementaria, el Banco Mundial apoyó en el cálculo del Índice de Precios al Consumidor (IPC) que es la base para el cálculo del índice de pobreza. Actualmente está colaborando en actividades analíticas relacionadas con la medición de la pobreza.

    Conectividad y reducción de costos de transporte para comunidades aisladas y vulnerables

    Con la finalidad de incrementar la conectividad y el acceso a servicios, el Proyecto Carretero del Corredor de Conexión en Santa Cruz, tramo San Ignacio – San José, de 208 Km, completará una carretera de la red vial fundamental que comunica Bolivia y Brasil, cierra el circuito turístico de la Chiquitanía y forma parte del Corredor Bioceánico Este-Oeste.

    El Proyecto de Desarrollo de Capacidades en el Sector Transporte contribuirá a la infraestructura vial y a la vez fortalecerá las capacidades para su sostenibilidad. Apoya la rehabilitación y mantenimiento de la vía Santa Cruz – Trinidad de 546 km que favorecerá a cerca de 3 millones de habitantes de los departamentos de Santa Cruz y Beni, además de usuarios de otras regiones, la mayoría de ellos productores agropecuarios que necesitan trasladar sus productos a otros mercados. Así mismo, apoya el fortalecimiento institucional de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), desarrollando la capacidad de planificar, priorizar e implementar las inversiones en infraestructura de manera holística con un enfoque de contratación nuevo para el país que contempla la rehabilitación y mantenimiento periódico y rutinario de las carreteras en una sola operación.

    El Proyecto de Carreteras Nacionales e Infraestructura Aeroportuaria pretende aportar a la integración regional e internacional a través del mejoramiento del tramo San Buenaventura – Ixiamas de 114 km.  Esta carretera mejorará la conexión de los departamentos de La Paz y Pando con Brasil, facilitando el desarrollo económico de las poblaciones aledañas. El Proyecto también financia mejoras en el Aeropuerto de Rurrenabaque que contribuirán al flujo de turismo en la región.

    Última actualización: Oct 15, 2019

Api


FINANCIAMIENTO

Bolivia: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.


GALERÍA DE FOTOS

Más fotos Arrow

Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

BOLIVIA +591 2 261-3300
Calle Fernando Guachalla 342, Piso 9, Sopocachi, La Paz
enogales@worldbank.org
EEUU +1 202 473-1000
1818 H Street NW, Washington, DC 20433
enogales@worldbank.org