Skip to Main Navigation

Panorama general

Habida cuenta del aumento de la fragilidad, la presión extrema en los recursos y las necesidades en materia de prestación de servicios en gran escala y de rápida evolución, la capacidad de los Gobiernos para responder a los desafíos en el ámbito de la gobernanza, en particular tras la pandemia de COVID-19, está sujeta a tensiones sin precedentes. Las cuestiones relativas a la gobernanza del sector público y lucha contra la corrupción siguen ocupando de manera constante los primeros puestos entre las prioridades de desarrollo más importantes. A medida que el período de crisis vaya llegando a su fin, los Gobiernos se centrarán en la fase de recuperación y, en el debido momento, analizarán la posibilidad de incorporar reformas para lograr que su respuesta y el modo en que prestan los servicios sean más resilientes. La pandemia ha puesto de relieve los beneficios que brinda una administración pública más sólida, flexible y con mayor capacidad de respuesta, que puede incorporar la gestión de riesgos y tiene acceso a medidas de contingencia cuando se produce una emergencia.  Las lecciones derivadas de la respuesta inmediata indican que es necesario adaptar los modelos de las operaciones, la prestación de servicios y el modo en que los Gobiernos interactúan con los ciudadanos, lo que incluye opciones de GovTech para la modernización de los servicios que reciben los ciudadanos y las empresas.

La Práctica Global de Gobernanza brinda apoyo a los países clientes ayudándolos a crear instituciones competentes, eficientes, abiertas, inclusivas y responsables. Esto es fundamental para el crecimiento sostenible después de la COVID-19 y constituye el eje central de los objetivos del Grupo Banco Mundial (GBM) de poner fin a la pobreza extrema e impulsar la prosperidad compartida. La capacidad de los Gobiernos para proporcionar bienes públicos de manera eficaz, para respaldar un entorno que genere empleos y crecimiento, para abordar las fallas del mercado y para lograr que los ciudadanos participen en el proceso, es ahora más importante que nunca. Los países que cuentan con instituciones sólidas son más resilientes, están más preparados para facilitar el crecimiento del sector privado, reducir la pobreza, prestar servicios valiosos y ganarse la confianza de los ciudadanos.

El tema especial “Gobernanza e instituciones” incluido en la decimoctava y decimonovena reposiciones de recursos de la Asociación Internacional de Fomento (AIF-18 y AIF-19) destaca la importancia de la gobernanza para lograr resultados de desarrollo sobre el terreno. Los compromisos de política asumidos por la AIF están catalizando el cambio a través de medidas normativas cuantificables. El fortalecimiento de las instituciones y la mejora de la gobernanza revisten especial importancia en el caso de los países más vulnerables del mundo, que probablemente se verán más afectados por la pandemia de COVID-19. La implementación de políticas más eficaces, la gestión más adecuada de los recursos, el fortalecimiento de la prestación de servicios, la apertura y la transparencia ayudarán a dotar a los países clientes de la AIF de una mayor resiliencia institucional para hacer frente a la pandemia y para su recuperación después de que la crisis se disipe. Los 12 compromisos de políticas asumidos por el Banco Mundial en el marco del tema especial “Gobernanza e instituciones” de la AIF-19 tienen por objeto promover prácticas de financiamiento sostenible, optimizar el impacto de la prestación de servicios públicos, generar confianza en las instituciones y elaborar mejores datos y análisis. Este conjunto de compromisos responde a las prioridades mundiales y se asienta en las bases establecidas en el ciclo previo de la AIF.

Última actualización: Abr 13, 2020

  • loader image

Finanzas al servicio de la recuperación equitativa

Más eventos sobre gobernanza Arrow

Recursos adicionales

Contactos en la oficina del país

Ciudad de Washington
Lara Saade