Skip to Main Navigation

Guatemala Panorama general

  • Guatemala ha experimentado estabilidad económica debido a una combinación de gestión fiscal prudente, políticas para el control de la inflación y un tipo de cambio flotante administrado. La economía guatemalteca -la mayor de Centroamérica- ha tenido un crecimiento del 3,5% en promedio entre 2015 y 2018.

    Esta estabilidad económica, no obstante, no se ha traducido en una reducción importante de la pobreza y la desigualdad. Medida por su PIB per cápita (US$4.620 en 2019), Guatemala es la quinta economía más pobre de Latinoamérica y el Caribe (LAC), con tasas de pobreza y desigualdad persistentemente altas.

    Guatemala tiene además la cuarta tasa más alta de desnutrición crónica en el mundo y la más alta en LAC. La desnutrición crónica infantil (y retraso en el crecimiento) afecta al 47% de todos los niños menores de cinco años, al 58% de los niños indígenas y al 66% de los niños en el quintil de ingresos más bajos. En 2019, Guatemala ocupó el puesto 68 en seguridad alimentaria de 113 países, con solo el 40% de las familias guatemaltecas con seguridad alimentaria.

    Los bajos ingresos del gobierno central (11% del PIB en promedio en años recientes y 9,7% estimado en 2019) limitan las capacidades de inversión pública y restringen tanto la calidad como la cobertura de los servicios públicos, desde educación y salud hasta acceso a agua. Esto a su vez perpetúa la falta de incentivos en la economía para el pago de impuestos y pasar a la formalidad.

    La pandemia de COVID-19, que perturbó miles de millones de vidas y medios de subsistencia en el mundo, afectó negativamente a décadas de avances en materia de desarrollo, obtenidos con tanto esfuerzo. La economía mundial se contrajo un 4,3 por ciento en 2020 y se espera que se expanda un 4 por ciento en 2021, asumiendo que la vacunación se generalice durante todo el año.

    La pandemia ha afectado considerablemente a la economía guatemalteca —contrayendo su PIB en un 1,8 por ciento en 2020—, provocando importantes efectos sociales adversos y agravando las vulnerabilidades existentes.

    En 2019, un 49,3% de la población total (17 millones) vivía por debajo del umbral de pobreza, frente al 45% en 2000. Una quinta parte de la población vivía con ingresos entre 5,5 y 13 dólares al día, lo que significa que un 85% de la población es pobre o vulnerable a caer en la pobreza en caso de un shock. Se espera que aproximadamente un millón de personas caigan en la pobreza debido a la crisis de COVID-19, elevando la tasa de pobreza del país hasta en 6 puntos porcentuales, dependiendo de la profundidad y duración de la crisis, así como de la velocidad de la recuperación económica.

    Además, Guatemala se ve extremadamente afectada por los eventos climáticos y meteorológicos y sus poblaciones más pobres son particularmente vulnerables. Guatemala ocupa el noveno lugar en el mundo por su nivel de riesgo a los efectos del cambio climático. Además de lidiar con los impactos negativos de la pandemia y las medidas de contención, Guatemala se vio afectada en noviembre de 2020 por los huracanes Eta e Iota, que provocaron graves inundaciones y deslizamientos de tierra que afectaron a más de 1,5 millones de personas.

    La respuesta rápida del país a la pandemia parece haber amortiguado el impacto sobre los pobres, al tiempo que sienta las bases para una política social más inclusiva. Se espera que la economía de Guatemala vuelva a crecer en 2021 en un 4,5%, según el FMI.

    Última actualización: May 28, 2021

  • Desde el inicio de la pandemia COVID-19, la respuesta del Banco Mundial se centró en salvar vidas, proteger a los pobres y vulnerables de los impactos económicos de la crisis y promover el crecimiento. Con ese fin, el Banco Mundial aprobó para Guatemala i) un proyecto de inversión de emergencia COVID-19 (US$20 millones) para financiar la respuesta en salud; ii) un proyecto de agricultura (US$150 millones) que busca reducir pérdidas de alimentos, aumentar la adopción de tecnologías resilientes al clima y apoyar la respuesta de emergencia COVID-19 para beneficiarios en cadenas de valor; y iii) un préstamo de US$500 millones para promover políticas que mitiguen el impacto social y económico de la pandemia, mejoren la transparencia del sector público y aumenten la movilización de recursos internos. El Banco también aprobó la reestructuración del proyecto de salud Crecer Sano (US$100 millones) para destinar US$20 millones a la construcción de hospitales temporales para brindar atención a pacientes con COVID-19. En abril de 2020 también se desembolsó un préstamo Cat-DDO de US$200 millones para aumentar la capacidad de Guatemala de movilizar recursos rápidamente después de eventos naturales adversos o emergencias relacionadas con la salud.

    La cartera activa del Banco Mundial en Guatemala asciende a US$970 millones incluye cinco proyectos. Tres de esas operaciones están pendientes de aprobación en el Congreso de la República. El programa de trabajo incluye además iniciativas de asistencia técnica y servicios analíticos enfocados en gobernanza, transporte, desarrollo del capital humano y redes de protección social. En el futuro, el programa del Banco en Guatemala continuará enfocándose en reconstruir mejor y fomentar instituciones más resilientes, promover un crecimiento verde climáticamente inteligente y mejorar la infraestructura.

    El Banco Mundial prevé actualizar el Diagnóstico Sistemático de País, una evaluación amplia sobre los desafíos de crecimiento e inclusión de Guatemala para los próximos años. Ese instrumento de análisis será además un marco de referencia para adaptar el programa de trabajo del Banco Mundial y apoyar a Guatemala a cubrir necesidades e impulsar reformas hacia su visión de desarrollo a largo plazo.

    Última actualización: May 31, 2021

  • El apoyo técnico brindado por el Banco Mundial y UNICEF al Ministerio de Desarrollo Social, para el diseño de un sistema integral de gestión de información y el fortalecimiento de sus sistemas de protección social, le permitió en 2020 al Gobierno de Guatemala expandir rápidamente su programa de transferencias monetarias y crear el “Bono Familia” para apoyar a familias en el contexto de la pandemia de la COVID-19. La plataforma “Bono Familia” permitió identificar a familias beneficiarias (alrededor de 2 millones) a través de un proceso simplificado de verificación, minimizando el contacto personal, y la entrega de bonos de 1,000 quetzales (US$134) a través de “cuentas bancarias simplificadas”, para que el dinero pudiera ser recibido en sucursales bancarias o cajeros automáticos o usado para pagar bienes en tiendas, lo que permitió la expansión de pagos digitales para miles de familias que no tenían acceso a cuentas bancarias.

    Con una de las tasas más altas de deserción de la escuela secundaria en la región de América Latina y el Caribe, Guatemala enfrentó varios desafíos para identificar con precisión a los estudiantes en riesgo de deserción e implementar intervenciones mejor focalizadas. La asistencia técnica del Banco Mundial ayudó a fortalecer la capacidad del Ministerio de Educación para recopilar, administrar, analizar y utilizar información estadística de alta calidad y poner a prueba el uso de un sistema de alerta temprana para identificar a los estudiantes en riesgo. El piloto, que se implementó en 3.000 escuelas y evitó que aproximadamente 850 niños abandonaran la escuela, se ampliará a nivel nacional e incluirá una guía para maestros sobre intervenciones de bajo costo para prevenir la deserción.

    El Proyecto de Apoyo al Programa de Desarrollo Económico desde lo Rural mejoró la competitividad de encadenamientos productivos con fuerte participación indígena en zonas rurales y fortaleció la capacidad institucional de las entidades públicas a través de la adopción de un modelo de gestión territorial. Algunos resultados de este proyecto incluyen la creación de 200 nuevas asociaciones en cadenas de suministro productivo, un incremento de US$16,4 millones en las ventas totales de estas asociaciones, rehabilitación y construcción de puentes para beneficiar a 160.000 personas y apoyo para el desarrollo de 324 planes de desarrollo municipal.

    El Proyecto de Salud y Nutrición Materno-Infantil ayudó a proveer cobertura básica de servicios de salud y nutrición a más de un millón de personas, mediante la construcción o renovación de 35 centros de salud para madres y niños, la capacitación de más de 5.000 trabajadores de salud y el apoyo al programa de nutrición preventiva Atención Integral a la Niñez y la Mujer Comunitaria (AINM-C) en 142 jurisdicciones, entre otras actividades. En las áreas de intervención del proyecto, la tasa de mortalidad materna se redujo en más de la mitad entre 2006 y 2012, mientras que el porcentaje de mujeres embarazadas con atención prenatal aumentó del 54% en 2006 al 89% en 2012.

    A través del Fortalecimiento de la resiliencia de los mayas y campesinos para enfrentar la inseguridad alimentaria y el cambio climático en el corredor seco de Guatemala, el Banco Mundial ayudó a la población a enfrentar el cambio climático a través del uso de sistemas de producción ecológicamente sensibles de bajo costo, lo que incrementó sus niveles de productividad y contribuyó con su seguridad alimentaria. El proyecto, que se implementó en los departamentos de Baja Verapaz, El Progreso y Jalapa, benefició a más de 1.600 familias.

    En el informe Hacia una mejor calidad del gasto: revisión del gasto público en Guatemala, el Banco Mundial analizó la calidad del gasto público en educación, salud, seguridad ciudadana y otros sectores. Según el informe, hay margen para mejorar la focalización del gasto social, ya que la inversión pública en educación y salud no beneficia a las regiones con mayor necesidad. Además, el estudio destaca que hay necesidad de aumentar los recursos para mejorar la seguridad ciudadana, sobre todo para programas de prevención, la fuerza policial y sus equipos, las capacidades de la fiscalía y los sistemas de rehabilitación y penitenciaría.

    El Segundo Proyecto de Administración de Tierras ayudó a fortalecer la seguridad de la tenencia de tierra para cerca de un millón de personas (51% de las cuales son mujeres) y a resolver conflictos de tierras. Más de 1.600 familias indígenas recibieron registros y cuatro comunidades se beneficiaron con la certificación de tierras comunales, un precedente histórico establecido por el Proyecto. La información catastral generada es ahora utilizada por 22 municipalidades para múltiples propósitos, incluidas las actividades de planificación territorial.

    La asistencia técnica y financiera del Banco Mundial, a través del Proyecto de Competitividad fue fundamental para el Programa Nacional para la Competitividad (Pronacom) y el inicio de la oficina INVEST in Guatemala, que entre 2005 y 2008 facilitó nuevas inversiones extranjeras directas por US$944 millones, lo que permitió la creación de 73 nuevas empresas y generó 24.000 nuevas plazas de trabajo.

    Última actualización: May 31, 2021

Api


FINANCIAMIENTO

Guatemala: Compromisos por ejercicio (en millones de US$)*

*Montos incluyen compromisos del BIRF y la AIF.


GALERÍA DE FOTOS

Más fotos Arrow

Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

GUATEMALA +502 2329-8000
13 Calle 3-40, Zona 10, Edificio Atlantis, Piso 14, Guatemala
cleonjuarez@worldbank.org
EEUU +1 202 473-1000
1818 H Street NW, Washington, DC 20433
adavis@worldbankgroup.org