ARTÍCULO

Migrantes de países en desarrollo enviarán remesas por US$414.000 millones en 2013

Octubre 02, 2013

Una mujer mayor cuenta el dinero en China.

TITULARES DE ARTÍCULOS
  • Mundo en desarrollo recibirá US$414.000 millones en remesas en 2013
  • Remesas a India y China ascenderán en total a US$131.000 millones
  • Costo de enviar dinero sigue siendo alto

2 de octubre de 2013. Se espera que el mundo en desarrollo reciba US$414.000 millones en concepto de remesas de migrantes en 2013, un aumento del 6,3% respecto del año anterior, y que esta cifra ascienda a US$540.000 millones en 2016.

A nivel mundial, se estima que los 232 millones de migrantes internacionales envíen unos US$550.000 millones este año, y más de US$700.000 millones en 2016, según la reciente edición de la Reseña sobre migración y desarrollo del Banco Mundial.

Los mencionados números reflejan los últimos cambios  en la clasificación de países del Grupo del Banco Mundial, donde varios receptores de grandes cantidades de remesas, como Rusia, Letonia, Lituania y Uruguay, dejaron de ser considerados naciones en desarrollo. Además, los datos sobre las transferencias también muestran las modificaciones a la definición del término hechas por el Fondo Monetario Internacional (FMI), donde hoy se excluyen algunas transferencias de capital con el consiguiente efecto en las cifras de unos pocos países en desarrollo grandes, como Brasil.

Los principales receptores de remesas registrados oficialmente en 2013 son: India (con aproximadamente US$71.000 millones), China (US$60.000 millones), Filipinas (US$26.000 millones), México (US$22.000 millones), Nigeria (US$21.000 millones) y Egipto (US$20.000 millones). Otros países destinatarios importantes son: Pakistán, Bangladesh, Viet Nam y Ucrania.

Como porcentaje del producto interno bruto (PIB), los principales receptores en 2012 fueron: Tayikistán (48%), República Kirguisa (31%), Lesotho y Nepal (25% cada uno) y República de Moldova (24%).

Los envíos han aumentado de manera sólida en todas las regiones, salvo en América Latina y el Caribe, donde el ritmo del crecimiento se aminoró debido al debilitamiento económico de Estados Unidos. 

Algunos aspectos regionales destacados:

En Asia meridional, las remesas están respaldando la balanza de pagos de manera notable. En Bangladesh, Nepal, Pakistán y Sri Lanka, las transferencias superan a las reservas nacionales de divisas. Todos estos países (en particular, Pakistán) han establecido diversos incentivos para atraer los envíos. En India, las remesas son mayores que los ingresos provenientes de las exportaciones de tecnología de la información. Se estima que el debilitamiento de la rupia india provoque un aumento de las remesas, ya que los ciudadanos no residentes aprovecharán los bienes, servicios y activos más baratos en su lugar de origen. Se espera que las remesas hacia ese país lleguen a US$71.000 millones en 2013.

En América Latina y el Caribe, el crecimiento de las remesas se ha visto afectado por la situación económica de Estados Unidos. En particular, las remesas a México han disminuido otra vez en los últimos meses, probablemente debido a un retraso de los efectos  de la desaceleración de los flujos migratorios a EE. UU. después de la crisis financiera mundial.

En Oriente Medio y Norte de África, el desplazamiento de personas debido a los conflictos ha adquirido proporciones críticas, en especial porque casi 2 millones de sirios se han trasladado como refugiados a países vecinos. La dirección de las remesas es poco clara. En 2010, la última fecha para la cual se dispone de datos, Siria recibió más de US$1.600 millones por este concepto. Se espera que el conflicto atraiga más transferencias de los que ya están en el extranjero, para ayudar a las familias y los amigos. Sin embargo, también se espera que las personas recientemente desplazadas lleven consigo sus fondos o reciban remesas desde Siria. En general, se pronostica que los envíos a Siria aumentarán modestamente. Las remesas a Egipto casi se han triplicado desde 2009, hasta llegar a US$20.000 millones en 2013. (En comparación, los ingresos por el Canal de Suez son ahora de alrededor de un tercio de las remesas).

En la reseña también se resalta que el alto costo de enviar dinero a casa a través de canales oficiales continúa siendo un obstáculo al uso de las remesas para fines de desarrollo, puesto que la gente prefiere las vías informales. El costo promedio global de los envíos es de 9%, básicamente la misma cifra que en 2012.

Si bien los costos de las transferencias parecen haberse estabilizado, los bancos de muchos países han comenzado a aplicar tarifas adicionales al “retiro” del dinero entrante, las que pueden alcanzar hasta el 5% del valor de la transacción.

Algunas entidades bancarias internacionales también están cerrando las cuentas de los operadores de transferencias monetarias debido a inquietudes relacionadas con el lavado de dinero y el financiamiento de actividades terroristas.