ARTÍCULO

Hombres pakistaníes quieren tener menos hijos y aprender más sobre planificación familiar

Abril 21, 2014


Image
Curt Carnemark/Banco Mundial

TITULARES
  • En 1950, las mujeres pakistaníes tenían en promedio más de seis hijos, una cantidad que se ha reducido a poco más de tres niños, pero que se ha estancado en los últimos años.
  • Los hombres quieren tener menos hijos y recibir información técnica sobre planificación familiar
  • Deberán introducirse intervenciones centradas en el género masculino para mejorar los conocimientos de los varones sobre métodos de planificación familiar, alentar decisiones oportunas sobre cuestiones de fertilidad y aumentar el uso de anticonceptivos.

En 1950, las mujeres pakistaníes tenían en promedio más de seis hijos, una cantidad que se ha reducido a poco más de tres niños, pero que se ha estancado en los últimos años. ¿Una mayor participación de los hombres podría ser la solución?

Si bien los sistemas de salud ofrecen numerosas oportunidades para que las mujeres hablen de planificación familiar (por ejemplo, la atención prenatal, los partos y los servicios de atención de la salud materno infantil), hay muchas menos ocasiones para que los hombres conversen de este tema. Un estudio realizado recientemente en Pakistán por el Consejo de Población, con financiamiento del Banco Mundial a través del Programa de Colaboración entre el Banco Mundial y los Países Bajos (BNPP, por sus siglas en inglés), comprobó que los hombres en verdad quieren tener menos hijos y recibir información técnica sobre planificación familiar.

La investigación examinó los procesos de toma de decisiones de las parejas en cuanto al tamaño de la familia y las opciones de métodos anticonceptivos. También estudió cómo la comunidad percibía las intervenciones de planificación familiar centradas en el hombre y las sugerencias de estos sobre futuros programas en la materia.

El estudio cualitativo se realizó en cuatro distritos de Punjab, y consistió en grupos de discusión masculinos y entrevistas en profundidad con parejas. Además, se volvieron a analizar los datos de indicadores de referencia cuantitativos y encuestas existentes en la misma zona para evaluar el impacto de las actividades dirigidas a los hombres en los planes y el comportamiento respecto de la fertilidad.


Algunas de las principales conclusiones son:

Cambios en la actitud de los hombres hacia la planificación familiar: el estudio resalta un cambio real en las últimas dos décadas en la actitud de los hombres hacia la planificación familiar, y su disposición a involucrarse aumentó el acceso a la información y los servicios. Como son los principales sostenes de la familia y quienes toman las decisiones, su motivación es cubrir las necesidades de los gastos. Más hijos provocan mayores gastos.

Aumentar la comunicación entre los esposos facilita las decisiones sobre temas de fertilidad: las preocupaciones económicas estimulan también la comunicación entre cónyuges sobre el tamaño de la familia y el uso de anticonceptivos. Si bien puede haber diferencias de opinión sobre la cantidad ideal de hijos y el empleo y la elección de los métodos anticonceptivos, una mayor comunicación entre la pareja hace que sea más fácil para las mujeres convencer a sus maridos sobre la importancia de la planificación familiar.

Problemas en el lado de la oferta impiden que los hombres usen anticonceptivos: la falta de disponibilidad de servicios de planificación familiar y métodos anticonceptivos, la falla de estos últimos y los costos impiden que los hombres los usen, a pesar de su aceptación cada vez mayor de la planificación familiar. Otros obstáculos son el conocimiento limitado de métodos específicos de planificación familiar, los efectos secundarios de los métodos modernos y la falta de preparación de los proveedores de los servicios para manejar tales efectos secundarios.  

Demanda de intervenciones centradas en el género masculino: el estudio muestra un gran interés de los hombres en los programas de planificación familiar. Tanto hombres como mujeres consideran las reuniones de grupos masculinos como la medida más adecuada para proporcionarles conocimientos específicos sobre los métodos. Entre las ideas propuestas está la realización de encuentros grupales masculinos que sean organizados por personas locales y dirigidos por un visitante externo educado y calificado (preferiblemente un médico). Además, se sugiere que después de dichas reuniones se entreguen anticonceptivos a los participantes para no dilatar  su uso.

La intervención de líderes religiosos tiene más apoyo entre las mujeres que entre los hombres: la investigación encontró opiniones encontradas sobre la participación de líderes religiosos en los programas de planificación familiar, estando las mujeres más a favor que los hombres. Los defensores de la participación de líderes religiosos señalan que ellos están capacitados y debaten la planificación familiar en relación con el Corán y el Hadith. Esto sugiere que los líderes religiosos pueden desempeñar un papel de apoyo mediante la comunicación y el respaldo al mensaje de que el islamismo permite la planificación familiar.

El papel de los medios de comunicación es limitado: en general, los hombres han apoyado menos que las mujeres el papel de los medios de comunicación en la difusión de mensajes sobre planificación familiar. Esto se debe principalmente a la impresión de que no es adecuado que la televisión entregue detalles sobre métodos anticonceptivos porque no se pueden ver en presencia de otros miembros de la familia (por ejemplo: ancianos y niños).

Necesidad de trabajadores de la salud masculinos: teniendo en cuenta el papel y la eficacia del programa gubernamental “Mujeres Trabajadoras de la Salud”, los hombres sugirieron contratar agentes de salud masculinos con funciones similares, que proporcionen servicios a los hombres a nivel comunitario. 

Conclusiones

Los hombres muestran un interés cada vez mayor en la planificación familiar y los métodos anticonceptivos debido a los desafíos financieros que representa la crianza de familias numerosas. Esta preocupación ha aumentado la comunicación conyugal sobre la cantidad de hijos y el uso de anticonceptivos. El siguiente paso es transformar eficazmente las intenciones en hechos concretos. Los principales factores que impiden que las parejas usen métodos de planificación familiar se relacionan con cuestiones de oferta y deben ser abordados. Además, las actitudes positivas de los hombres y su disposición a participar en los programas de planificación familiar sugieren que es el momento ideal para las intervenciones de salud dirigidas a los varones en Punjab. Es probable que movilizar a los hombres mediante intervenciones centradas en el género masculino aumente la demanda de anticonceptivos. Sin embargo, estas medidas deben estar respaldadas por una mejora en el suministro de anticonceptivos y la disponibilidad de servicios de planificación familiar en instalaciones accesibles.

Recomendaciones

  • Convertir a los hombres en el objetivo principal de los programas de planificación familiar en Punjab. Deberán introducirse intervenciones centradas en el género masculino para mejorar los conocimientos de los varones sobre métodos de planificación familiar, alentar decisiones oportunas sobre cuestiones de fertilidad y aumentar el uso de anticonceptivos.
  • Iniciar reuniones de grupos masculinos que incluyan a participantes de todas las áreas geográficas, organizadas por un residente local o de la comunidad y dirigidas por un profesional de la salud que no viva en el lugar (preferiblemente un médico). Para agilizar el uso de los anticonceptivos, estos deberán estar disponibles al término de las reuniones.
  • Capacitar a líderes religiosos para que comuniquen que el islamismo permite los métodos de espaciamiento de los nacimientos y la planificación familiar.
  • Garantizar el suministro regular de métodos anticonceptivos a los clientes de modo que no haya obstáculos a la planificación familiar por el lado de la oferta.
  • Los proveedores de servicios deben ser expertos y calificados, y tener formación en el manejo de los efectos secundarios para aumentar y sostener el uso de los métodos de planificación familiar. 


Api
Api