Esta página en:

ARTÍCULO

Latinoamérica: apuesta renovada para ofrecer acceso universal al agua

Agosto 30, 2012

La región más rica del mundo en términos de agua dulce, casi el 31% de los recursos del mundo se encuentran en América Latina.

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Casi el 31% de los recursos de agua dulce del mundo se encuentran en América Latina, convirtiendo a la región en la más rica en términos de recursos hídricos.
  • La creciente población urbana y el insuficiente financiamiento de los servicios de agua rurales a nivel regional derivó en una división urbano/rural en términos de acceso al agua.
  • Una iniciativa para mejorar la transparencia en petróleo, gas y minería tiene el potencial de brindar soluciones comunes a los desafíos del agua.

Con casi el 31% de los recursos hídricos del mundo, América Latina es la región con mayor disponibilidad per cápita de agua en el mundo. Sin embargo, la desigualdad en cuanto a suministro de agua y saneamiento ha derivado en poblaciones con servicios insuficientes.

Si bien siempre existirán áreas con abundancia de recursos hídricos y otras con escasez del mismo, esta desigualdad se ve exacerbada por la falta de concientización respecto al costo real del agua.

“A nivel del público en general, persiste la creencia de que el agua que sale del caño, no implica ningún costo al estado, y por lo tanto debería ser gratuita para todos. Es decir, el tratamiento de potabilización del agua, asi como el transporte del agua a los hogares a través de las tuberías no están en la mente de la gente”, explica Yehude Simon, oficial de comunicaciones del Banco Mundial.

“No hay una 'cultura de agua', es decir, el agua que pasa por las tuberías se derrocha. La gente no tiene conciencia del real valor del agua”, agrega.

A nivel regional, cien millones de latinoamericanos carecen de saneamiento, y dado que más del 80% de ellos viven en las ciudades, esta desigualdad se deja sentir más en las áreas rurales de la región, donde el acceso al agua potable y saneamiento está poco desarrollado.

Debido a su impacto sobre la salud, educación, turismo y más, un saneamiento inadecuado puede reducir el PIB anual de un país en 2 o 3%. Y a medida que las megaciudades de la región crecen, la tendencia ha sido hacia políticas enfocadas en satisfacer las necesidades de una población urbana en rápido crecimiento. Y aunque la inversión en agua potable y saneamiento se divida según vaya destinada al ámbito rural o urbano, en muchos países de la región esto no necesariamente es el reflejo de una falta de recursos financieros. Más bien se necesitan inversiones en capacitación para profesionalizar las capacidades requeridas para mantener estas redes.

Open Quotes

A nivel del público en general, persiste la creencia de que el agua que sale del caño, no implica ningún costo al estado, y por lo tanto debería ser gratuita para todos. Close Quotes

Yehude Simon
Oficial de comunicaciones para el programa del agua y saneamiento del Banco Mundial

¿Cuál es el desempeño de cada país?

A pesar de albergar buena parte del agua dulce de la región, Brasil apenas logra el 23.º puesto a nivel mundial en términos de disponibilidad de agua, a la zaga de muchos de sus vecinos latinoamericanos.

En Perú, se estima que en el 2025 la población habrá crecido hasta 35.5 millones, una cifra que comprometerá los recursos de agua dulce. Es por ello que es necesario promover un uso del agua responsable. En 2011, el Water Hackaton -una competición mundial de hackers- identificó la educación y concientización como dos de los temas clave del evento. “La mayor parte de la población no comprende la situación real del recurso hídrico en el país, y debido a esto no lo cuida y sí lo desperdicia”. Este año, los hackers se enfocarán en el saneamiento.

En Ecuador, el centro de atención de un proyecto conjunto que se lleva a cabo desde 2001 ha sido garantizar la sostenibilidad del saneamiento rural. El proyecto proporciona servicios básicos de saneamiento — baño, pozo séptico y lavabo, que son más duraderos que las letrinas clásicas — a comunidades rurales pobres.

Transparencia y rendición de cuentas

Rica en minerales, petróleo y gas, el ingreso proveniente del sector extractivo en América Latina se multiplicó por veinte en la última década, y con ello la carga impuesta sobre los recursos hídricos de la región.

Aquí, sin embargo, una alianza del Banco Mundial tiene el potencial de lograr resultados inesperados. La Iniciativa para la Transparencia en la Industria Extractiva (EITI, por sus siglas en inglés) busca promover la transparencia y la rendición de cuentas en torno al ingreso derivado del petróleo, gas y minería. Mauricio Oscar Ríos, especialista en comunicaciones y conflicto, explica que las conversaciones con múltiples interlocutores impulsadas por esta iniciativa, y la confianza que genera entre gobiernos, compañías privadas y la sociedad civil, tiene el potencial de brindar soluciones comunes en temas como el agua.

“Mediante una plataforma de múltiples partes interesadas, es posible plantear reformas públicas que podrían facilitar los desafíos del agua”, indicó Oscar Ríos. “Esto es lo bueno de EITI, es un espacio para generar confianza, un espacio para el diálogo que va más allá del registro de ingresos. Pero es un proceso y no ocurre de la noche a la mañana”.

Hasta ahora Perú es el único país latinoamericano en cumplir plenamente con esta iniciativa, mientras que Guatemala y Trinidad y Tobago recién comienzan el proceso. Si bien quince países asistieron a un evento reciente en Lima, Ríos advierte que la participación regional en esta iniciativa no es muy significativa.